España

El Supremo sentencia que la gestión de las subvenciones sociales procedentes del IRPF es competencia de las CCAA

El Gobierno solo puede regular ‘los aspectos centrales del régimen subvencional’: objeto y finalidad, modalidad técnica, beneficiarios y requisitos esenciales de acceso.

Redacción
Jueves, 26 de enero de 2012 | 18:52

El Tribunal Supremo ha dictaminado que la ‘gestión’ de las subvenciones procedentes de los fondos recaudados mediante la casilla opcional para fines sociales en la declaración de la renta corresponde a las CCAA y no a la Administración General del Estado, que debe limitarse a regular ‘los aspectos centrales del régimen subvencional’.

Así lo ha determinado el Tribunal Supremo en una sentencia que estima el recurso de casación presentado por la Generalidad de Cataluña el 29 de enero de 2010. Previamente, en octubre de 2009, la Audiencia Nacional había desestimado otro recurso del Gobierno autonómico de Cataluña contra una orden ministerial (TAS/592/2008) que establecía las bases y convocaba ‘las subvenciones para la realización de programas de cooperación y voluntariado sociales con cargo a la asignación tributaria del IRPF’.

El Gobierno regulará el objeto, la finalidad y los beneficiarios de las ayudas

El Alto Tribunal ha apelado a la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, y ha concluido de la siguiente forma:

‘Consideraremos incluida en la esfera de la competencia estatal la regulación de los aspectos centrales del régimen subvencional -objeto y finalidad de las ayudas, modalidad técnica de las mismas, beneficiarios y requisitos esenciales de acceso- mientas que situaremos dentro de la competencia autonómica lo atenente a su gestión, esto es, la tramitación, resolución y pago de las subvenciones, así como la regulación del procedimiento correspondiente a todos estos aspectos’.

Por otra parte, la orden ministerial también incumplía la normativa que exige que la memoria económica de las normas y reglamentos especifique el coste que suponía para las CCAA la gestión de las subvenciones establecidas. ‘Falta la necesaria explicación sobre la incidencia económica de su puesta en marcha (procedimiento de concesión, de gestión y justificación de subvenciones), [ya que] el crédito presupuestrio aprobado en la Ley de Presupuestos no puede ser confundido ni homologado con el coste económico de la implementación de las subvenciones’, añade el Tribunal Supremo, que ha declarado nula la orden.

La Generalidad considera que la sentencia “hace respetar” el “autogobierno”

El consejero de Bienestar Social y Familia de la Generalidad, Josep Lluís Cleries, ha mostrado su satisfacción por la sentencia, y ha destacado su importancia porque “hace respetar” el “autogobierno” de Cataluña. Cleries ha anunciado que se pondrá en contacto con el Gobierno para reclamar la transferencia de la gestión de estas subvenciones a partir de la próxima convocatoria.

El consejero ha recordado que la Generalidad recibió 29 millones de euros correspondientes a esta materia en 2011, pero ha estimado que, tras la sentencia, el montante total de los fondos podría ascender a cerca de 50 millones de euros anuales.

El Ministerio estudia presentar recurso

Fuentes del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (que actualmente tiene las competencias en esta materia) han señalado a LA VOZ DE BARCELONA que los servicios jurídicos están estudiando la sentencia de cara a presentar un posible recurso, algo que, según han asegurado, probablemente harán.

En noviembre pasado el Tribunal Constitucional también falló contra el Gobierno en otros tres conflictos de competencias mantenidos con la Generalidad, en este caso, en relación a unas subvenciones para la asistencia social (correspondientes al año 2005), a las inversiones de las entidades locales (de 2003), y a unas ayudas a deportistas universitarios (de 1999).

Temas: , , ,

4 Comments en “El Supremo sentencia que la gestión de las subvenciones sociales procedentes del IRPF es competencia de las CCAA”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Mao-mao - Viernes, 27 de enero de 2012 a las 14:04

    Una casilla que voy a dejar de rellenar,como venía haciendo, pues si lo gestiona el “Gobern de la Generalitat” ya sé a donde va a ir a parar ese dinero, a la construcción nacional, es decir a Servicios Sociales gestionados por sus “amiguetes” y siempre con los protocolos de atender en exclusiva en catalán, y esas cosas tan sectarias que presiden esas organizaciones, asi que conmigo que no cuenten, con mi dinero NO.

