Cataluña

Amnistía recuerda a Ruiz que los derechos humanos ‘ni se extinguen, ni se atenúan’ en tiempo de crisis

La organización internacional pro derechos humanos envía una carta al consejero autonómico de Salud para advertirle de que debe cumplir con las necesidades sanitarias de la población.

Redacción
Sábado, 29 de octubre de 2011 | 13:05

Pancartas y carteles inundan los hospitales de toda Cataluña con lemas en contra de los recortes presupuestarios de la Generalidad en materia sanitaria (foto: LVdB).

La sección española de Amnistía Internacional (AI) ha enviado una carta de advertencia al consejero de Salud de la Generalidad, Boi Ruiz, por la que le recuerda que ‘el derecho al más alto nivel posible de salud, tanto física como mental, es un derecho recogido en numerosos instrumentos internacionales de derechos humanos’ y, por lo tanto, no es una cuestión “privada”, tal y como ha manifestado recientemente el propio consejero.

La carta, hecha pública este viernes por la entidad pro derechos humanos a nivel internacional, le recuerda al consejero autonómico que España ha firmado los convenios internacionales donde se incluye este derecho a la sanidad, por lo que el Estado está obligado a cumplirlos. La misiva responde a las recientes declaraciones de Ruiz en las que afirmó que “no hay un derecho a la salud porque esta depende del código genético de la persona y de sus hábitos” y, por lo tanto, desde su punto de vista, la salud es “un bien privado que depende de cada ciudadano y no del Estado”.

Campaña de recogida de firmas

Por su parte, AI ha señalado que ni la Generalidad ni el Gobierno pueden desentenderse de cubrir las necesidades sanitarias de la población y ha recordado al consejero que está obligado a ‘asegurar un número suficiente de establecimientos, bienes y servicios públicos de salud y centros de atención de la salud’ y ‘garantizar que estos sean accesibles a todas las personas, sin ninguna discriminación, y asegurando su buena calidad‘.

Finalmente, AI ha indicado que todas las obligaciones en materia de derechos humanos ‘ni se extinguen, ni se atenúan en tiempo de crisis económica’. En este sentido, desde la web de AI España, han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas para protestar contras las Administraciones Públicas que no defienden o permiten que se vulneren los derechos más básicos como los de la atención médica.

Temas: , ,

7 Comments en “Amnistía recuerda a Ruiz que los derechos humanos ‘ni se extinguen, ni se atenúan’ en tiempo de crisis”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. 13/decembre - Sábado, 29 de octubre de 2011 a las 13:46

    Esto tambien forma parte de la noticia (es que no les cabia)
    AMNISTIA INTERNACIONAL

    España: ¡No más derechos a la intemperie!
    La salud y la vivienda son derechos humanos y, como tales, requieren la protección del Estado. Si se vulneran, las víctimas deben poder reclamarlos, incluso ante la justicia. Algo que hoy, en España, es ilusorio.

    El derecho de toda persona a una vivienda adecuada se vulnera cada vez que se ordena un desalojo sin las debidas garantías. Los desalojos que se realizan sin informar previamente, sin permitir que las personas participen en las decisiones o sin ofrecer alojamientos alternativos, constituyen desalojos forzosos, prohibidos por el derecho internacional.

    El derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, tampoco es una realidad para miles de personas con discapacidades mentales. Los recursos públicos en salud mental son limitados y encontrar un diagnóstico o tratamiento oportuno presenta enormes dificultades. Para algunas personas que padecen estas enfermedades, el contacto con las autoridades se reduce a la contención policial.

    Se estigmatiza a diferentes sectores de la población para negarles sus derechos, siendo las mujeres doblemente discriminadas. Las barreras para acceder a recursos legales que les permitan hacer valer sus derechos, aumentan la indefensión y agravan la pobreza.

    En España, donde la pobreza afecta a unos nueve millones de personas, los derechos económicos, sociales y culturales no están suficientemente garantizados en la ley, ni amparados por la justicia de manera adecuada. Ni siquiera la Constitución los protege plenamente. Pueden, por tanto, violarse con impunidad. Están a la intemperie.

    Las autoridades estatales, autonómicas y locales deben garantizar que las personas puedan exigir sus derechos.

