Opinión

Si votaste el 20N, no te quejes ahora

‘Pensando en los futuros comicios, creo que lo razonable sería sacar alguna lección de todo esto. Hace unos días, un parado de larga duración me la sirvió en bandeja: en las próximas elecciones, me dijo, “habrá que votar a las putas. Votar a sus hijos e hijas no ha servido para nada”.

Manuel I. Cabezas González
Jueves, 2 de febrero de 2012 | 08:17

El día de reflexión para las elecciones generales del 20N de 2011, hice público un texto titulado Si votas, no te quejes después. Con él invitaba a la ciudadanía a dar con su voto una lección a la casta política, que es considerada como el segundo problema más grave e importante por los ciudadanos españoles, según los informes del CIS. Para ello, preconizaba y argumentaba la pertinencia de dar la mayoría al partido de los abstencionistas, al de los del voto nulo o en blanco, a los candidatos de los partidos testimoniales o marginales. Todo este voto representó sólo un poco más del 36% del censo.

Después de las elecciones del 20N, en otro texto, Les Moutons de Panurge, constataba que los partidos tradicionales y al uso (PP, PSOE, IU y gli altri) se habían llevado el gato al agua con el 64% del censo electoral. Y, por otro lado, me asombraba de los 7 millones de votos cosechados aún por el PSOE y del incremento sustancial de votos de CiU. Estos dos partidos obtuvieron, respectivamente, millones y cientos de miles de votos, a pesar de que habían procedido y estaban dedicados a la destrucción del Estado del bienestar tanto en España como en Cataluña; y, al mismo tiempo, estaban exigiendo sacrificios sin cuento, a los sufridos ciudadanos de a pie, por desmanes de los que no eran responsables.

Ahora bien, fue el PP el que obtuvo la mayoría absoluta (casi 11 millones de votos, 44,62% de los votos emitidos y 186 diputados). Con estos resultados, el PP remató el éxito arrollador e incontestable, conseguido, seis meses antes, en las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo de 2011. Y para rematar la faena, el PP sólo espera conseguir el poder también, el 25 de marzo próximo, en Andalucía, feudo tradicional y cortijo particular del PSOE.

Para barrer en las elecciones municipales, autonómicas y generales, el PP contó con la ayuda inestimable e impagable del lamentable desgobierno de la res pública por parte del PSOE, capitaneado por José Luis Rodríguez Zapatero. En efecto, éste negó reiteradamente la crisis que nos atenazaba, no hizo nada contra ella o lo que hizo fue contraproducente. Sólo tenía la vista puesta, partidaria y egoístamente, en los sondeos sociológicos y en las siguientes elecciones. Este desgobierno socialista dejó a España hecha unos zorros y prácticamente en estado de coma: 5,3 millones de parados, un déficit del 8,2% en las cuentas del Estado, una corrupción sistémica, un despilfarro ingente de recursos, un crecimiento negativo de la economía, subidas generalizadas de los precios, congelación de pensiones y sueldos de los funcionarios, recortes en las partidas fundamentales del Estado del bienestar (sanidad, educación, servicios sociales) y en los sueldos de los funcionarios y de los asalariados, en general… Que sais-je encore? ¡Así se las ponían a Fernando VII!, se le podría decir a Mariano Rajoy.

Pero, además del preocupante y crítico legado socialista, el partido de Rajoy, durante meses, se dedicó también a prometer la luna y a propalar unos mensajes que contribuyeron a llevar una mayoría absoluta de votos al molino del PP, el 20N. En efecto, durante meses, reiteró, por activa y por pasiva, que conocía la situación crítica en la que se encontraba España, que sabía lo que tenía que hacer y, además, cómo hacerlo. Prometió transparencia, decir siempre la verdad, tomar el toro de la crisis por lo cuernos y no dejarse distraer ante el problema fundamental de España: la crisis económica y el paro. Por eso, juró y perjuró que no subiría los impuestos, ya que sería contraproducente, sino todo lo contrario: había que bajar los impuestos y favorecer el ahorro y el consumo para incentivar la economía y la creación de empleo e incrementar así los ingresos del Estado.