  2. R. S. - Viernes, 27 de enero de 2012 a las 16:04

    ¿Se puede recurrir una sentencia del Supremo?

  3. Fuera taifas - Viernes, 27 de enero de 2012 a las 20:17

    FUERA TAIFAS 1 comentario oculto Cerrar Expandir HAY QUE DERRIBAR EL SISTEMA AUTONÓMICO

    VENTAJAS DEL SISTEMA ELECTORAL MAYORITARIO

    En el sistema electoral proporcional, que es el que tenemos en España, los grandes partidos de ámbito nacional necesitan a pequeños partidos localistas pilotados por minorías regionalistas o separatistas que imponen su chantaje mediante la obtención de privilegios del gobierno de la Nación, a cambio del apoyo que este necesita. La representación de la mayoría del pueblo no puede gobernar, pues se ve sometida al chantaje de una minoría insignificante, localista y separatista, que la condiciona y pervierte.

    El sistema mayoritario (bien sea a una o a dos vueltas) es verdaderamente democrático y más justo. Porque tiene la ventaja de que la opción más votada es la ganadora. No hay riesgos de que las minorías localistas, regionalistas o separatistas chantajeen a la mayoría ganadora para que pueda gobernar. Es un sistema mucho más democrático y conduce a la estabilidad política.

    En España es preciso, según la opinión de los expertos, implantar un sistema de base mayoritaria para evitar el referido chantaje separatista y la desmembración de la Nación. Pero ningún partido tiene, hasta el presente, la intención de cambiar el sistema electoral proporcional, en el que más que la voluntad del pueblo español, mandan los intereses partidistas y las representaciones minúsculas.

    Es preciso por parte de los ciudadanos sometidos a esta arbitrariedad, exigir un cambio en el sistema electoral para logra una representación verdaderamente democrática, homologable o la que tiene los países que fueron punteros en el establecimiento de la democracia, como Francia, Gran Bretaña o los Estados Unidos.

  4. VIVA ESPAÑA - Martes, 14 de febrero de 2012 a las 12:00

    FUERA TAIFAS 1 comentario oculto Cerrar Expandir HAY QUE DERRIBAR EL SISTEMA AUTONÓMICO

    VENTAJAS DEL SISTEMA ELECTORAL MAYORITARIO

    En el sistema electoral proporcional, que es el que tenemos en España, los grandes partidos de ámbito nacional necesitan a pequeños partidos localistas pilotados por minorías regionalistas o separatistas que imponen su chantaje mediante la obtención de privilegios del gobierno de la Nación, a cambio del apoyo que este necesita. La representación de la mayoría del pueblo no puede gobernar, pues se ve sometida al chantaje de una minoría insignificante, localista y separatista, que la condiciona y pervierte.

    El sistema mayoritario (bien sea a una o a dos vueltas) es verdaderamente democrático y más justo. Porque tiene la ventaja de que la opción más votada es la ganadora. No hay riesgos de que las minorías localistas, regionalistas o separatistas chantajeen a la mayoría ganadora para que pueda gobernar. Es un sistema mucho más democrático y conduce a la estabilidad política.

    En España es preciso, según la opinión de los expertos, implantar un sistema de base mayoritaria para evitar el referido chantaje separatista y la desmembración de la Nación. Pero ningún partido tiene, hasta el presente, la intención de cambiar el sistema electoral proporcional, en el que más que la voluntad del pueblo español, mandan los intereses partidistas y las representaciones minúsculas.

    Es preciso por parte de los ciudadanos sometidos a esta arbitrariedad, exigir un cambio en el sistema electoral para logra una representación verdaderamente democrática, homologable o la que tiene los países que fueron punteros en el establecimiento de la democracia, como Francia, Gran Bretaña o los Estados Unidos.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.