Cataluña

Mas exige a PSC y PP que se sumen al desafío que CiU plantea al Estado

El presidente autonómico pregunta a los socialistas: “¿El PSC, esta hoja de ruta [de “transición nacional”], la puede seguir y la quiere seguir?”. Nadal ha sido claro: “¿De qué pacto fiscal [habla], el vigente? Haremos nuestras aportaciones [en la comisión parlamentaria]“. El PP reprocha a Mas que incumpla las sentencias judiciales, pero le abre la puerta a pactar un concierto económico para la Generalidad al estilo del vasco y navarro.

Redacción
Miércoles, 28 de septiembre de 2011 | 13:41

El presidente autonómico huye hacia delante. Tras un discurso incial de Artur Mas, en el Parlamento autonómico este martes, la pelota en forma de respuesta estaba en el tejado del PSC y el PP. Joaquim Nadal y Alicia Sánchez-Camacho han intentado, en el Debate de Política General de la Cámara autonómica, poner en aprietos a Mas, pero el líder nacionalista, sin asumir la responsabilidad de presidente autonómico, ha acusando a socialistas y populares del pasado consiguiendo salir del debate sin exponer una sola propuesta de futuro.

Joaquim Nadal (PSC) y Alicia Sánchez-Camacho (PP) durante sus intervenciones de este miércoles en el Parlamento autonómico de Cataluña (foto: LVdB).

De hecho, al ser preguntado por Nadal sobre el tema estrella de CiU, el nacionalista ha indicado que lo que considera “transición nacional” pasa por grandes pactos en el Parlamento autonómico para negociar “en Madrid” con PSOE y PP y condicionar al Gobierno. En pocas palabras, el presidente autonómico ha vuelto a plantear el chantaje nacionalista ampliado ahora para que PSC, PP, ERC e ICV-EUiA se sumen a esta presión sobre el Gobierno, sea este del PSOE o del PP.

“De este Estatuto sacaremos lo que podamos pero no es el camino de futuro”, ha recordado Mas a Nadal. “La relación entre Cataluña y España ha entrado en otra esfera. […] La sentencia del Estatuto no es gratis”, ha añadido el presidente autonómico, que además ha pedido colaboración a PSC y PP, en concreto, para que “el consenso social” se traslade al Parlamento autonómico y con este “vayamos juntos a Madrid”.

Y ha preguntado a Nadal: “¿El PSC, esta hoja de ruta, la puede seguir y la quiere seguir?”. Nadal ha sido claro: “¿De qué pacto fiscal [habla], el vigente? Haremos nuestras aportaciones [en la comisión parlamentaria]”. En este tema, Mas ha recordado a Sánchez-Camacho que si el PP no apoya “el pacto fiscal”, o concierto económico para la Generalidad, los conservadores se convertirán en los representantes de “muy pocos” y le ha preguntado porqué defienden el concierto económico en el País Vasco y no en Cataluña, indicando que “más Cataluña y más Europa significa menos España, […] y si Cataluña fuera independiente, Europa significaría menos Cataluña”.

La líder popular le ha recordado que la gente no ha votado a “una Convergència independentista y separatista” y que hay otras CCAA que aportan más que Cataluña a la caja común del Estado, como la Comunidad de Madrid o las Islas Baleares. Sin embargo, ha dejado claro que Mariano Rajoy, líder del PP y favorito en convertirse en el próximo presidente del Gobierno, le ha mostrado en varias ocasiones su predisposición a hablar sobre el concierto económico para la Generalidad. Sánchez-Camacho considera que esta necesita un nuevo modelo de financiación.

En materia de crisis económica, Nadal, por su parte, ha recordado a Mas que “para bien o para mal, Cataluña no puede acabar como Grecia; para bien o para mal, Cataluña acabará como el Estado del que aún dependemos“. Palabras del líder del PSC que el nacionalista, manifiestamente secesionista, no ha dejado pasar: “Sería fantástico [que fuéramos un estado independiente]”.

Presidente autonómico de “todos” y no solo de “unos pocos”

La intervención de Nadal se ha centrado en los recortes que está llevando a cabo la Generalidad en sanidad y educación, sobre todo. El presidente del PSC en el Parlamento autonómico ha presentado un panorama catastrófico de Cataluña. “Hemos perdido nueve meses”, el tiempo que CiU lleva al frente de la Generalidad, ha indicado el socialista, que ha acusado a Mas de tensar la cuerda institucional, de dramatizar en exceso por lo que se produce un efecto de más “miedo” entre la población y, finalmente, le ha acusado de estar preparando una “inmolación” con tantos recortes sociales.

Nadal ha defendido que la contención del déficit no siempre va acompañado de la reducción del gasto social y le ha pedido que sea el presidente autonómico de “todos” los ciudadanos y no solo de “unos pocos”. Le ha pedido a CiU que exija sacrificios a todo el mundo en función de sus rentas y que “mire a los ojos de la gente” para resolver los problemas que tienen. En este punto, Alicia Sánchez-Camacho también ha exigido a Mas que gobierne para todos los ciudadanos e incluso ha asegurado que los populares no se sienten representados por el actual presidente de la Generalidad.

