Cataluña

‘Tanto Tarradellas como Pujol eran conscientes de que los símbolos ‘hacen, producen’ realidad. El truco funcionó. Pujol nunca abandonaría esta apuesta por generar una cierta ficción -de una especie de Estado dentro del Estado-, como tampoco Maragall y Montilla’

[&hellip

Redacción
Martes, 27 de diciembre de 2011 | 22:21

Marçal Sintes, periodista y próximo director del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), en un artículo publicado este martes en El Periódico:

‘Los catalanes necesitamos un Estado que no nos sea adverso, que sea acogedor y protector de la diversidad, que no solo nos deje ser quienes somos, sino que se sienta orgulloso de ello. Que piense que el catalán y la cultura catalana, por ejemplo, no son una rémora o algo que resta, sino un activo valioso. Naturalmente, estos deseos son meros deseos, deseos que hoy muchos catalanes consideran de imposible cumplimiento.

[…] Sea como sea, la percepción de muchos catalanes es que no podemos estar seguros de que se respetarán las reglas de juego, lo que es tremendamente grave. Porque toda dialéctica, toda pugna, necesita unos códigos, que existan unas mínimas reglas y que se respeten.

Desde su exilio en Saint-Martin-le-Beau, Josep Tarradellas se ocupó de proyectar una imagen de lo que él representaba que trascendía su precaria posición, la cual quedaba restringida casi a un tampón y un sello con el escudo de la Generalidad. Al volver a Cataluña, continuó comportándose como si el autogobierno fuera mucho más de lo que era.

Jordi Pujol -a pesar de su falta de sintonía con Tarradellas- actuó de forma parecida. La Generalidad de Tarradellas -en el exilio y la restaurada- y la Generalidad de los primeros años de Pujol era una Generalidad mucho más simbólica que real. Tanto Tarradellas como Pujol eran conscientes de que los símbolos no solo simbolizan, sino que hacen, producen realidad. El truco funcionó. Tanto es así que Pujol nunca abandonaría esta apuesta por generar una cierta ficción –de una especie de Estado dentro del Estado–, como tampoco, a pesar de las dificultades, quisieron hacerlo los presidentes Maragall y Montilla.

La evidencia de que los poderes centrales seguirán siendo adversos indefinidamente y que, además, pueden incumplir lo que se promete a Catalunya sin ser castigados o penalizados (a menudo, al contrario) por los partidos, los medios de comunicación o la sociedad españoles es una peligrosa termita para la cápsula simbólica, para el halo que envuelve la Generalidad.

Ante esta situación, muchos catalanes se indignan rotundamente. Pero otros pueden perder el ánimo y caer en el abatimiento, mientras unos terceros tal vez lleguen a la triste conclusión de que si finalmente Madrid tiene la potestad de actuar como le plazca, el autogobierno no solo es mucho menos de lo que pensábamos, sino que es prescindible o solo tan necesario como lo pueda ser, pongamos por caso y con todo el respeto del mundo, la Administración autonómica de La Rioja. Cuando alguien es tratado como un siervo, existe el peligro de que acabe viéndose y sintiéndose como un siervo.

La actitud del Estado y la crisis continuarán, si no tenemos cuidado, sustrayendo espesor simbólico a la Generalidad. Continuarán disminuyendo su imagen en nuestras mentes, por decirlo a la manera de Walter Lippmann. Cuando Rajoy o el PSOE alaban y defienden juntos la necesidad de reforzar la unidad de mercado (español) o hacen votos por unas administraciones más eficaces, que nadie se equivoque: están hablando de nosotros, de nuestro autogobierno. No hay nada como tener a mano argumentos digamos técnicos para dar cobertura a apuestas ideológicas.

El Gobierno [autonómico], el Parlamento [autonómico] y todos los catalanes deberíamos ser conscientes del peligro. Y conjurarnos para evitar que el Estado español, ayudado por la crueldad de la crisis, convierta la Generalidad en un mero ente territorial. Deberíamos evitar la provincialización del autogobierno. No se puede olvidar que los símbolos, como decían antes, tienen el extraño poder de transformar la realidad, de hacerla diferente de lo que es; para agrandar y fortalecer, pero también para empequeñecer y debilitar’.

