Opinión

¿Sacrílego e iconoclasta?

‘Sin ánimo de ser exhaustivo, así pasaron a manos privadas: Telefónica, Repsol, Iberia, Tabacalera, Correos…; y, en estos momentos, otras joyas esperan su turno: RENFE, Loterías, aeropuertos de Barajas y el Prat, miles de edificios públicos, Paradores, etc. Pero, hoy, son tan enormes las deudas, que estas ventas no son suficientes para enjugarlas’.

Manuel I. Cabezas González
Martes, 3 de abril de 2012 | 08:48

Para más de uno, lo que voy a verbalizar hoy no tendrá perdón de Dios y será un sacrilegio. Ahora bien, aunque reciba muchos latigazos lingüísticos por ello, prefiero seguir siendo un humilde seguidor de M.J. de Larra y continuar poniendo, negro sobre blanco, ‘aquello que los demás no quieren oír’. Lo ‘políticamente correcto’ debe dejar paso a lo ‘políticamente razonable y ético’.

Primero fue Zapatero (mayo de 2010) y luego fueron Rajoy y los 17 virreyes de las 17 taifas de las Españas (diciembre de 2011) los que pusieron las peras a cuarto a los sufridos ciudadanos de a pie, por algo de lo que no eran responsables: la crisis económica y todos sus efectos directos y colaterales. Mientras tanto, los verdaderos responsables, la casta política y el poder financiero, como los borrachos, se dedican a apoyarse mutuamente para no caerse y para poder seguir mamando del erario público a costa del resignado contribuyente.

El PP, en el Gobierno de España desde diciembre de 2011, acaba de aprobar (30 de marzo de 2012), con varios meses de retraso, los presupuestos de este año. Y éstos no vienen con un pan debajo del brazo, sino todo lo contrario: más recortes y más importantes, en todos los ministerios (13.400 millones de euros); más impuestos (12.314 millones); nuevas subidas de precios de los productos de primera necesidad (luz, gas, agua, combustibles) y de los vicios (impuestos especiales: tabaco, alcohol…); más tasas; nueva congelación del salario de los funcionarios; y, como guinda, amnistía fiscal para los ladrones de cuello blanco. Todo esto está justificado por la “situación límite en lo que afecta a las cuentas públicas y al desempleo”, Sáenz de Santamaría dixit.

Estas nuevas medidas van a jibarizar aún más el poder adquisitivo de los ciudadanos y, en consecuencia, a entorpecer el consumo; y con esto, se reducirá todavía más la actividad económica; y, sin ésta, se incrementará el paro en varios cientos de miles de nuevos parados. Así se seguirá cavando la fosa del Estado del bienestar, agravando la crisis y sus efectos nefastos y dramáticos para la mayoría de la ciudadanía. Creo que no exagero si afirmo que todos conocemos a personas que han perdido su trabajo y lo dramático que es para ellas el formar parte de ese batallón de 5,5 millones de parados: problemas económicos, de autoestima, de pareja, depresiones… Y creo también que todos conocemos a personas, que tienen cada vez más dificultades para llegar a final de mes o que han sido o van a ser desahuciadas o que han tenido que volver a casa de sus padres, para poder sobrevivir, que no vivir.

Ante un pasado de pesadilla, un presente angustioso y un futuro nigérrimo y sin muchas esperanzas, ¿qué hace una familia responsable y con dos dedos de frente? Por un lado, mantiene, pero controlándolos, los gastos necesarios (luz, gas, agua, teléfono, alimentación, salud…). Por otro lado, elimina o reduce todo lo que no es vital o perentorio (viajes, salidas al cine, al teatro, al restaurante, sustitución de electrodomésticos, coche, móviles u otros productos tecnológicos). Y, además, en los casos más angustiosos, que son cada vez más frecuentes, las familias se desprenden de los objetos de valor (joyas, segundo coche, moto, barco, antigüedades, segunda residencia, etc).