Nadal y Mas se han congratulado de que los socialistas respalden a CiU, sin coindiciones, en el tema de la inmersión lingüística en las escuelas de Cataluña, modelo que la Administración autonómica está aplicando ilegalmente, según varias sentencias del Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo.

Sánchez-Camacho centrada en la crisis económica y el paro

Por su parte, la senadora y presidenta del PP de Cataluña ha centrado su intervención, en el Debate de Política General del Parlamento autonómico, en la crisis económica y el elevado número de parados que están registrados en la Comunidad. Sánchez-Camacho -que ha hecho una breve mención en español- ha mostrado su preocupación por la situación económica que están viviendo las familias de Cataluña. No ha habido referencias explícitas al Estatuto, a las corridas de toros o al tema lingüístico (más allá de celebrar la decisión del último acuerdo entre las majors y la Generalidad para subvencionar el doblaje de las películas en catalán).

El PP ha recordado que el grupo parlamentario popular ha sido el único de la Cámara autonómica que ha ejercido la responsabilidad necesaria para aprobar los Presupuestos de la Generalidad de 2011, gracias a su abstención. “Estaríamos sin presupuestos y en una situación inestable”, de no ser por el PP, según Sánchez-Camacho. Y ha recordado que “los recortes y ajustes no son suficientes” y le ha reprochado que, desde su punto de vista, no esté impulsando la economía productiva.

Sánchez-Camacho, que se ha referido en todo momento a Cataluña como un “país”, ha puesto de ejemplo de buena gobernanza las medidas puestas en práctica para reducir el déficit implementadas por los gobiernos autonómicos de Castilla-La Mancha, Galicia, Baleares y otras CCAA en las que los populares controlan los ejecutivos. El PP, según su presidenta, seguirá defendiendo la Cataluña plural y la defensa de las libertades frente a un Gobierno autonómico que no quiere cumplir las sentencias de los tribunales, en referencia -sin citarlas- a las sentencias del Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo en materia lingüística en las escuelas de Cataluña.

Para Mas, sin embargo, Cataluña no está tan mal en el plano económico como han radiografiado los líderes parlamentarios del PSC y el PP. Y, sin rubor alguno, ha reprochado al tripartito (que gobernó la Generalidad de 2003 a 2010) haber dejado “un cráter”, “un agujero de dimensiones monumentales”, en las arcas de la Administración autonómica. Motivo por el que CiU ha defendido los recortes que está llevando a cabo la Generalidad desde inicios de año.

Temas: , , ,

19 Comments en “Mas exige a PSC y PP que se sumen al desafío que CiU plantea al Estado”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. El Crostó - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 14:11

    Mas el que vol és sortir de la crisi, i si per sortir de la crisi necessitem concert econòmic o sortir d’espanya doncs endavant, vosaltres els de vozbcn, NO TENIU CAP IDEA, per sortir de la crisi l’únic que feu és mirar banderetes

  2. Batiente - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 14:25

    La solución para salir de la crisis es trabajar, algo que no va con los nacionalistas. Esta gente y me remito a todas las partidas inecesarias para lo contibuyentes-ciudadano, pero son necesarias para los que se han montado el corralito de la queja y la pataleta infinita, que nos llevará a la ruina económica y a los conflictos que conlleva.
    El futuro es comer piedras, pues nada, me pondré la dentadura de hierro.
    A buen entendedor pocas palabras bastan.

  3. francesc - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 15:06

    Batiente àlies “Moonraker”…

    HA, HA, HA, HA, HA, HA, HA, HA

  4. Angel - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 16:11

    Para terminar con la crisis,primero se tendria que terminar con todos los que vemos en el parlamento regional,que son todos imprescindibles.Todos los que se sientan en el parlamento de la Generalitat para lo unico que sirven es para solucionar sus problemas,porque todos viven del dinero publico y ninguno es necesario para solucionar los problemas de todos los catalanes,y lo mismo podemos decir del resto de parlamentos autnomicos,que solo sirven para que unos cuentos se dediquen a pasar el tiempo hablando.

    En el 2011 no hacen falta 17 parlamentos autonomicos para gobernar España,con solo uno es mas que suficiente y nos ahorrariamos miles de milllones de euros.Este es el problema principal que tenemos todos los españoles y mientras esto siga asi,es imposible empezar a solucionar los problemas de los trabajadores y empresarios de toda España.

    El despilfarro de dinero publico,se aumenta constantemente.no solo en los que estan en activo en los parlamentos,que ya es un despilfarro,sino,en todos los que siguen cobrando,estando en su casa,sin hacer nada de nada.

    Algo que no es necesario,no debiera mantenerse y los parlamentos autonomicos solo sirven para mantener vividores.Tenemos que hablar claro y dejarnos de tonterias,todos estos que se reunen no solucionaran nada,porque tampoco tienen facultades para solucionar nada.Todos estos lo unico que hacen es crear problemas para crear empresas que son los que verdaderamente tienen en sus manos terminar con la miseria.

    Nos estan tomando por tontos y la mayoria de gente les seguimos el juego.El principal problema son los politicos que tenemos,que han montado un Estado de funcionarios,en vez de montar un Estado de empresarios.

