Bien por Libia, mal por Occidente

21.10.2011 | 12:00
 

Cayó Gadafi. Cayó el régimen sanguinario libio. Por un lado, esperanza para los ciudadanos de un país dividido en tribus y clanes, y que ha sufrido una dictadura durante décadas. Por otro, incertidumbre al qué vendrá, al islamismo radical y a un nuevo sistema dictatorial o autárquico. Veremos. Sin embargo, visto desde Occidente hay un pero importante a lo que vimos ayer. Esto, esto, esto, esto y esto, por ejemplo, es inconcebible. Es imprescindible resolver si los rebeldes libios cometieron un crimen de guerra. Esto es lo que hay. Pese a titulares de prensa salidos de la Edad Media, el respeto a las leyes y las convenciones internacionales -incluso en la guerra- es lo que nos diferencia con los gadafis de turno. No cabe el diente por diente, tras el ojo por ojo. De ahí que la reacción de los líderes europeos y del presidente de los EEUU -este, con matices- haya sido desolador.

1 comentario en “Bien por Libia, mal por Occidente”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Tarlenheim - Domingo, 23 de octubre de 2011 a las 11:39

    Dudo mucho que lo de Libia termine bien. El islam es incompatible con todo, excepto consigo mismo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.