Cataluña

Puig propone cambios legales e iniciar una reflexión a nivel social y político para combatir la violencia urbana

“No solo son la gente de siempre, ahora son más, más violentos, y están muy organizados. Pretenden convertir Barcelona en un escenario similar al griego”, denuncia el consejero de Interior, en referencia a los actos vandálicos registrados este jueves.

Redacción
Viernes, 30 de marzo de 2012 | 14:45

El consejero de Interior de la Generalidad, Felip Puig (CiU), ha denunciado que los disturbios provocados este jueves por grupos violentos en Barcelona, aprovechando la celebración de la huelga general, responden a una estrategia “planificada” de “delincuentes y gente con instinto criminal” que refleja “lo mejor de las expresiones de la violencia urbana”. Puig ha reclamado una mayor “determinación” para erradicar estos grupos, para lo que ha propuesto nuevas medidas “legales, policiales e institucionales” y alcanzar “un consenso social” para actuar contra ellos.

En una rueda de prensa celebrada este viernes, el consejero ha informado de que, como resultado de las acciones vandálicas producidas durante la jornada, en Cataluña se han realizado 74 detenciones (cuatro de ellas de menores), 51 de ellas por los Mossos d’Esquadra, 21 por la Guardia Urbana de Barcelona, una por la Guardia Urbana de Tarragona y una por la policía local de Mataró. Del total de detenciones, 54 se han producido en la ciudad de Barcelona. 20 de los detenidos tienen antecedentes policiales, y ocho son extranjeros. Además de los detenidos, hay 15 imputados más, y no se descartan nuevas detenciones en los próximos días, a raíz de las investigaciones que se están llevando a cabo.

Durante el jueves hubo 9.385 agentes de la policía autonómica disponibles para los diferentes operativos que se llevaron a cabo, que saldaron con 45 agentes de los Mossos d’Esquadra heridos de diferente consideración y uno más de la Guardia Urbana de Barcelona.

“Ahora son más, más violentos y están muy organizados”

Puig ha querido dejar muy claro que los violentos no tienen ninguna relación con los manifestantes pacíficos que llevaron a cabo la “huelga social y laboral”. Pero ha criticado que la “violencia urbana” de los radicales supone la “eclosión” de “un problema que está latente en la sociedad catalana” y que “en los últimos tiempos ha ido mostrando determinados síntomas, con algunos antecedentes en los últimos meses, el año pasado, lo que deja ver una cierta dimensión real y aproximada de lo que nos encontraremos en los próximos tiempos“.

El consejero de Interior ha asegurado que los violentos se “enmascaran” en “grupos cercanos a los movimientos neoanarquistas más radicales y violentos”, en el movimiento de los indignados y del 15M, en los grupos antisistema y antiglobalización, “en los sindicatos más minoritarios y radicales”, y en “sectores radicales de universitarios”, además de contar con “la participación ingenua o consciente de voluntarios que también practican la violencia como diversión”. “No solo son la gente de siempre, ahora son más, más violentos, y están muy organizados. Pretenden convertir Barcelona en un escenario similar al griego”, ha concluido.

Reforma legal, revisión de la actuación policial y reflexión sociopolítica

Puig ha propuesto una serie de actuaciones a corto y medio plazo. Por una parte, la creación de “un grupo de trabajo multidisciplinar” para plantear modificaciones legales al Gobierno que afectarían, aunque no únicamente, al Código Penal. En segundo lugar, una “revisión” del trato por parte de la policía hacia los grupos de violencia urbana, tanto desde el punto de vista “preventivo” como “reactivo”.

También ha planteado “iniciativas sociopolíticas”, que se traducirían en impulsar “una reflexión con los partidos y a nivel sociológico” sobre el origen de esta violencia para encontrar “complicidades y consensos”. Y, por último, ha destacado la importancia de establecer “nuevos elementos de coordinación” entre la policía, la fiscalía y el sistema judicial.

Critica la “comprensión” y “complicidad” con algunos movimientos alternativos

El dirigente nacionalista ha subrayado que no hay que tener “ninguna consideración con los criminales y delincuentes” que “hoy todavía actúan con una cierta impunidad”, un “fenómeno” que hay que “erradicar”, ha insistido. Además, ha criticado que desde algunos ámbitos de la sociedad catalana haya habido una cierta “comprensión” y “complicidad” con algunos de estos grupos, como por ejemplo los okupa u otros movimientos alternativos.

Por último, ha reconocido que, durante la jornada del jueves, los Mossos d’Esquadra han utilizado por primera vez gases lacrimógenos y botes de humo para combatir a los violentos. Según Puig, los vándalos estaban especialmente predispuestos a los enfrentamientos “sin ningún tipo de complejos”, usando intercomunicadores y “agujereando las furgonas de los Mossos con bolas de acero lanzadas con lanzadoras”, lo que ha provocado “heridas graves” a algunos agentes.

Temas: , , ,

11 Comments en “Puig propone cambios legales e iniciar una reflexión a nivel social y político para combatir la violencia urbana”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Eduardo González Palomar (Manlleu -Barcelona-) - Viernes, 30 de marzo de 2012 a las 17:42

    ¡Choca sobremanera que gobernantes nacionalistas de Catalunya, que se caracterizan por incumplir las leyes que les son incómodas o contrarias a su corriente ideológica, sean especialmente críticos con otros “ciudadanos” que deciden hacer lo propio respecto a otros apartados del código legal!