    Mas,supera a todos porque no tiene suficiente con vivir del dinero publico que encima quiere construir su Taifa particular,siendo un simple presidente de una pequeña comunidad autonoma.Mas tiene peor mentalidad que Franco,sueña con una nacion que nunca existio,pero con todo el desarrollo y leyes que tenemos es a diario que tenemos que escuchar sandeces de un iluminado,mientras la mayoria de catalanes tienen problemas hasta de supervivecia.Es alucinante lo que vemos y escuchamos cada dia en el parlamento autonomico.

  5. Erasmus - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 17:37

    ¿Qué pretende CIU’

    Tanto el PSC, como el PPC, le han dicho muy claramente a CIU que antes de 2013 la financiación autonómica ‘no se puede tocar’, porque ese es el momento en que corresponde la revisión periódica del modelo aprobado en 2009. Plantear otra cosa es despreciar la ley y desafiar al Estado. ¿Es eso lo que CIU quiere?

  6. momium - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 18:03

    http://www.aragonliberal.es/noticia….otid=40841

    13.8.2010.
    España, colonia de Cataluña

    Por : Juan Pontejos

    Hablemos un poco de historia: Cuando se unieron los Reinos de Castilla y Aragón por el matrimonio de sus Reyes, los Católicos Isabel y Fernando, la administración territorial de los mismos no sufrió grandes alteraciones.

    Cataluña siguió disfrutando de sus privilegios en cuanto a contribuciones, tanto económicas como militares, que eran necesarias para realizar la política de los “Reyes de España”. La política “Imperial” de los Austrias españoles la pagó íntegramente Castilla (con los territorios pertenecientes a su corona).

    En 1640, el Conde-Duque de Olivares trata de que Cataluña coopere con el resto de España en la “Guerra de los Treinta Años”. Pide que aporte algunos fondos, unos pocos soldados y acepte la estancia en su territorio de los ejércitos que luchaban contra Francia en defensa de la frontera catalana. Se produjo el “Corpus de sangre”… y la Proclamación por los catalanes de Luis XIII como Conde de Barcelona, que reinó doce años sobre Cataluña… Terminó este “curioso” episodio con la sublevación ¡nuevamente! de Cataluña, ahora contra Francia. Llamaron en su ayuda a las tropas españolas, que llegaron, los liberaron, y quedaron integrados, por su propia voluntad, nuevamente en España.

    Felipe V en su primera visita a Barcelona fue recibido por los “notables” catalanes hablándole en español. Anuló con sus decretos de “Nueva Planta”, en 1717, muchos de los privilegios, que provenían de los antiguos fueros de Cataluña. Promovió una legislación más homogénea para toda España. Igualó los impuestos, excepto en las Vascongadas y Navarra, que siguieron gozando de sus fueros respetados luego por Cánovas al terminar la III Guerra Carlista. Suprimió las aduanas interiores entre los antiguos reinos españoles. Esta circunstancia, al liberalizar el comercio interior, fue decisiva para el enriquecimiento de Cataluña, que aumentó la cantidad de sus “colonos-clientes”.

    En los siguientes siglos va a tener lugar una auténtica guerra con distintas batallas, casi todas ganadas por Cataluña. Nos referimos a las leyes de aduanas exteriores con sus limitaciones para importar y con muy altos aranceles. Así el Código de Comercio de 1829, con su proteccionismo a la industria catalana, perjudicó notablemente el desarrollo económico del resto de España. Como muestra valen las observaciones de un turista ilustre que viajó por España en 1840. Stendhal, que es el nombre del personaje al que nos referimos, escribió en su libro de “Memorias”: “A los catalanes les encantan las leyes que obligan a cualquier súbdito español a pagar tres francos por una vara de un mal paño catalán, cuando podrían obtener un magnífico paño inglés al precio de un franco por vara”.

    Siguió la descarada política proteccionista de la industria catalana pudiéndose citar los siguientes hitos: Arancel Figuerola de 1869 (librecambista), el de 1892 de Cánovas (proteccionista), y el de Amós Salvador de 1906, el mas protector de todos. Además de proteger a la industria catalana, se rechazaban los tratados comerciales que incluían las exportaciones agrícolas del resto de España.

    En el siglo XX no cesan estas políticas. En su libro “Ni Mussolini ni Franco: la dictadura de Primo de Rivera y su tiempo”, Ramón Tamames nos proporciona los resultados de distintas batallas económicas: la nueva regulación de 1922 constituida por la ultraproteccionista tarifa Cambó. El mismo año Cambó promulgó la “Ley de quiebras para salvar la banca arruinada de Barcelona y al tiempo “para regalar un arancel ultraproteccionista a la industria de Cataluña, todo ello, a costa del resto de España”. Todos estos datos han tratado de ser borrados por los catalanistas con medias verdades, muchas mentiras y una constante manipulación del lenguaje.

    Santiago Alba fue un político liberal que destacó entre todos sus colegas españoles comprendidos desde la Restauración hasta la II República. Hoy nadie duda de las ventajas económicas que proporciona una política liberal sobre otra intervencionista y, más aún si es proteccionista. Según Tamames, Alba trató de aplicar su liberalismo económico para “Toda España”, lo que habría sido beneficioso para la nación entera. Sin embargo chocó, y perdió en el choque, contra Cambó, quien pretendió, y consiguió, que siguieran las leyes proteccionistas que favorecían solamente a Cataluña. Eso si: los catalanistas le tacharon de centralista, anticatalán y… manipularon el significado de sus ideas: Hacer una política “nacional” española que beneficie al conjunto de la nación, no es ser centralista ni anticatalán.

