Opinión

‘Pares de botas y guardapolvo’

‘El PSOE ha de seguir reivindicando ‘el guardapolvo y los dos pares de botas’ en versión siglo XXI. Es decir, se han de hacer propuestas que acometan la problemática de la competitividad y productividad, presentar un programa que sirva para crear empleo y ofrecer alternativas que garanticen el futuro del modelo socioeconómico sobre una base justa y solidaria’.

Bernardo Fernández
Viernes, 27 de enero de 2012 | 13:09

Cuando Pablo Iglesias, fundador de PSOE, obtuvo su acta de diputado a Cortes, allá por 1910, pidió al Gobierno que sufragara a los niños un guardapolvo y dos pares de botas para ir a la escuela. Los conservadores de la época le tacharon de loco porque, según ellos, era imposible que un Gobierno asumiera semejante dispendio.

Lamentablemente, hoy en día, la reivindicación de el guardapolvo y los dos pares de botas sigue siendo válida en forma de sanidad, educación o derechos sociales, con la diferencia de que Iglesias hacía la demanda partiendo de cero. En cambio, ahora, se trata de no perder aquello que costó sangre, sudor y lágrimas conseguir.

En ese contexto y en medio de una estafa social de magnitudes desconocidas, a la que todo el mundo llama crisis, encara el PSOE su XXXVIII Congreso Federal. Y lo hace después de las derrotas en las elecciones municipales y autonómicas del 22M y tras la debacle del pasado 20N, que perdió más de cuatro millones de votos. En el congreso, que se celebrará en Sevilla los días 3, 4 y 5 de febrero, los delegados deberán elegir un secretario general que será, también, el jefe de la oposición en el Congreso de Diputados. Por tanto, no se trata tan solo de un nombramiento de ámbito interno, sino que sobre el elegido caerá la responsabilidad de hacer un trabajo impecable para conectar con la sociedad, con el fin de que ésta vuelva a percibir al PSOE como una seria opción de gobierno.

Los problemas del socialismo español vienen de lejos y son idénticos a los de la socialdemocracia europea. A saber: desaparición de la clase obrera tradicional, emergencia de un nuevo proletariado de servicios, desigualdades sociales cada vez más patentes, puestos de trabajo asociados a la deslocalización y un largo etcétera. Todo eso, ha generado un distanciamiento de los socialistas de la realidad que ha hecho que se perciba al PSOE como una organización que responde más a un modelo de partido viejo y autista que a un partido histórico, en el sentido más noble de la acepción. En consecuencia, los delegados en Sevilla harán bien en detenerse a pensar con rigor los motivos que explican la continua pérdida de confianza entre los ciudadanos progresistas y la falta de sintonía con los votantes jóvenes, desde mitad de los años noventa del siglo pasado.

Los socialistas han de ser conscientes de que las bases de la comunicación política ya no son las mismas que las de hace diez años atrás. Acontecimientos políticos tan relevantes como el movimiento que llevó a Barack Obama a la Casa Blanca o la primavera árabe, de ahora hace escasamente un año, no se gestaron en la sede de ningún partido político; ha sido en la Red, donde han obtenido carta de naturaleza.

Es necesario que los delegados del cónclave sevillano acierten en sus decisiones. El PSOE debe volver a ser útil desde el primer momento. Los socialistas han de situarse con solvencia en la senda de la recuperación. Y eso se consigue con autocrítica, atención a la voz de la calle, voluntad de cambio, actualización del discurso, mejora de las estructuras, modernización de los procedimientos, renovación de los equipos, amplia participación de las bases y lealtad a los principios, que no son otros que la libertad, la fraternidad y la justicia social. Se trata de diseñar un nuevo proyecto con listas abiertas, limitación de mandatos, transparencia, intergeneracionalidad y primarias abiertas a los ciudadanos para escoger a los candidatos. Esas son las bases para reconciliar a la ciudadanía con el proyecto socialdemócrata.

Pero es que, además, el XXXVIII Congreso Federal es una gran oportunidad para empezar a diseñar un proyecto federal que solvente de forma definitiva la cuestión territorial del Estado. El PSOE ha de seguir reivindicando el guardapolvo y los dos pares de botas en versión siglo XXI. Es decir, se han de hacer propuestas que acometan la problemática de la competitividad y productividad, presentar un programa que sirva para crear empleo y ofrecer alternativas que garanticen el futuro del modelo socioeconómico sobre una base justa y solidaria. Es verdad que hay otras fuerzas de izquierda en nuestro país, de todo punto respetables. Pero el socialismo es, a día de hoy, la única alternativa posible al tsunami neoliberal que nos invade.

