Barcelona

Francesc Cabana, cuñado de Jordi Pujol, nuevo presidente del Ateneo

Estuvo implicado en el ‘caso Banca Catalana’, siendo finalmente absuelto. En 1998, la Generalidad le concedió la Cruz de San Jordi.

Redacción
Viernes, 18 de marzo de 2011 | 15:23

Francesc Cabana, nuevo presidente del Ateneo Barcelonés (foto: TV3).

La candidatura encabezada por el abogado Francesc Cabana (Barcelona, 1934) ha ganado las elecciones a la presidencia del Ateneo Barcelonés celebradas este jueves, al imponerse a su rival, el catedrático de Filosofía Norbert Bilbeny, por 435 votos frente a 353, con una participación del 31,7% de los socios.

Cabana, que se presentaba bajo el lema Por un Ateneo sin límites, plantea un proyecto continuista, integrando en su candidatura a la mitad de los cargos que hasta ahora estaban en la junta del presidente saliente, el arquitecto Oriol Bohigas, de la que el propo Cabana era vicepresidente. Pilar de Torres, esposa del presidente de Ercros, Antoni Zabalza, será la primera mujer vicepresidenta en la historia de la institución, y se perfila como su sucesora.

Cuñado de Jordi Pujol e implicado en el caso Banca Catalana

Francesc Cabana Vancells es cuñado del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol -casado con su hermana Maria- y, junto a él, fundó Banca Catalana en 1959. En los 80 fue acusado de apropiación indebida, falsedad en documento público y mercantil y maquinación para alterar el precio de las cosas, en el caso Banca Catalana, siendo finalmente absuelto. En 1998, la Generalidad le concedió la Cruz de San Jordi.

Durante la campaña electoral, Cabana ha recibido el apoyo de destacados miembros tanto de CiU como del PSC, por lo que su candidatura ha sido tildada de ‘sociovergente’. Nombres como Narcís Serra, Jaume Collboni, Antoni Castells, Daniel Fernández, Miquel Roca, Xavier Trias, Xavier Bru de Sala, Andreu Mas-Colell, Joan Rosell, Salvador Alemany, Mariona Carulla, Carles Duarte o Jordi Porta, han sido algunos de sus principales avalistas.

Por su parte, Bilbeny, que se presentaba con el lema Por la renovación cultural, contaba con el apoyo de personalidades como los ex dirigentes de ERC Heribert Barrera y Jordi Carbonell; la ex senadora de CiU Joaquima Alemany; el ex diputado de la UCD Vicenç Capdevila; el catedrático y rector de la Universidad de Barcelona, Dídac Ramírez; o el filólogo Antoni Maria Badia i Margarit.

Temas: ,

9 Comments en “Francesc Cabana, cuñado de Jordi Pujol, nuevo presidente del Ateneo”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Angel - Viernes, 18 de marzo de 2011 a las 15:51

    No cambiamos,seguimos como siempre.El regimen nacionalista enchufando familiares.Cuanto parentezco tenemos con los Gadafis.El regimen nacionalista se pasa la democracia por el trasero.

    No tuvieron suficiente con banca catalana que siguen para rampiñar extras.

  2. La parte y el todo - Viernes, 18 de marzo de 2011 a las 16:19

    Angel, siempre lo han hecho y siempre lo seguirán haciendo. La burguesía catalana en su máximo esplendor, y mientras los burros en rebaño.

  3. Enric A. - Viernes, 18 de marzo de 2011 a las 20:04

    Si Josep Pla y Josep María de Sagarra levantaran la cabeza lo echarían a gorrazos!

  4. Eme - Viernes, 18 de marzo de 2011 a las 20:55

    La Famigglia e sagratta!!!

    Cuñaooooooooo

  5. PSOE al grupo mixto - Sábado, 19 de marzo de 2011 a las 14:34

    Pues lo que ya se sabe. Si siempre mandan los mismos, generación tras generación. La burguesía catalanista incrustada en los distintos partidos políticos, especialmente CiU y PSC.