    Primo de Rivera, apoyado por Alfonso XIII y por la burguesía catalana, proclama su Dictadura en septiembre de 1923. Santiago Alba, simplemente por su regeracionismo liberal, pasaba en Barcelona por ser la mas viva representación del centralismo castellano; pretendió unos aranceles de aduanas de tendencia librecambista … en contraste con el viejo proteccionismo canovista para el textil” Primo de Rivera declaraba un día después de la proclamación de su dictadura: “En Barcelona, señores, el ambiente era fatal. Todos cuantos industriales y comerciantes me visitaron ese día, repetían alarmadísimos sus quejas contra el señor Alba: “Es un lladre, es un lladre”, me decían todos”. Trataba de rebajar los injustos privilegios económicos de la industria y el comercio catalanes. ¡Eso era indignante!, sobre todo porque, justamente, trataba de mejorar la situación del resto de España.

    Con “estos apoyos”, y Cambó, uno de sus principales consejeros, Miguel Primo de Rivera siguió la ya inveterada senda de protección para los productos catalanes. Seguimos a Tamames: “Con la dictadura comenzó un periodo muy activo de proteccionismo. Concretamente: la política aduanera se tradujo en el reforzamiento del arancel Cambó de 1922, al que se acumularon fuertes elevaciones de derechos entre 1926 y 1928. Tras ellas, como se puso de relieve en un estudio de la Sociedad de las Naciones, España pasó a estar en el nivel mas alto del proteccionismo mundial”

    Después con Franco: ¿Ha sido posible nunca aumentar el grado de proteccionismo del “Caudillo”?. El trigo estaba tasado, la implantación de nuevas industrias “reguladísima”, los productos industriales catalanes y vascos, sin competencia posible de la producción extranjera, en plan monopolístico, se vendían con total libertad de precios. ¿Caben mayores ayudas para el enriquecimiento de esas dos regiones? ¿Es posible que en esas condiciones prosperen las demás?

    ¿No se parece muchísimo esa situación de tantos privilegios a un protectorado económico sobre las otras regiones “comercialmente protegidas” y ¡avasalladas!? Ahora que no es posible la prohibición de importaciones por nuestra pertenencia a la CEE… ¡pretenden “de facto” una casi total independencia política! ¡ Zapatero se la otorga y el Rey se calla!. Pero la manipulación del lenguaje continúa… ¡Y las vendas colocándose lejos de las heridas!

  7. pere rovira - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 18:08

    INDEPENDENCIA Badalona lliure de Catalunya… Catalunya ens roba. Badalonins a la lluita…

  8. momium - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 18:11

    La sociedad industrial en la que hoy vivimos comenzó a desarrollarse en el siglo XVIII, hace 300 años :

    El actual muro de represión cultural y política, de saqueo económico, comenzó a construirse entonces; el muro del dominio de las oligarquías vasco-catalanas. Ellos han participado en todas las maniobras para impedir el bienestar, el progreso y las libertades del pueblo español y de las instituciones, es decir de la nación española.

    Llevamos así 300 años: Saqueados y oprimidos por los mismos que tanto gritan. Ahora pretenden continuar explotándonos sin contribuir al esfuerzo común del que siempre han sido los principales beneficiarios aportando casi nada.

    Han aumentado su arrogancia y su desprecio hacia nosotros como pueblo y nación españoles y como trabajadores, producto de su ignorancia y provincianismo y de su arraigado complejo de inferioridad y envidia.

    Lograron inventarse unas culturitas y unos seudo-idiomas falsamente históricos (Pompeu Fabra, 1918 ; Prat De La Riba en el caso catalán ; Sabino Arana en el caso vasco) para justificar su saqueo económico y su chantaje político.

    Durante estos siglos han bloqueado el progreso político, acaparado el bienestar económico y los avances sociales y provocado el atraso del que, con absoluto cinismo, nos acusan a nosotros y a las instituciones españolas.

    _____________________________________

    EL CONTEXTO ECONÓMICO :

    El particular desarrollo de la región vasca proviene exclusivamente de su integración en España y su participación en la economía castellana al igual que cualquier otro territorio; se beneficiaron por lo tanto de la bonanza del comercio del Norte y luego del comercio Atlántico.

    El reino de Aragón, pese a su antiguo esplendor no logró la fuerza financiera necesaria para competir comercialmente ni en el mercado interior (debido a las numerosas barreras aduaneras internas) ni con la Banca extranjera (p.ej., Andrea Doria, genovés, fue banquero de CarlosV) que obtuvo beneficios comerciales y privilegios para establecerse.

    La orientación de la economía vasca, que se ha mantenido hasta hoy, se ha caracterizado por la fabricación de productos industriales pesados (construcción naval, industria del hierro), con el Estado como único cliente (e impulsor) posible, y la aplicación masiva de capital de procedencia extranjera, local, e incluso estatal. Así se produjo un rápido desarrollo del capitalismo y una notable capacidad financiera traducida en la creación de los mayores bancos de España.