Ahora bien, llegado al poder, el Gobierno de Rajoy, en contradicción con las promesas hechas durante la precampaña y la campaña, empezó a rascar los bolsillos de los contribuyentes, subiendo los impuestos (IRPF, IBI); y continuó con los recortes en el gasto público (sanidad, educación, investigación, dependencia, etc.), iniciados por Rodríguez Zapatero, que han puesto en peligro el Estado del bienestar. Ahora bien, todas estas medidas son sólo “el inicio del inicio”, según Soraya Sáenz de Santamaría. Las medidas duras (¿subida del IVA, entre otras?) llegarán en marzo, después de las elecciones andaluzas y cuando se aprueben los presupuestos de 2012.

Estas medidas contradicen las promesas del PP y confirman lo que se puede leer en cualquier manual de Derecho Político: llegados al poder, los partidos sufren una metamorfosis y padecen una amnesia, que les hace olvidar todo lo prometido y que les empuja a hacer lo contrario de lo prometido, con tal de aferrarse al poder y permanecer en él sine die, disfrutando de sus pompas y prebendas y haciendo las Américas. Con este comportamiento paradigmático quedan corroboradas las palabras del viejo profesor Tierno Galván cuando aseveró que “las promesas electorales se hacen para no cumplirlas después”. Este punto de vista implica que, para la casta política, el fin (conquista del poder) justifica cualquier medio: incluso la mentira y el engaño sistemáticos a los electores.

Con su voto, al no querer dar una lección y un escarmiento a toda la casta política, los ciudadanos que se acercaron a las urnas, el pasado 20N, han vuelto a gritar lo que el poeta Recaredo cinceló, al final de uno de sus poemas, con estos versos: “¡No insistas Espartaco! / Porque al esclavo todavía le siguen / gustando sus cadenas”. Por eso, a los votantes moutons de Panurge, que participaron en las elecciones del 20N, me permito decirles: “Si votaste el 20N, no te quejes ahora”. Sin embargo, pensando en los futuros comicios, creo que lo razonable sería sacar alguna lección de todo esto. Hace unos días, un parado de larga duración me la sirvió en bandeja: en las próximas elecciones, me dijo, “habrá que votar a las putas. Votar a sus hijos e hijas no ha servido para nada”.

Manuel I. Cabezas González es profesor titular de Lingüística y de Lingüística Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona

Temas: , ,

15 Comments en “Si votaste el 20N, no te quejes ahora”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. mpal - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 09:19

    Para nada me voy a quejar, las cosas se stan haciendo correctamente, los niñatos que hagan cosas que sean juzgados, el aborto no es un metodo anticoceptivo, la dictadura que estamos teniendo en cataluña se acabara en las escuelas, los autonomos tendran ayudas, etc… etc… podria seguir pero con esto ya va bien.

  2. Romualdo - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 09:29

    El artículo está muy bien. El problema de abstenerse tal y como yo lo veo es que cuando el electorado se desencanta de un partido político tiene mucho miedo a que se abstenga él y no los votantes del partido político al que él nunca vota y al que considera corruptoincompetente, defensor de los ricos o lo que sea…

    Y por eso, los que no cambian de voto porque tienen su voto “cautivo”, que ese es a mi entender el verdadero problema de los votantes en España, el no ser capaces de cambiar el voto y por eso el PSOE ha obtenido 7 millones de votos. Porque si el voto cautivo fuesen por ejemplo dos millones y el PP hubiese obtenido 14 millones e IU 5 otro gallo cantaría en la política española. También naturalmente si el 65% del voto hubiese sido abstencionista.

    Pero insisto el problema es el voto cautivo que sería capaz de votar en blanco pero que teme que el partido al que odia y que no quiere que llegue al gobierno gane las elecciones precisamente porque sus votantes no se abstendrán.

    Para que la abstención llegue algún día a ser mayoritaria el desencanto tendrá que ser tan de escándalo que hasta el voto cautivo, que todos los partidos políticos tienen, deserte.

  3. Romualdo - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 09:31

    Continuando con lo anterior añadiría que son precisamente los medios de comunicación afines a cada partido político los que, sembrando el miedo al adversario, consiguen, a pesar de crisis, corruptelas, despilfarros, deslealtades, engaños continuados…,mantener en muy altos niveles el voto cautivo.

