Las normas por razones de oportunidad

15.07.2011 | 07:53
 

«Resulta que ahora las normas sólo vinculan a determinados destinatarios de las mismas pero no a quienes ocupan posiciones de poder, ante el temor a reacciones políticas que ocultan intereses espurios». José Luis Villar Ezcurra lo explica en relación a la cada vez más numerosa cantidad de sentencias judiciales que no se cumplen en España (las más mediáticas son las relativas al bilingüismo escolar en Cataluña o al incumplimiento de la Ley de Banderas en el País Vasco, por ejemplo). Villar Ezcurra no es sospechoso de desconocer el asunto. La solución es muy sencilla: los políticos -en función de la separación de poderes- deben cumplir (no solo decir que las acatan) las sentencias de los tribunales. En su mano está que se cambien las leyes (son poder Legislativo), pero mientras tanto, no se las pueden saltar.