Temas: , ,

22 Comments en “‘Tanto Tarradellas como Pujol eran conscientes de que los símbolos ‘hacen, producen’ realidad. El truco funcionó. Pujol nunca abandonaría esta apuesta por generar una cierta ficción -de una especie de Estado dentro del Estado-, como tampoco Maragall y Montilla’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. joan - Martes, 27 de diciembre de 2011 a las 23:10

    la cultura catalana no es un remora para España. España se siente orgullosa de integrar esa cultura. Lo que es una remora para España son los nacionalistas catalanes, como el tal Sintes.

  2. Pablito - Martes, 27 de diciembre de 2011 a las 23:13

    A que catalanes pide apoyo la Generalitat, a los que nos ignora por qué presumimos de tener dos idiomas sin preferencias de el uno sobre el otro.
    A esos escritores aunque vendan miles de libros que por escribir en castellano los ignora.
    Hay que ser coherente y consecuente con lo que se dice o se hace. Hoy por cualpa de los nacionalismos radicales la Generalitat es un esperpento, molesto, caro y motivo de enfrentamiento y discordia.
    La Generalitat nos ha frustrado a muchos que quizá esperabamos demasiado de ella y ahora aparcada o resurge con otras formas o es mejor que termine de morir del todo.

  3. Kim - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 05:11

    El catalanismo es el responsable de haber creado una “burbuja nacional”. La codicia simbólica nacional no tiene límite. Se impone, como en economía, una inflación simbólica.

  4. esto es lo normal - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 09:13

    Esto de atribuirse la representación de los catalanes y Cataluña y hablar en nombre de todos me tiene hasta el gorro. Al final sólo les han votado 1 millón de personas de un total de 7 millones de habitantes. No nos representan a todos, así que deberían dejar de hablar en nuestro nombre. Lo que sí que son es extremadamente pesados y monotemáticos.

  5. faust - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 09:39

    Catalunya, País Basc, Espanya… nacionalisme català, nacionalisme espanyol, nacionalisme basc… El catalanisme tal i com l’entenem ara existeix des de mitjans del segle XIX (1850 pels ignorants). Per tant, que existeixi el nacionalisme català, com que existeixi el nacionalisme basc o l’espanyol només és el reflex de que existeixen tres nacions que conviuen sota un mateix paraigua. Quan abans ho accepteu, més relaxadament viureu fins el dia que reposeu sobre el vostre jaç.

  6. Romualdo - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 11:51

    Faust:

    Es curioso eso de que porque existe el nacionalismo ya existe la nación. España como nación existía antes de que existiese el nacionalismo español tal y como tú lo presentas a mediados del siglo XIX. El País Vasco y Cataluña no. Fue la ideología nacionalista la que planteó que eran “naciones”.

    Lo mismo puede plantear hoy cualquier Comunidad Autónoma respecto de sí misma. Y ninguna Comunidad Autónoma, con lengua vernácula o sin ella es hoy una “nación”. Ni lo sería tras la nueva ideología. Cuanto antes aceptéis la verdad más relajadamente viviremos y no necesitaremos subirnos a la espalda de nadie.

  7. Romualdo - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 11:54

    Sintes sabe que la cultura catalana está totalmente protegida por la Generalitat que es una institución del Estado. Sabe y se lo calla que lo que se ha hecho y hace es confrontación constante con el estado y decir “los catalanes no entenderían”. Ese es el truco. Porque lo entendemos todo.

    El truco que funcionó, el que funciona y el que se pretende que siga funcionando. El que no lo ve es porque no quiere, bien porque tiene intereses particulares en él bien por adoctrinamiento.

  8. CATALONIA IS NOT SPAIN - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 12:06

    este es anormal: però si a vosaltres només us han votat 100000 persones!!!!!

  9. Delendus est PSC - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 13:29

    Catatonia, si somos tan pocos, ¿de qué te preocupas?
    Lo que pasa es que el nacionalismo, a base de fingir, se termina creyendo sus propias mentiras y luego se cabrea con la realidad cuando no le sigue el juego. Es como esas personas que se enfadaban porque en lso culebrones de TV3 salía alguién hablando castellano. A base de no ver más que culebrones mnolingües podían fingir que la mayoría de la población no habla castellano. Pero cuando se les enseña la realidad, se cabrean. Es lo que les pasó con la irrupción de Ciutadans, que no estaba en el guión y todavía no la han digerido.

  10. Candide - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 13:46

    Mierda. ¿Walter Lippmann? Otro que se dedica al “name-dropping” de los farsantes presuntamente cultos. Y va a ser jefe ¿de qué? ¡Del Centro de Cultura Contemporánea! De Barcelona, claro. Nada más apropiado.

