Cataluña

Ferran Soriano: “Spanair no está subvencionada, tiene inversores públicos y privados”

Poco antes de aprobarse la nueva inyección de capital de la Generalidad, el presidente de la compañía señalaba que “estamos haciendo un servicio a los catalanes”.

Redacción
Martes, 1 de febrero de 2011 | 13:55

Ferran Soriano, presidente de Spanair, en una entrevista publicada el pasado 2 de enero en el diario Ara, pocas semanas antes de la decisión por parte de la Generalidad de inyectar otros 20 millones de euros en la aerolínea:

Dentro de poco hará dos años que Spanair se convirtió una empresa catalana. ¿Han cumplido los objetivos marcados entonces?

Sí. Recogimos una compañía que estaba a punto de cerrar y que tenía un gran lastre económico, financiero y operativo. El objetivo principal era salvarla, trasladarla a Barcelona y reestructurarla de tal forma que no perdiese dinero. Todo esto lo hemos conseguido en un tiempo rércord: un año y nueve meses. Hoy Spanair es la semilla sobre la que tenemos que construir conexiones que nos abran al mundo.

He echado un vistazo a la estructura accionarial de la empresa… tirando bajo me sale que un 60% del capital es público. Si esto es libre mercado, ¡que baje Dios y lo vea!

La participación directa de la Generalidad no pasa del 30%.

Sí, ya. Pero también sacan la cabeza la Feria de Barcelona, Turismo de Barcelona, Catalana de Iniciativas (entidad semipública), el Instituto Catalán de Finanzas e incluso ¡el Gobierno sueco, danés y noruego!

Ciertamente, son instituciones catalanas que apuestan por una infraestructura muy importante para el tejido económico del país. Esto no tiene nada de malo. Es libre mercado, es la libertad de las instituciones y del pueblo de Cataluña de invertir en lo que cree. La historia nos dice que todas las aerolíneas han pasado por el mismo proceso: son creadas por un Estado hasta que se convierten en compañías rentables.

¿Cómo puede decir que esto es libre mercado? ¡Que los gobiernos obliguen a los ciudadanos a financiar empresas a través de impuestos es todo menos libre mercado!

¡Y tanto que lo es!

Explíquemelo, si tiene la amabilidad.

Son instituciones que deciden libremente invertir su dinero en un proyecto… Es lo mismo que las instituciones alemanas han hecho con Lufthansa y las españolas con Iberia: una inversión.

Las instituciones soviéticas también inviertían libremente. De hecho, invertían tan libremente que todos los sectores eran monopolio del Estado. Según su criterio, la URSS era un paradigma del libre mercado, ¿no?

Esta pregunta se responde sola, pues el sistema soviético fracasó. Spanair es una compañía privada que compite y que tiene algunos inversores públicos que invierten con criterios financieros y de servicio a la sociedad. Esto no es soviético, pasa cada día en todos los países del mundo.

La libertad de mercado consiste en que los emprendedores arriesguen su capital y, en el caso de tener pérdidas, las asuman y cierren la barraca. El mercado selecciona a las buenas iniciativas. En el caso del Estado esto no pasa, ya que las pérdidas las paga el ciudadano y el proyecto deficitario continúa. Además, aunque se obtengan beneficios, esto supone competencia desleal hacia las empresas privadas…

Las instituciones también arriesgan su capital para competir. La diferencia es que estas actividades tienen una externalidad fortísima: promueven el tejido comercial e industrial del país. Además, esto no la primera vez que pasa. El Estado español invirtió en Iberia 1.500 millones de euros, la Generalidad sólo ha invertido directamente 40. Cuando Iberia se privatizó, decidió establecer su ‘hub’ en Madrid, disponiendo de conexiones que en Barcelona no tenemos. Es por eso que aquí hace falta la combinación de esfuerzos privados y públicos.

El hecho de que Iberia fuese un monopolio del Estado y recibiese ayudas, no quiere decir que tengamos que caer en el mismo error.

Spanair no está subvencionada. Dispone de inversores que tienen interés en el rendimiento de la empresa y en el tejido económico catalán. Nosotros, a diferencia de otras compañías, no recibimos ayudas para operar determinados vuelos ni nos patrocinan los gobiernos autonómicos mediante campañas publicitarias. Repito: Spanair no tiene ayudas públicas, tiene inversores públicos y privados.

Llámelo inversiones o subvenciones. El caso es que es dinero de los contribuyentes. Déjeme ponerle un ejemplo. Usted fue vicepresidente económico del F.C. Barcelona. ¿Qué le parecerái si la Generalidad hubiese ‘invertido’ 40 milloens de euros en el Espanyol con la justificación de promover el fútbol catalán?

