Cataluña

El PP celebra las sentencias del Supremo y emplaza a Mas a acatarlas

Considera que “se da la razón” a su partido y subraya que simplemente “recuerdan” a la Generalidad que “las normas están para cumplirlas” y que el castellano también “tendrá que ser” lengua vehicular escolar.

Redacción
Jueves, 23 de diciembre de 2010 | 00:19

El portavoz del PP en el Parlamento autonómico, Enric Millo, ha manifestado “la satisfacción” de su partido ante las recientes sentencias del Tribunal Supremo que obligan al Gobierno autonómico a ‘adaptar su sistema de enseñanza’ para ‘que el castellano sea reintroducido como lengua vehicular de forma proporcional y equitativa en relación al catalán en todos los cursos del ciclo de enseñanza obligatoria’.

Ha considerado que con ellas “se da la razón” a su partido y ha subrayado que simplemente “recuerdan” a la Generalidad que “las normas están para cumplirlas” y que el castellano también “tendrá que ser” lengua vehicular.

“Exigimos al nuevo Gobierno [autonómico] que cumpla esta sentencias, no queremos un Gobierno antisistema, queremos un Gobierno con sentido común”, ha insistido.

El portavoz popular también ha celebrado que la Fiscalía haya archivado la denuncia de SOS Racisme contra el PP por el videojuego en el que se instaba a disparar ‘ideas’ en forma de bombillas contra inmigrantes ilegales.

Temas: , , , ,

7 Comments en “El PP celebra las sentencias del Supremo y emplaza a Mas a acatarlas”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Eduardo González Palomar (Manlleu) - Jueves, 23 de diciembre de 2010 a las 10:47

    -Hablar poquito y mear clarito-
    En vano, me he obligado a darme un buen tute intentando cobrarle ley a esta pulsión que muestran muchos representantes políticos de Catalunya en imponer su “llengua patria” incluso en los rótulos de nuestros comercios. Después de darme semejante panzada, todavía me ha sido preciso recurrir a la cruz y los ciriales para hallar sólo un punto digno de elogio. A diferencia de otros apartados de las leyes lingüísticas, en este concreto asunto y más aún en lo referente a las sanciones recaudatorias, sí aplican con celo el código legal vigente y no emplean, raro en ellos, la ley del embudo. En descargo de estos amantes de la imposición taxativa queda que la normativa legal no fue escrita en agua y aquellos que ahora descubren que no mancha linaje alguno el recurrir al Tribunal Constitucional en cualquier país democrático, entonces (1998) renunciaron a hacerlo. En casos contados, el encabezamiento de un negocio privado debería ser objeto de tanta atención por parte de nuestras autoridades y con más razón todavía en los tiempos que corren. Al hilo de lo anterior, como es de ley en cualquier democracia que se precie, sólo nos resta, a quienes no estamos de acuerdo con este orden de barbaridades legislativas, derogarlas en sede parlamentaria tan pronto como la oportunidad y los desequilibrios parlamentarios lo permitan. Dialogar con unos interlocutores que a calzoncillo quitado han sentenciado que en lo concerniente a esta materia no hay nada que hablar (tema sagrado), se me antoja misión harto difícil para el más pintado en este terruño. A buen seguro, inclusive cercado de adversarios con la declarada intención de hablar menos que mudos roncos, procede llevarse el gato al agua en buena lid. Para empezar, en las formas ya tropezamos con descuidos argumentales que no dicen mucho a favor de ellos por la colosal contradicción que adquiere relieve cuando profundizamos en cuál es el propósito de todo código lingüístico: la comunicación. Vaya, que allá se las compongan si no encuentran que entre las radicales posturas, no decir ni mu o hablar más que un ropero en día de fiesta, habita el término medio del que nos advertía el heleno filósofo. A más de la “exclusión” que desprende el concepto de la consabida Ley de Política Lingüística en lo tocante a la preferencia de sólo una de las más significativas lenguas propias que tenemos los catalanes, es de sentido común que imprime mejor en el ánimo colectivo el premio que el correctivo. No me hallarán hablando a tontas y a locas pero tampoco al paladar; por lo tanto, me resulta inexcusable no referirme al fondo de la polémica suscitada por la imposición, en rótulos de comercios, de la “llengua patria” de quienes menudean en torno al ultracatalanismo. En qué beneficia a nuestros tenderos coartarlos en la elección de las lenguas que mejor les convengan para hacer sus negocios más rentables y competitivos. Por descontado, las sanciones a las que, llegado el caso, han de hacer frente ni favorecen a los vendedores ni al conjunto de la población como potencial cliente, al menos en cuestiones pragmáticas. Además, en coyuntura de globalización de la economía, a qué inversor extranjero seduce traba accesoria o el obstáculo de no poder utilizar, cuando lo estime oportuno, sólo la lengua que le venga en gana, siquiera para este menester, con todo el poder selectivo que ello representa en subjetivas y legítimas políticas de imagen. Para rematar, sé que para algunos en Catalunya poner ahora sobre el tapete discrepancia alguna sobre el constreñido espacio de libertad en asuntos lingüísticos tiene la gracia como las abejas, en el culo. Qué voy a hacerle, en mi particular idioma el acento no recae en la formalidad sino en su uso mondo y lirondo… boca de verdades, cien enemistades.