  6. Romualdo - Domingo, 20 de marzo de 2011 a las 10:02

    Esto me recuerda aquello de “El cúñadísimo”.

  7. Pau - Domingo, 20 de marzo de 2011 a las 17:56

    Doncs per que no presentaveu un candidat vosaltres,un “intelectual” de la vostra colla,no em direu que a l,Ateneu no hi ha cap botifler!.

  8. HAY QUE LIQUIDAR A LAS CCAA - Lunes, 21 de marzo de 2011 a las 18:58

    El actual sistema autonómico es cada día más insostenible. “Estamos al borde de la bancarrota”. Así de alarmante describen la situación actual del Estado numerosos catedráticos, economistas y la práctica totalidad de los políticos pero, por el momento, sólo Mariano Rajoy ha prometido abordar una revisión en profundidad del Estado autonómico.

    La propuesta, dicen en el Partido Popular, no la desvelarán hasta el programa electoral de 2012, pero ya han avanzado que el objetivo principal será delimitar competencias entre comunidades, ayuntamientos, Estado y diputaciones provinciales para acabar con los excesos del sistema.

    Según un estudio realizado por el economista y dirigente de Unión, Progreso y Democracia, Luis de Velasco, las duplicidades actuales del Estado de las autonomías nos cuestan anualmente entre un 0,7% y un 2,3% del PIB nacional. Es decir, que si se acabara con esos excesos la Administración central se podría ahorrar un mínimo de 24.000 millones de euros. Esa cifra equivale, por ejemplo, a la deuda pública emitida por España en este año.

    El sillón de consejera de Estado que ocupará la recientemente cesada vicepresidenta primera María Teresa Fernández de la Vega es un ejemplo claro de ese despilfarro del Estado descentralizado español. Prácticamente, todos los Gobiernos regionales han creado sus propios Consejos de Estado, algunos, incluso, tienen hasta dos consejos consultivos, como Cataluña.

    Defensores del pueblo, del menor, sindicaturas de cuentas, agencias de protección de datos y un sinfín de observatorios sin competencias pero presupuestos abultados engrosan la lista de organismos públicos “poco eficaces y nada eficientes”, explica el catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad Complutense de Madrid, Rafael Bañón.

    El mismo profesor resume a la perfección las tres vertientes de este elefante administrativo en el que se ha convertido el Estado de las Autonomías. “Por un lado, está el problema político. Hemos creado un sistema asimétrico en el que unas comunidades autónomas tienen un régimen privativo, es decir, que la seguridad en Madrid o en el País Vasco corre a cargo de la Bescam en un caso y la Ertzaintza en otro. La segunda vertiente es la económica. Un Estado de las Autonomías como el que tenemos montado es un despilfarro. La redundancia de gastos lo hace insostenible y, además, no se controla a dónde va el gasto público. El tercer problema es la descoordinación. Hemos traspasado la educación y la sanidad a las comunidades autónomas y eso supone la ruptura de la caja única y crear un problema de justicia, de vulneración de los derechos por el hecho de haber nacido en una u otra comunidad”.

    Bajo esa maraña de traspasos económicos y competenciales está el verdadero anclaje que impide avanzar al barco. Según Bañón, el problema político y económico se resolvería si los dos grandes partidos se pusieran de acuerdo en hacerlo, pero esto supondría “romper las clientelas creadas por las comunidades”.

    Una prueba de esas clientelas a las que se refiere el catedrático de la Universidad Complutense es que la mitad de los funcionarios existentes en toda España dependen de las Administraciones autonómicas, sin embargo, los Gobiernos regionales sólo gestionan el 30% de los presupuestos generales.

