Cataluña

La Generalidad destina una cuarta parte del presupuesto a pagar nóminas

En concreto, 9.649,7 de los 39.354 millones de gasto consolidado (que incluye 268 empresas y entidades públicas) va a pagar los sueldos de 231.031 personas, de las que 549 son altos cargos y 168.113 funcionarios.

Redacción
Miércoles, 1 de junio de 2011 | 19:19

En el anteproyecto de Ley de Presupuestos consolidado de la Generalidad de este año (que incluye, no solo las consejerías, sino las 268 entidades y empresas dependientes del Gobierno autonómico), el capítulo destinado a remuneraciones de personal asciende a 9.649,7 millones de euros (algo más de un billón y medio de pesetas), es decir, un 24,5% del total de los 39.354 millones de gastos previstos.

Esta partida ha sufrido una reducción del 4,9% respecto al año 2010, en el que se destinaron 10.144 millones de euros a gastos de personal, lo que supuso un 25,6% del prespuesto total consolidado, que ascendió a 39.699,3 millones.

549 altos cargos

Si solo tenemos en cuenta las doce consejerías y el departamento de Presidencia, los gastos de personal para este año son de 5.159,2 millones de euros, es decir, un 21,4% del total del presupuesto (24.112,5 millones) y un 5,8% menos que en el año 2010, cuando ascendió a 5.479,2 millones de euros, un 20,6% del presupuesto de ese año (26.549,8 millones).

Está previsto que la Generalidad cierre el ejercicio actual con 231.013 personas en nómina (549 altos cargos, 168.113 funcionarios y 62.351 personal laboral), frente a las 231.884 del año 2010 (721 altos cargos, 168.332 funcionarios y 62.831 personal laboral). Es decir, los presupuestos solo contemplan una reducción de 871 trabajadores públicos, el 0,4% del personal total.

Temas: ,

4 Comments en “La Generalidad destina una cuarta parte del presupuesto a pagar nóminas”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Quatre i el Gat - Jueves, 2 de junio de 2011 a las 03:27

    Demasiado “ni-ni” en la Gene, que “NI hace NI deja hacer…

    ¡¡Y nos cuesta una pasta!! ¡¡Sin producir “nà de nà”!!

    ¡¡Hay que REBELARSE!!

    ¡¡REBÉLATE!!

  2. DLM - Jueves, 2 de junio de 2011 a las 07:03

    Pues no está nada mal la media de sueldo por funcionario…….nada menos que 40.000 € por persona. Manda huevos.

  3. h2o - Jueves, 2 de junio de 2011 a las 07:51

    Si no se contextualizan, las cifras por sí solas no dicen gran cosa. En cambio si decimos que España es el país de la UE-15 que más gasta en policías, a la vez que la que menos en gasto público social ( 24’7%, la que le antecede es Irlanda con el 26’9%, 2 puntos de diferencia para peor, y con la media, 6 puntos, más peor, y qué decir con respecto a los mejores, que más gastan en atender a su gente); o que España es donde hay más desigualdad de rentas junto, ahora, con Portugal y Grecia. La cosa está bien, más clara.

    Ahora bien, lo que me pregunto es ¿cómo es posible que quienes abogan y quieren cargarse lo público, sean los que viven de ello, de lo público? Peor aún, ¿cómo es posible que a pesar de vivir de lo público, quieran entregárselo al capital, privatizar lo público, lo público que tenga negocio, claro? ¿Cobran de los dos lados? ¿Cómo es posible que la mayoría de la gente, que son quienes reciben los servicios y prestaciones públicas, sean los que voten a quienes quieren quitárselas? ¿Cómo es posible que CiU, quejándose permanentemente de que no tienen dinero, a la vez, le entregue los impuestos a los ricos, reduzca servicios públicos y, no obstante, gane las elecciones? ¿Cómo es posible?

  4. AFOR - Jueves, 2 de junio de 2011 a las 17:04

    No es un profblema de número de funcionarios -Cataluña es una de las CC.AA. con menor ratio funcionario/habitantes de España (y esta, a su vez, lo es de Europa), ni de sus retribuciones -ya estaban mal pagados… y, encima, les quitan el 5%-; además, un país moderno necesita de un Sector Público fuerte.

    El problema son los profesionales de la política; aquellos que sin oficio ni beneficio, utilizando las miserias que permite el sistema, se incrustan en las administraciones para medrar “por una supuesta razón de servicio” que se constata que es, única y exclusivamente, interés personal.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.