El engaño digital

14.06.2011 | 11:22
 

Arcadi Espada

Uno no puede ir desnudo por la calle ni llevar burka (decisiones administrativas que me complacen); pero en cambio sí puede organizar estúpidas y peligrosas ficciones que llevan la zozobra a miles de personas, por las que recibe una leve reprimenda…, cuando no le condecoran como un sutil héroe literario que habita la vidriosa línea que separa, bla, bla, bla. Es falso que MacMaster no usurpara la identidad de nadie. Amina Arraf no existe. Pero MacMaster usurpó el nombre y la circunstancia de cualquiera que hizo cruzarse con su personaje.