    El informe elaborado por Luis de Velasco, por su parte, pone también de manifiesto el gasto desproporcionado de los parlamentos autonómicos. Según los datos denunciados en varias ocasiones por el partido de Rosa Díez, cada diputado regional catalán cuesta a las arcas públicas más de 505.000 euros, mientras que un parlamentario nacional supone un gasto de 280.000 euros. Esa desproporción surge de la división entre el número de representantes y el presupuesto de las cámaras. En este caso, el Parlamento catalán tiene una partida de 68 millones de euros y 135 diputados, mientras que el Congreso cuenta con un presupuesto de 98 millones y 350 parlamentarios.

    Además de la duplicidad de organismos y ventanillas existente a consecuencia de la descentralización, otro de los problemas a los que se enfrenta el Estado, especialmente en la actual situación de crisis que se está viviendo, es la desproporcionada creación de empresas públicas. Entre esas compañías se encuentran las cajas de ahorros, cuya gestión ha quedado en evidencia y que, de acuerdo a la opinión de los expertos, son “reinos de taifas” contaminados políticamente.

    En esta lista de despilfarro por triplicado se encuentran también las subvenciones otorgadas por cada una de las Administraciones que han dado lugar a entidades que viven única y exclusivamente de las ayudas públicas a pesar de su falta de actividad.

    Otro de los problemas es la desigualdad entre territorios. Lo que ha dado lugar a un gran malestar entre los ciudadanos que apelan a las distintas clases de votantes, los de primera y los de segunda. En este sentido, lo más peligroso, según advierten los expertos, son las desigualdades relacionadas con la sanidad y la educación, que han provocado que los conocimientos de historia que adquieren los niños extremeños no tengan nada que ver con los gallegos, por ejemplo.

    El caso de las embajadas autonómicas supone también, además de un despilfarro autonómico, un problema para la imagen que el país da en el exterior. Vender nuestro producto dividido en 17 piezas es poco operativo y menos competitivo.

    Más rémoras
    Según el último estudio de Deloitte para UTECA, la asociación que agrupa a las grandes cadenas privadas de televisión, actualmente los canales autonómicos acumulan una deuda de 1.480 millones de euros.

    Trece de las 17 comunidades autónomas cuentan con su propia televisión pública y dan trabajo a unos 10.000 trabajadores. Según los datos facilitados por las propias cadenas regionales, cada ciudadano vasco paga unos 140 euros al año por sintonizar en su televisor la EiTB; los madrileños, por su parte, abonan cada uno 15,5 euros por ver Telemadrid. A pesar de que el coste de la televisión de la Comunidad madrileña no es de los más elevados, la primera presidenta autonómica que ha levantado la voz para plantear la posibilidad de privatizar la cadena pública de su región ha sido Esperanza Aguirre.

    Últimamente, también la secretaria general del PP y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, se ha sumado a esa petición, pero la propia legislación existente es bastante restrictiva y determina que debe ser el Gobierno central el que debería abordar este asunto en coordinación con los Ejecutivos regionales.

    El ejemplo de las cadenas regionales, que con la llegada de la TDT han incrementado el número de sus canales, es uno más dentro de una larguísima lista. Suma y sigue. El Estado pierde dinero por cada agujero de los bolsillos autonómicos mientras el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se empeña en intercambiar transferencias a cambio de votos parlamentarios.

  9. No a las taifas - Viernes, 25 de marzo de 2011 a las 19:26

    Las taifas autonómicas suponen la desmembración de España y un despilfarro económico insostenible.

    Veamos lo que apinaba Machado del localismo:

    Don Antonio Machado, en “El regionalismo de Juan de Mairena”, publicado en La hora de España:

    «De aquéllos que se dicen ser gallegos, catalanes, extremeños, castellanos, vascos, etc., antes que españoles, desconfiad siempre. Suelen ser españoles incompletos, insuficientes, de quienes nada grande puede esperarse».

    «Según eso, amigo Mairena -habla Tortólez en un café de Sevilla-, un andaluz andalucista será también un español de segunda clase».

    «En efecto -respondía Mairena- un español de segunda clase y un andaluz de tercera.»

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.