  4. Angel - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 09:43

    Nadie con un poco de cerebro sano puede esperar que un Gobierno en un mes solucione los problemas sociales y economicos que tenemos,si fuera asi,tendriamos de presidente a Dios encarnado en Rajoy.

    Cualquier persona que toque con los pies en el suelo sabe que la crisis es de muy larga duracion y desgraciadamente para muchos,depende de la suerte de cada uno hasta que lleguen a la tumba,numeros de este sorteo los llevamos todos.

    Si que entre el gobierno de Zapatero y Rajoy existe una diferencia total y es que con Zapatero sin llegar a ser los unicos culpables de la situacion,no habia ninguna posibilidad de que solucionaran nada porque tambien eran parte del problema.Con Rajoy sabemos que estamos mal y tienen las ideas claras para no ir a peor y con seriedad y trabajo salir poco a poco del pozo donde estamos metidos.

    El gobierno tiene que ejercer su trabajo,pero cada persona sana,tiene que ejercer su trabajo para solucionar su problema individual,no espere que otros lo hagan por el,porque nadie le solucionara nada.La crisis solo se solucionara trabajando y remando todos en la misma direccion,el unico milagro para salir de la crisis es no parar de remar cada persona desde el lugar en que se encuentra.

    Lamento decirle a I.Cabezas Gonzalez que o no entiendo bien la razon de su comentario y si lo entiendo para ser profesor universitario tendria que procurar no hacer comentarios tan demagogos.

  5. mpal - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 11:47

    Estoy contigo Angel.

  6. Joaquín - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 22:06

    Enhorabuena por el artículo. El único pero que le pondría es que la última frase me ha parecido demasiado contemporizadora para lo que merecen.

  7. Caperucito rojo - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 23:35

    Hay alguna cuestión en la que difiero: El voto a los “hijos e hijas” del comentario referido, efectivamente, si les sirve para perpetuarse en la actual situación y mas, controlando los medios como es el caso. No me encaja el empecinamiento que algunos establecen en diferenciar PSOE/PP/CIU/PNV/ETC./ETC…, todavía hay quien piensa y establece valor diferencial al voto emitido una vez se llega ¿al poder?…El ser animal nos viene por genética…¡¡¡pero la ingenuidad es adquirida!!!…me explico:
    El hombre/mujer es animal y como tal, se le domina con miedo. Estas prácticas de dominación que a pesar de su inicial incultura al respecto, los poderes suplen con el asesoramiento que reciben durante su mandato que pagamos con nuestros impuestos, me viene a recordar a los caballos de salto y obstáculos, que una vez acabada la competición, se sienten incapaces de saltar la cinta de tela que a un metro de altura rodea la parcela que les separa de la libertad…, quizás tal observación inspirara a Recaredo…
    El problema del miedo infundido: hipoteca…,paro…,etc., no se erradica con el voto, al igual que la libertad no se delega, ¡¡¡la gestionas o te la usurpan!!!…tu mismo.

  8. Ogro - Viernes, 3 de febrero de 2012 a las 08:49

    Bueno, todo tiene una doble cara : “si no votaste el 20n, no te quejes ahora, ni luego”.

    Por cierto, a pesar de que no me gusta lo que ha hecho el PP con IRPF, que yo sepa, el PP no prometio risas y felicidad para salir del agujero, ni prometio que podria solucionar la papeleta de 8 años de zapaterismo en unos pocos meses, siquiera años.

    Tal vez esto haga pensar a alguno, de en que zanja nos habian metido.. donde seguimos todavia claro.

  9. Pau - Viernes, 3 de febrero de 2012 a las 09:37

    Lo dijo Albert Rivera: “tras las elecciones los que se abstengan tendrán que soportar el gobierno elegido por los que siempre votan”.

    El nivel de la universidad mejor no airearlo, mejor que no salga de las aulas, porque da un poco de pena.

  10. Manuel I. Cabezas González - Viernes, 3 de febrero de 2012 a las 18:46

    MPAL: por su comentario, veo que Ud. o no ha leído mi texto o lo ha leído en diagonal o simplemente no lo ha leído. Entre mi estimulus y su respuesta no veo ninguna relación y, por eso, me permito decirle que su comentario es incoherente.

