Cataluña

‘CiU se ha quedado con el discurso de la Liga Norte italiana: el de España nos roba, nuestro dinero se va y no vuelve, deseamos un pacto fiscal para reducir «nuestra solidaridad»’

[&hellip

Redacción
Martes, 15 de noviembre de 2011 | 11:07

Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional en la UAB, en un artículo publicado el pasado jueves en La Vanguardia:

‘A mediados de septiembre, es decir, alrededor del mítico día 11, los dirigentes de CiU estaban convencidos de que, por primera vez en la historia de la democracia, iban a ser en Cataluña el partido más votado en unas elecciones generales. Más que euforia, lo que mostraban era seguridad. Y sus razones tenían.

[…] A su vez, el PSC estaba pasando por el momento más confuso de su historia y ERC seguía devorando a sus dirigentes, una rara afición, no se sabe si genética o freudiana. La Casa Gran del catalanismo, que parecía un esoterismo semejante a la Alianza de las Civilizaciones, en la práctica empezaba a hacerse realidad. Desde la concepción convergente de la vida y de la historia, las cosas volvían a su lugar natural: Cataluña no les podía fallar, al final Dios siempre protege a los suyos.

[…] Pero algo malo empezó a sucederle a CiU en pleno agosto: Oriol Pujol, el hijo, declaró públicamente que aspiraba a ser el número 2 de la lista de CiU en las elecciones generales, algo que no entraba en los planes de Duran, quizás tampoco en los de Mas. Agosto es mes de vacaciones y los debates se cierran con rapidez. Pero no era normal que el actual portavoz en el Parlament de Catalunya aspirara a semejante puesto. Algo raro pasaba: ¿desconfiaba el núcleo duro de Convergència de lo que Duran podía hacer en Madrid? Pactar, pactar: ¿a costa de qué?, ¿en beneficio de quién? En fin, ¿pactar con el PP, ese enemigo declarado de Cataluña, como todos sabemos? ¿Hasta dónde podemos llegar, hasta participar en un gobierno del PP? Este Duran es peligroso, hay que marcarle de cerca.

La cosa no prosperó y Pujol hijo renunció a sus aspiraciones madrileñas. Pero sucedió otra cosa notable. También en torno al 11 de septiembre, Artur Mas pronunció una conferencia en la Residencia de Estudiantes de Madrid. Fue algo sonado. El actual presidente de la Generalidad tiene fama de puritano y sostiene, por lo visto, que hay que decir lo mismo en Barcelona que en Madrid, algo que nunca se le había pasado por la cabeza a Pujol, a Pujol padre. Mas andaba, además, irritado con Zapatero y Rajoy porque habían pactado una reforma de la Constitución sin contar con ellos, un mal augurio en estos complicados tiempos. Así pues, Mas largó en Madrid que el consenso constitucional se ha roto, que ya no pueden confiar en España, que el pacto fiscal va en el mismo sentido del concierto económico vasco y que, tal como están las cosas, si no se les da lo que piden, están dispuestos a marcharse, a abandonar España aunque, por supuesto, no la Unión Europea. A las pocas horas, según me han contado, casi ningún embajador de los más importantes países de la UE asistió, como era habitual, a la recepción que tradicionalmente ofrece el delegado de la Generalidad en la capital… Primer aviso, esta vez desde el exterior. ¿Hay que plegar velas? ¿En qué lío nos hemos metido?

El segundo aviso les vino desde el interior, contado por este periódico. En el sondeo de Noxa Consulting publicado en La Vanguardia del 9 de octubre, el PSC perdía en Cataluña, pero no tanto (se quedaba en 18-19 diputados), a cierta distancia le seguía el PP (13-14 diputados) que sobrepasaba por muy poco a CiU (11-12 diputados). O sea: en un mes habían pasado de ser los primeros a ser los terceros. Y de forma humillante: por detrás del PP, ese enemigo recalcitrante de Cataluña… con quien Duran quiere pactar y Trias ya lo ha hecho en el Ayuntamiento de Barcelona. El escalofrío que recorrió a CiU fue importante. ¿Qué hacer?

Desde entonces los nervios han dominado la campaña de CiU. Duran no se parece a Duran, va dando tumbos con un discurso en el que no cree y se le nota: ya no es el político más valorado. CiU se ha quedado con el discurso de la Liga Norte italiana: el de España nos roba, nuestro dinero se va y no vuelve, deseamos un pacto fiscal para reducir «nuestra solidaridad», no pretendemos privilegios pero queremos ser como los vascos ¡que son unos privilegiados! En fin, que piden lo imposible, como los de Mayo del 68. El mismo Pujol padre acaba de publicar un grueso tomo de reflexiones recientes en el que se muestra decidido partidario de la independencia.