  2. 13/decembre - Sábado, 29 de octubre de 2011 a las 14:16

    Continuacion de la noticia

    ANMISTIA INTERNACIONAL
    La salud y la vivienda son derechos humanos y, como tales, requieren la protección del Estado. Si se vulneran, las víctimas deben poder reclamarlos, incluso ante la justicia. Algo que hoy, en España, es ilusorio.

    El derecho de toda persona a una vivienda adecuada se vulnera cada vez que se ordena un desalojo sin las debidas garantías. Los desalojos que se realizan sin informar previamente, sin permitir que las personas participen en las decisiones o sin ofrecer alojamientos alternativos, constituyen desalojos forzosos, prohibidos por el derecho internacional.

    El derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental, tampoco es una realidad para miles de personas con discapacidades mentales. Los recursos públicos en salud mental son limitados y encontrar un diagnóstico o tratamiento oportuno presenta enormes dificultades. Para algunas personas que padecen estas enfermedades, el contacto con las autoridades se reduce a la contención policial.

    Se estigmatiza a diferentes sectores de la población para negarles sus derechos, siendo las mujeres doblemente discriminadas. Las barreras para acceder a recursos legales que les permitan hacer valer sus derechos, aumentan la indefensión y agravan la pobreza.

    En España, donde la pobreza afecta a unos nueve millones de personas, los derechos económicos, sociales y culturales no están suficientemente garantizados en la ley, ni amparados por la justicia de manera adecuada. Ni siquiera la Constitución los protege plenamente. Pueden, por tanto, violarse con impunidad. Están a la intemperie.

    Las autoridades estatales, autonómicas y locales deben garantizar que las personas puedan exigir sus derechos.

  3. Angel - Sábado, 29 de octubre de 2011 a las 16:42

    La sanidad por ser un servicio de lo mas importante tiene que ser administrado por el Estado.Lo que estamos viendo los que vivimos en Cataluña no tiene nombre.

  4. analis - Domingo, 30 de octubre de 2011 a las 11:24

    Si alguien….MUERE…. por los recortes de la sanidad publica de deberia denunciar y juzgar a los responsables politicos ,,…..Y METERLOS EN LA CARCEL SI SON DECLARADOS CUMPABLES.aunque sea el mismisimo…… PRESIDENTE-A ………, de la comunidad donde ocurran los hechos CARCEL ……CARCEL……….CARCEL A LOS CULPABLES

  5. fer - Domingo, 30 de octubre de 2011 a las 11:58

    y que se armó lo que se armó por una tontería que dijo el Peces-Barba, y nadie se escandalice porque un Consejero de Salud diga algo tan retrógrado como que la Salud no es competencia del Estado, sino del individuo… manda narices.

  6. momium - Domingo, 30 de octubre de 2011 a las 18:00

    Se llenan la bocaza las 24h. del día chillando y reclamando derechos etnicistas e identitarios (“lengua propia”, autodeterminación, “derecho a decidir”, etc..) que no existen en ninguna parte o directamente apestan a castillo, señor y vasallo (o en su peor vertiente a romanticismo alemán) y desconocen los derechos más básicos, elementales y fundamentales propios del concepto de estado de derecho y de ciudadanía surgidos de la ilustración y las democracias anglosajonas

    TO-TA-LI-TA-RI-OS (la otra palabra de cinco letras me la censuran)

  7. Romualdo - Lunes, 31 de octubre de 2011 a las 09:28

    13/decembre:

    Fíjate bien. Todos los derechos que Amnistía Internacional defiende son derechos INDIVIDUALES. Ha empezado a defender también esos derechos que no podía ser reclamados ante un tribunal en España que esos ya se cumplían y reclama su cumplimiento en países que no los cumplen,, es decir no sólo el derecho a la vida, la integridad física, la tutela judicial, la libertad de expresión…

    Ha incluído también el derecho a la vivienda, al trabajo, a la salud, a la economía a la cultura…Todos ellos derechos, insisto individuales.

    Para Amnistía Internacional según le oí decir a un dirigente en una charla a los “derechos colectivos”, al menos para aquel dirigente que hablaba en nombre de la organización, creo que era Krakenberger, no tenía nada que oponer siempre que no entrasen en conflicto con los derechos individuales. Porque si entran en conflicto PREVALECEN ÉSTOS.

    Y es lo que ocurre con el nacionalismo. Que vulnera derechos individuales en nombre de la colectividad, la identidad, el sentimiento patrio, lo que sea… Y ahí Amnistía Internacional no respalda a nadie. Al menos que yo sepa.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.