España

El Rey: “La justicia es igual para todos”

“Hace cinco semanas los españoles, como dueños de su destino y en el ejercicio de sus derechos soberanos, han elegido a sus representantes a nivel nacional en unas elecciones generales que han dado como resultado la alternancia política. En este nuevo escenario que se abre, la Corona, en tanto que símbolo de la unidad y permanencia del Estado, seguirá haciendo todos los esfuerzos necesarios en favor de una convivencia integradora”, recuerda Juan Carlos I.

Agencias / Redacción
Sábado, 24 de diciembre de 2011 | 21:40

El Rey, durante el discurso pronunciado para los españoles en Navidad (foto: Casa del Rey).

Juan Carlos I ha hecho una clara, rotunda y contundente referencia al caso Urdangarín durante el tradicional mensaje de Navidad a todos los ciudadanos de España. Con un llamamiento rotundo a la “ejemplaridad” y con el convencimiento de que “cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada”, porque “la justicia es igual para todos”, el Rey ha dejado zanjada su posición sobre las investigaciones judiciales que afectan a su yerno Iñaki Urdangarín.

“Todos, sobre todo las personas con responsabilidad públicas, tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar”, ha añadido el Rey, en referencia al caso Urdangarín. Además, en el discurso, ha añadido que: “Cuando se producen conductas irregulares que no se ajustan a la legalidad o a la ética, es natural que la sociedad reaccione”.

Junto a Rajoy y Zapatero

El Rey ha estado acompañado de una fotografía en la que aparecía él mismo entre Mariano Rajoy (PP), presidente del Gobierno, y José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE), ex presidente del Gobierno. El discurso se ha caracterizado por las referencias a la unidad de todos los españoles y la situación económica que está viviendo España, con un elevado desempleo.

A continuación, el discurso íntegro pronunciado por el Rey:

“Buenas noches. En Nochebuena, como cada año, me dirijo a todos vosotros para transmitiros mis mejores deseos de paz y felicidad. Al término de este año difícil y complicado para todos, quiero hablaros con sinceridad y realismo, sin rehuir los problemas que nos aquejan como sociedad. Quiero hacerlo con la confianza y el optimismo que me inspiran las virtudes del pueblo español, al que quiero con todo mi corazón y al que a lo largo de estos treinta y seis años de reinado he aprendido a conocer a fondo y a admirar con orgullo.

Llevamos varios años sumidos en una severa crisis económica y financiera cuyas causas complejas no son siempre fáciles de entender, pero cuyos efectos negativos son para todos evidentes. Para muchos, tristemente demasiado evidentes por su dureza. Es una crisis que está llamada seguramente a modificar hábitos y comportamientos económicos y sociales.

Si España ha alcanzado en los últimos decenios las más altas cotas de progreso y bienestar de su historia, ahora hemos de saber reconocer con humildad cuáles han sido los comportamientos en los que, como individuos y como grupo, hayamos podido equivocarnos. Sólo a partir de este reconocimiento, y con los mejores valores de nuestra sociedad por delante, podremos comenzar a superar esta crisis. Será necesario para ello un planteamiento global, un enfoque de conjunto cuyas líneas maestras y medidas concretas corresponde diseñar, desarrollar y aplicar a los responsables políticos y a los agentes económicos y sociales.

En este ámbito a mí me corresponde, como Jefe del Estado, animar a esas instancias a trabajar sumando voluntades, no restándolas; acercando posiciones, no distanciándolas; buscando avenencias, no rechazándolas. Animarles a trabajar con diálogo y altura de miras, con rigor y convicción. Sé, sabemos todos, que el camino de la recuperación no será corto ni tampoco fácil, que exigirá sacrificios.

Por eso resulta tan importante que la sociedad en su conjunto asuma la trascendencia del momento y sepa responder a los desafíos de una situación tan difícil como la que vivimos con el necesario realismo, pero también con mucha generosidad, con mucha solidaridad hacia quienes por sus circunstancias económicas o familiares son más vulnerables.

