Internacional

Fukuyama: la desigualdad y la desindustrialización son los enemigos de las democracias liberales

El autor de ‘El fin de la historia’ (1989), libro en el que auguró que tras el hundimiento de la URSS la humanidad entraría en una nueva era dominada por el modelo liberal-capitalista de las sociedades occidentales, publica otro ensayo donde expresa su preocupación por la supervivencia de la democracia liberal, la misma a la que hace poco más de dos décadas vaticinó larga vida.

Maite Molina
Jueves, 2 de febrero de 2012 | 21:46

El politólogo estadounidense entrevistado en 'Der Spiegel'.

La democracia liberal está en peligro. Dos elementos la fustigan: por un lado, la desigualdad inherente a un modelo de crecimiento económico liderado por un sistema financiero desbocado; por otro, la desindustrialización en los países desarrollados. Esta es la tesis que sostiene el politólogo estadounidense Francis Fukuyama en una entrevista para la edición digital del prestigioso semanario alemán Der Spiegel, donde también aborda la crisis europea del euro.

El mismo autor de El fin de la historia (1989), libro en el que auguró que tras el hundimiento de la URSS la humanidad entraría en una nueva era dominada por el modelo liberal-capitalista de las sociedades occidentales, ha publicado otro ensayo (El futuro de la historia) donde expresa su preocupación por la supervivencia de la democracia liberal, la misma a la que hace poco más de dos décadas vaticinó larga vida.

“Una combinación de factores está empezando a desafiar el progreso en los Estados Unidos“, ha advertido este politólogo de origen japonés. “Hemos tenido un gran cambio tecnológico que ha sustituido el trabajo poco cualificado y ha provocado que mucha gente pierda su trabajo en los países occidentales”. No se trata, ha aclarado Fukuyama, de una crítica al capitalismo, del que “no hay alternativa viable”, sino del modelo de crecimiento impulsado por EEUU en los últimos años.

En este sentido, Alemania se presenta como una alternativa para los EEUU. Su economía orientada a la exportación ha logrado proteger su base manufacturera y su clase trabajadora. Estados Unidos se ha centrado en una estrategia económica que ha debilitado a su clase media, fracturada por dos fuerzas centrífugas: la desigualdad y la desindustrialización. “En una democracia con una clase media débil sólo encontrarás más populismo, más conflicto interno, [y] una incapacidad por resolver los problemas de distribución de una manera ordenada”, ha apuntado el politólogo. “En Estados Unidos, ahora mismo, lo que encuentras es un retorno del populismo”.

Occupy Wall Street y el Tea Party

Ese populismo, no obstante, no ha venido de la izquierda, sino de la derecha con la aparición del Tea Party, un movimiento libertario que en contra de lo publicado por cierta prensa socialdemócrata no está manipulado por multimillonarios y, sin embargo, conecta con un segmento social importante que ve en el Gobierno federal el origen de todos los problemas.

¿Y el movimiento Occupy Wall Street? “No me tomo en serio este movimiento, porque su base social es extremadamente estrecha”, ha afirmado Fukuyama. Y es que la izquierda estadounidense, a diferencia de la europea, tiene un gran problema sociológico: la clase trabajadora blanca y media baja tiende a votar a los republicanos y el conflicto de clase, al que apela Occupy Wall Street y cierta izquierda norteamericana, no es ningún elemento movilizador en los Estados Unidos de ahora.

China, ¿un modelo global?

El autor de El fin de la historia opina que los países occidentales nunca deberían haber permitido que China desindustrializara a una amplia parte del mundo. “Los chinos han logrado enfrentar a los países occidentales entre sí, robándoles básicamente su tecnología”, ha advertido Fukuyama, quien ha acusado la estrechez de miras de Occidente, por permitir el ascenso ya irreversible de China. “Es demasiado tarde, al menos para los Estados Unidos. Hemos perdido nuestra crucial industria manufacturera en China”, ha lamentado.

¿Emergerá China, entonces, como un modelo global? “Nuestro actual sistema occidental está realmente descompuesto en algunos aspectos fundamentales, pero el sistema chino no funcionará tampoco”, ha respondido con seguridad Fukuyama. “[El modelo chino descansa] en un sistema profundamente injusto e inmoral donde todo puede ser arrebatado a cualquiera en cuestión de segundos, donde la gente muere en accidentes de trenes por la ausencia de supervisión pública y transparencia, donde la corrupción gobierna”.