    En Cataluña, el desarrollo fue completamente distinto. El comercio Mediterráneo de productos agrícolas, vino, y pequeña producción artesanal, solamente permitió la lenta formación de una pequeña clase media rural (que posteriormente se deslizó hacia actividades industriales). No habiendo podido crear una potencia financiera, basó su desarrollo industrial hacia los bienes de consumo (textiles, etc.,) que no requieren elevadas inversiones ni dependen de la intervención del Estado y se orienta al pequeño consumo. En consecuencia el aspecto comercial fue predominante. Este tipo de desarrollo generó elites locales fuertes pero no poderosas a nivel del Estado, y una amplia variedad de clases medias.

    Las circunstancias históricas que mantuvieron a ambas regiones al amparo de la contribución militar y económica requerida por la política imperial de la dinastía de los Habsburgo (fuero e inmunidad, en el caso vasco; mantenimiento autónomo de la Corona de Aragón e incluso la no integración plena en el sistema tributario, en ambos casos incluso después de 1716, pese a los tan denostados decretos de Nueva Planta) y al propio tiempo gozar del beneficio del mercado interior, provocó el retroceso del reino de Castilla y favoreció las incipientes diferencias en el grado de desarrollo que acumulativamente se han hecho significativas en ambas regiones.

    Aunque el desarrollo industrial fue tardío (e impulsado por el Estado y la financiación extranjera) fue suficiente para que en las décadas anteriores a la Guerra Civil (1936-39) y muy especialmente durante el franquismo éstas regiones se sobredesarrollaran con respecto al resto, creando así las condiciones para la movilización nacionalista como instrumento para alcanzar sus objetivos.

    En este punto, y aunque sea una disgresión, es necesario referirnos a dos mitos difundidos a lo largo del tiempo por las interpretaciones interesadas de los “historiadores” nacionalistas, y que parecen haber sido asumidos por la población española; son importantes porque forman parte de la estrategia legitimadora de los nacionalismos y porque inducen el sentimiento de sobrevaloración de los ciudadanos de esas áreas y el complejo de inferioridad de los restantes.

    Se trata de:

    El mito de “somos los únicos desarrollados” en un país agrario, inmovilista, atrasado, atávico, tradicional, sin cultura … Se trata del mito de “la isla industrial”.

    EL MITO DE LA ISLA INDUSTRIAL :

    Con relación al supuesto inmovilismo agrario hay que decir que durante el s.XIX la agricultura peninsular, aún sometida al azar de las malas cosechas, fue capaz de alimentar a toda la población sin recurrir a compras en el extranjero y vendiendo producto al exterior; esa bonanza estimuló la modernización de sus infraestructuras (industria harinera, molinos, y ferrocarril).

    El ferrocarril estuvo estrechamente vinculado a la agricultura; surgió como consecuencia del mercado agrario y se construyó por la iniciativa, y el dinero, de los propietarios agrarios importantes, con la finalidad de abaratar el transporte. Simultáneamente ese medio permitió la comercialización de otros productos (perecederos) que anteriormente no habían podido ser objeto de intercambio.

    Como instrumento económico, el ferrocarril, se inició hacia ~ 1855. Su importancia fue tal, que por sí mismo, produjo la integración real del mercado español al superar la dificultad que la geografía de España opone a las comunicaciones terrestres. Ese obstáculo había regionalizado la actividad comercial hasta entonces. Con el tren, no solamente se incrementó el comercio, sino que impulsó definitivamente la “especialización productiva”, dando lugar a las economías complementarias (que constituyen una economía nacional) entre las zonas agrícolas e industriales, uniendo el interior y la periferia.

    La agricultura no fue ni atrasada ni inmovilista. Hacia el final del siglo se produjo la hecatombe de los mercados europeos con la irrupción de los productos americanos, argentinos, canadienses y australianos. Esto provocó un frenazo importante al proceso de modernización. No obstante, la agricultura peninsular no se colapsó pese a la invasión de grano barato en el litoral (Castilla vendía el 50% de su producción en Cataluña, al suministrarse ésta con grano exterior, más barato, la infligió un duro golpe), y los más competitivos subsistieron: Castilla y León con los cereales, y Andalucía incluso alcanzó la hegemonía del aceite en Europa hasta bien entrado el s.XX.

    En esas circunstancias, agricultores y viticultores (zona mediterránea) reclamaron, y obtuvieron, del Estado la protección arancelaria. En cambio no lo logró, y por tanto desapareció, la ganadería lanar, que no podía competir con la lana extranjera importada a bajo precio para favorecer a los fabricantes textiles catalanes.

    En cuanto a la industria, también el punto de vista difundido está distorsionado interesadamente. Durante el s.XIX la industria creció bajo el proteccionismo del Estado, con el mercado interior al amparo de la competencia internacional. Los catalanes fueron quienes constantemente exigieron el proteccionismo aduanero, requiriendo un mercado nacionalizado, a través de sus asociaciones empresariales (el Instituto Industrial de Cataluña y el Fomento de la Producción Nacional).

    Al inicio del siglo, las mejores perspectivas industriales las tenían Cataluña y Andalucía. Andalucía fue pionera en el uso del vapor como fuerza motriz (50 años antes que Cataluña) en la industria molinera y en el curtido de pieles.

