Opinión

Hermanos Musulmanes y la libertad

‘No hace falta hablar de la naturaleza totalitaria e imperialista del proyecto político de los Hermanos Musulmanes, descrito en la ‘Epístola a los jóvenes’ de Hassan Al-Banna. Una estrategia de conquista por fases: el individuo, la familia, la nación y por último el imperio. El fundador de los Hermanos no es el visionario que describen sus partidarios, sino un Mussolini del islam. Como los partidos fascistas europeos, no creía en la bondad de las elecciones más que si servían para conquistar el poder, tras haber islamizado la sociedad’.

Caroline Fourest
Domingo, 11 de diciembre de 2011 | 10:19

La libertad está del lado de los Hermanos Musulmanes. Ese es el título de una sabrosa tribuna [Le Monde, 07/12/2011] que firma Hani Ramadan. En ella, nos invita, sobre todo, a no ‘estigmatizar’ a la extrema derecha egipcia [los Hermanos Musulmanes]. Ni a ella ni a su fundador, presentado casi como el precursor de la democracia en Egipto. Sería de risa, si no hubiera demasiadas libertades en riesgo por esta propaganda.

En 2002, Hani Ramadam perpetró otra tribuna, La sharia incomprendida [publicado el 10/09/2002 en Le Monde], para explicarnos que la lapidación era ‘una forma de purificación’ y el SIDA un castigo divino. Publica regularmente obras para descalificar la liberación sexual y la laicidad, así como tantos otros pecados occidentales dignos de rechazo. Según él, ‘los musulmanes están convencidos de la necesidad, en todo tiempo y en todo momento, de guiarse de acuerdo con la ley de Dios’.

Que es como decir que sueña con una democracia escasamente laica. El hombre dirige el Centro Islámico de Ginebra, fundado para difundir el pensamiento de la cofradía de los Hermanos Musulmanes en Europa. Su objetivo es simple: aprovechar la libertad de expresión que ofrece el continente europeo para luchar contra ‘los impíos’, con la esperanza de tomarse algún día la revancha en Egipto, que es la cuna histórica de los Hermanos Musulmanes.

La revancha ya está aquí. No gracias a Dios, sino a los jóvenes revolucionarios egipcios. A su sed de libertad y a todos aquellos que han apoyado esta revolución por principio, con los ojos abiertos para ver lo que viene después. Después, es decir ahora: la marea electoral esperada de los Hermanos Musulmanes; a los que hay que añadir el 20% de salafistas que le permitirán jugar a su juego favorito, el de presentar su reacción religiosa como una especie de virtuoso término medio [entre laicos y salafistas].

Solo hay que leer los escritos del fundador de los HHMM, Hassan Al-Banna, para saber que la sociedad con la que sueñan los Hermanos no tiene nada de término medio; más bien lo tiene todo de teocracia que no dice su nombre. Todo está en el programa fundador, el de las Cincuenta Demandas, donde se habla de ‘considerar todo contacto mixto [hombre-mujer] a solas como un crimen’, de ‘prohibir el baile’ y ‘la mezcla entre estudiantes varones y féminas’, de ‘cerrar las discotecas y los lugares de libertinaje’. Libertad, lo llaman.

No hace falta hablar de la naturaleza totalitaria e imperialista del proyecto político de los Hermanos Musulmanes, descrito en la Epístola a los jóvenes de Hassan Al-Banna. Una estrategia de conquista por fases: el individuo, la familia, la nación y por último el imperio. El fundador de los Hermanos no es el visionario que describen sus partidarios, sino un Mussolini del islam. Como los partidos fascistas europeos, no creía en la bondad de las elecciones más que si servían para conquistar el poder, tras haber islamizado la sociedad.

Está hecho. Y sin embargo, no hay nada que lamentar. La dictadura nunca ha sido una solución al integrismo, sino su caldo de cultivo. Después de años presionando gracias a su posición de mártir, el proyecto político-religioso del islamismo ya no encarna la alternativa, sino el poder.

Todas sus promesas -de democracia y de libertades- podrán ser juzgadas. No en relación a sus discursos y sus dobles discursos, sino a través de sus actos. A condición, por supuesto, de mantener los ojos bien abiertos.

Caroline Fourest es profesora en el Instituto de Ciencias Políticas de París, Sciences-Po París, y redactora jefe de la revista feminista Pro-Choix

[Artículo publicado en Le Monde el pasado 9 de diciembre. Reproducido en español con autorización de la autora. Traducción de Juan Antonio Cordero Fuertes]

Temas: , ,

9 Comments en “Hermanos Musulmanes y la libertad”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Jose Orgulloso - Domingo, 11 de diciembre de 2011 a las 11:06

    Con nuestras ignorancias interesadas, cada vez que un régimen totalitario y corrupto ha asesinado un líder opositor, hemos fomentado este integrismo. Si no hubiésemos apoyado Sadam Husein, Ben Ali, Mubarak (antes Sadat) como incluso hoy apoyamos Mohamed VI, los integristas no tendrían enemigo contra quien crecer.

    Es exactamente igual que la represión descerebrada que ejercieron algunos durante la dictadura en España, que dio pie a que ahora tengamos unos independentistas intocables que a la más mínima te sacan aquello de “Franco prohibió el catalán”. SI la Falange hubiese aplicado su ideario de unificación real de la Nación, hoy no estaríamos así.