Vivimos una crisis de naturaleza global que ha puesto de manifiesto la dificultad de que cada país pueda afrontarla aisladamente. Las soluciones exigen establecer de forma coordinada medidas efectivas. En ese empeño se encuentra la Unión Europea y en él Europa encontrará a España en la vanguardia, como actor destacado que desea seguir jugando un papel relevante. La vocación europeísta de España se hunde en las raíces de la historia de nuestro continente, y nuestro compromiso es tan fuerte e intenso con su futuro como lo es hoy con su presente. Una vocación europeísta que gana valor y peso con la solidez de los lazos que nos unen con las naciones iberoamericanas y con nuestros vecinos de la orilla sur del Mediterráneo.

La crisis es internacional pero también tiene perfiles nacionales propios. El más doloroso de todos es, desde luego, la elevada tasa de desempleo que sufrimos, moralmente inasumible para un país vertebrado, moderno y solidario como el nuestro. Es cierto que, en una coyuntura como la que vivimos, los temas que requieren una solución prioritaria se agolpan ante nuestra puerta, pero si tuviéramos que destacar la máxima prioridad creo que ninguno dudaríamos en señalar la lucha contra el desempleo como objetivo último y cierto.

Ciudadanos, instituciones y administraciones públicas debemos volcar nuestros mejores esfuerzos y energías en apoyo de los desempleados y de sus familias. Con una cifra de parados inaceptable, y que lo es todavía más entre los jóvenes que buscan su primer empleo, quiero rendir un hondo homenaje de agradecimiento y admiración a las familias, cuya generosidad y entrega está siendo clave para que nuestro país mantenga los actuales niveles de estabilidad social. Todas las medidas que se adopten deben tener como objetivo final la recuperación del empleo, pues esta es la principal palanca que puede dar a cada individuo un horizonte de dignidad y estabilidad, y al conjunto de la sociedad una expectativa de prosperidad.

Estabilidad y prosperidad, en el marco de nuestra Constitución, es lo que esta gran nación española ha sabido construir en paz y libertad a lo largo de las últimas décadas, junto con un Estado de Bienestar necesario para mantener la indispensable cohesión social que la justicia distributiva reclama. Estos son también nuestros desafíos de hoy. Las herramientas para enfrentarlos con éxito son los valores que han hecho siempre grandes a los pueblos: educación, trabajo, esfuerzo, iniciativa, compromiso, solidaridad, entre otros. Son los que necesitamos potenciar, tanto colectiva como individualmente, más que nunca en la coyuntura actual.

Junto a la crisis económica, me preocupa también enormemente la desconfianza que parece estar extendiéndose en algunos sectores de la opinión pública respecto a la credibilidad y prestigio de algunas de nuestras instituciones. Necesitamos rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos. Todos, sobre todo las personas con responsabilidades públicas, tenemos el deber de observar un comportamiento adecuado, un comportamiento ejemplar.

Cuando se producen conductas irregulares que no se ajustan a la legalidad o a la ética, es natural que la sociedad reaccione. Afortunadamente vivimos en un Estado de Derecho, y cualquier actuación censurable deberá ser juzgada y sancionada con arreglo a la ley. La justicia es igual para todos.

No debemos, sin embargo, generalizar los comportamientos individuales, so pena de cometer una gran injusticia con la inmensa mayoría de servidores públicos, y también de empresarios o trabajadores del sector privado, que desarrollan su labor de forma ejemplar y honesta. De lo contrario, se podría causar un grave daño a instituciones y organizaciones que son necesarias para la vertebración de nuestra sociedad.

La unidad de las fuerzas democráticas y la firmeza de los españoles en la defensa de nuestro Estado de Derecho frente al terrorismo, han demostrado que los proyectos totalitarios no tienen cabida en la España democrática. Frente a la intolerable pretensión de los terroristas de tratar de conseguir objetivos políticos mediante el uso de la violencia, la amenaza, la intimidación o la extorsión, la sociedad vasca y el conjunto de la sociedad española han defendido su libertad y sus instituciones desde la legalidad, con el sacrificio y la eficacia de las Fuerzas de Seguridad, la permanente y decidida acción de la justicia y la generosa cooperación internacional. Ahora es ya tiempo de que los terroristas entreguen sus armas asesinas y desaparezcan para siempre de nuestras vidas.

Esta noche es un momento especial para dedicar un recuerdo emocionado a quienes más han sufrido esta tremenda injusticia, las víctimas del terrorismo. Nuestra sociedad tiene contraída una permanente deuda de gratitud con el sacrificio y el dolor de todas las personas que perdieron la vida, quedaron mutiladas, fueron extorsionadas o se vieron obligadas a abandonar su tierra. Al evocar su memoria, queremos poner de manifiesto su dignidad y compartir su sufrimiento y el de sus familias, que siempre contarán con nuestro apoyo, solidaridad y afecto.