Y ante lo que está cayendo, ¿qué podrían hacer o tendrían que hacer las autoridades públicas? Si se comportaran como responsables y solícitos padres de familia tendrían que hacer lo mismo, tendrían que coger el toro por los cuernos y vacunarnos contra futuras crisis. Pero, si los ciudadanos no les obligamos, no lo harán.

Para empezar, los ciudadanos tendríamos que exigir responsabilidades a los verdaderos responsables (casta política y poder financiero) de todos los desaguisados. ¡Que el que la haya hecho que la pague! ¡Que cada palo aguante su vela! ¡Que cada culpable apechugue con sus responsabilidades! ¡Que devuelvan lo robado! ¡Que respondan pecuniariamente por sus desmanes y despilfarros! Y, como diría Sabina, ¡mucha, mucha, mucha… guillotina! (por supuesto, en sentido figurado o ¿no?, como aseveraría Rajoy). ¡Mucho fuego y azufre!, ya que en la casta político-financiera, como en la Sodoma y la Gomorra bíblicas, seguro que no hay ni tres personas justas.

Por otro lado, los poderes públicos, por encima de cualquier otra consideración, deberían ser obligadas por los ciudadanos a pensar siempre en las necesidades y en la felicidad de los administrados. Y éstos deberían ser, por lo tanto, la brújula que determine y guíe sus actos y decisiones. Desde el inicio de la Transición (1975), la sociedad española ha afrontado graves problemas económicos y de liquidez, casi tan graves como los de ahora. Y para hacer frente a los mismos, los gobiernos de Felipe González y, luego, de Aznar y Zapatero se dedicaron, entre otras medidas, a privatizar las joyas de la corona. Sin ánimo de ser exhaustivo, así pasaron a manos privadas: Telefónica, Repsol, Iberia, Tabacalera, Correos…; y, en estos momentos, otras joyas esperan su turno: RENFE, Loterías, aeropuertos de Barajas y el Prat, miles de edificios públicos, Paradores, etc. Pero, hoy, son tan enormes las deudas, que estas ventas no son suficientes para enjugarlas. Y de ahí los recortes y la subida de impuestos.

Si se ha privatizado y se va a seguir privatizando todo aquello que permita hacer caja, en aras de la salud económica de España y del bienestar de los españoles y esto no permite enjugar las deudas, yo me pregunto si -ante los graves problemas que acarreamos y los dramas personales, familiares y sociales que millones de ciudadanos están viviendo y que se agravan cada día más- no ha llegado el momento de privatizar los bienes culturales (obras de arte de los museos nacionales, autonómicos, provinciales o municipales). Aquí tenemos para dar y tomar. ¿Es legítimo, razonable y ético pasar hambre y/o tener frío y/o ser y estar abandonado en el otoño de nuestras vidas y/o morir formando parte de una lista de espera sanitaria, y/o…, y/o… mientras contemplamos en una de las paredes de nuestro salón, España, un Picasso de incalculable valor, que puede sacarnos de apuros? Con estas privatizaciones culturales, se obtendría la liquidez y el circulante necesario para enjugar muchas lágrimas y preservar el Estado del Bienestar. ¡Qué dramas estamos viviendo y cuántos dramas nos quedan aún por vivir! ¡Y la solución tan cerca y al alcance de la mano! ¿Solución sacrílega o simplemente sentido común? ¡A grandes males, grandes remedios!

Coda: “Nunca sufrieron tantos por las culpas de unos pocos” (J. Casamayor).

Manuel I. Cabezas González es profesor titular de Lingüística y de Lingüística Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona

Temas: , ,

13 Comments en “¿Sacrílego e iconoclasta?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. AFOR - Martes, 3 de abril de 2012 a las 11:00

    Comparto el diagnóstico pero no la salida que nos ofrece… a estilo de ‘Las sandalias del pescador’ cuan Papa enajenador de la fortuna artística del Vaticano.

    Sin duda, uno de los grandes problemas actuales de España es que se deshizo de su Sector Público casí en su totalidad -a diferencia de Francia e, incluso, Italia- y hoy en día no lo podemos utilizar como instrumento dinamizador.