  11. faust - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 13:54

    Romualdo: la paraula ‘nació’ ha adquirit diferents significants al llarg de la historia, l’actual en concret amb la Revolució Francesa i per tant la teva exposició no té massa sentit doncs Catalunya ja és tractada com a nació des del segle XIV o l’Època Medieval. Però el passat és molt interpetable, al gust del consumidor, i massa complex com per fer una exposició en aquest espai. Els partits polítics únicament recullen la voluntat del poble, i actualment el poble diu que és una nació.

    Sobre el País Basc és extrany, doncs, que els reis haguèssin de jurar fidelitat sota l’arbre de Gernika i que l’anexió fos voluntària a canvi de respectar els seus ‘fueros’. Com ho varen ser les institucions catalanes fins el 1714-1717 quan per ‘dret de conquista’ es prohibí la nostra moneda, els nostres organisme i la nostra llengua.

    Pots inventar-te tantes històries com et vinguin de gust per ser més feliç amb tu mateix, pero lleva el cap i sigues realista home de bona fe :) Bon any!

  12. Adrià Creixell Punset - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 14:25

    Pero no os dáis cuenta de que estamos en una democracia y la gente vota?,y qué vota? pues vota lo que le da la gana (CiU 62 escaños,ERC 10,SI 4,ICV 10).

    Y podríamos incluir también al PSC (28).Si de verdad la sociedad catalana quisiese lo que en esta web se pide,el PPC y C’s arrasarían en las elecciones.Pero esa no es la realidad.Si no os gusta lo que piensa la gran mayoría de los catalanes,lo tenéis muy fácil.Yo si no estoy cómodo en un sitio me voy y punto.

  13. rapso - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 15:03

    La pregunta del millon es la siguiente :¿Tiene un Estado el derecho y la obligación de fijar una lengua como La lengua del Estado?,
    Independientemente de que en ese Estado existan otras lenguas vernaculas o regionales que deben ser respetadas pero no hay que confundir respeto con querer competir y aneantir a La Lengua del Estado!

    En curiosamente esto lo que hace lo intenta a Generalitat en Cataluña desde los tiempos del Pujol ,que definio la lengua catalana inventada y fabricada “Ad hoc” por Fabra, como unica “lengua propia” de Cataluña !

  14. Romualdo - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 17:15

    Faust:

    Si por nación entendemos un reino medieval o la acepción que esa palabra ha tenido en otras épocas no tengo nada que objetar. Para mí y para los historiadores, efectivamente la nación moderna, la que respeta derechos y considera a los hombres iguales nace con la Revolución Francesa. Es la acepción que me sirve. Las demás me sobran.

    No estoy de acuerdo en que el pasado se pueda interpretar a gusto del consumidor. Los historiadores lo interpretan con el mayor rigor posible y en Congresos donde se ponen de acuerdo en dicha interpretación. Esa es la interpretación que me vale. Las demás son simples fantasías o tretas de intelectuales e historiadores (pocos) del “pesebre” para, manipulando el pasado, dominar en el presente y en el futuro.

    Los partidos políticos nacionalistas en los últimos treinta años lo que han hecho es manipular al pueblo y poner en boca suya sus trampas lingüísticas. Controlan medios de comunicación vía subvenciones y la Administración Pública vía cargos de libre designación y otras…Tú y yo lo sabemos.

    Primero adoctrino al pueblo, modifico la realidad, consigo que los jóvenes que no conocieron los hechos tenga una visión errónea de los mismos, creo una red clientelar para lo cual la lengua catalana me es muy útil, borro la huella castellana en Cataluña con lo cual los jóvenes creen que no existió y como me votan para gobernar ENTIENDO que también respaldan todo lo que yo digo respecto a las NACIONES.

    Los juramentos en el País Vasco sota el árbol están suficientemente estudiados como para saber que son mas anecdóticos que otra cosa. Y ningún historiador habla de “fidelidad a cambio de fueros” eso es un invento de los políticos. Y digo historiador, no político o pesebrero metido a BUSCADOR DE PRUEBAS QUE CONFIRME MIS TEORÍAS, es decir el método científico al revés.

    El Derecho de Conquista ha sido ejercido por todos los vencedores en las guerras antes, e incluso después, de la Revolución Francesa. Y en el caso de lo ocurrido en 1714 está más que estudiado y tampoco coincide la versión de los historiadores con la de los políticos.

    Tú si no quieres ver cómo manipula, tergiversa y trata de dominarnos el nacionalismo allá tú. Si consideras que no te empujan al odio tú sabrás. Yo prefiero contarme la verdad a mí mismo. Porque sin creérmela yo difícilmente me van a creer los demás.

