Opinión

CNP ¿‘Quo Vadis’?

‘Toda esta historia me trae a la memoria a quien fue mi jefe en la Unidad de Caballería de Barcelona, el subinspector Ruzafa, hoy muerto, que me dejó con la boca abierta al ver que se ponía el primero cuando había problemas en los partidos de fútbol o cualquier otro evento. Yo me quedo con ese tipo de jefes, que aunque a veces faltos de formas, les sobraba humanidad’.

Manuel Rosales
Miércoles, 1 de junio de 2011 | 11:18

Esta semana leo en la página web de la Confederación Española de Policía (CEP) el caso de un funcionario de policía muerto con 32 años en Aragón. Hasta aquí una desgracia que  la lotería de la vida adjudica al que menos se lo espera. Pero aquí no acaba la cuestión. Lo lamentable del caso es que este funcionario estaba recibiendo quimioterapia debido a su enfermedad y al no querer darse de baja médica por las detracciones económicas que ello supone, sus superiores lo mantenían en turnos de 10 horas de noche.

Siento enormemente la muerte de una persona que ha cumplido con su trabajo hasta el final, que en vez de ser premiado por su esfuerzo se ha visto castigado por la osadía de llevar a su familia un sueldo digno a costa de su salud. Siento que este policía no haya conocido a superiores de antaño que te preguntaban por tu salud y la familia, que te exigían pero a cambio se preocupaban de que estuvieras bien. Toda esta historia me trae a la memoria a quien fue mi jefe en la Unidad de Caballería de Barcelona, el subinspector Ruzafa, hoy muerto, que me dejó con la boca abierta al ver que se ponía el primero cuando había problemas en los partidos de fútbol o cualquier otro evento. Yo me quedo con ese tipo de jefes, que aunque a veces faltos de formas, les sobraba humanidad.

En esta vida nadie está a salvo de que cualquier día necesite la humanidad de otra persona cuando le sobrevengan problemas o una enfermedad. Yo no quiero que estos superiores que sometieron al policía aragonés a este turno salvaje necesiten nunca de la humanidad de otro. No quiero que les traten igual si llega el momento que lo necesiten. No quiero que se puedan escudar en el parapeto de los desalmados, el protocolo, y sobre todo no quiero que tengan la más mínima opción de justificar su acción inhumana.

¿Hacia dónde vamos? ¿En qué momento hemos perdido el sentido de compañerismo para convertirnos en simples gestores de estadística? ¿En qué recodo del camino nos dejamos la capacidad de discernir entre humanidad y normas? Compañero, siento que no hayas estado en el mismo Cuerpo Nacional de Policía (CNP) que yo conocí tiempo atrás y que cada día es más difícil de ver.

Manuel Rosales es secretario de Relaciones de la Confederacion Española de Policía en Cataluña

Temas: ,

2 Comments en “CNP ¿‘Quo Vadis’?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. LOG-01 - Miércoles, 1 de junio de 2011 a las 15:00

    De momento, lo que yo hecho de menos es ver patrullar al cuerpo nacional de policía.

  2. Sánchez Alcalá - Miércoles, 1 de junio de 2011 a las 18:21

    Una penitencia que pagan los cuerpos de policía es la animadversión que de manera más o menos subconsciente impera en la sociedad. Otra, en algunos casos como el descrito o indiscutiblemente en el caso de la Guardia Civil, es el mal trato en cuanto a condiciones laborales. Otra cuestión: a menudo les atizamos a los mossos…de a pie, pero olvidamos que su último superior es un político.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.