Aplaudiendo

02.01.2012 | 09:15
 

Entre otros, en la imagen se puede observar a Hereu, Sala, Daniel Fernández, Navarro y Josep Maria Àlvarez (foto: JS).

Falleció Justo Domínguez el pasado jueves. A Justo no tuve el placer de conocerle más allá de verle y saludarle en actos de Ágora Socialista. Sin embargo, sí conocía de él y de sus luchas en UGT de Cataluña cuando fue su secretario general. También había llegado a mis oídos sus historias en defensa de los trabajadores y de la seguridad laboral de finales del franquismo y durante la Transición, sobre todo. No tenía pensado escribir sobre él. Pero la fotografía que nos llegó a LA VOZ DE BARCELONA del funeral que tuvo lugar en el tanatorio de Les Corts hizo que cambiase de opinión. Esa imagen de Josep Maria Àlvarez, aplaudiendo, merece un comentario en caliente.

Àlvarez. Ahí lo ven, aplaudiendo a Justo como si fuera y hubiera sido su valedor y amigo del alma. Ahí lo ven, al que fuera José Álvarez (nacido en Asturias) y conspirara para derrocar a Justo de la dirección de la UGT. Ahí lo ven, al militante del PSC que se avergüenza de ello en su biografía oficial. Ahí lo ven, al que desde 1990 está al frente de un sindicato totalmente inoperante y servil al poder político. Ahí lo ven, al que se avergüenza de llamarse José. Ahí lo ven, al que desembarcó en UGT para robarle su independencia política. Aplaudiendo. Y no solo eso, también balbuceó.

Ni uno solo de los que aparece aplaudiendo en esta imagen ha hecho (ni hará) la mitad de la mitad de lo que hizo Justo por la justicia social, el derecho de los trabajadores y el bienestar de los ciudadanos. Ni la mitad de la mitad y con la mitad de la mitad de la capacidad de influir y decidir sobre presupuestos y leyes. Ni se cambió el nombre para medrar en política. Ni cedió al nacionalismo. Ni se arrodilló ante el catalanismo del PSC. Lo que se llama, un hombre íntegro en política. Ahora, vuelvan la vista a la fotografía.

1 comentario en “Aplaudiendo”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Daniel Tercero, has estado muy acertado en tu artículo, se puede decir más alto, pero no más claro

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.