Opinión

¿Revolución democrática en el Magreb?

‘Estábamos instalados en la acomodación ética de convivir con las tiranías a cambio de la salvaguarda de nuestros intereses. Así son las cosas, convivimos con el drama de millones de nuestros vecinos, pero no queremos ver’.

Olegario Ortega
Lunes, 4 de abril de 2011 | 13:41

Un vendedor ambulante se quema a lo bonzo después de que la policía le requise su carrito y su mercancía. Malvivía de esa actividad a la desesperada; de hecho, tenía formación para un trabajo de más relieve, trabajo que no encontraba. La necesidad de atender a su familia le llevó a ese intento de supervivencia. Así miles, cientos de miles, millones. No había cometido ningún delito, no había infringido ninguna normativa. No podía comprender un hecho tan arbitrario, tan incomprensible, tan torpe.

Un hecho inicial de rabia y desesperación; políticamente nimio, enciende una mecha que el protagonista jamás pudo imaginar: Túnez, Egipto, Libia, Yemen, Argelia, Siria, Marruecos, Mauritania, todo el mundo árabe patas arriba, así se inicia una revolución.

Hasta ahora, unas clases dominantes seguras de su estatus, cicateras por naturaleza y ciegas frente a sus sociedades, no han sabido valorar a tiempo que, para que nada cambie, algo se debe cambiar. Desde nuestra parte, nuestro mundo occidental, esa realidad era percibida con quietud y continuismo, su estructura política asentada y estable, su naturaleza social casi medieval, su sociología conformista y reacia a la modernidad y a la ilustración.

Nuestra tranquila y errónea percepción se alteraba ante un solo elemento de temor: el derivado de la expansión islamista. Estábamos convencidos de que el liderazgo a evitar era el integrismo más atávico, atemorizados ante el terrorismo más incontrolable. Estábamos instalados en la acomodación ética de convivir con las tiranías a cambio de la salvaguarda de nuestros intereses. Así son las cosas, convivimos con el drama de millones de nuestros vecinos, pero no queremos ver. Es más, vemos lo que nos interesa ver, aquello que no turbe nuestro sosiego, aquello que nos permita interpretar el drama de las pateras, de los inmigrantes sin papeles, de las sociedades fanatizadas, sin remedio.

La irrupción de los medios de comunicación, de las redes sociales en internet, de Al Jazeera, de los desplazados por la emigración son realidades de comunicación poderosas y difíciles de controlar. Estos medios desempeñan un papel semejante al que jugó la imprenta en Europa, clave para su modernización y su emancipación del control religioso.

Es obvio que Occidente tiene mucho que aprender, pero también mucho que decir. Tiene que favorecer el desarrollo económico y político, tiene que impulsar el laicismo, tiene que abanderar la libertad. Es su posibilidad, su responsabilidad y su obligación, aunque entre en colisión con muchos intereses de sus élites.

Olegario Ortega es vicepresidente de Ágora Socialista

Temas: ,

3 Comments en “¿Revolución democrática en el Magreb?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Protestante - Lunes, 4 de abril de 2011 a las 15:16

    «Es obvio que Occidente tiene mucho que aprender, pero también mucho que decir. Tiene que favorecer el desarrollo económico y político, tiene que impulsar el laicismo, tiene que abanderar la libertad. Es su posibilidad, su responsabilidad y su obligación, aunque entre en colisión con muchos intereses de sus élites.»

    Cierto pero sobre todo el laicismo y la ilustración de donde vendrán a la larga el resto de cambios en cadena.
    Hay que criticar sin miedo la barbarie religiosa y denunciar sus causas aún estando estas en la propia religión musulmana.

  2. ciudadanosfamoltapena - Lunes, 4 de abril de 2011 a las 22:09

    M’han esborrat un comentari en que em limitava a recordar que ni Siria ni Iemen estan al Magreb.

    Una cosa és censurar la política, però una altre és cesurar les correccions de geografia!!!!

  3. Jose Orgulloso - Miércoles, 6 de abril de 2011 a las 11:06

    Mientrastanto, en Cataluña la democracia está secuestrada. Y lo veremos el próximo 22M en los votos que conseguirán los partidos de los buenos españoles, UPyD, C’s y poca cosa más. Desgraciadamente.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.