31 de agosto de 2011

31.08.2011 | 10:11
 

Medida, inteligente y razonada intervención de Rosa Díez (UPyD) sobre la reforma de la Constitución de PSOE y PP. Por más que se mire y rebusque no hay por dónde coger una reforma que no solo se quedará en nada -a no ser que la ley orgánica que se desarrolle sea la leche y, claro, ponga encima de la mesa esas cifras y esa penalización o sanción jurídica por incumplimiento- sino que, además, alejará (aún más) la política de la ciudadanía. ¿Si se puede reformar -que se puede, es legal, ¡solo faltaría!- una ley máxima como es la Constitución en agosto, sin debate político, sin explicaciones coherentes, sin informar suficiente y sin la aprobación de la soberanía nacional, para qué sirve tal Constitución? ¿Y, sobre todo, para qué sirve la soberanía nacional?

˜

En la web del PSOE tuvieron este martes un espacio dedicado a pedir un referendo para la aprobación de la reforma constitucional. ¡En la misma web del PSOE! Ya no está operativa, claro. Pero sí el rastro y la historia. En esto han convertido al partido político más importante de España, en el más absoluto de los caos. A imagen del país. Las formas siempre acaban con nosotros.

˜

‘Barrera y yo’. En catalán, ciertas definiciones, son más melódicas, sonoras y certeras.

˜

El director de El Periódico sale a la palestra para recordar a los lectores y/o tuiteros que publicar una noticia no va ligado a que el periodista (o el medio) se convierta en “cómplice de lo que narra”. Las palabras de Enric Hernàndez son un síntoma más de la situación de desconcierto entre información y formación. Es la corta visión de considerar a los periódicos correas de transmisión de los partidos políticos (cada uno el suyo). De sus ideas. De cargar siempre a favor de unos y en contra de otros. Algo se está haciendo mal para que esa sea la imagen que la ciudadanía tenga de la prensa.

˜

La historia de Tommouhi en vídeo.

˜

Esto sí son indignados y no lo de por estos lares. “¡Libertad para el pueblo de Cuba!”.