Cataluña

Mas-Colell: “Necesitamos emitir deuda para cubrir el pasado”

Asegura que “la Administración central autorizará que se hagan las emisiones necesarias para cubrir los déficits del pasado”.

Redacción
Viernes, 21 de enero de 2011 | 10:28

El consejero de Economía y Conocimiento no contempla la posibilidad de que el Gobierno no permita a la Generalidad emitir deuda pública este mismo año. Andreu Mas-Colell señala que la Administración autonómica necesita “emitir deuda para cubrir el pasado y para lo que preveamos de cara al ejercicio actual de 2011″.

Desde la Generalidad vuelven a acusar al tripartito de la situación financiera actual de la Generalidad, “nosotros [CiU] somos totalmente inocentes”, y pese a tener alternativas en caso de una negativa del Gobierno, no contemplan “la posibilidad de que no nos autoricen” emitir deuda pública.

“Lo tenemos todo pensado”

Mas-Colell, en una entrevista en El Periódico, asegura que: “No contemplo que no nos den la autorización [desde el Gobierno] dentro de un proceso de negociación en el que nosotros [la Generalidad] también tendremos que adquirir compromisos que tomaremos porque reconocemos que hemos de vivir dentro los límites que tenemos“.

Así, el consejero autonómico da “por sentado” que “la Administración central autorizará que se hagan las emisiones de deuda necesarias para cubrir los déficits del pasado, de los cuales nosotros somos totalmente inocentes; así como el déficit previsto para el futuro”.

Preguntado por un hipotético caso en el futuro, si el Gobierno no autorizase la emisión de deuda, Mas-Colell advierte que, como aseguró este jueves Artur Mas (CiU), presidente de la Generalidad: “Hay un plan B, C, D… Somos responsables, lo tenemos todo pensado, pero no contemplamos la posibilidad de que no nos autoricen a emitirla”.

Temas: ,

2 Comments en “Mas-Colell: “Necesitamos emitir deuda para cubrir el pasado””

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. javi - Viernes, 21 de enero de 2011 a las 12:26

    Zapatero se bajara los pantalones ante esos planes B C D… no se si los tendran, pero tienen que saber que estan por debajo del gobierno central y si este dice no es no. A ver si se dan cuenta que aunque se consideren un pais, no son un estado, por lo que hay cosas que no pueden hacer porque las reglas del juego son las que son… idem de su querida independencia, no pueden porque no les van a dejar, ya que cataluña en tanto de los que alli viven como de los que viven fuera de España.

  2. Eduardo González Palomar (Manlleu) - Sábado, 22 de enero de 2011 a las 13:19

    -Catalunya rodeada de ingleses-
    Pues nada, como no tuve la oportunidad de presenciar el mensaje institucional de fin de año del president de la Generalitat, fatigado por una jornada especialmente física, me desplomé sobre el jergón con la intención de leerlo. Entre bostezos, sobre aquel fragmento que remataba con un “mi principal prioridad (la crisis)”, mis labios ya habían articulado varios “¡cuánto bueno por aquí!”. Ante lo previsible y reconfortante del discurso, debí caer en la transposición de la duermevela. Recobré la conciencia sobresaltado por el onírico tumulto de una muchedumbre de acreedores que pasaban desempedrando la calle en dirección al Palau de la Generalitat. ¡Lo que faltaba “pa’l” duro! Ya me hallaba en ese párrafo del parlamento en que el President vagaba por “incertezas”, “amenazas”, “incomprensiones” y “hostilidades”. El repertorio al completo que peor abona el territorio para la calma; vaya, aquella que mejor seduce a todo potencial inversor. Extenuado de tanto victimismo, del amodorramiento me deslicé, sin poderlo remediar, a la pesadilla. De tal forma que sólo desperté, bañado en frío sudor, merced al tintineo que ocasionaban monedas de centelleante oro al golpear contra el suelo. Éstas eran arrojadas desde el balcón que asoma a la plaza Sant Jaume, en magníficas cantidades, a fanatizados incondicionales por tres hombrecillos que, turnándose sin orden preestablecido, remachaban una y otra vez: “¡qué austeridad ni qué ocho cuartos!”, “¡ele!”, “¡y el que venga detrás que arree!”.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.