    ROMUALDO: en mi texto, yo me refiero, incluso y sobre todo, a aquellos que han votado al PP. Por eso, no puedo compartir el punto de vista que expresa en la primera parte de su comentario. Sin embargo, coincido con Ud. en que hay mucho “voto cautivo” en todos los partidos políticos, que difícilmente variará su voto o se abstendrá. Otro gallo cantaría si el ejercicio del voto fuera una práctica razonada e informada. Y no lo es, entre otras muchas razones, como lo apunta certeramente Ud., por el papel de muñidores y de anestesistas de los medios de información, que son, salvando las excepciones de rigor, más bien instrumentos de desinformación y de manipulación (i.e. la voz de su amo).

    ÁNGEL: se va Ud.por los cerros de Úbeda y se instala Ud. en Babia. Considera que ZP no era la solución de los problemas de España sino que era parte de los mismos. En esto estoy de acuerdo con Ud. Ahora bien, creo que no se puede aceptar que Rajoy sea la solución a todos los problemas propiciados por el indocumentado de León. Según el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), la casta política (de la que forma parte el PP, el PSOE, IU, UPyD, PNV, CiU, C’s,…) es la segunda preocupación de los españoles. Y es de esto de lo que hablo en mi texto. Finalmente, Ángel, creo que no ha comprendido Ud. mi texto; no llego a ver dónde ve Ud. la demagogia. ¡Perdón! Si demagogia es decir las cosas que la casta política no quiere oír, entonces sí soy demagogo.

    JOAQUÍN: estoy de acuerdo con Ud. en que la última frase de mi texto (hace unos días, un parado de larga duración me dijo: “en las próximas elecciones ‘habrá que votar a las putas. Votar a sus hijos e hijas no ha servido para nada’”) es muy cortés y educada, teniendo en cuenta lo que se merece la casta política. La “politesse”, las buenas maneras y las reglas de urbanidad me impiden ser lenguaraz y chabacano.

    OGRO: ante el título de mi texto —que refleja un comportamiento social que se prodigará en las próximas semanas, mese y años— Ud. reacciona con un título antitético, descalificando al que suscribe, pero sin aportar ningún argumento. Por lo tanto, nada que decir: ¡Lo dijo Blas, punto redondo!

    PAU: Ud. se ha pasado varios pueblos. Por un lado, como cita de autoridad, utiliza Ud. el verbo de ese miembro de la casta política “casolana”, el indocumentado Albert Rivera. Para todos aquellos que conocemos a este personajillo y que hemos sufrido sus comportamientos antiestatutarios, arbitrarios, autoritarios y testiculares, lo que diga este “caballerete”, como dijo Fidel Castro refiriéndose a Aznar, nos trae al fresco; nos entra por un oído y nos sale por el otro, pero sin dejar rastro en su tránsito craneal. Además, ¿a qué viene su referencia a la universidad? Ud., como todos los de su especie, se contenta con mirar el DEDO que le señala la LUNA; Ud. quiere matar al mensajero y no ver la realidad. Cuando quiera podemos hablar de la Universidad donde, como en la casta política, hay mucha tela que cortar.

    Manuel I. Cabezas
    (El amante de la LUNA, no del DEDO)

  11. Romualdo - Sábado, 4 de febrero de 2012 a las 12:30

    Señor Cabezas:

    Gracias por su deferencia al contestar.

    Únicamente le quiero manifestar que en la primera parte de mi comentario no me refiero únicamente a por qué no se han abstenido los votantes del PSOE. Me refiero a por qué no se abstiene o vota en blanco o nulo prácticamente ningún votante, sea del partido que sea. Precisamente por ese temor muchas veces inducido a que si él se abstiene los votantes de otros partidos no lo harán. Por eso es tan elevado el voto cautivo: Siete millones en el PSOE y una cifrra aproximada a ésta en el PP.

    Hoy sabemos efectivamente que las diferencias entre PP y PSOE a la hora de abordar los problemas son de matiz. Y al final se imponen las grandes cifras y las “recomendaciones” del que nos presta. Y respecto al nacionalismo su entreguismo ha sido similar. Esperemos que a partir de ahora cambie.

  12. Angel - Sábado, 4 de febrero de 2012 a las 20:24

    Manuel I. Cabezas,tenemos un sistema democratico y la responsabilidad del mal gobierno era de Zapatero.El nuevo gobierno hace un mes que tiene la responsabilidad,aun nadie puede decir que se arrepiente de haber votado,esto se vera en un tiempo si las cosas no mejoran.