El votante moderado empieza a sentir vértigo. Un amigo me decía: «Voté a CiU el año pasado para acabar con el tripartito y cambiar de alcalde, no para que nos metan en nuevos líos». CiU está perdiendo centralidad y eso explica lo que le está pasando’.

Temas: , ,

56 Comments en “‘CiU se ha quedado con el discurso de la Liga Norte italiana: el de España nos roba, nuestro dinero se va y no vuelve, deseamos un pacto fiscal para reducir «nuestra solidaridad»’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Valencianet - Jueves, 17 de noviembre de 2011 a las 17:35

    Watson,

    Esta visto que eres un caso perdido, lee esto, quizas entiendas lo que estoy comentando, y compruebes que el ABSURDO, eres tu.

    CONFIGURACIÓN Y CONTENIDO DEL PRINCIPIO DE SOLIDARIDAD.

    Dra. María Gabriela Lagos Rodríguez

    Profesora Titular. Departamento de Economía Política y Hacienda Pública, Política Económica y Estadística. Facultad de CC. Económicas y Empresariales- Universidad de Castilla –La Mancha.

    En la revisión histórica del concepto de Solidaridad, queda patente que la Solidaridad se justifica y sustenta en la comunidad de intereses y necesidades y en la colaboración en el logro del bien común. En la actualidad, la idea de Solidaridad presupone las de igualdad y, además, es esencial para la aplicación conjunta de ambos principios. La conducta solidaria es, pues, un medio para alcanzar la Justicia en las relaciones interindividuales, intersociales o interterritoriales.

    Un elemento integrante de la noción actual de Solidaridad es que la concibe como un acto voluntario y libre: Es un proceso de interacción del conjunto en el que las relaciones de cooperación se imponen sobre las de oposición o competencia y el fin común, sobre los intereses parciales. Sin perjuicio de lo anterior, se mantienen los nexos con la idea de obligatoriedad, lo que explica el papel preponderante del Estado, no sólo en el establecimiento de las condiciones que hacen posible la desaparición de las diferencias sociales injustas, sino también como agente activo obligado a captar de los ciudadanos más favorecidos los recursos que le permitan hacer frente a las necesidades de los que están en desventaja. La función pública de redistribución es un instrumento primordial en el logro de la Solidaridad colectiva, tanto de desde el punto de vista interpersonal como interterritorial.

    A pesar de la importancia de la acción colectiva en el principio de Solidaridad, la configuración de la sociedad en grupos o en individuos aislados exige el respeto de la libertad y voluntariedad (individual y social) y explica el retroceso del Estado en la responsabilidad de decidir qué es bueno y cómo conseguirlo. La Solidaridad exige hoy individuos, grupos sociales o jurisdicciones responsables de sí mismos y de su bienestar.

    Existe la conciencia general de que las disparidades entre individuos, grupos o territorios impiden que la convivencia social resulte satisfactoria para el conjunto y para cada parte involucrada. El único medio eficiente para armonizar los intereses particulares con el interés común de todos es practicar la Solidaridad, en suma, aportar cada uno y todos –el Estado – lo necesario para hacer desaparecer las desigualdades que impiden el desarrollo de los menos favorecidos para alcanzar unas condiciones de vida –social, política y económica – acordes a la dignidad humana.

    Aunque el concepto es único cabe distinguir dos tipos de Solidaridad:

    Voluntaria: Basada en el pacto entre individuos, grupos o jurisdicciones que se apoya en razones políticas de libertad.

    Obligatoria: llevada a cabo por el imperio del poder público y cuyo fin más evidente es la equidad, es decir, la vigencia del principio de igualdad referido a las condiciones específicas de cada sujeto.

    De esta manera, queda resuelta la dualidad de interpretación del concepto. La Solidaridad Voluntaria es racional, no relega el provecho propio y se basa en el egoísmo individual; por el contrario, la Solidaridad Obligatoria tiene una mayor carga ética porque se dirige al logro del bien común –entendido no como lo que más nos interesa a todos, sino como aquello que es bueno, sin entrar a considerar intereses propios o ajenos –; por eso, para evitar que el egoísmo consustancial al sujeto impida su consecución, se encarga al Estado que la haga efectiva. Si el peligro de la Solidaridad Voluntaria es que se deje fuera a quienes, estando en desventaja, no tienen ninguna utilidad que ofrecer al sistema a cambio de la ayuda prestada, el riesgo del segundo es la anulación de la responsabilidad individual. En consecuencia, ambas fórmulas deben darse de forma conjunta para lograr la aplicación efectiva de la Solidaridad, facilitando así la convivencia de libertad y equidad.

