Puig pone a los vecinos en pie de guerra

13.04.2012 | 10:03
 

‘El nacionalismo es particularismo devastador, egoísmo disolvente y factor de debilitamiento democrático, toda vez que defiende la existencia de unos derechos colectivos, proclives a todos los populismos, que casi siempre son incompatibles con los principales derechos individuales’ (Antonio Papell, periodista).

No ocultaré que Felip Puig (CiU) no me es simpático. No es porque haya estado inmerso en diversos casos de corrupción -como casi toda la plana mayor de su partido-, ni porque practique el nepotismo más descarado, ni porque contribuya a la división de la seguridad en Cataluña entre los diversos cuerpos con competencia en ella contra todo criterio razonable, ni por incumplir la ley de banderas o la de tráfico, ni tan siquiera porque pretenda abiertamente la destrucción de la nación española; no. Lo que no soporto de él, ni de ningún político, es esa arrogancia con la que deambula por el espacio público, el de todos, apropiándoselo e intentando anular cualquier vestigio de pluralidad, manifestación o queja.

Manuel Fraga, máximo exponente del rancio nacionalismo español del siglo pasado, se hizo famoso en 1976 por una frase que siempre rechazó que hubiera formulado: “La calle es mía”; tras el intento de la oposición de manifestarse el Primero de Mayo, al cual se negó. Ahora, en 2012, treinta y seis años después, otro nacionalista, esta vez de raíz catalana, no le va a la zaga en ese intento de apropiación e intento de anular a la disidencia.

Los vecinos de Barcelona estamos hartos de su dirección política desde la Consejería de Interior, llena de abusos y desaciertos. En un salto hacia adelante, propone ahora reformas legales y policiales contra la violencia urbana como si no tuviera ninguna responsabilidad en los tristes acontecimientos que han acontecido en la ciudad en los últimos tiempos y a la que ha contribuido su errática acción de gobierno. Así que, el máximo órgano representativo de los mismos, la Federación de Asociaciones de Vecinos y Vecinas (FAVB) ha dicho ya ¡basta!, convocando a los ciudadanos de Barcelona a una gran concentración de protesta mañana, 14 de abril, a las 12:00 horas, en la Plaza Cataluña.

Algunos hace tiempo que pensamos que los sheriff, al estilo de far west, ni sirven para estas latitudes ni son admisibles en un Estado social y democrático de derecho como el nuestro. Con consejeros de Interior como Puig, sobran vándalos. Uno debería pensar que si es parte del problema ejerciendo una alta responsabilidad pública debería dimitir.

Así que, me adhiero plenamente a la convocatoria de la FAVB y les invito a participar. A continuación reproduzco el texto de la convocatoria:

ATUREM LES RETALLADES ALS DRETS I LLIBERTATS CIVILS

Plaça Catalunya
Dissabte, 14 d’abril a les 12.00 hores

La FAVB convoca una concentració ciutadana en defensa dels drets i llibertats civils.

Des de la FAVB, Federació d’Associacions de Veïns i Veïnes de Barcelona, sempre hem manifestat el nostre més ferm rebuig a totes les formes de violència. Considerem que el dret a la protesta ha de poder-se expressar de forma pacífica, sense ésser desvirtuat per accions violentes de part dels manifestants o de la policia. És per aquest motiu que la FAVB, conscient de la seva responsabilitat com a moviment ciutadà, sempre s’ha situat al capdavant de la defensa dels drets i llibertats civils, especialment quan aquestes es veien amenaçades per pulsions autoritàries.

El passat dimarts 4 d’abril, el conseller d’Interior del govern català Felip Puig va fer unes declaracions que marcaven un perillós punt d’inflexió en el nostre règim de drets i garanties jurídiques i obrien una deriva vers l’autoritarisme, en promoure: la restricció del dret de reunió, l’enduriment del codi penal, el foment de la delació ciutadana, així com l’empresonament i detenció preventiva; a les quals cal afegir les mesures proposades pel Govern central d’estendre la legislació antiterrorista als actes de vandalisme urbà.

Considerem que aquestes mesures no només seran ineficaces per atallar les situacions de violència que es donen a la nostra ciutat, sinó que la seva implementació suposarà un atemptat directe als drets i llibertats civils tan costosament guanyats després de 40 anys de dictadura. Seguretat i llibertat no són dues realitats contraposades, sinó les dos cares d’una mateixa moneda.

És per aquest motiu que des de la FAVB convoquem els veïns i veïnes de Barcelona, el món associatiu i els diferents agents socials a concentrar-se de forma massiva i pacífica a la plaça Catalunya el proper dissabte 14 d’abril a les 12 hores per expressar el nostre rebuig a les retallades en drets i llibertats civils.

NO HI FALTEU!!

No hay comentarios en “Puig pone a los vecinos en pie de guerra”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.