Este es nuestro firme compromiso, para recordar que su sacrificio no ha sido en vano. Es el compromiso de una sociedad libre que no se deja amedrentar, que exige justicia y reparación para quienes fueron víctimas de la violencia por no querer someterse a la dictadura del terror.

Hace cinco semanas los españoles, como dueños de su destino y en el ejercicio de sus derechos soberanos, han elegido a sus representantes a nivel nacional en unas elecciones generales que han dado como resultado la alternancia política. En este nuevo escenario que se abre, la Corona, en tanto que símbolo de la unidad y permanencia del Estado, seguirá haciendo todos los esfuerzos necesarios en favor de una convivencia integradora.

Los actuales son tiempos de gran exigencia. Nos esperan muchas dificultades pero también nos respaldan sólidos valores que nos hacen sentirnos orgullosos de ser españoles, y un pasado reciente de superación que nos sirve de estímulo.

Como os dije la Navidad pasada, “no hemos llegado hasta aquí para dejarnos vencer por las dificultades, para renunciar a nuestras ambiciones de construir un país cada vez mejor”. Hemos demostrado con creces que, cuando estamos unidos y seguros de lo que queremos, sabemos dar respuesta a los retos más complejos. Los que tenemos ante nosotros lo son, pero no tengo duda de que los españoles sabremos estar a la altura de los tiempos y para ello siempre contaréis con el mayor y mejor hacer de la Corona.

Son muchos los mensajes que quisiera hacer llegar a todos y a cada uno de los sectores y colectividades que integran nuestra sociedad. Sabed que todos estáis en mi corazón y en mi pensamiento. En esta noche, quiero dar las gracias especialmente a tantos españoles que en los últimos meses se han interesado por mi salud, felizmente recuperada.

En este tiempo, he podido apreciar, aún más si cabe, el rigor y el acierto con que mi hijo, el Príncipe de Asturias, me acompaña como Heredero de la Corona en el servicio a los españoles y a España, a su democracia, a su Estado de Derecho, a sus libertades, a su unidad y su diversidad, y a la defensa de sus intereses en todo el mundo. Os reitero mis mejores deseos en esta Navidad y para el año que pronto comienza. Estemos unidos. España lo merece y lo necesita. Buenas noches”.

Temas: , ,

24 Comments en “El Rey: “La justicia es igual para todos””

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Pablito - Sábado, 24 de diciembre de 2011 a las 22:10

    Que si, que si, que la justicia es igual para todos. Es el mejor chiste de estas Navidades.

  2. scolanus - Sábado, 24 de diciembre de 2011 a las 22:14

    sense comentari BONES FESTES “=!$ //*// avant

  3. Naplita - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 00:42

    Que la justicia es igual para tod@s no se lo cree ni jarto vino.

  4. rapso - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 03:02

    Buenas Noches a todos .Aprovecho este hilo para decir que me ha encantado el seny de nuestro Rey en su discurso de Navidad . Espero que sigamos todos sus buenos consejos y que tengamos los mejores regalos del Papá Noel .Sean buenos …!

  5. juan - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 03:27

    si la justicia es para todos igual. ¿porque no se cumple la ley en cataluña?
    ¿cuando van a detener a los malvados que maltratan al castellano,?

    seremos nosotros los que tengamos que hacer lo que la justicia no hace,

  6. Rafael del Barco Carreras - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 07:47

    Rafael del Barco Carreras

    Barcelona 25-12-2011. Como eslogan ¡perfecto! pero por desgracia no solo es falso, sino que a quienes la Justicia nos ha machacado, vilipendiado y torturado, y además acusados por corruptos poderosos que se burlan de ella y siguen corrompiéndola, es casi ofensivo oírselo a la máxima Judicatura del País, en nombre de quien se imparte Justicia: el Rey.