    Ese es vuestro problema: Que no os creéis lo que decís. Que sólo hay intereses de otro tipo en vuestras palabras aunque alguno, joven normalmente, se las crea. Pero la mentira no dura. Ni siquiera por interés. Feliz año.

  15. Angel - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 19:17

    El nacionalismo catalan vive en su propio error,piensa que es posible engañandose hace a Cataluña una nacion,cuando es imposible incluso con lo que ellos mismos firmaron que es un Estado Autonomico que no contempla otra Nacion que España.

    La Constitucion Española reune todos los derechos dentro de España como fuera de España,es mas,es uno de los Estados fundadores de la Union de Estados Europeos,que hace por si fuera poco,mas imposible que regiones tan pequeñas como Cataluña puedan convertirse en nacion.Si Cataluña por su historia nunca pudo llegar a ser un reino,ni una nacion,en el pasado,menos ahora porque esto crearia un problema grave para los intereses de todos los Estados Europeos.

    El nacionalismo se esta engañando y engaña a todos los catalanes que se dejan engañar.La Generalitat solo es la administracion del Estado en Cataluña,con un estatuto que para ser legal debe estar acorde con los derechos Constitucionales igual que cualquier otra Comunidad Autonoma de las 17 que forman España.

  16. joan - Miércoles, 28 de diciembre de 2011 a las 22:42

    Catalunya ens roba.

  17. sergar - Jueves, 29 de diciembre de 2011 a las 09:06

    Bla, bla, bla, bla…

  18. Miquel - Jueves, 29 de diciembre de 2011 a las 21:52

    Espanyols,… ja sabeu que la vostra bandera és un invent de l’any 1785 ?
    I que tant sols te 226 anyets ?
    http://ves.cat/a2o9

  19. Romualdo - Viernes, 30 de diciembre de 2011 a las 16:28

    Miquel:

    ¿Y qué? Como si tiene 226 días. Lo grave sería que tuviera 226 meses e hiciéramos creer a los jóvenes que tiene 226 años. Es lo que hacen los nacionalistas con sus símbolos, tradiciones, lengua, cultura…, en definitiva con la historia.

  20. Ginger - Viernes, 30 de diciembre de 2011 a las 17:56

    Algunos piensan que el nacionalismo catalán sólo existe por interés de unos políticos que quieren gobernar.
    Bueno, es posible, pero los politicos, militares y curas llevan siglos haciendo lo mismo en España y nadie les dice nada.

  21. Romualdo - Sábado, 31 de diciembre de 2011 a las 17:30

    Ginger:

    Los llamados poderes fácticos: Banca, hombres de negocios, la Iglesia, El Ejército… gobiernan y han gobernado directa o indirectamente las naciones.

    Sí que les dice alguien algo: Concretamente los Indignados. Porque han dejado claro que los políticos o mandan o que se vayan a casa. Pero eso de estar al servicio de banqueros y multinacionales no.

    En el caso español se puede decir que hoy el Ejército tiene un papel acorde con el que tiene en cualquier país desarrollado. Y la Iglesia lucha por influir en el gobierno de turno pero la sociedad en un amplio porcentaje no la respalda.

    Sin embargo los políticos desde la Transición han sustituído al Ejército y la Iglesia en el control y dominio de la sociedad. Y en eso la palma se la llevan los políticos nacionalistas. Se subvenciona medios de comunicación y se pone la Administración Pública al servicio del partido. Todo ello por las vías que la democracia permite, naturalmente.

    En lugar de ponerse al servicio de la sociedad para resolver nuestros problemas se crean los problemas desde arriba, se adoctrina desde los medios, se ofrecen las “soluciones” desde esos mismos medios y se conculcan los derechos de los ciudadanos incitándoles a odiarse por cuestiones de identidad e ideológicas.

    Es decir a todos los problemas, incluído el de los poderes fácticos, que tenemos los ciudadanos se añade el de los políticos. Una auténtica Casta que no quiere ni renunciar a sus privilegios ni ejercer el gobierno como le corresponde:Como servidores públicos. Interpreta el gobierno como ejercicio del poder en una empresa o finca particular. En el caso del nacionalismo de forma escandalosa.

    Pero soy optimista y confío de que a partir del Nuevo Año las cosas sean diferentes.

  22. Ivan - Domingo, 1 de enero de 2012 a las 10:32

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.