  2. Angel - Viernes, 30 de marzo de 2012 a las 21:58

    El primero que no cumple con los derechos Constitucionales de todos los catalanes es Puig.Tendrian que empezar por hacerle cumplir la Constitucion.Puig no tiene facultad moral para hacer cumplir a nadie la ley,siendo el primero que no cumple la Constitucion.

  3. Jordi - Viernes, 30 de marzo de 2012 a las 22:21

    Este personaje, violento, de extrema derecha es un peligro público y debiera ser detenido por sus fechorías contra los ciudadanos.

  4. Andrés - Sábado, 31 de marzo de 2012 a las 00:02

    No hay que legislar en caliente, ¿no es eso lo que dicen los políticos? No vamos a meter en la cárcel a alguien por romper un escaparate o por quemar un contenedor, mietras hay gente con doce o trce agresiones sexuales a las espaldas y están en libertad con cargos, o gente que tiene doscientos antecedentes por robo con violencia.

  5. coccinella - Sábado, 31 de marzo de 2012 a las 09:11

    Dejadez en aplicar la ley, tan típica de aquí…..

    ahora se les vuelve en contra.

  6. miseher - Sábado, 31 de marzo de 2012 a las 09:41

    Eso!! Eso!! Dales fuerte Felipe Puig, saca tu bate de béisbol, acaba con los radicales, con los antisistema…sigue así, no dejes ni uno, que ya estamos hartos de asaltos a ayuntamientos, destrozos de instalaciones municipales, quemas de banderas oficiales, izamientos de banderas no oficiales, incumplimientos de la ley por parte de sus representantes, de ladrones de guante blanco encubiertos por senyeras…. o te refieres solo a los que no comulgan contigo??

  7. Romualdo - Sábado, 31 de marzo de 2012 a las 10:29

    Estoy de acuerdo con todos los comentarios. Aquí el problema es que en cuestiones de “kale borroka”, vamos a llamarlo así, se ha actuado con muchísima permisividad y en el País Vasco hasta con miedo.

    Estos fanáticos hacían muy bien el juego a ciertas ideologías empleando su lucha de “baja intensidad” e incumpliendo sistemáticamente la ley, al igual que los políticos nacionalistas. La diferencia está en que éstos emplean la violencia contra las cosas y muchas veces también contra las personas.

    Pero lo que hay que entender y nadie lo sabe mejor que los políticos que nos gobiernan es que incumplir las leyes es ejercer VIOLENCIA. No violencia física pero sí verbal. Es PROVOCAR al Estado porque para obligar a cumplir la ley tiene que ejercer la violencia de cuyo monopolio es titular.

    Y lo que es peor, incumplir la ley por parte de los que más están obligados a cumplirla y a dar ejemplo, es transmitir a los ciudadanos la idea de que pueden incumplirla impunemente. Lo único que hace falta para ello es que no reconozcan a la autoridad de la que emana.

    Y eso señor Puig es lo que entienden los antisistema. Que los políticos no tienen autoridad para mandar en nadie, que están al servicio de los ricos y que con eso es suficiente para no cumplir las leyes. De ahí a ejercer la violencia física sólo hay un paso.

    Hagan lo que tengan que hacer para acabar con esto pero lo primero de todo DEN EJEMPLO EN EL CUMPLIMIENTO DE LAS LEYES. No cuestionen permanentemente la legitimidad de las mismas como nos tienen acostumbrados a hacer.

  8. Jose Orgulloso - Sábado, 31 de marzo de 2012 a las 11:05

    Lo que hay que hacer es retirar las competencias de orden público de las manos de los radicales y que las ejerza quien nunca debiera haberlas dejado de ejercer.

  9. Ay Ay Ay - Sábado, 31 de marzo de 2012 a las 12:12

    Que un personaje como Puig diga estas cosas es un esperpento, porque si hubiera querido minimizar los daños hubiera aceptado la ayuda que en nombre del gobierno español le ofreció la Delegada del Gobierno en Cataluña.

    Pero dá la sensación que dicho señor o quien sea, presuntamente le haya preocupado mas que dirían los “suyos” si acepta la ayuda “dels espanyols” que los comercios que no hubieran podido ser destruídos si la hubieran aceptado.

    ¿O es que temían que el pueblo de Barcelona se hubiera lanzado a la calle a vitorear a la Guardia Civil o a la Policia Nacional?. No les extrañe, que ganas no nos faltan a muchos barceloneses.

  10. Rogerd - Sábado, 31 de marzo de 2012 a las 20:17

    Es divertido comprovar que un independentista como Felip Puig es un incompetente. Algo parecido le ocurrió en la Pza. Catalunya con los indignados.

  11. tgr12 - Lunes, 2 de abril de 2012 a las 02:10

    Los alborotadores son algunos miles y ya les van bien a los sindicatos, aunque digan que no. Esta violencia es portada en los periódicos, de otra manera sería una huelga. Y fuera de España, ¿a quién le interesa una huelga en España? La violencia vende más y acapara más portadas.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.