Sería difícil de justificar, el Barça es un club deportivo que sin la ayuda de nadie ha conseguido llevar la marca Cataluña al mundo. De la misma forma, si ya existiese alguna compañía aérea que conectase Barcelona con el mundo no serían necesarias las inversiones públicas en Spanair.

De acuerdo. Pongamos que estamos en 1898, un año antes de la fundación del Barça. ¿Hubiese estado a favor de que las autoridades públicas de la época hubiesen obligado a todos los catalanes a costear la fundación del club azulgrana?

No te lo sé decir… Tal vez sí… Si hubiesen tenido la visión de que eso sumaba para Cataluña, ¿por qué no?

Hombre, pues porque el señor Gamper ya lo hizo con su dinero, de la misma forma que lo hacen los empresarios que ven una oportunidad de negocio.

En el siglo XXI, cuestionarse la colaboración entre el sector público y el privado está fuera de juego. Solo hay que fijarse en los Estados Unidos, el paraíso del libre mercado, que ha dedicado millones de dólares a salvar el sistema financiero. No tiene sentido preocuparse por la colaboración pública en una operación como la de Spanair, tan pequeña comparativamente y con unos resultados gigantes.

¿Qué resultados?

Mire, el Área Metropolitana de Barcelona es la cuarta región europea en número de pasajeros, pero, en cambio, el aeropuerto de el Prat ocupa la décima posición. Esto es debido a la ausencia de vuelos de conexión. Las infraestructuras españolas están concebidas de forma radial, el Estado ha creado un hub en Madrid olvidándose de Barcelona. Si no disponemos de un hub con vuelos directos, Barcelona puede perder competitividad. Por eso las instituciones catalanas se han abocado en el proyecto de Spanair.

Señor Soriano, ¡habla usted como un político!

[Ríe] Es la verdad, estamos convencidos. Spanair no es una empresa con una misión, sino una misión en forma de empresa.

Qué bonito…

Yo estoy aquí porque me lo creo. Estamos haciendo un servicio a los catalanes que es muy necesario y que por primera vez en la historia es posible. Actualmente solo dependemos de nosotros mismos. No necesitamos que el Estado nos dé permiso. Spanair es la herramienta para conseguir el objetivo de un aeropuerto conectado al mundo. Por este motivo somos una misión ejecutada a través de una empresa.

Temas: , ,

7 Comments en “Ferran Soriano: “Spanair no está subvencionada, tiene inversores públicos y privados””

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Iñigo (otro) - Martes, 1 de febrero de 2011 a las 15:01

    El estado no ha creado un hub en Madrid, lo ha creado Iberia, igual que en Palma lo ha creado Air Berlin. Iberia abandono su hub de El Prat por la competencia de las low cost y metio a Clickair (ahora Vueling) para competir. Todo lo que no sea low cost, pierde dinero salvo en largo radio.

    Vueling ha hecho más por El Prat que Spanair, y sin dinero público.

  2. Eduardo González Palomar (Manlleu) - Martes, 1 de febrero de 2011 a las 16:07

    -Ley de Caifás: al jodido, joderlo más-
    En momentos de debilidad financiera extrema, todo lo que suponga atenuar el lastre del déficit, debería ser contemplado con cierta reflexión por todo gobernante sensato. Optar por desasirse inicialmente de lo más superfluo e innecesario parece lo razonable en una expedición que se prevé, a corto y medio plazo, tempestuosa. No obstante, a principios de la semana pasada, tomó carta de naturaleza, según informaban desde el Govern, que se destinaría la mar de recursos económicos públicos a una compañía aérea con participación “privada”. En un avemaría, quienes hace tan sólo unos meses criticaban reciamente al anterior gobierno por repartir ayudas a voleo, empiezan a lanzarlas al vuelo. ¿Con qué se come eso? Luego, tras esta ignominia de favores a una empresa de aviación, qué excusas más extraordinarias nos ofrecen desde la Generalitat en lo referente a la falta de caudales oficiales para servicios perentorios de las clases gruesas de la población (Sanidad, Educación, Bienestar Social). Dicho sea de paso, a pie de calle, de lo sucedido ni media palabra… las cosas como son. ¿Indiferencia o resignación? Pero lo cierto es que tras el enésimo desafuero podía oírse el vuelo de una mosca. ¡Manda carajo! Para la mayoría de los ciudadanos en Catalunya llueve a mares y sin dejar tiempo para que pase el chaparrón del Tripartito, desde el nuevo ejecutivo autonómico, sólo han necesitado deslizar a la opinión pública, ante los medios de comunicación, un “desde el Estado, en referencia a otra compañía aérea, se hizo lo mismo” y un “es una cuestión de país”. De tal manera, que sólo eso ha bastado para que cuantiosos millones de euros aterricen con admirable suavidad en una anegada pista de emergencia, con pésima visibilidad y con los anemómetros a toda pastilla por las huracanadas rachas de viento. Cierto es que la lluvia no quebranta huesos; mas, que Dios nos ampare si Herodes y Pilatos se hacen compadres.

