Los otros olvidados

05.05.2011 | 19:49
 

Corea del Norte mantiene campos de concentración operativos desde la década de los 50. Amnistía Internacional denuncia que alrededor de 200.000 personas están recluídas en ellos. En la web de la organización no gubernamental publican imágenes aéreas de estos supuestos campos de trabajo que, en algunos casos, rozan la esclavitud. Solo tres personas han logrado salir de estos campos de reeducación con vida. Jeong Kyoungil fue detenido por primera vez en 1999 y estuvo recluido en Yodok entre 2000 y 2003. Amnistía Internacional se entrevistó con Jeong en Seúl en 2011. En una sala que mide unos 50 metros cuadrados es donde duermen los 30 o 40 presos políticos: “Dormimos en una especie de cama hecha con un tablón y tenemos una manta para taparnos. El día comienza a las cuatro de la mañana con un turno temprano, también llamado turno de antes de la comida, hasta las 7 de la mañana. Luego el desayuno desde las 7 hasta las 8 de la mañana, pero la dieta consiste sólo en 200 gramos de gachas de maíz mal preparadas para cada comida. Después hay un turno de mañana desde las 8 hasta las 12, y el almuerzo hasta la una de la tarde. Luego se vuelve a trabajar de 1 a 8 de la tarde, y la cena es desde las 8 hasta las 9. Desde las 9 hasta las 11 de la noche es la hora de la educación ideológica. Si no memorizábamos los 10 códigos de ética, no nos dejaban dormir. Este es el programa diario”.

¬ Barcepundit