Señales nacionalistas

26.03.2012 | 12:36
 

‘Las señales de tránsito o señales de tráfico son los signos usados en la vía pública para impartir la información necesaria a los usuarios que transitan por un camino o carretera, en especial los conductores de vehículos y peatones […]. Puesto que las diferencias de idioma pueden crear barreras, las muestras internacionales usan símbolos en lugar de palabras. Se han desarrollado principalmente en Europa y se han adoptado en la mayoría de los países’ (fuente: Wikipedia).

Como las señales se han hecho para las personas y no al revés, lo lógico al traspasar en nuestro país territorios con más de una lengua oficial sería que las señales se adaptasen a la realidad lingüística de los mismos. Esto, en general, es respetado en las vías de titularidad estatal; incluso, cualquier ciudadano podrá haber observado que determinadas vías que tienen final o inicio en Cataluña y que, igualmente, transcurren por otra Comunidad Autónoma, respetan escrupulosamente la cooficialidad idiomática.

Sin embargo, en Barcelona y por extensión en el resto de Cataluña, los nacionalistas han impuesto, una vez más, el monolingüismo a las vías de comunicación que controlan. En su caso, como en otras materias, contra toda lógica basada en razones -en este caso informativas- las señales se instalan, exclusivamente, en catalán.

Todo ello pese a que la normativa estatal es clara al respecto y exige sean bilingües allá donde coexistan lenguas oficiales; pero, ni caso. Incluso el Ayuntamiento de Barcelona prefiere perder los ingresos que se generen por multas de tránsito si lo alegado es la infracción idiomática prevaricadora en esta materia que realizan. ¿Hasta cuándo la fiscalía permitirá que los responsables de tráfico en esta Comunidad Autónoma cometan delitos impunemente?

Incluso el Síndic de Greuges tan proclive a inhibirse en temas lingüísticos interpretando las normas siempre a favor de parte –nacionalista, por supuesto-, en su informe de 2010 determinaba que, tanto español como catalán, son lenguas oficiales de Cataluña, por lo que ‘hay que evitar cualquier discriminación por razón de lengua en la información complementaria de las señales de tráfico’. Para los más infantiles, juguetones y sinvergüenzas, aquellos que se creen impunes y tienen ganas y tiempo para mostrar públicamente su chulería saltándose la ley, queda la polémica sobre el CAT. Homs, portavoz del Gobierno autonómico, y Puig, consejero de Interior, ambos de CiU, son alumnos aventajados, aunque lo hagan a título individual. Otras formaciones secesionistas, directa y sencillamente, piden que se incumpla la ley. Otra vez me pregunto, ¿dónde para la fiscalía?

Si a lo anterior añadimos que se desorienta a los conductores por la falta de continuidad en las señales en la ciudad de Barcelona según denuncia un reciente estudio del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), el panorama para los conductores hispanoparlantes que vienen a nuestra ciudad es como para ponerse a temblar.

El concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Eduard Freixedes (CiU), se ha comprometido a tener en cuenta el estudio para ir mejorando la señalización, replicando que esta es una cuestión “polémica”, ya que hay quien opina que las señales de una ciudad deben contener elementos de su idiosincrasia y por ello no es partidario, por ejemplo, de cambiar Besòs y Llobregat por norte y sur. Freixedes ha informado de que el Ayuntamiento destinará este año 1,2 millones de euros a la señalización de la ciudad.

El bueno de Freixedes –antes García (cambió su apellido en 2008)- no es demasiado conocido… salvo para crear polémicas identitarias: se trata del concejal que en marzo de 2011 se negó a firmar unos documentos oficiales por estar redactados en castellano. Si fuera gallina, no esperaría demasiado de la zorra. ¿Y la fiscalía, continúa sin querer enterarse del problema?

No hay comentarios en “Señales nacionalistas”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.