En consecuencia, si los socialistas no asumen su rol y abandonan su proyecto de transformación de la sociedad, más de diez millones de ciudadanos quedarán huérfanos en términos ideológicos al no tener un partido de referencia. Y eso sería fatal, no para la derecha, pero sí para el conjunto de la sociedad.

Bernardo Fernández Martínez es ex diputado autonómico del PSC

Temas: , , ,

4 Comments en “‘Pares de botas y guardapolvo’”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Manel - Viernes, 27 de enero de 2012 a las 13:52

    Su música suena muy bien pero ya es demasiado tarde, por mucho crítico que florezca ahora -¿donde estaba usted hace un año?- el PSOE es lo que es y quien lleve el timón se llamará Carme o Alfredo, y en ambos casos con el estigma de haber formado parte de la oficialidad del Titanic de Zapatero, el mismo que colisionó con el iceberg-crisis. Mientras tanto la orquesta puede seguir tocando y deleitándonos con melodías tan animosas como las suyas, pero sea realista, el barco se hunde.

    Después de ocho años salir con esta monserga sólo denota una cosa, que ahora pretenden virar la trayectoria no por convicciones ideológicas, sino porque las mantenidas hasta ahora no han dado réditos electorales. Si Rubalcaba hubiera ganado las elecciones, ¿hubiera usted escrito el mismo artículo?, ¿o estaría alabando el coraje de Alfredo por sacar a flote el barco y escribiendo un panegírico de Zapatero por haberle brindado la oportunidad de rematar la faena?.

    Si realmente dentro del PSOE mas que militantes hooliganizados hubiera habido sentido crítico, en pleno apogeo económico, con el paro por los suelos, y las entidades financieras prestando dinero a mansalva, ustedes, esos mismos críticos que surgen cuando no tienen nada que perder NI TEMER, hubieran alzado la voz y si hubiera sido necesario provocar una ESCISIÓN perfectamente justificada por la “no socialista” política económica emprendida, por el disparate territorial que provocó abrir el melón del “Estatut”, y combatiendo a esa casta política que sólo esta por llenarse los bolsillos a base de otorgarse privilegios más chanchullos varios. Pero no lo hicieron, callaron y otorgaron.

    ¿De verdad cree que venir ahora con el cuento de ser “el partido de los pobres” va a cuajar?, ¿cuajar para que?, lo que les falta es bastante de honradez, de esa que el PSOE se atribuyó durante 100 años.

  2. esto es lo normal - Viernes, 27 de enero de 2012 a las 15:34

    Palabras vacías de una persona que, como diputado del PSC, ha contribuido a instaurar el régimen nacionalista-opresor en Cataluña.

  3. elemental querido watson - Sábado, 28 de enero de 2012 a las 01:21

    Dices que entre muchos valores, el de la “lealtad a los principios, que no son otros que la libertad, la fraternidad y la justicia social” se encuentra en el haber socialista.

    Pues bien, me parece de muy mal gusto que viniendo precisamente del PSC, lea de tus manos esa frase.

    El PSC en concreto hace mucho tiempo que dejo de ser socialista para pasarse a defender postulados tipicos de la derecha, estilo liga norte italiana. Le sigue a la zaga de CIU y ERC, este ultimo, de izquierdas solo tiene el nombre.

  4. Romualdo - Sábado, 28 de enero de 2012 a las 09:45

    Lealtad a los principios: LIBERTAD, FRATERNIDAD y JUSTICIA SOCIAL. Precisamente todo lo que el PSC ha sacrificado al nacionalismo en España.

    Con la inmersión la libertad se ha ido a hacer puñetas. Con las balanzas fiscales, la reclamación del concierto y el silencio ante el “ens roban” lo mismo. Y con apoyar más competencias y romper sistemas extendidos a toda España gestionándolos como a cada Comunidad Autónoma le dé la gana la Justicia Social se va al garete.

    Ahora vienen las lamentaciones. Después de haberse puesto a las órdenes del nacionalismo durante todos estos años diciendo “comprender” lo incomprensible.

    Pero nunca es tarde que empiece la autocrítica y que Chacón y Rubalcaba sean desplazados por alguien sin la asfixia de un pasado colaboracionista con el nacionalismo. con ideas claras respecto al mismo y dispuesto a no sacrificar ningún principio en aras de la poltrona gubernativa.

    Ahí están las propuestas de Pepe Castellano. Debátanlas y reflexionen sobre su entreguismo a los nacionalistas.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.