Opinión

Bendecida por la cuna

‘El hecho es que a la Infanta ‘de momento’ ni siquiera se le ha tomado declaración como simple testigo; en cambio, una comitiva judicial encabezada por el fiscal Pedro Horrach, el pasado 6 de febrero, sí tomó declaración como testigos a más de un centenar de empleados de las sociedades vinculadas a los negocios del duque de Palma y la infanta Cristina’.

Antonio-F. Ordóñez
Jueves, 8 de marzo de 2012 | 10:42

El tiempo descubre la verdad, dijo Lucio Anneo Séneca. Como Séneca, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Palma de Mallorca, José Castro, es oriundo de Córdoba. Quizás por ello esperara más estoicismo en la decisión. Probablemente acaba de tomar la más complicada de su vida profesional al rechazar citar como imputada a la infanta Cristina en el mal llamado caso Urdangarín tal y como había solicitado el colectivo Manos Limpias.

Antes, con toda probabilidad, habrá recibido presiones de todo tipo, inconfesables algunas. Así, el Consejo General del Poder Judicial, en decisión sin precedentes en supuestos similares, ya envió un mensaje al juez instructor en forma de solicitud de informe sobre su posible responsabilidad o la de alguien de su juzgado en las filtraciones a la prensa del sumario.

Por su parte, la Fiscalía Anticorrupción, siguiendo sin duda consignas de la Fiscalía General del Estado, se opuso a la imputación de la Infanta al considerar que ‘no existen indicios’ de que ‘conociese la conducta supuestamente ilícita de su marido’. Castro señala que imputar a la infanta Cristina y citarla a declarar ‘carecería de sentido y sólo conduciría a estigmatizar gratuitamente a una persona lo que no es de recibo’.

El magistrado considera que no basta para su citación el hecho de que la Infanta formase parte de la junta directiva del Instituto Nóos que presidía Urdangarín y que posea el 50% y sea la secretaria del Consejo de Administración de una de las sociedades instrumentales a las que se desviaron fondos públicos, Aizoon. ‘El sólo hecho de participar en un ente asociativo sin ejercer en el mismo funciones ejecutivas no genera para el simple partícipe responsabilidad criminal por los hipotéticos delitos que pudieran cometer sus directivos en el ejercicio de sus facultades de dirección’, señala con respecto a la condición de la Infanta de vocal de la Junta Directiva del Instituto Nóos.

‘Tal dato sólo podría hacerle contraer responsabilidad penal en razón de las decisiones supuestamente adoptadas en su seno, si aquéllas hubieran sido tomadas colegiadamente y con el voto favorable de Doña Cristina Federica de Borbón y Grecia’, continúa el juez. ‘No así’, argumenta Castro, ‘cuando lo que hasta el momento consta en la causa es que la única dirección de dicha asociación era la bicéfala asumida por Diego Torres e Iñaki Urdangarín‘.

En cuanto a la presencia de la Infanta en la empresa Aizoon, arguye el juez que ‘es escasamente probable que, siendo Iñaki Urdangarín y su esposa los únicos partícipes de la entidad mercantil Aizoon, tuviera algo que formalmente se pareciera a Juntas Ordinarias o Extraordinarias, menos aún que Doña Cristina Federica de Borbón y Grecia redactara unas actas de lo tratado de las que diera lectura su esposo, y descabellado sería que, para el improbable caso de que alguna de estas Juntas se celebrara, se consignaran en ellas acuerdos sobre supuestas intencionalidades delictivas o el análisis económico de sus resultados’.

En cuanto a que determinados gastos personales del matrimonio se han cargado a la contabilidad de Aizoon, el juez sostiene que así lo delatan ‘diversidad de correos electrónicos’ pero no existe ‘absolutamente ninguno en el que figure como remitente o destinataria la infanta Cristina’.

En lo que respecta a la inversión realizada en la remodelación de su domicilio de la calle Elisenda de Pinós de Barcelona, Castro cree que ‘no constan de momento indicios sobre que el concreto reparto de su coste entre la economía familiar y la entidad Aizoon, que durante un periodo de tiempo tuvo su sede en el mismo inmueble, fuera decisión suya sin que hasta el momento se hayan establecido las bases económicas para estimar la concurrencia de un supuesto delito fiscal al respecto’.

Pocas son las voces autorizadas que han defendido públicamente la implicación judicial de la infanta Cristina. Entre ellas destaca la del magistrado en activo del Tribunal Supremo José Ramón Soriano, que manifestó públicamente que si fuera responsable de la instrucción tampoco la infanta Cristina eludiría ser llamada a juicio:

“Habría que citarla. Si forma parte de unas sociedades, algo sabe. […] La mayor responsabilidad es del marido. Él arrastró a la compañera, que no parece una persona tonta”.

Además, el magistrado consideraba que si Cristina fuera a declarar se contribuiría a que el ciudadano creyera en la justicia. “La gente espera que la justicia sea objetiva, imparcial y rigurosa. Y si hay que meter en la cárcel a Urdangarín, pues se le mete“, dijo en una entrevista en la que recordó las palabras del Rey durante su discurso de Navidad, cuando aseveró que “la justicia es igual para todos”, aunque posteriormente desmintió que estuviera haciendo alusión a su yerno.

Sin embargo, el hecho es que a la Infanta de momento ni siquiera se le ha tomado declaración como simple testigo; en cambio, una comitiva judicial encabezada por el fiscal Pedro Horrach, el pasado 6 de febrero, sí tomó declaración como testigos a más de un centenar de empleados de las sociedades vinculadas a los negocios del duque de Palma y la infanta Cristina. A la gran mayoría se les tomó declaración en el edificio en Barcelona de la Jefatura Superior de Policía, en el marco de la operación Babel. Otros han testificado en otros lugares de España.