China sólo podrá mantener su sistema represivo el tiempo que le dure el actual ritmo de crecimiento económico. Por eso, y pese a sus amenazas y defectos, la democracia liberal, ha asegurado una vez más Fukuyama, prevalecerá.

“Los griegos no van a comportarse como alemanes”

La crisis europea ha revelado una de las “enfermedades” de las democracias modernas. Y es que el proceso democrático y sus líderes políticos están secuestrados por grupos bien organizados que no son representativos del público general. Es el gran problema de Grecia, donde la democracia está dominada por grupos (“farmacistas, doctores, funcionarios, arquitectos”, etc.) organizados en corporaciones cerradas que controlan los precios evitando de este modo los impuestos.

“Hacen una fortuna, pero la bancarrota nacional ocurrirá obligatoriamente”, ha advertido. No todos los problemas de Grecia y Europa, por tanto, se reducen a la presión de los mercados. Fukuyama apuesta por la salida de Grecia del euro, “porque cualquier intervención exterior la considerará el público griego como una imposición no democrática de políticas que no quieren”. “Los griegos”, ha sentenciado, “nunca van a comportarse como alemanes”.

Temas: , , , ,

9 Comments en “Fukuyama: la desigualdad y la desindustrialización son los enemigos de las democracias liberales”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Libre - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 22:08

    Se equivocó pero reconoce su error con el título del nuevo ensayo (y parece que con el contenido). Leí su ensayo titulado “El fin del hombre” y me sorprendió por su riqueza de argumentos. Fukuyama es desde luego una persona enormemente capacitada intelectualmente.

  2. No discrimines al vecino castellano-parlante - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 23:19

    Vaticinó el fin de la historia. Un genio enormemente capacitado intelectualmente, que ahora se da cuenta la historia continua. Y rectifica porque es de sabios.

  3. Angel - Jueves, 2 de febrero de 2012 a las 23:29

    Este tipo de visionarios haciertan siempre en una sola cosa,en que venderan libros.Si en verdad lo que dice,este o otros parecidos predicadores,fuera cierto,no tendriamos porque preocuparnos,tendriamos el enviado de Dios para salvar la Tierra.

  4. Romualdo - Viernes, 3 de febrero de 2012 a las 09:40

    Yo creo que los análisis de Fukuyama, tras la caída del muro, sobre el fin de la historia y que no había alternativa al liberalismo como sistema político y al capitalismo como sistema económico eran acertados y siguen siendo válidos.

    Eso sí él nunca negó que el liberalismo o el capitalismo no fueran a sufrir adaptaciones ni modificaciones. Hoy por hoy no somos capaces de elaborar un modelo alternativo al liberalismo y al capitalismo como fue el comunismo.

    Hoy advierte de que la destrucción de las clases medias por parte de los poderes económicos pueden dejar al liberalismo sin base social y que la alternativa no va a ser ningún nuevo modelo sino la vuelta de muchos países incluído Estados Unidos al populismo. Un sistema político que sigue teniendo el capitalismo como fundamento económico y el respaldo popular como base de su modelo político.

    El populismo suele estar integrado en el modelo liberal y consigue el respaldo popular mediante la propaganda, el silencio al adversario y medidas económicas directas hacia los más desfavorecidos.

    Fukuyama en su primer ensayo no previó esta evolución de la política mundial tras la caída del muro pero alerta sobre ella a la vista de lo que ocurre. Y creo que no le falta razón.

    Por otro lado no tenemos que verlo como un visionario. Sus análisis pueden ser certeros en su totalidad, en parte o en nada. Como los de cualquier politólogo. Han merecido más atención porque respaldaban al modelo occidental tras la caída del muro y tenía argumentos de peso para hacerlo. Pero es evidente que nadie sabe y Fukuyama tampoco cómo va a evolucionar el mundo.