    Hoy no pensaba escribir. Tengo cosas más importantes que hacer donde la Corrupción no existe. Entre otras “importancias” jugar con los periquitos y el gato, que se llevan no solo bien, sino magníficamente, demostrando que las inflexibles leyes naturales pueden alterarse ¡civilizarse! Pero ¡claro! son seres puros…

    A mí el tema Urdangarín me importa un rábano, lo considero de menor cuantía; me importa el entorno que lo creó, “Barcelona”, donde la Gran Corrupción tiene su perfecto caldo de cultivo… donde nadie ¡NINGUNA INSTITUCIÓN! se plantea investigar CatalunyaCaixa ¡la mayor quiebra “técnica” fraudulenta de la Historia de Cataluña!… ni menos a su ex presidente NARCÍS SERRA… con sumarios abiertos donde debería personarse de testigo… ¡como mínimo!

    En fin… ¡FELIZ NAVIDAD!

  7. Jose Orgulloso - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 10:29

    Don Juan, iba a escribir precisamente esto mismísimo que ha puesto Usted. En Cataluña ha desaparecido la justicia, precisamente por inacción e inhibición de los deberes del Gobierno de la Nación y, en última instancia, de Su Majestad.

  8. Miquel - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 11:15

    #03:27 Perquè el marc legal espanyol als Països Catalans és il·legítim, doncs es fonamenta en els Decrets de Nova Planta, imposats per la força de les armes, sang i foc.

    Bon Nadal a tothom !

  9. Espanyolfinsalamort - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 17:14

    Això sona molt a excuses de mal pagador, Miquel.

    Bon Nadal.

  10. Candide - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 19:51

    Miquel, el marc legal vigent es fonamenta en una Constitució avalada en plebiscit.

    Miquel, el marc legal vigent es fonamenta en una Constitució avalada en plebiscit.

    Miquel, el marc legal vigent es fonamenta en una Constitució avalada en plebiscit.

    Ho dic tres vegades, no sé què més fer perquè t’adonis de la realitat.

  11. Un español - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 20:24

    No es cierto que en España la Justicia sea igual para todos: La Generalidad de Cataluña está incumpliendo la Justicia que emana de la Constitución y no les pasa nada, e incluso lo proclaman abiertamente que no piensan cumplirla, y no les pasa nada.

    Evidentemente, todo complejo de superioridad tiene su base en uno de inferioridad sobre el tema a que se refiera el complejo. Ya lo demostró de manera palmaria un discípulo de Freud, llamado Aldler.

    En la persona que se siente inferior, por ejemplo los catalanistas, galleguistas, etc., respecto a la lengua y la cultura española y la propia España, este sentimiento de inferioridad, como es una cosa muy difícil de soportar por el individuo, reacciona en su subsconciente y genera un sentimiento de superioridad, que en realidad es falso, pues es un mera construcción mental que se produce para liberar la angustia que la inferioridad produce. Esto es puro lógica psicológica.

    Un español

  12. Miquel - Domingo, 25 de diciembre de 2011 a las 21:42

    #19:51 Espanya, sense el Decret de Nova Planta, encara no hauria posat els peus a Catalunya, València i les Illes, i per tant, tampoc la Constitució espanyola.
    Bon Nadal !

  13. Flaix - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 12:01

    Miquel, sinceramente no tienes ni puñetera idea, ni de la historia, ni de sus frases, ni de sus hombres, ni de nada. Eres simplemente lo que eres y los demás lo sabemos y tenemos suficiente, y nada esperamos de ti ni de los tuyos.
    BON NADAL A TOTHOM.

  14. Cierzo - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 12:05

    Los condados de Cataluña sin el Decreto de Nueva Planta no serían lo que han sido hasta hoy, ni lo que son ahora (en franco declive), pues no habría sido posible la industrialización grqacias a las colonias de América (pagadas con sangre sudor y lágrimas de españoles no catalanes hasta el siglo XVIII) y cuando llegan los industriales catalanes y el Virrey Amat ya estaba todo hecho…sólo va la población catalana a lucrarse sin el menor coste…Luego viene la expansión a Cuba y Filipinas hasta su pérdida…No hay que olvidar que el primer ferrocarril que se construye en la España de la época tiene lugar en Cuba…

    Cuando se pierde Cuba y Filipinas los testiles catalanes pierden su mercado y buscan el separatismo catalanista para beneficiarse con unos aranceles que obtienen por la amenaza separatista…Como ahora…quieren un pacto Fiscal (privilegios) bjo la amenaza separatista..