  3. jhl - Martes, 1 de febrero de 2011 a las 16:26

    No entiendo que 40 0 70 millones de Euros sean tan importantes, cuando los bancos que son entidades privadas se les ayuda con un rescate de miles de millones de Euros, así como el sector del automovil , tambien privado no para de recibir subvenciones millonarias
    El sector del transporte de lineas aereas es estrategicamente indispensable para activar el PIB de una region o pais, asi lo reconocimos el pasado Diciembre con la huelga de controladores, ¿Alguien puede querer que vuelva el monopolio de Iberia a España , mediante vueling o Air Nostrum? ¿Se quiere volver a la tarifas inasumibles de antaño?

    ¿Será que Iberia controla los medios para que se hable de Spanair y no le quite su grán monopolio en Sudamerica?

  4. Iñigo - Martes, 1 de febrero de 2011 a las 17:46

    jhl, las rutas a america a las que puede aspirar Spanair están contadas con los dedos de una mano: Nueva York (ruta ya muy bien servida y saturada), Miami (la sirve Iberia desde este año), Sao Paulo (la sirve iberia desde este año) y Buenos Aires. Quizá algún otro de centro América, pero los datos de pasajeros son los que son.

    Barcelona haría mejor en intentar especializarse en ser la puerta de entrada a España y quizá también Portugal desde Asia que competir desde un sitio que por localización geográfica no le corresponde. España está mal servida de vuelos a Asia, y eso debería aprovecharse. Pero claro, la Gene quiere un hub a toda costa por puro orgullo e intentar estar a la altura de Madrid y derrochar intentando competir con ella en lugar de complementarla por el bien de todos.

    Igual que cuando se les propuso fusionar Pasarela Cibeles con Pasarela Gaudi. La Gene no quiso aunque se hiciera entre las dos ciudades, y ahora, tras su mal hacer, la Cibeles y sólo Cibeles es el referente de la moda española.

    Su ansia de identidad, de somos catalanes, y sólo somos españoles para venderles calzoncillos, de replicar todas las estructuras de un estado, etc han hecho que cataluña deje de ser un referente en todo, como era antiguamente. Es lo que tiene dedicarse a revindicar lo propio en vez de lo común (y aprovecharse de ello, dicho sea de paso).

    Mucha gente me ha comentado que les gustaría sentirse orgullosos de Barcelona, pero el continuo desprecio y falta de lealtad del catalanismo hacia España y sus símbolos, historia, y cultura común, hacen de Cataluña y Barcelona en concreto una ciudad antipática.

  5. r - Martes, 1 de febrero de 2011 a las 23:18

    Lo que tendría que hacer para ser coherente con su forma de pensar es cambiar el normbre de la compañía, suena demasiado a España. Pero claro, no están dispuestos a perder el valor añadido de la marca España.
    Sr. Soriano (no se si gentilicio de Soria o… italiano), con dos narices, pongámosle CATAN AIR y operemos del Prat a Alguaire y de allí a Reus o Gerona. Los catalanes lo estamos pidiendo a gritos y dinero el que haga falta

  6. elemental querido watson - Miércoles, 2 de febrero de 2011 a las 15:22

    que tiene de diferente spanair para recibir un trato diferenciado al resto de empresas?

    20 millones? muy facil, si los necesitan que los pidan al banco como hacemos TODOS los catalanes.

    y digame una cosa, si el simil mas parecido es lo que hacia la union sovietica… y como bien ha dicho este señor en ese ejemplo el sistema NO FUNIONO, que le hace pensar que copiarlo funcionara?

    la gente es tonta que ni cuando responde se da cuenta que se contradice a si misma

  7. Angel - Miércoles, 2 de febrero de 2011 a las 19:31

    Como nos toma el pelo el Sr.Soriano y la generalitat.Servicio a los catalanes lo hacen todas las compañias aereas que paran y despegan de barcelona,pagando cada pasajero su billete de viaje.Este es el servicio que debe hacer Spanair a los catalanes,que cada pasajero pague por viaje lo que le corresponda y mantenga los gastos de la compañia sin que los catalanes tengamos que aportar un euro a un servicio que no hacemos.

    En una palabra,la generalitat no esta para regalar dinero de los catalanes a Spanair,ni a nadie.Si no pueden mantener la compañia,cierrenla que otros ocuparan el lugar,sin gastar dinero publico.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.