    Sin sector público fuerte y sin la posiblidad de devaluar la moneda, quedamos en manos de los que estamos: Alemania, y por extesión, la Unión Europea.

  2. Jose Orgulloso - Martes, 3 de abril de 2012 a las 11:18

    Y cuando no quede nada por privatizar, ¿qué hará el Estado?

  3. Romualdo - Martes, 3 de abril de 2012 a las 12:09

    Las empresas públicas que comenzó privatizando y cerrando el socialista Gonzáles contra todo pronósotico, siguieron siendo privatizadas por Aznar. Zapatero ya no tenía prácticamente nada que vender aunque planteó lo de las Loterías y la gestión de aeropuertos sin que encontrara comprador y ahora le toca a Rajoy liquidar lo que queda.

    La privatización respondió a dos motivos:

    1) Con la entrada en la UE desaparecían los monopolios y Telefónica, Tabacalera o Campsa tenían que competir con otras compañías extranjeras muy fuertes . Para poder hacerlo necesitaban encontrar socios. Pero no era necesario enajenar. El Estado podía mantener muy bien su cuota de capital e incluso incrementarlo.

    2) El gobierno de turno recibía liquidez para afrontar los problemas inmediatos. A costa de incrementar las pérdidas de las empresas públicas pues vendío evidentemente las rentables, aunque cerró algunas que producían pérdidas como Altos Hornos de Sagunto, las pérdidasque esto provocó en las empresas públicas eran asumibles a corto plazo, pues se compensaban con los beneficios que obtenía con las que privatizó.

    Así pues el gobierno de turno se encontró teniendo que enjugar pérdidas mayores anualmente en las empresas públicas, pero con dinero contante y sonante para llevar a cabo proyectos muchas veces innecesarios, faraónicos, efectistas…

    ¿Y ahora? Pues como dice el señor Cabezas no le queda nada que vender porque lo que tiene son aquellas empresas que producían y producen pérdidas y que no pudieron ser vendidas en su día. Por consiguiente las malvenderá. Creándose además un problema tremendo para muchos trabajadores e incrementando el paro. Porque el que compre esas empresas no las querrá con la plantilla que tienen.

    Y la salida que propone el señor Cabezas la veo efectivamente como la denomina él: UN SACRILEGIO.

    Es inaceptable porque significa el comienzo de la liquidación de nuestro patrimonio artístico, herencia de nuestros antepasados, de alguna manera parte de nosotros mismos y riqueza presente y futura respecto al turismo.

    Lo que tienen que hacer nuestros políticos es, ya lo he dicho en otra parte, hacer lo que hicieron las Cortes franquistas: Hacerse el HARAKIRI.

    Son el problema, de ellos no puede venir la solución mientras consideren que la Administración Pública les pertenece y sorteen los accesos a la misma con nombramientos a dedo, entrada provisional como contratado o interino que luego se convierte en definitivo, ascensos concedidos por lealtades políticas y falseados mediante valoraciones de cursillos y otros en función del perfil que tenga aquel al que se va a favorecer , cargos de libre designación arriba, sorteos de la ley para hacer lo que el político de turno quiera, connivencia con el Poder Judicial vía nombramientos en las altas esferas por el poder Ejecutivo y el Legislativo, control de los medios de comunicación via red clientelar subvencionada…

    Sin esa regeneración moral, sin ese suicidio de TODOS los partidos políticos que han detentado y detentan el poder es imposible solucionar nada. Ni con leyes ni con ventas. Las primeras porque son una floritura para que creamos que ahora la cosa va en serio y se va a hacer algo. Pero la experiencia demuestra que o no se piensan cumplir o tienen tantas lagunas que al final no se cumplen. Y respecto a las ventas ya se ha dicho: Lo que se puede vender no vale nada.

    Y si se les ocurre tocar el patrimonio artístico habrá que sacarles de su puesto a voces.