    En 1830 se instalaron Altos Hornos en Marbella, y junto a ellos se desarrolló una serie de industrias: algodonera y lanera (ambas equipadas con la más moderna maquinaria, igualando la capacidad catalana), industrias químicas auxiliares y del ácido sulfúrico. Pero todos esos desarrollos, se enfrentan a un problema básico: el carbón (la única fuente de energía en esa época).

    El carbón local era de mala calidad, y al tener que utilizar el procedente de Asturias, se encarecían los costes. Se solicitó del Estado una rebaja aduanera para importar carbón europeo barato, pero las protestas de los industriales del Norte (que utilizaban carbón inglés), impidieron la concesión. La siderurgia tuvo que cerrar en 1885. Con ello se frenó la ya iniciada expansión de los ferrocarriles en la región, y el intento de construcción de una industria avanzada. La actividad se limitó a la transformación de productos agrícolas (vino, azúcar, refino de aceite,…) y la industria química quedó muy reducida. La huida de capitales propios dejó en manos del capital extranjero la rica minería (líder mundial en la producción de plomo) y la industria química complementaria, y como consecuencia los beneficios no revirtieron en la región, no dando lugar a ningún desarrollo posterior, funcionó como una colonia.

    Encontramos ejemplos similares en la industria carbonera asturiana, que pese a su riqueza, sólo promovió un muy lento desarrollo industrial, por falta de capitalización, ya que a la cercana industria vasca le fue posible importar carbón inglés.

    Estos ejemplos, y muchos más, indican que el proteccionismo actuó de forma selectiva, favoreciendo a unos y perjudicando a otros, pero sin voluntad clara de tender al desarrollo de todo el país. También nos muestran la capacidad real de las elites locales para influir en el Estado a favor de sus intereses particulares, en particular para mantener el “mercado cautivo”, impidiendo el acceso a los productos industriales europeos, más baratos.

    Las acciones de las elites locales sobre el tan odiado (y débil) Estado centralista tuvieron grandes consecuencias económicas y sociales. Produjo un desarrollo absolutamente desequilibrado del país (promoviendo, a la vez, una imagen fraccionada del mismo); la prosperidad que la industrialización promovió se concentró en esas dos zonas (catalana y vasca), que absorbieron el excedente de trabajadores procedentes de la agricultura, despoblando así a las zonas agrarias del interior. El efecto generó una dinámica progresiva; el crecimiento económico en ellas transcurrió paralelamente a la llegada de trabajadores de otras regiones, fortaleciendo al mismo tiempo el propio mercado local.

    Los nacionalistas jamás reconocerán estos hechos, corroborados con los datos estadísticos, que atentan contra sus supuestas superioridades raciales: cultural, laboral, empresarial etc., y han desarrollado una actitud xenófoba hacia quienes, según ellos, vienen a “comer su pan” y a “destruir su cultura y su identidad”. Niegan por ello los cambios sociales que conlleva el desarrollo económico, pretenden la modernidad tradicionalista, el conservadurismo rural en la urbe industrial, es decir la síntesis de los opuestos; no en vano fue en esas áreas donde arraigó con más fuerza y persistencia el carlismo.

    Las regiones del interior y del sur se fueron descapitalizando, y ya en la época franquista, y también como consecuencia de ese régimen nefasto para ellas, sobrevino el absoluto estancamiento desde 1940 hasta prácticamente 1960, cautivos de sus estructuras agrarias inacabadas y sometidos a los dictados del capital de las dos regiones industriales privilegiadas.

    Nada tiene de sorprendente que las elites catalanas y vascas pretendan no solamente influir en el Estado, sino su control total y, de no lograrlo, las viejas instituciones locales son un buen lugar donde aislarse y atrincherarse.

    La difusión del mito de su singularidad requiere la puesta en circulación de diversas afirmaciones propagandísticas (e historias manipuladas) como la queja actual de que para ellos, España es un lastre, incluso un lastre histórico. La amnesia súbita les ha hecho olvidar que han sido ellos quienes han impuesto sistemáticamente el proteccionismo del cual se han beneficiado, y que examinado desde otra perspectiva, el lastre lo han sido ellos para el resto al cerrar el país al desarrollo industrial y a la innovación procedente de Europa.

    También afirman que: “Diversas causas (mercado pobre, malas comunicaciones, etc.) impidieron que la burguesía catalana pudiera colonizar al resto de la península y que, incluso, ella misma fuera parcialmente colonizada por el capital extranjero.” (de “Fulls dels Enginyers”, enero 2000, pág.9), la irracionalidad, y la soberbia, del nacionalismo ya no pueden ir más lejos, resultando que es culpa del colonizado el que el colonizador sea un incapaz.

    La realidad es que siempre han necesitado de un mercado cautivo de sus intereses (aunque pobre) porque jamás fueron, ni lo son, capaces de colocar sus productos en el mercado internacional, ni por precio ni por calidad.