Continúo teniendo fe en la justicia y en los operadores que la hacen posible en nuestro país, acatando siempre sus decisiones, pero, criticándolas cuando son, como mínimo anómalas. Una instrucción penal sobre una presunta trama de corrupción en la que no se cita a uno de sus beneficiarios finales, se me antoja, como mínimo, inaudita. Ofrece pábulo a suspicacias jurídicas indeseables en todo proceso y abre la puerta a una posible nulidad de actuaciones. Empecé con una reflexión; déjenme que acabe con otra del mismo filósofo: ¿Qué importa saber lo qué es una recta si no se sabe lo que es la rectitud?

Antonio-F. Ordóñez Rivero es letrado e inspector de Hacienda del Ayuntamiento de Barcelona y miembro de la junta directiva de Alternativa Ciudadana Progresista

Temas: , , ,

7 Comments en “Bendecida por la cuna”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Libre - Jueves, 8 de marzo de 2012 a las 10:55

    Interesante artículo. Nadie puede saber a ciencia cierta si la infanta se dejó gestionar por el marido o si colaboró sabiendo que hacía mal. Lo que parece claro es que Urdangarín pegó un braguetazo y se casó con ella por interés económico y de estatus.
    Sinceramente no es la primera vez que veo a una mujer que por amar al hombre equivocado sufre calamidades en su vida. Algunas mujeres se ciegan con el amor.

  2. Angel - Jueves, 8 de marzo de 2012 a las 11:14

    Estoy de acuerdo en muchas cosas del comentario,pero la realidad es que si,uno es el rey,nunca sera tratado igual que quien no lo es,sino,para que es uno rey.Mucho es que el sistema democratico ha destapado las fechorias del yerno,que no ha tenido escrupulos de utilizar a su mujer para ganar dinero.Cualquiera puede probar la diferencia real entre ser rey o familia y ser una persona del monton.Puede presentarse al presidente de una Comunidad Autonoma o a otro personaje que tenga la llave de una caja con dinero publico y le regale un cheque de miles de euros a cambio de nada.Dificil lo tendra a no ser que sea pariente del personaje que tiene la llave de la caja,de estos tambien tenemos muchos.Como ciudadano me alegro que sea quien sea,el que robe lo pague,pero tengo mis dudas que sea asi.

  3. Erasmus - Jueves, 8 de marzo de 2012 a las 17:08

    LA ‘ATENCIÓN INDIVIDUALIZADA’ NO CUMPLIRÍA LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO

    La ‘atención individualizada’ no cumpliría la sentencia del Tribunal Supremo, porque no es uso vehicular del español/castellano, sino una especie de clase particular, a la vista de sus compañeros, para explicar en español lo ya explicado en catalán a los alumnos que hayan pedido enseñanza en español. Así se ha practicado más de una vez, siempre para un solo alumno. El uso vehicular del español solo existe en un ‘grupo de enseñanza’ que tenga el español como lengua vehicular, o bien, en todas las asignaturas, o bien, en parte de las mismas. Si en un centro de enseñanza no hay suficientes alumnos solicitantes de español vehicular, deben agruparse con los de otros centros para constituir un grupo de enseñanza primando el interés de los alumnos sobre cualquier otra consideración.

  4. Erasmus - Jueves, 8 de marzo de 2012 a las 17:14

    TODOS LOS PADRES QUE PREFIERAN EN CATALUÑA LA ENSEÑANZA BILINGÜE, O TRILINGÜE, A LA MONOLINGÜE EN CATALÁN DEBEN SOLICITARLO

    Todos los padres que prefieran en Cataluña la enseñanza bilingüe catalán-español, o trilingüe catalán-español-inglés, en lugar de la enseñanza monolingüe en catalán, deben solicitar para sus hijos español vehicular (en eso deben ser atendidos obligatoriamente) y añadir en su caso que también desean inglés vehicular.

  5. Jose Orgulloso - Viernes, 9 de marzo de 2012 a las 16:09

    Este asunto Urdangarín me parece que se está llevando fatal desde el principio. Hay demasiadas sospechas e indicios como para que se “omita” la declaración de la esposa y socia de uno de los principales implicados. Creo que están haciendo mucho daño a la Monarquía.

    Y no quiero pensar qué pasará si finalmente se archivan las diligencias por prescripción de los delitos. Será terrible.

  6. Ciudadano Sinmitos - Viernes, 9 de marzo de 2012 a las 22:15

    Han salido tantos trapos sucios del Duque de Palma y de sus empresas familiares en los medios que, aunque no imputen a la Duquesa de Palma y la sentencia sea de absolución total para su marido, el inevitable juicio popular ya los ha condenado a los dos. Pocos ciudadanos en España mirarán bien a esa pareja en el futuro, tanto si son monárquicos como republicanos. Si la monarquía quiere recuperar la imagen perdida tendrá que mantener a los Duques de Palma lejos de Palma, en América o en China, para que los españoles no se acuerden de ellos cuando miren a Felipe y a Leticia.

  7. antonio moreno sanchez - Lunes, 12 de marzo de 2012 a las 08:40

    la señora infanta iba a las reuniones , y dicen que no estaba implicada, esto no se lo cree nadie, con el toiempo veo que esto terminara con un acto de desagravio al duqe de Palma por poner en duda su homradez, y viva españa¡¡

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.