  2. Desdibujá - Domingo, 11 de diciembre de 2011 a las 11:49

    Qué cantidad de tontosútiles que tenemos en este país (pronto , quizás ESPAÑISTAN) que como aquella escena de EL SEXTO SENTIDO , el niño les decía a los muertos vivientes : SÓLO VEN LO QUE QUIEREN VER .

  3. Libre - Domingo, 11 de diciembre de 2011 a las 14:24

    Los Hermanos musulmanes son totalmente liberales: están a favor de la libertad de perseguir a los homosexuales, de la libertad de impedir la libertad de la mujer, de la libertad de prohibir la libertad de criticar al islam, y de muchas otras libertades que todavía nos falta por ver (a no ser que las copien de Irán, otro paraíso de la libertad para los fanáticos).

  4. reset - Domingo, 11 de diciembre de 2011 a las 16:31

    Era evidente. Al ver las imágenes de la primavera árabe lo que predominaba con diferencia eran tipos con chilaba y barba de chivo que gritaban Allah akbar (Alá es grande). Lo que aun no entiendo es qué intereses ocultos tenían los gobiernos occidentales para apoyar a esta chusma.

  5. La parte y el todo - Domingo, 11 de diciembre de 2011 a las 18:34

    Pues los intereses de siempre.

  6. Romualdo - Domingo, 11 de diciembre de 2011 a las 18:38

    Yo me reafirmo en lo que vengo sosteniendo. Los dos principales problemas ideológicos a los que se enfrenta el mundo son el fanatismo religioso y los nacionalismos.

    Hay muchos otros problemas como la lucha contra la pobreza, la erradicación de las enfermedades, la educación o la conservación del planeta pero éstos son transversales a todas las ideologías y todas lucharán por acabar con ellos.

    Los fanatismos nacionalista y religioso son un gravísimo problema porque atentan contra la libertad y la igualdad de los hombres. En un caso en nombre del progreso y el “Derecho de Autodeterminación de los pueblos”, en el otro en nombre de “Dios y sus mandamientos”. Dos formas disfrazadas, y no tan disfrazadas, de tiranía futura.

  7. emmanuel - Domingo, 11 de diciembre de 2011 a las 23:47

    Si tuvieramos en cuenta las profecías bíblicas, no nos sorprendería el rumbo que llevan los países árabes convulsionados. Según Islam, El Azote de Dios, el resurgimiento del islamismo radical llevará a la formación del Califato árabe, formado por diez naciones islámicas, que impulsarán una gran confederación de naciones musulmanas que sustituirá a la ONU. Buscarán y lograrán la supremacía geopolítica islámica. Desatarán inicialmente un genocidio de cristianos y judíos en todo el mundo musulmán, para después extenderlo al resto del mundo. Harán alianzas estratégicas con Rusia y China para debilitar a Occidente y hacerlo vulnerable a la islamización masiva.
    Sería bueno seguirle los pasos al resurgimiento del poder islámico, que demostró en el pasado ser imperialista, totalitario e intransigente cuando el imperio islámico estuvo en pleno crecimiento desde los siglos VII al XIII. Recordar que este imperio dominó gran parte del mundo con mano de hierro hasta inicios del siglo XX. Soloquedó adormecido escasos 90 años y ahora está despertando para retornar su obra de dominación. Por ahora muestra su cara más potable, la de la moderación; a futuro cercano presenciaremos entendimientos entre las fuerzas más radicales y posteriormente con los yihadistas (terroristas según Occidente).
    No abrigo ninguna duda en que los islamistas irán radicalizando poco a poco su postura oficial y realizando aproximamientos a mediano plazo con movimientos extremistas islámicos para diseñar un plan común de expansión islámica global. de esta forma irán armonizando sus acciones con las profecías que señalan su éxito final en el objetivo de dominación mundial. Israel irá quedando cada vez más aislada como una isla en medio del oceáno islámico, lo cual provocará la tentación de borrarlos del mapa, desencadenándose la última guerra de exterminio judío, con un solo ganador: Israel.

  8. EL FELINO FELIZ - Jueves, 15 de diciembre de 2011 a las 17:12

    Y todo esto es debido a nuestra moda muy occidental y muy de progres…de relativizarlo todo.

    Claro como todo es relativo, pues eso, demosle a los musulmanes radicales su derecho a lapidar ,a los nigerianos y demas… del africa negra musulmana el derecho al ablacion del clitoris etc…

    Los ladrones tambien tienen derechos etc…todo es relativo el bien no existe y lo justo tampoco, porque tambien es relativo ¿ no ? que esta bien al fin y al cabo ? verdad.

  9. camino - Miércoles, 25 de julio de 2012 a las 01:09

    No veo muy claro lo que dicen sobre los hermanos musulmanes, no han gobernado nunca (creo) ¿entonces como se les puede hacer esas acusaciones de ser como Mussolini, etc,?.¿ y no son fanáticos muchos en la jerarquía católica? ,y en la no jerarquía.?
    Creo que mejor miramos cada uno para si.
    NO JUZGUES Y NO SERÁS JUZGADO.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.