Una acertada decisión

02.08.2011 | 13:17
 

La decisión del entrenador de la selección de fútbol sub19, tras ganar el campeonato europeo de la categoría, es acertada, ponderada y correcta. Todavía no hay una sola explicación coherente por la que se deba defender que los jugadores de una selección lleven banderas que no representan al equipo, al conjunto. El joven asturiano -o murciano, o catalán, o gallego- no ganó el torneo por asturiano, sino por español. Como tampoco juega en la selección -y gana, que esto jode más- por ser del Sporting de Gijón, o del Real Madrid, o del Betis. Quizás, en este país de acomplejados y paletos políticos, suene algo extraño eso de defender lo común en el deporte por encima de lo particular, pero esto es habitual en las democracias más avanzadas como Francia, Alemania o EEUU. El pasado reciente pesa, desde luego, pero sobre todo, marca el gilipollismo político actual. Discutir por una bandera… ¿Que la enseña de Asturias -el resto es tierra conquistada- es española y de todos? Por supuesto, como la del País Vasco o la de las Islas Canarias. Todas son mías. Pero la única que representa a todos, sobre todo en los foros internacionales, es la de España.