    ¡Que hagan las reformas YA! Es preciso que se acabe de una vez la Partitocracia, sin eso es imposible que haya democracia. Porque una democracia corrupta NO ES DEMOCRACIA. Si es corrupta no es democracia.

  4. KarlMarxowned - Martes, 3 de abril de 2012 a las 17:15

    Cuando tan solo hace unos pocos (muy muy pocos) meses todavía estaba el ínclito Zapatero pegado con pegamento a la silla presidencial y pasando olímpicamente de escuchar a Europa yo no ví como veo ahora a tanto New Age haciendonos las más drámaticas y tremendistas previsiones sobre el fin del mundo, y por supuesto, del capitalismo, culpable de todos los males que nos azotan

    Ya no estamos en la Champions League, veo

  5. Kim Jong Woon - Martes, 3 de abril de 2012 a las 17:34

    “Sin duda, uno de los grandes problemas actuales de España es que se deshizo de su Sector Público casí en su totalidad -a diferencia de Francia e, incluso, Italia- y hoy en día no lo podemos utilizar como instrumento dinamizador”

    Impresionante. Ahora los sectores públicos fuertes y poderosos son los “dinamizadores” de las economías. Tela Marinera lo que hay que leer de la facción comunistorra

    Pues nada, mueran los emprendedores. Si es que pudiera quedar todavía alguno

    ¿ Se imaginan un médico que diera como receta a sus pacientes con el colesterol por las nubes la ingesta de chorizo, morcilla, panceta, bollería industrial y reposteria ? Es muy muy muy parecido xd

    “Sin sector público fuerte y sin la posiblidad de devaluar la moneda, quedamos en manos de los que estamos: Alemania, y por extesión, la Unión Europea.

    jajajajajaja, es que es de alucine. Estamos en manos de la UE para todo desde 1986. Ya no digo desde la entrada en el Euro. Diosss si por esta gente fuera pedirían el retorno de los soviets y el asalto al Palacio de Invierno como “dinamizadores” de la economía xd

  6. Mamandurrio Sindicalo Estatalero - Martes, 3 de abril de 2012 a las 18:23

    Claro. Un sector público fuerte y potente. Muy muy muy muy muy fuerte. Pero que muy fuerte. Fortísimo. Cuanto más fuerte y más potente, mejor. No vaya a ser que nos quedemos sin subvenciones y con trabajo

  7. Romualdo - Martes, 3 de abril de 2012 a las 19:20

    Kim Jong Woon:

    La Europa de 1986 no es la de después de Maastricht y el euro. Por desgracia no se abordó la unión fiscal, como se está haciendo ahora, ni la unión política que se vino abajo con el rechazo francés primero y holandés después al Tratado de Constitución.

    Eso significa que con el euro no tenemos capacidad de maniobra para devaluar e incrementar las exportaciones reduciendo las importaciones. Las ayudas se están terminando, la deuda nos asfixia y ya no tenemos empresas públicas que vender ni los beneficios que anualmente obteníamos de aquellas que eran muy rentables. Sólo nos quedan las que producen pérdidas y ni siquiera podremos malvenderlas porque nadie querrá comprarlas y si lo hace será a precio de saldo y con un coste humano en pérdidas de empleo y gasto al erario público en subsidios de desempleo, indemnizaciones, prejubilaciones y pensiones.

    Ese es el problema.

  8. Kim Jong Woon - Martes, 3 de abril de 2012 a las 20:34

    Romualdo,

    Y de quién es la culpa según tú ?

    De Europa ? Del Euro ?

    Del capitalismo ?

    De los que privatizaron ?

