La peor visión de la política

21.06.2011 | 11:06
 

Arcadi Espada

La decisión, puramente campanillera, de los pueblos de mi Extremadura de darle el gobierno al Partido Popular es inexplicable en términos de racionalidad y también de moralidad política. Es evidente que el programa electoral de Izquierda Unida puede y debe casarse mucho mejor con el PSOE que con el Partido Popular. Y es muy probable que un hipotético referéndum entre los votantes izquierdos diera resultados desagradables para los impulsores del pacto con el PP, por lo que no cabe esperar que IU obtenga demasiado rédito futuro de esta operación. Pero con independencia de lo que pueda suceder, lo que ya ha sucedido es más bien detestable y encarna la peor visión de la política. Esto es, la imposición de intereses partidistas, turbiamente personales, sobre el sentido común del votante. Cuando los principios, al pasar del medio material de IU al medio material de IU de Extremadura, se someten a la ley de la refracción la alarma debe extenderse.