    Hablo que su comentario es demagogo,porque como profesor universitario sabe que en un mes es imposible solucionar los problemas.Igual seria un milagro que uno de sus alumnos en un mes,se le hiciera un examen de final de curso y aprobara.

    No soy de ningun partido,voto de forma libre a quien me parece,pero es impresentable,jutgar un gobierno que lleva un mes en el cargo.Mal iriamos si porque un gobierno es un desastre,lo mejor es cambiar el sistema,tan tontos no seremos la mayoria que hemos votado,si tan claro para el bien de todos hubiera sido,votar en blanco o nulo,es lo que hubiera salido.Nos podemos sorprender,incluso no entender,pero los redultados son los que son,a nadie se le obliga a votar un partido o otro.Nadie puede asegurar que de ganar el nulo o el blanco,seria una mejor solucion.

  13. Manuel I. Cabezas González - Domingo, 5 de febrero de 2012 a las 18:46

    Ángel,

    · El meollo de mi texto está en el título: “SI VOTASTE EL 20N, AHORA NO TE QUEJES”.

    · Votes al que votes, al final, al que has votado te va a engañar y deceptionar. Utililiza tu memoria. Esto lo dicen, además, los manuales de derecho político y lo constata en sus estudios mensuales el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas): los políticos (todos) son el segundo problema más importante para los ciudadanos españoles, después de la crisis económica y el paro. Por otro lado, aquel convencido comunista que fue el Nóbel José Saramago, que no fue sospecho de no ser de izquierdas, lo dejó muy claro también cuando escribió: “Sin política no se puede organizar la sociedad. El problema es que la sociedad está en manos de los políticos”.

    · Lo que yo defiendo y predico (hasta ahora, en el desierto) es que la casta política debe recibir un correctivo claro y contundente del electorado: la ciudadanía debería dar la espalda a esa mal llamada “fiesta de la democracia”, organizada periódicamente por y para la casta política. Mientras no tengamos el coraje de inflingir este castigo, seguiremos siendo marionetas en sus manos. Ellos al bollo; y el ciudadano de a pie, al hoyo, al tajo, a las galeras,…

    · Para ser libres, hay que ser “zoón logikón” y no “mouton de Panurge”. Para votar libremente, hay que estar informado y tener un criterio formado. El discurso de la casta política no contribuye a ello, sino todo lo contrario. En España, “democracia formal”, sí. Pero “democracia real”, “res de res” (nada de nada).

    No soy de ningun partido,voto de forma libre a quien me parece,pero es impresentable,jutgar un gobierno que lleva un mes en el cargo.Mal iriamos si porque un gobierno es un desastre,lo mejor es cambiar el sistema,tan tontos no seremos la mayoria que hemos votado,si tan claro para el bien de todos hubiera sido,votar en blanco o nulo,es lo que hubiera salido.Nos podemos sorprender,incluso no entender,pero los redultados son los que son,a nadie se le obliga a votar un partido o otro.Nadie puede asegurar que de ganar el nulo o el blanco,seria una mejor solucion.

  14. Angel - Domingo, 5 de febrero de 2012 a las 23:08

    Manuel I.Cabezas,podemos estar de acuerdo que es necesario perfeccionar el sistema,en eso estoy de acuerdo y es necesario,porque las personas no somos perfectas, si lo fueramos no necesitariamos leyes ni normas,por eso a quienes gobiernan les tenemos que pedir profesionalida, responsabilidad y transparencia.

  15. No - Martes, 1 de mayo de 2012 a las 11:41

    – No les votes
    – No a la guerra
    – que viene la derecha ojito
    -No les votes

    Siempre que va a ganar la derecha viene la campaña NO

    Cuando va a ganar la izquierda, esa que divide, esa que pacta con separatatistas, esa manirrota que gasta lo que no tiene y mucho mas, esa que embauca con eslogan y palabrerio dormilero…. esa que nos ha construido más aeropuestos que en Alemania que les sirva, a esa, y un largo etc para que no haya prestaciones por falta de dinero, -precisamente a esa- en momento que dice las estadísticas que gana…. no se hace campaña No le votes.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.