    Es un hecho también que pese a los extraordinarios beneficios que obtuvieron de la neutralidad española en la 1ª Guerra Mundial, no se generó, aprovechando la posición de ventaja sin riesgos, ningún tipo de mejora productiva ni de procesos ni de productos, ni tan sólo la renovación de instalaciones; tras la contienda fueron inmediatamente barridos de los mercados internacionales, y durante ese período sin competencia no fueron capaces ni de cosechar un mínimo prestigio, fabril o comercial, que les hubiera permitido alguna presencia internacional posteriormente.

    Constatamos que solamente “triunfan” cuando no hay competidor, nada más se evidencia su capacidad industrial y organizativa cuando están solos, rodeados de muros que les aislan del mundo, como con el monopolio en Cuba… o con ¡el régimen franquista!. Las importantes inundaciones de la comarca del Vallés (inmediaciones de Barcelona) en 1962 arrasaron las fábricas de la brillante industria textil catalana mostrando con consternación la estafa: toda la maquinaria era prácticamente material de museo, jamás, desde sus orígenes, había sido renovada. De igual modo la siderurgia vasca es antediluviana y no admite la menor comparación con cualquiera otra europea. Se podrían acumular muchos casos que dejan sin fundamento cualquier arrogación de prestigio, no se trata de casos personales, son los sectores completos, que sólo han generado industrias mediocres o ineficientes.

    Como quiera que sea, la industria en ambas regiones se ha desarrollado exclusivamente en el contexto español del que todavía dependen por completo. A título de ejemplo se muestran alguno datos:

    % de PIB español :

    Cataluña (15% de la población) :

    1960 : 18%
    1973 : 20%
    1985 : 19%

    País Vasco (5.7% de la población) :

    1960 : 7%
    1973 : 7%
    1985 : 6%

    CATALUÑA :

    Exporta a España :

    1967 : 69%
    1975 : 76%

    Importa de España :

    1967 : 89%
    1975 : 85%

    No hay pues genialidad alguna, ni existe el “carácter de los pueblos”, que explique el éxito de esas regiones a parte de la trayectoria histórica, que es la que es, y las circunstancias políticas que han tenido lugar en la Península Ibérica, inextricablemente enlazadas a la historia de Europa y del mundo.

    _______________________________________

    BIBLIOGRAFÍA :

    Balcells, Albert. “El nacionalismo catalán” 1999 Historia 16. Madrid

    Diez Medrano, Juan. “Divided nations. Class, Politics, and Nationalism in the Basque Country and Catalonia” 1995 Cornell University Press, Ithaca (NY).

    Expo92 Sevilla. “Navegación”. Centro Publicaciones Expo’92. Sevilla

    García Cortázar, Fernando. “El nacionalismo vasco” 1999 Historia 16. Madrid.

    García Cortázar, Fernando. “Breve historia de España” 1994 Alianza Editorial. Madrid

    Nogué, Juan. “Nacionalismo y territorio ” 1991 Editorial Milenio. Lérida

    Percebal, José Mª. “Nacionalismos, xenofobia y racismo en la comunicación” 1995 Ed. Paidós. Barcelona

    Ringrose, David R. “Spain, Europe and the ‘Spanish miracle’” 1996 Cambridge University Press.

  9. momium - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 18:13

    EL MITO :

    “El mito es un valor, su sanción no consiste en ser verdadero: nada le impide ser una coartada perpetua”. -Roland Barthes, “Mitologías”-

    La función del mito es proporcionar legitimación en el campo político a través de la manipulación e invención del pasado. La ventaja del mito es que es un área cerrada y autoalimentada, impermeable a la racionalidad y el análisis, mucho más apto para la propaganda y la fanatización política que los análisis o las teorías económicas.

    De hecho, muchas teorías terminan deformadas y fetichizadas para su consumo como mito legitimador del poder establecido, especialmente si este es reciente

    _____________________________________

    EL MITO NACIONALISTA :

    En conjunto el nacionalismo apoya su actuación en un mito que ha sabido crear, difundir e implantar con éxito. Se trata de un mito clásico, común a todos los nacionalistas, compuesto de unos elementos básicos esenciales construidos a partir de retazos de antiguas leyendas y sagas, reunidos convenientemente, para encarnar al nuevo monstruo, pero revestidos de lenguaje e imágenes actuales. Se trata de los siguientes arquetipos (modelos abstractos):

    – El “recuerdo” de una antigua “Edad de Oro”, por supuesto inexistente. De una forma implícita (no explícita, para evitar el ridículo de la burda caricatura) presupone la ideación de un paraíso terrenal, donde la “nación” vivía idílicamente.

    – El “ultraje”, la “ofensa” y la “traición” por la cual “otros” (las “fuerzas del mal”… el “enemigo” envidioso de sus logros; en Alemania se utilizó la imagen de la “puñalada por la espalda”) les arrojaron del paraíso sumiéndolos en la desgracia que les aqueja hasta hoy.

    – La “redención”, a veces asociada al advenimiento del “líder” (el “Salvador”), necesaria para lavar la mancha y recuperar la gracia, y, como al caballero Lohengrin, eso exige cualquier sacrificio: la lucha; y como el ultraje ha sido eterno, el castigo también lo ha de ser: con el nacionalismo no puede haber paz pues las ofensas están cruzadas y entrecruzadas de un modo inextricable. Pero el sacrificio se lo imponen a los demás, y con ellos, el infierno se ha materializado en dos guerras mundiales.

