MWC y prostitución

27.02.2012 | 13:17
 

Mobile World Congress.

Por fin se inicia el tan anunciado como salvador coyuntural de nuestra precaria economía Mobile World Congress (MWC), el congreso de la telefonía móvil más importante del mundo. Durante cuatro días, Barcelona se convertirá en el aparador universal de este tipo de artilugios y seremos observados por millones de habitantes de los cinco continentes ansiosos de las últimas novedades del sector.

Se calcula en más de 60.000 los visitantes que acudirán a Barcelona y se pretende rebasar los 275 millones de euros de impacto económico de la edición anterior. Aproximadamente el 50% de los visitantes son altos cargos de empresas y más de 3.000, directores generales.

Alto poder adquisitivo que redunda en un aumento del gasto en servicios pero que tiene su contrapartida negativa: el turismo sexual. ‘Las salas eróticas y de prostitución adoptan medidas excepcionales ante la previsión de una demanda desbordada. Los establecimientos prohíben a sus trabajadoras librar los días de la feria, amplían horarios y lanzan nuevas promociones’. Incluso muchos locales tradicionalmente entregan flyers (hojas de propaganda) de prostitución en las entradas del congreso aunque se arriesgan a multas municipales.

Lo anterior no es por casualidad: ya hace tiempo que se sabe que Barcelona es la capital española de las mafias de la prostitución y un auténtico hervidero del crimen organizado. ‘Brasileñas y rumanas, la mayoría veinteañeras, algunas menores, casi todas criadas en ambientes humildes, con escasos estudios y escasas posibilidades, según informes de Interior, deambulan de local en local, forzadas a prostituirse durante meses hasta que reembolsen el importe que sus captores les exigen’.

El alcalde Xavier Trias (CiU) siempre se ha declarado abolicionista en este asunto -postura que comparto- llegando a manifestar que “es la esclavitud del siglo XXI”, pero, da la sensación de que, como en otras ocasiones –Eurovegas, por ejemplo-, cuando de lo que se trata es de generar inversiones y puestos de trabajo, sus supuestas buenas intenciones quedan aparcadas y dejan paso a un pragmatismo mal entendido: el fin justifica los medios para la más alta autoridad del Ayuntamiento de Barcelona.

Mientras no se aplique una política de tolerancia cero a la prostitución desde el poder político competente, sancionando a los clientes y realizando políticas activas de reinserción de las personas afectadas, no debemos dejarnos llevar por cantos de sirena. Les daré un dato: el número de multas a prostitutas en Barcelona triplica el de ayudas. También en este tema, otro modelo de ciudad es posible.

No hay comentarios en “MWC y prostitución”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.