Otra diferencia con el 15M

18.06.2011 | 19:11
 

Sami Naïr

[…] Las revueltas [en los países islámicos] a favor de la emancipación democrática se envuelven en la reapropiación patriótica: que los jóvenes tunecinos, egipcios, yemeníes, sirios desafíen a la represión cubiertos en las banderas de sus naciones no es una casualidad. Hacen así alarde a la vez de su arraigo nacional y de su apertura de espíritu universalista. Constituyen de hecho un nuevo mundo. Los valores de república y democracia son así secularizados; no pertenecen, como dice el jurista tunecino Yadh ben Achur, ni a “Occidente” ni a “Oriente”. Son universales. Esta globalización se opone así radicalmente a todos aquellos que, prisioneros de esquemas regresivos, han pretendido, estos últimos años, encerrar a los pueblos árabes en el identitarismo religioso y el arcaísmo autoritario. Como se opone a la ideología del conflicto de las civilizaciones y a los enfrentamientos confesionales.