    El mito nacionalista funciona, es completamente irracional y por ello inatacable, una vez lanzado proporciona la adhesión y la movilización ciega. El individuo capturado por el mito es a partir de ese momento inmune a toda otra influencia.

    El interés por la cultura, y su sacralización, proviene del s. XIX, de la reacción romántica contra la razón.

    La nación, culturalmente definida y sacralizada, se convierte en un sustitutivo de la religión pero no incompatible con ella, pues como vemos, ambas religiones coexisten e incluso, en nuestros días, los restos de la religiosidad moribunda han encontrado un inesperado y eficaz aliado en el nacionalismo.

    El dominio del ámbito cultural es clave para el nacionalismo porque le permite “llenar” el imaginario social con sus símbolos y sus afirmaciones, de ese modo, como el ámbito cultural es el medio en que se desenvuelve cotidianamente el individuo, se logra su control total alcanzando bien sea su colaboración, o en el peor de los casos la paralización de la disidencia.

    La persistencia en los caracteres culturales como identidad, mediante la propaganda constante, y la simplicidad de la misma, que no requiere ni preparación ni análisis facilita la difusión, aceptación y adhesión de la misma.

    Cinismo, hipocresía, arbitrariedad… el mundo de la caverna nacionalista es tenebroso, irracional y muy peligroso, pues el “espíritu heroico” del romanticismo hace de los nacionalistas activistas “revolucionarios”, como suelen autodenominarse, en realidad salvapatrias agresivos.

  10. Juan - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 18:49

    Yo busco cómplices para que en el Vallés Occidental no hagamos caso de las normas impuestas por la Generalitat. ¿Quién se une a la desobediencia constitucional?

    Mas está demostrando ser más mindundi que su antecesor, Montilla, y eso ya esl

  11. BEJOTA - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 19:42

    SR. MAS: ¿CÓMO PIENSA CHANTAJEAR A EUROPA?
    LA VERDA ES QUE TAL COMO ESTÁN LAS COSAS ,COMPRENDO SU DESMOTIVACIÓN RESPECTO MADRID PORQUE EL GOBIERNO NO PUEDE DARLE NADA…

    SALUDOS.

  12. juan - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 22:37

    esto es interesante.

    “Si no arreglan esto, yo no respondo de mis legionarios”

    La celebración de un Vía Crucis en el Paseo de Recoletos, dentro de los actos de la Jornada Mundial de la Juventud, contó con un protagonista excepcional, a la vista de la gran acogida popular que mereció: el Cristo de Mena, o Cristo de la Buena Muerte, y la guardia que le hicieron los miembros de la Legión.

    Finalizado el Vía Crucis, los quince pasos exhibidos iniciaron el desfile por las calles de Madrid hacia los respectivos alojamientos, en el caso del Cristo malagueño la Catedral Castrense, en la confluencia de la calle Mayor con Bailén.

    En ese momento se planteó una situación crítica, porque el trayecto discurría por la Puerta del Sol, y en esa zona campaban a sus anchas los miembros del movimiento anti JMJ, plataforma de ateos, etc.

    Le cuentan a El Chivato, que responsables policiales que operaban sobre el terreno se dirigieron a uno de los mandos legionarios para decirle que no lograban “controlar” a los manifestantes, y por tanto no garantizaban que no estuvieran en la Puerta del Sol al paso del Cristo de Mena y los legionarios.

    La respuesta que escucharon del mando militar fue: “Ustedes verán. Si no arreglan eso… yo no respondo de mis hombres”.

    La zona fue perfectamente despejada, y el Cristo y los legionarios transitaron por la Puerta del Sol y llegaron sin ningún problema al templo castrense.

    * Fuente: http://www.elconfidencialdigital.co....jeto=29852

  13. juan - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 22:43

    el blandengue de zapatero, deberia de hacer algo bien antes de que los españoles lo echemos de una P… deberia mandar a la guardia civil para detener a todos los traidores de españa, si todos apasar su vida entre rejas, por no cumplir las leyes,

    y por traicionar a españa..

  14. Autoserviciocat - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 22:44

    Gracias Momium

  15. LA DICTADURA CATALANA - Miércoles, 28 de septiembre de 2011 a las 23:46

    Deseo fervientemente que los nacionalistas catalanes se independicen de una vez para siempre y no pertenezcan jamás a España. Que se administren ellos solitos sus “pelas”, a ver si pueden y nos olviden de una puñetera vez.
    ¡Asco de politicos separatistas!

  16. Miquel - Jueves, 29 de septiembre de 2011 a las 00:21

    #22:43 No feu riure, no en teniu prous… http://ves.cat/aTfI

  17. Juan - Jueves, 29 de septiembre de 2011 a las 09:18

    Esta chica, doña Alicia, va a pasar a la historia de Cataluña, como La Dolores en Calatayud…

  18. Draco - Jueves, 29 de septiembre de 2011 a las 13:43

    El dia que el estado se canse de tantos desafios veremos haber que pasa…………

  19. BEJOTA - Jueves, 29 de septiembre de 2011 a las 13:48

    SR. MAS :A EUROPA NO DE EUROPA NO ESPODRÁ APROFITAR…BRUSELAS NO ÉS PAS MADRID.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.