    Para resumir y concretar lo expuesto hasta el momento, se parte de un principio ético máximo: la Justicia. Ésta se escinde en dos exigencias: la libertad/ autonomía y la unidad/ equidad. El nexo de unión entre ambas es la Solidaridad, que se plasma en un objetivo intermedio el cual satisface a la vez los dos requisitos anteriores: la corrección de las desigualdades. Si hacemos prevaler la libertad en el modo de corregir los desequilibrios, optaremos por técnicas de cooperación voluntaria, que sólo se pondrán en práctica si los cooperantes obtienen un provecho particular. Si, por el contrario, buscamos garantizar la equidad de trato, el medio idóneo es la ley que obliga a todos por igual. Autonomía y equidad deben estar presentes como condiciones de justicia; el problema es, pues, determinar el grado de libertad y equidad óptimo, que será el que proporcione mayor eficiencia al sistema social, es decir, aquél que asegure la realización de sus objetivos y suponga una menor carga económica.

    La Solidaridad, por tanto, se mueve en el impreciso terreno de los opuestos. En ella, conviven la emotividad y la racionalidad, lo bueno y lo eficiente, lo individual y lo social, el altruismo y el egoísmo. Por eso podemos afirmar, sin duda, que allí donde haya convivencia –sociedad – será necesaria la Solidaridad: una voluntad de actuación común en beneficio de todos.

  2. José Ruiz - Jueves, 17 de noviembre de 2011 a las 23:39

    Francesc, ¡eres un valiente!

    Arcadi y tú = a LIBERTAD

  3. Elemental querido watson - Viernes, 18 de noviembre de 2011 a las 01:35

    Valencianet – Jueves, 17 de noviembre de 2011 a las 17:35

    Lo que te he respuesto, sigue tan vigente antes como AHORA. Ya sabia que no era tuyo, entre otras cosas, porque tu manera de hablar no es tecnica ni culta.

    Simplemente, has cogido y vomitado el parrafo que ha escrito un tercero…. y ademas, como de costumbre, desproviniendolo del contexto en el cual se encuentran matices y matices.

    Lo mas gracioso de todo, es que mi respuesta… no esta considerada en la explicacion de la autora del escrito. Ergo, es incompleta y como ya te he dicho, es ABSURDO considerar semanticamente correcto tildar a la redistribucion de la riqueza como «solidaridad obligatoria».

    La manera en la que esta usando las palabras para definir lo que define es absurda e incorrecta.

    por cierto, yo tambien soy profesor… con una carrera mucho mas jodida que la de economicas a mis espaldas.
    Veras, hay que tener un poco de cabeza y de personalidad para saber ARGUMENTAR algo que es correcto o incorrecto en base a una idea coherente y logica.

  4. Valencianet - Viernes, 18 de noviembre de 2011 a las 12:23

    Watson,

    Tocado y hundido, a cascarla tu y tu carrera tan jodida, que no es otra que la de caballos o perros.

    Absurdo, como tu nadie absolutamente nadie.

  5. Elemental querido watson - Sábado, 19 de noviembre de 2011 a las 01:52

    Valencianet – Viernes, 18 de noviembre de 2011 a las 12:23

    Veras, todavia espero con ANSIAS, que me expliques donde falla mi argumentacion… pero como no veo por ningun lado tu razonamiento contra el mio… como que, sigo sentado en mi sillita RIENDOME DE LO LERDO QUE ERES y la poca personalidad que tienes.

    Sigo? o te lo explico como a los niños de 3 años para qu elo entiendas mejor la proxima vez?

  6. Guillem - Sábado, 19 de noviembre de 2011 a las 17:05

    ¿Pero que esta pasando aqui?

    Haber, es que aqui no puede aver buen rollo?

    no se que decis pero la cuestion es que españa esta mucho peor de lo que creeis y puede que dentro de poco nos rescaten.

    Y la respuesta es que cataluña no necesita a españa para nada, es mas, nos iria mejor sin ellos.

    Lo mejor que podriamos hacer es seguir nuestro propio camino al margen de esa gente que nos roba, nos insulta, dice mentiras sobre nosotros y nos priva de libertad.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.