    Aclaramelo porque no te sigo donde quieres llegar

    Yo lo que veo es que después de dos gobiernos de izquierdas (Gonzalez y Zapatero) han demolido y deconstruido economicamente al país. Y con uno del PP por enmedio, los socialistas volvieron a dilapidar de nuevo una herencia inmaculada que recibieron de los primeros. Y de eso no te veo hablando

  9. Kim Jong Woon - Martes, 3 de abril de 2012 a las 20:57

    Otra cosa : Cuando eres un país fundamentalmente importador y no exportador como España ya que necesitas importar practicamente de todo (petroleo, gas, energía, materias primas, tecnología, etc..) y encima te dedicas a gestionar mal y a despilfarrar como se ha hecho, no tomas medidas anticrisis como no se tomaron no fuera a ser que el votante pensara que la oposición tenía razón que estábamos en una crisis (elecciones 2008) corres el riesgo de que la crisis te pase por encima el triple y el cuadruple que a los demás que es lo que ha acabado pasando, y que la deuda, el déficit y el paro te asfixien

    Luego tú te vas de rositas, con tu per y tu paguita vitalicia, y si te he visto no me acuerdo

  10. Mamandurrio Sindicalo Estatalero - Martes, 3 de abril de 2012 a las 21:07

    Romualdo, dinos también algo de los ERE que un poco más y la culpa va a parecer que es de Merkel

  11. Romualdo - Jueves, 5 de abril de 2012 a las 00:23

    Kim Jong Woon:

    La culpa se deduce evidentemente de todo lo que he expuesto. Se ha desmantelado el sector público. Y en eso la responsabilidad es en primer lugar del PSOE porque es el que comenzó. Es decir, la izquierda traicionó sus propios ideales.

    También del PP que es el que lo remató en la época de Aznar. Aquí Aznar no traicionó nada, siguió la lógica económica de la derecha. A Zapatero no le quedó nada por vender y con un superavit en las cuentas administró pésimamente pues para él, igual que para todos los partidos políticos lo importante es ganar las elecciones. Y Zapatero gobernó a golpe de encuesta. No quiso ni ori hablar de recortes hasta que las cuentas públicas le pusieron en su sitio.

    Ahora Rajoy tampoco tiene nada para vender y tiene unas empresas públicas que se verá obligado a malvender porque producen pérdidas. Y evidentemente no le queda más remedio que hacer recortes. Ya veremos cómo salimos de ésta.

    La corrupción tipo ERE, despilfarro, comisiones, gastos superfluos, enriquecimientos ilícitos, obras faraónicas, colocación de amigos en la Administración Pública, exceso de dietas, coches oficiales … Es, salvo los ERE, transversal a todos los partidos políticos. En época de vacas gordas ha habido dinero para todos, incluídos los corruptos. El problema viene ahora.

    ¿De quién es la culpa? Lo he dicho más veces: Ni de Merkel ni del capitalismo: De la partitocracia. Los partidos políticos son máquinas de ganar elecciones y de repartir prebendas. El bien público pasa a un segundo plano. Por eso para un partido político la derrota electoral es terrible: Deja a muchos en el paro y disminuye las posibilidades de financiación del partido.

    Sin una regeneración moral de la vida publica, sin una reforma de la Administración Pública, sin una auténtica separación de poderes, sin unos medios de comunicación libres ninguna nación puede funcionar en demoracia. Lo hará, como pasa en España, con una caricatura de la democracia.

    Y la prueba la tienes en que TODAS las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos están igual o más endeudados que el gobierno central. No han sido mejor gobernadas las Comunidades Autónomas, Cataluña es la más endeudada y es nacionalista, gobernadas por el PP o los nacionalistas que las gobernadas por el PSOE, o que el gobierno central. Y lo mismo ocurre con los ayuntamientos donde el más endeudado es el de Madrid, gobernado por el PP.

    Todos han gastado por encima de sus posibilidades y son igual de corruptos. Sólo hay que ir a las hemerotecas y comprobar los escándalos. No me voy a repetir. Salvo los ERES de Andalucía que ha sido una corruptela nueva de responsabilidad exclusiva del PSOE, todas las demás corrupciones son comunes a TODOS.

    No creo que el PP vaya a acabar con la corrupción porque el propio sistema que han montado ha pervertido la democracia y es corrupta en sí misma.