  5. CATALONIA IS NOT SPAIN - Viernes, 3 de febrero de 2012 a las 10:10

    Canal 9 paga més de 600.000 euros per uns documentals ultraconservadors ja emesos

    Fons oficioses de la televisió havien dit que el cost era de menys de 200.000 euros però el comité d’empresa de RTVV ha denunciat la xifra que triplica la inicial

    Un reportage sobre Garzón, un sobre Rubalcaba i un altre sobre el GAL. Tres productes audiovisuals que no només estan fets des d’una òptica ultraconservadora sinó que per ells s’han pagat 634.840 euros quan ja han estat emesos per altres cadenes. Tal com denuncia El País, el juny de l’any passat Canal 9 va comprar a Triskel Audiovisual, una empresa vinculada amb Fernando Lázaro Quintela, director de RTVV, tres audiovisuals que havien dit que costaven 66.000 cadascun d’ells. Una xifra desorbitada tenint en compte que normalment l’emissió d’un documental en cadenes generalistes no costa més de 1.000-1.500 euros i que els que coprodueix Canal 9 només obtenen uns fons de 18.000 euros. Si la xifra ofisiosa no és prou escandalosa, la que ha denunciat el comité d’empresa de RTVV i no s’ha desmentit des de les cadenes afectades, és molt més elevada: el triple. El cas s’agreuja, però, quan resulta que aquests documentals ja han estat emsos. El de Garzón Canal 9 el va emetre el el passat dia 24 de gener però Intereconomia ja l’havia emès el 30 d’octubre; el de Rubalcaba i el del GAL encara estan pendents de ser emesos per Canal 9 tot i que el primer ja es va poder veure per TVE el 13 de novembre de l’any passat i el del GAL per Intereconomia el 6 de novembre.

  6. Jose Orgulloso - Viernes, 3 de febrero de 2012 a las 12:14

    Muy bien, yo diré que el capitalismo se acaba, escribiré un libro, me forraré con el dinero de su venta, después diré que el capitalismo continúa, escribiré un libro, me forraré con el dinero de su venta, después diré que el cambio climático será terrible, escribiré un libro, me forraré con el dinero de su venta, después diré que…

    Y encima siempre habrá gente que babee con cada pedo que me tire.

  7. Iñigo - Viernes, 3 de febrero de 2012 a las 18:01

    ¿No oís un rumor como que rasga el aire sin dejar consecuencias? Se llama Catalonia is (not) Spain y es un demagogo oportunista y vagoncete que se niega a debatir las noticias fuera de sus dogmas de fe absurdos e inquebrantables.

  8. Romualdo - Viernes, 3 de febrero de 2012 a las 19:35

    Yo creo que el análisis que en su día hizo Fukuyama respecto a que el futuro iba a ser el liberalismo como modelo político y el capitalismo como sistema económico no ha sido desmentido por la realidad.

    Porque son los sistemas que se están imponiendo y hacia los que parece tender el mundo. Eso sí con los problemas que presenta por ejemplo el fundamentalismo religios.

    Porque incluso el Foro de Porto Alegre, a mi modo de entender, no cuestiona la democracia representativa, ni la división de poderes, ni el capitalismo. Lo quiere poner al servicio de los ciudadanos. Y las dictaduras como Cuba o Corea del Norte parecen llamadas a desaparecer. En el caso Chino el modelo mixto ya veremos a ver lo que dura. Y para todos estos casos el modelo a seguir según parece será el liberal en lo político y el capitalismo en lo económico.

    Ahora lo que hace es llamar la atención, tal y como yo lo veo, sobre una perversión del liberalismo como es el populismo. Algo que sin apartarse del modelo liberal lo corrompe. Es decir seguimos sin ofrecer modelo alternativo al liberalismo y al capitalismo.

    Lo grave de las teorías de Fukuyama creo yo, es cómo fueron interpretadas: Se dio por hecho que con el fin de las ideologías el capitalismo había derrotado definitivamente al comunismo y se podía interpretar libremente: La globalización sin globalizar derechos sociales, la política al servicio del capital, ninguna cortapisa al capitalismo salvaje ni a la especulación financiera.

    Pero eso, creo yo, es ajeno al pensamiento de Fukuyama. Él se refería a que no había modelo alternativo porque el comunismo había fracasado y no volvería. Y cualquier otro modelo se iba a mover dentro del liberalismo y el capitalismo porque fuera de él cualquier otro modelo iba a ser retrógrado.

  9. Angel - Sábado, 4 de febrero de 2012 a las 16:22

    Sabemos donde estamos,pero nadie sabe donde estaremos o estaran dentro de 10 años.Todos podemos hacer de futurologos teniendo oficio para escribir.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.