Si Gaudí levantara la cabeza…

08.02.2012 | 16:29
 

Galardón que se entrega por la Academia del Cine Catalán (foto: Wikipedia).

‘Los Premios Gaudí o Premios de la Academia del Cine Catalán Gaudí (en catalán Premis Gaudí) son unos galardones otorgados por la Academia del Cine Catalán que reconocen las mejores producciones cinematográficas catalanas del año. Sustituyen al Premio Barcelona de Cine, creado en 2002, y se les puso el nombre en honor del genial arquitecto catalán Antoni Gaudí’ (fuente: Wikipedia).

Ha sido una constante del nacionalismo catalán –a diferencia del vasco, por ejemplo- el reproducir la estructura orgánica del Estado a escala regional. Esto que es evidente en la Administración de la Generalidad de Cataluña tiene sus extensiones más allá, incluido el ámbito cultural. No importa, para algunos, en el sumo de su megalomanía, el crear unos chiringuitos muy costosos que, a la vez, perpetúen unos saraos a los que siempre resultan invitados, a costa de todos, los de siempre. Crearlos es lo fácil; mantenerlos con contenido es harina de otro costal.

En esta lógica reproductora, el mundo del cine no iba a ser una excepción y así, en 2008, fue creada la Academia del Cine Catalán (en catalán Acadèmia del Cinema Català) como ‘una asociación sin ánimo de lucro creada para aglutinar todo el sector cinematográfico catalán dentro de una entidad solvente y de prestigio’, según reza en Wikipedia. Esta asociación recibió, entre otros ingresos, como subvención 225.000 euros en concepto ‘aportación al plan de actuación 2010-2012 para la promoción del cine en catalán’ dentro del Presupuesto de la Generalidad de Cataluña destinado a la Política Lingüística.

Una vez creada la Academia, como requisito sine qua non, rápidamente se crean los referidos Premios Gaudí que tuvieron su primera edición en 2009. Al frente de la Academia y como maestro de ceremonias se situó al popular actor, guionista y director barcelonés Joel Joan, cuyo talento para las artes escénicas sólo es superado por sus pintorescas y llamativas incursiones en el ámbito político siendo promotor de la plataforma Sobirania i Progrés, un movimiento a favor de la independencia de Cataluña.

Como todo nacionalista que se precie, sus referencias a Madrid y lo que quieren que represente son constantes: “Si el Madrid decidís el pressupost del Barça, seria a Tercera Regional, com el país“. ¿No hubiera sido mejor situar al frente de una asociación de referencia a un personaje de consenso que atrajese las simpatías y el respeto de la mayoría o, al menos, no tan comprometido políticamente?

Evidentemente, por otra parte, como ocurre siempre bajo el prisma deformado de los que se dicen defensores de la patria, no se tuvo en cuenta que el mundo no es tan grande; España pinta lo justo en él; y, Cataluña, sólo existe para los iniciados. Así que si los Oscar son en cine lo máximo a nivel mundial y tienen un seguimiento en consonancia, los Goya lo tienen mucho menor y limitado a los potenciales espectadores en lengua española; mientras los recién creados Gaudí sólo pueden interesar a los políticos nacionalistas, a los profesionales en lengua catalana, sus familiares y amigos, a los curiosos… y a algún despistado. Poca masa crítica para crear algo consistente y duradero. Así, la gala de 2012 ha tenido una audiencia en TV3 (la televisión autonómica obligada a retransmitir todo lo que se mueva en catalán) de 237.000 espectadores (11,7% de cuota de pantalla, perdiendo dos 2,7 puntos de cuota respecto a la edición anterior).

‘Ni el tono del evento (buscando puntos de musical gracioso), ni el desempeño de los presentadores (que no colaron sus chistes), ni la respuesta de los premiados (exceptuando a Verónica Echegui, de la que sabemos que quiere con locura a su novio) lograron despertar el interés que se espera de una industria cultural creciente como es la del cine en Cataluña […]. El hashtag (etiqueta temática de Twitter) #premisGaudi fue un pozo de críticas salvajes y sarcásticas del evento’, recogía El País.

Hasta uno de sus patrocinadores incondicionales como es el Consejero de Cultura de la Generalidad de Cataluña, el disidente y gélido Ferran Mascarell, no tuvo reparo en manifestar que la gala no le había gustado “nada”. Quizás contribuyó a ello el que las quejas esgrimidas por el presentador del evento, el actor Xavi Mira, en torno a los recortes presupuestarios de la Generalidad le tuvieron como objeto de chanza junto al mismo presidente de la Generalidad. ¡Qué poco sentido del humor!

Cultura sí, catalana también; potenciarla es obligación de todos no sólo de los que ponen y se ponen etiquetas excluyentes de catalanidad. Antonio Gaudí –así es como firmaba-, según recogen sus biógrafos, era una persona profundamente creyente y austero en sus formas –incluso su muerte, atropellado por un tranvía, resulta evocadora de lo que fue su vida-: ‘pasó en su vejez a la más estricta sencillez, comiendo con frugalidad, vistiendo trajes viejos y gastados, con un aspecto descuidado, tanto que a veces lo tomaban por mendigo, como por desgracia pasó en el momento del accidente que le provocó la muerte […]. Siendo tomado por un mendigo, al ir indocumentado y a causa de su aspecto descuidado, con ropas gastadas y viejas, no fue socorrido de inmediato, hasta que un guardia civil paró un taxi que lo condujo al Hospital de la Santa Cruz […], ya era tarde para hacer nada por él’ (fuente: Wikipedia).

¿Qué pensaría este genial arquitecto con sentido innato de la geometría y el volumen, amante de las justas proporciones, de los fastos celebrados cada año con el reclamo de su nombre? Si Gaudí levantara la cabeza…

4 Comments en “Si Gaudí levantara la cabeza…”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. lidia - Miércoles, 8 de febrero de 2012 a las 17:13

    esto no lo ha escrito un catala,no?

  2. Antoni Escofet - Miércoles, 8 de febrero de 2012 a las 20:18

    Si Gaudí aixequés el cap, sentiria repulsió per aquest autor i llur diari nacionalista espanyol.

    Cada cop que mireu les torres de la Sagrada Família recordeu que són la Senyera més gran del món.

    Quina merda de diari.

  3. Jaume - Miércoles, 8 de febrero de 2012 a las 23:56

    Aquest article és més trist que la gala! quina vergonya d’article!

  4. ssrec - Viernes, 10 de febrero de 2012 a las 01:01

    Muy respetuoso el artículo.

    Nada que ver con los comentarios de estos dos últimos que se remueven por dentro cuando leen algo inteligente y respetuoso.

    Yo pasé por la gala ( con el mando digo) un tiempo corto, corto porque ví ( cuasi no oí) a un tal (ni idea de su nombre) que recogió el premio ( si es que eso es un premio) que , en el momento de agarrarlo con sus garras, se dirigió al Mas Presidente y bajando la voz dijo……
    algo de …… i n d e p e n d e n c i a…….bajito flojito.

    Se vé que tiene vergüenza , miedo, o precaucion ……. pesar de agarrarse ……

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.