    Lo siento, a mí, también me gustaría creer otra cosa.

  12. Romualdo - Sábado, 7 de abril de 2012 a las 12:23

    Quiero manifestar también que aunque he dicho que la culpa no es ni del capitalismo ni de Merkel me refiero evidentemente a la parte que como gobierno nos toca. Porque el capitalismo especulativo financiero y salvaje es el responsable de la crisis y la señora Merkel junto a Sarkozy están gestionando pésimamente el problema, quizá porque no puedan hacer otra cosa de momento dada la independencia del Banco Central Europeo.

    Porque como la UE no dé un paso de gigante hacia adelante unificando leyes sociales, laborales y la fiscalidad haciendo una auténtica unión política y se limite a poner parches entendiendo que los estados que la componen pueden tener intereses contrapuestos en la gestión de sus economías sin recibir más que apoyos y ayudas puntuales, limitando sus márgenes de maniobra vía límite al déficit, con una moneda única esto se cae. Se cargan el espíritu de Monet y Schumann.

    Hoy, con un capitalismo global financieramente poderoso y trasnacional se necesitan políticos fuertes que estén por encima de los banqueros y hombres de negocios. Y para ello o se vuelve a las fronteras de los viejos estados y a que cada uno tenga su propia moneda o se hace una Unión políticamente fuerte. Los Indignados se lo dejaron claro: Si vosotros políticos no sois los que mandáis IROS A CASA.

    Se ha acusado a Grecia de que falseó las cuentas para entrar en el euro pero esas cuentas fueron supervisadas por Grodman Sachs firma de la cual el ministro de Economía era ejecutivo principal para Europa. Algo tendrá que ver en lo ocurrido la empresas o empresas que llevaron a cabo las auditorías y el proceso de integración griego. ¿O no?

    Y los griegos asfixiados y hundidos moral y económicamente, los portugueses tres cuartos de lo mismo. Y nosotros con un horizonte de sacrificios y penurias que pone los pelos de punta y que no sabemos si podremos salvar atados como estamos de pies y manos para aplicar políticas keynesianas.

    Al haber caído el muro no se tiene ningún miedo a que la ideología de la izquierda cale y el mundo se pueda organizar de otro modo y lo único que les preocupa es que las revueltas que puedan estallar sean puntuales y controlables.

  13. Romualdo - Sábado, 7 de abril de 2012 a las 18:39

    Para no tener que vender el patrimonio artístico que como he dicho es efectivamente un auténtico SACRILEGIO lo que se puede hacer es NACIONALIZAR LAS CAJAS DE AHORRO.

    Porque se ha inyectado dinero público, se las ha saneado y se las está fusionando tras haber sido DESCAPITALIZADAS por el malhacer de sus directivos y de los políticos.

    Como no tienen accionistas y se ha puesto dinero de todos el paso es fácil. Después lo que se puede intentar vender en el extranjero, como residencia de verano o de jubilados, es el patrimonio inmobiliario de estas Cajas de Ahorros, patrimonio hoy por hoy invendible en España.

    Con el capital obtenido más lo puesto para sanear tendríamos una Banca Pública para apoyar a autónomos y PYMES, donde se concentran los mayores porcentajes de empleo y poder relanzar el trabajo y el consumo.

    Se ha optado por sanear y regalar, es decir lo ya conocido de socializar pérdidas y privatizar beneficios. ¿Qué les deben nuestros políticos y los de la UE a los Bancos para que se inyecte dinero así?

    Y por último: Que los responsables de asumir riesgos de locura, inversiones de auténtico pufo y préstamos a instituciones políticas insolventes comparezcan ante los Tribunales: POLÍTICOS AUTONÓMICOS Y BANQUEROS. Que pruebas hay.

    Y ese sector público sí que lo necesitamos y lo podemos recuperar, aparte de que no es que lo estemos malvendiendo, es que lo estamos saneando para luego REGALARLO: El patrimonio de los Ayuntamientos va a parar a manos de accionistas de la Banca.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.