Uso y abuso del interés general

23.01.2012 | 10:24
 

La ley señala que las administraciones públicas, es decir, las organizaciones ordenadas a la gestión de los servicios y a la ejecución de las leyes en una esfera política determinada, con independencia del poder legislativo y el poder judicial sirven con objetividad los ‘intereses generales’. Es decir, todos sus recursos, personales y materiales, deben destinarse, exclusivamente, a este único fin.

Pero, ¿qué es el interés general (se utiliza generalmente como sinónimo de interés público, interés social, interés colectivo, utilidad social o bien común)? Como todo concepto jurídico indeterminado, ha estado sujeto a amplias discusiones doctrinales. Cabe destacar, no obstante, dos delimitaciones generales del mismo en España: la del profesor Eduardo García de Enterría, para el que será la ley quién defina el alcance de este concepto, y la del profesor Alejandro Nieto García, que considera indefinido e indefinable a priori este concepto, será la política quién la defina en cada momento. También la jurisprudencia del Tribunal Supremo, caso por caso, ha ayudado a su definición.

En las últimas semanas, nos encontramos con diversos casos que constatan un abuso en la utilización de este concepto que afecta a destacados miembros del anterior equipo de gobierno del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona. En primer lugar, y por orden cronológico, tenemos el caso Palacio de la Música, que ha supuesto la imputación, entre otros, de Ramon García-Bragado, por una permuta de suelo justificada por un inexistente ‘interés general’. En segundo lugar, el Tribunal Supremo, a semejanza del caso anterior y a raíz de otra permuta, ha corregido la recalificación del solar de la antigua clínica Quirón porque no hubo ‘interés general’. La fiscalía estudia la posible imputación de Xavier Casas Masjoan. Y, en tercer lugar, y en relación a la carga de los Mossos d’Esquadra contra los indignados del 15M que trataban de impedir el acceso de los vehículos de limpieza al centro de la Plaza de Cataluña de Barcelona, la máxima responsable municipal, Assumpta Escarp, que justificó la operación de limpieza de la plaza por el ‘interés general’ está imputada, también.

El uso y abuso de un supuesto interés de todos que sirve de coartada para determinadas operaciones urbanísticas especulativas o acciones de utilización desproporcionada de la fuerza pública no es patrimonio exclusivo del pasado, y, en este sentido, el nuevo gobierno de la ciudad, con Xavier Trias (CiU) a la cabeza, ya nos está dando muestras de ello. Pensemos, por ejemplo, en la ocupación del espacio público de la Plaza de Cataluña durante las últimas navidades por operadores privados en interés, declarado por ellos mismos, exclusivamente particular.

Samuel Jonhson decía que “el patriotismo es el último refugio de los canallas”. Un corolario de la misma podría ser que el interés general lo es de los prevaricadores o criminales de guante blanco que anidan en nuestras administraciones desviándose, oportunistamente, del bien común. Estemos atentos y denunciemos este abuso que subvierte todo el sistema. La calle y las instituciones públicas, afortunadamente, hace tiempo que son de todos. ¡Defendámoslas!

No hay comentarios en “Uso y abuso del interés general”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.