  2. anticiutadans - Jueves, 23 de diciembre de 2010 a las 14:13

    Jajaja, esa sentencia anti-catalana no se aplicará nunca porque la gran mayoría de la gente 85%, esta a favor de la inmersión lingüística, y unos partidos minoritarios nunca podrán aplastar a la mayoría de la gente!

  3. XAVI A - Jueves, 23 de diciembre de 2010 a las 14:40

    anti….SIEMPRE unos pocos aplastaron a muchos…es cuestión de PODER, y el PODER no lo tiénen esos muchos. Otra cosa son los PEONES, como TU, por ejemplo, esos, se utilizan mientras interesan, después, se le pone delante de la Reina, y ya se sabe…reina come peón.

  4. urdoriel - Jueves, 23 de diciembre de 2010 a las 16:19

    anticiutadans, que no se acabe acatando no significa que no mientas en lo que dices…

  5. Angel - Jueves, 23 de diciembre de 2010 a las 17:28

    La sentencia del TS cambia todo el sistema de enseñanza,linguistico y de todo tipo de agresion hacia la lengua del estado por parte del nacionalismo catalan.

    Apartir de ahora el nacionalisnmo catalan,no podra utilizar ninguna ley contra los derechos de los catalanes que queramos libremente utilizar el castellano,permitiendonos denunciar a la generalitat cada vez que veamos incumplidos nuestros derechos,por este motivo es tan importante la sentencia del TS.

    Es la generalitat como poder del estado en cataluña quien debe estar al servicio de todos los catalanes y no los catalanes al servicio de la ideologia nacionalista.

    El nacionalismo catalan tiene hoy un dia negro en su proyecto de utilizar el catalan como puntal ideologico para contruir la nacion catalana.

    Por suerte la justica es lenta pero cuendo llega es contundente.Una explendida notica para todos los catalanes que no somos ni queremos ser nacionalistas.

    Hemos llegado a este punto en parte por culpa del PSC que siendo un partido de ambito nacional,nos engaño convirtiendose en un partido nacionalista y ha tenido que ser el TS quien ponga las cosas como corresponde.

    Quien no se considere nacionalista catalan nunca mas debe votar al PSC.

  6. LARRA - Jueves, 23 de diciembre de 2010 a las 22:35

    veamos la historia cercana de CATALUÑA, años de la republica, dos escuelas de la Republica y de la Generalidad, los ciudadanos republicanos libertad para elegir la que preferian para sus hijos, si el gobierno de la Generalidad no cumple la sentencia del TS, el Estado español debera poner colegios en Cataluña

  7. Ufrasico - Domingo, 26 de diciembre de 2010 a las 11:24

    Menos lobos, peperos, que habéis estado, junto con los sociatas, durante lustros, permititiendo y amparando el pisoteo y el desprecio de los derechos lingüísticos de millones de ciudadanos de lengua materna el español, en esa taifa, por motivos del asqueroso mercadeo político, y, ahora, por motivos de interés electoral y de aprovechamiento de la coyuntura sociopolítica, intentáis aumentar vuestros votos entre mucha gente a la que habéis tenido desmaparada en sus derechos lingüísticos, permitiendo que se pisoteara la Constitución y las sentencias judiciales al respecto:

    El contubernio nacionalsocialseparatista de esa taifa, apoyado, mafiosa, delictiva y vergonzantemente, por los jerifaltes sociatas y peperos de toda España por el puto mecadeo político de escaños, están actuando denodadamente para enterrar y hacer desaparecer la preciosa lengua catalana, que, al fin y al cabo, como todas las lenguas, no es más que una herramienta de comunicación entre los individuos.

    Si ha estado y está, durante lustros, el citado contubernio y el conjunto de la casta política del “Estao” machacando y pisoteando los derechos lingüísticos de millones de cuidadanos de lengua materna el español en esa taifa, así como las leyes que, sobre el papel, los deberían de haber amparado en esos derechos, el resultado es que cada vez más ciudadanos discriminados por lengua, consideran y considerarán a la lengua catalana como lengua impuesta por unas castas políticas más preocupadas por sus chanchullos politicos, por tapar sus corruptelas y, en algunos casos, delitos y por como aumentar su poder en la asquerosa y totalitaria Partitocracia Coronada que se han ido montado, durante los últimos 30 años, que por los intereses socioeconómicos de la Ciudadanía, preocupados principalmente en repartirse prebendas y poder absoluto en todos los ámbitos de la sociedad, como en el franquismo, aunque dejando que el personal eche un papelito por la raja de una caja de vez en cuando, dado que su comportamiento y actuación casi nunca cionciden con sus promesas electorales si no con los intereses de la casta política.

    Como que, al final, las lenguas no son más que herramientas del ciudadano, aunque cada cual da un plus de amor y querencia a la suya, materna, dada la situacion de la lengua catalana respecto al español en cuanto a su demografía e importancia cultural económica y social, tanto fuera como dentro de España, es normal que cada vez más ciudadanos de lengua materna el español, discriminados y pisoteados en sus derechos lingüísticos por la casta política de esa taifa, consideren a la lengua catalana como lengua de imposición política, aumentando, lógicamente, el desafecto y el desapego de millones de ciudadanos discriminados por lengua en esa taifa hacia esa lengua.

    Ello se podría haber evitado de haber llevado a cabo la casta política de esa taifa y los jerifaltes peperos y sociatas de toda España no un pacto mafioso contra los derechos lingüisticos de millones de ciudadanos de lengua materna el español, si no uno, democrático, donde se hubiese fomentado la enseñanza y el uso en todos los ámbitos, incluido el de la educación y el oficial, el respeto y el amor a las dos lenguas oficiales, catalán y español, en pie de igualdad, por parte de la casta política hacia todo el personal de esa taifa, así que, a estas alturas de la película, a pesar de la sentencia, clamorosamente tardía, de Tribunal Supremo sobre el asunto, además del desapego o del odio que tienen muchos nacionalistas, no todos, hacia el español, se ha ido fomentando el desapego y, en muchos casos, el odio hacia la legua catalana de cientos de miles de ciudadanos de lengua materna el español en esa taifa, quiénes, en muchos casos, carecían de dichos sentimientos, hace unos años hacia la lengua catalana.

    En esta situación de enfrentamiento lingüistico y pisoteo de derechos lingüísticos fomentada e impuesta por el contubernio nacionalsocialseparatista con el apoyo mafioso de los jerifaltes peperos y socitas, en vez de haberse preocupado por fomentar la convivencia lingüística y la defena de los derechos lingüísticos de todos los ciudadanos, mucho me temo que, a medio plazo, por cuestiones demográficas y de importancia en las relaciones interpersonales, socioeconómicas y socioculturales, tanto en España como en el extranjero, la lengua que va a salir más mal parada va a ser la lengua catalana, y sin necesedad y habiéndose podido evitar perfectamente, de no haberla querido usarla la casta política de esa taifa como un peón para obtener poder político y prebendas a su favor.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.