Guantánamo made in BCN

12.01.2012 | 09:54
 

El CIE de Barcelona.

‘Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros’ (artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).

Hace pocas fechas, un joven guineano de 21 años falleció en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca (Distrito III) de Barcelona. Al parecer había pedido ser atendido porque no se encontraba bien, pero, como no había traductor, los policías que lo custodiaban no lo entendieron. Oficialmente: muerte natural por infarto; no consta haber solicitado asistencia médica el día de su muerte.

Unas 200 personas, convocadas por el movimiento 15M y apoyados por asociaciones como SOS Racisme y Papers per a Tothom, se reunieron en manifestación para pedir el cierre de un centro que, amparado en la vigente Ley de Extranjería, mantiene a ciudadanos extranjeros en una situación próxima al limbo jurídico y que ya se ha cobrado, al menos, en este centro otras cuatro muertes. Como es conocido, la sociedad siempre va por delante del Derecho. Así que los abogados de nuestra ciudad han denunciado la situación. Reclaman que en los centros de extranjeros se den, al menos, las mismas garantías que en las cárceles ya que, en estos momentos, los inmigrantes retenidos no tienen asegurada por reglamento ni la asistencia sanitaria ni la de trabajadores sociales. Otro informe del Defensor del Pueblo iría en la misma dirección.

Organizaciones supranacionales e internacionales también han denunciado públicamente estos CIE. Así, por ejemplo, la Comisión Europea contra el racismo y la intolerancia denunció en 2010 muchas deficiencias en el trato que reciben los menores extranjeros no acompañados, incluyendo la ausencia de representación legal independiente en todos los procedimientos de repatriación, la falta de información sobre el derecho a solicitar asilo y a solicitar la residencia en España, y el uso de métodos obsoletos y poco fiables de determinación de la edad. También exhortó a las autoridades españolas a asegurar que la detención en los centros de internamiento se lleve a cabo en todos los casos de conformidad con la ley, y sin discriminación por motivos de raza, color, idioma, religión, nacionalidad y origen nacional o étnico; también, la Organización de Naciones Unidas (ONU), en 2011, a través del Comité de Naciones Unidas para la Eliminación de la Discriminación Racial instó a España a tomar medidas efectivas para erradicar la práctica de controles de identificación basados en perfiles étnicos y raciales que, en la práctica, se pueden traducir en detenciones indiscriminadas de extranjeros (fuente: Wikipedia).

Mientras tanto, y a la espera de que todas estas denuncias y manifestaciones no caigan en el saco roto del olvido y sean atendidas por el Ministerio del Interior del que dependen los CIE, desde una oscura y fría celda, alguien grita, en silencio, por su dignidad perdida.

No hay comentarios en “Guantánamo made in BCN”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.