    Cataluña sin el resto de España, sangre sudor y lágrimas…la ruina…no tendrían PIB y sin PIB no habría lo que dicen déficit fiscal…pues confunden recaudar impuestos (IVa, por ejemplo) con pagarlos….Toda una doctrina catalanista fundamentada en la farasa y el sofisma..

    Cierzo

  15. Candide - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 12:13

    Miquel, sembla que per a tu avui ja sigui el 28.

    1.- Catalunya, València, Illes… tot aixó era Espanya abans de Nova Planta. Que Catalunya lluités per un altre pretendent al tron és precisament confirmació a’quest fet.

    2.- La Constitució trencava amb el passat autoritari d’Espanya al centrar-se en els ciutadans, i al sotmetre el Rei a la llei, igual per a tots.

  16. Miquel - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 12:28

    #12:13 En quant al punt 1. Per què docs caldria “incorporar” a Espanya els territoris de Catalunya, València i les Illes ? http://ves.cat/aTyJ
    En quant al punt 2. “… i al sotmetre el Rei a la llei, igual per a tots” Te’n adones del que escrius ?

  17. Candide - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 13:16

    Si. I?

  18. Un español - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 13:26

    Cual bandada voraz de aves de rapiña que han alzado el vuelo desde sus respectivos campanarios autonómicos, los políticos se lanzan sobre los despojos de lo que queda de España. Con el pretexto de los delirantes y falaces “hechos diferenciales”, echan por tierra todo el patrimonio común: político, legal, económico, cultural, social, etc., que constituía la España de todos. Les anima el odio a todo lo que nos une, un empeño fanático y frenético por romper el tejido histórico y social que el pueblo español ha ido construyendo a través su historia. Su objetivo es deshacer todo lo que los siglos conocieron siempre unido. Y vemos, impotentes, con qué saña y odio descuartizan a nuestra Nación, liquidan su historia, tan gloriosa y admirable desde muchísimos puntos de vista, y rompen España como unidad política, una creación milenaria lograda ya por los godos en el siglo VII con elementos civilizadores romanos y cristianos, y recuperada por los Reyes Católicos a finales del S. XV, tras ocho siglos de dura lucha contra la invasión sarracena. Para los españoles de veras, nada hay tan doloroso como que nos arranquen las raíces que tenemos tan hondamente metidas en la tierra y en el alma de España.

  19. Romualdo - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 15:13

    La Justicia sentencia con leyes que tienen su origen en la división de poderes que a la caída del absolutismo estableció la burguesía en beneficio propio, es decir de los propietarios. Y, con todas las modificaciones legales que se quiera, así sigue.

    Nadie se cree que la Justicia sea igual para todos. Somos iguales ante la ley pero para que le quiten la razón a un influyente y poderosos, con buenos abogados, las pruebas tienen que ser de escándalo. Lo mismo ocurre cuando le tienen que dar la razón a un humilde. Las pruebas tienen que ser abrumadoras y aun así siempre hay un resquicio…

    También depende del juez que a uno le toque. Total: cuando se va a juicio se está jugando a la lotería.

  20. margarito - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 21:48

    Rianse de lo que pasaba en el Palau del Millet,comparado con la Zarzuela era de “pa sucat amb oli”.La diferencia es que nadie por la calle grita Viva el Millet,pero si Viva el Rey!!

  21. margarito - Lunes, 26 de diciembre de 2011 a las 21:54

    heheh el Rei sotmes a la llei,igual per a tothom? pero si la propia Contitucio diu que el Rei,la seva persona es “inviolable y no está sujeta a responsabilidad”.Quin estat tan patetic Espanya! Normal que cada dia hi hagi mes independentistes!

  22. Miquel - Martes, 27 de diciembre de 2011 a las 00:13

    #13:16 la teva resposta no ens ha decebut.
    http://buscon.rae.es/draeI/SrvltCon....MA=candido

  23. Candide - Martes, 27 de diciembre de 2011 a las 13:44

    “Ens”, Miquel? El teu falangisme és millor que el de l’Espanya caducada?

    Tu argumenta, que si no hi fas quedes, com fins ara, en ridícul. Perquè és això que esperávem del catalanisme, una defensa de valors universals, no una defensa d’interessos gregaris disfressats de valors.

  24. pinganillos - Lunes, 2 de enero de 2012 a las 23:09

    Yo se de un yerno que lo va a pasar muy pero muy mal…

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.