Una feria condescendiente con el nacionalismo (dedicado a los andaluces claros)

27.04.2012 | 11:56
 

‘El hombre andaluz no es un hombre coherente, es un hombre anárquico. Es un hombre destruido […], es generalmente un hombre poco hecho, un hombre que hace cientos de años que pasa hambre y que vive en un estado de ignorancia y de miseria cultural, mental y espiritual. Es un hombre desarraigado, incapaz de tener un sentido un poco amplio de comunidad. A menudo da pruebas de una excelente madera humana, pero de entrada constituye la muestra de menor valor social y espiritual de España. Ya lo he dicho antes: es un hombre destruido y anárquico. Si por la fuerza del número llegase a dominar, sin haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña. Introduciría en ella su mentalidad anárquica y pobrísima, es decir su falta de mentalidad’ (Jordi Pujol i Soley, en La immigració: problema i esperança de Catalunya, 1976).

Que el nacionalismo es chovinista, xenófobo y racista, e, incluso, homófobo en su versión conservadora y confesional, ya lo sabíamos. El vídeo y la cita que abren esta entrada se circunscriben al caso concreto andaluz y muestran la arrogancia de los ignorantes y su ideología reaccionaria. Llegados a este punto, uno se pregunta ¿dónde están aquí los Séneca, Averroes, Maimónides, Machado, Picasso, Lorca, Velázquez, Falla, etc.? ¿O no los conocemos, o será sencillamente, que no existen? Boadella lo explica bien al decir que todo, en definitiva, es cultura española.

Una vez hecha esta introducción necesaria vayamos al tema. Se conoce como la Feria de Abril de Cataluña al conjunto de casetas y atracciones que se instalan para la celebración de la fiesta local de Barcelona. En el año 1971 un grupo de migrantes internos llegados a la ciudad desde Andalucía, y sus respectivos descendientes, empezaron su propia versión de la Feria de Abril de Sevilla (fuente: Wikipedia).

Construida sobre la nostalgia de muchos ciudadanos catalanes de origen andaluz, en la Feria de Abril de Barcelona predominan tanto las sevillanas y los trajes típicos de Andalucía, como el rebujito y el pescaíto frito, hecho que acentúa que Barcelona haya llegado a ser considerada la novena provincia de Andalucía. El recinto, llamado Real, ha ido cambiando de lugar desde entonces, pasando por Castelldefels, Hospitalet de Llobregat, Barberá del Vallés, Santa Coloma de Gramanet, San Adrián del Besós y la Mar Bella, dentro del término municipal de Barcelona. Actualmente el Real se halla en el Parque del Fórum, al lado del Mar Mediterráneo.

La principal organización que la patrocina es la FECAC, la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Cataluña. No obstante, tanto la Junta de Andalucía, la Generalidad de Cataluña -esta a través de Bienestar Social (por caridad, que no por cultura, ya que aquello no lo es a su entender), la Diputación de Barcelona, como el Ayuntamiento de Barcelona también prestan su apoyo a través de subvenciones. Se habla de 300.000 euros del erario público, que servirán, como cada año, para que unos cuantos hagan su negocio privado.

Al frente de la FECAC -siempre hay alguien “al frente”, que tiene el beneplácito del poder político y económico nacionalista catalán- encontramos al controvertido Francisco García Prieto, tan acostumbrado a ganar las elecciones a la misma con apoyos sospechosos a la norcoreana superiores al 90%, como cuestionado por sus prácticas caciquiles que, incluso, han sido condenadas en los tribunales. Además, el referido siempre ha contado con el apoyo expreso de PSC y de CiU, e, incluso, ha contando en su junta con hombres próximos a las citadas formaciones políticas; por lo que no es extraño que su Federación, recientemente, premiara a un consejero nacionalista.

Desde sus inicios la pléyade de políticos de todas las tendencias que han pasado por sus diferentes recintos ha sido inagotable. El granero de votos que significan los oriundos de Andalucía no es nada despreciable; así que, si hace falta, uno se pone un sombrero cordobés y asumiendo todos los tópicos del asunto echa sus paseos por el recinto del Real dándose unos bailes y bebiendo unos finos. Y es que, por ejemplo, en la edición de 2010 se llegó a la cifra de 800.000 visitantes, según los organizadores.

El desbarajuste había llegado a tal extremo que, gracias a las presiones políticas, está previsto que en la edición del año que viene -por fin- el Ayuntamiento de Barcelona asuma, como le corresponde, el cobro de tasas y el otorgamiento de licencias a los puestos y feriantes, ya que hasta la de este año viene haciéndolo, directamente, la propia FECAC según el contrato del evento de más que dudosa legalidad. Así, la opacidad y los privilegios en la organización han venido siendo la tónica, al menos, hasta el momento. No se sabe oficialmente qué pagan las entidades; aunque, se habla de 4.000 euros por un todo incluido -servicios más infraestructuras- que, al parecer entregaron, cada una, el año pasado.

Del 27 de abril al 6 de mayo, se celebrará, otra vez, esta mala copia -de cartón piedra- de una feria andaluza. ¿Qué es una feria sin caballos ni toros? Recomendaría a los nostálgicos que no pierdan su tiempo y su dinero en algo falso, que sólo sirve para engordar a ciertos oportunistas o, en palabras de Pilar Rahola, no contribuyesen a dar vida a ‘un montaje comercial para vender finos y chorizos con la excusa de unas cuantas palmas’.

‘La reducción simplista que la feria hace de la amplia cultura andaluza, caricaturizada en su aspecto más banal, debería haber frenado el entusiasmo político, cuyo interés debe dirigirse hacia proyectos con un poco de nivel. Pero como en Cataluña la palabra andaluz activa un paternalismo transversal acrítico, el que ha sabido patrimonializar el concepto se ha llevado el gato a su provechosa agua, y ahí están todos los políticos poniéndose en fila para palmear a la feria. El alcalde Trias ya la ha elogiado, no fuera caso, y el resto se pondrán a la cola. Y será así como un año más Andalucía quedará reducida a cuatro tópicos sudados para que unos cuantos escogidos -escogidos por la dirección de la feria- puedan hacer negocio, ayudados con el dinero de todos’.

Este año se nos anuncian dos novedades: Convergència no tendrá caseta -la crisis y la lejanía de las próximas elecciones no hace necesaria el trágala- y por primera vez en la feria se cantarán sevillanas en catalán, ¡casí ná! ¿Para cuándo unas sardanas en andaluz? La verdad es que los andaluces nunca han importado a los nacionalistas, que los desprecian y sólo se acuerdan de ellos en campaña electoral; aunque, ya saben aquello de que no ofende el que quiere sino el que puede.

Andalucía -los andaluces- y sus ferias son algo grande, pero, como casi todo, tienen su lugar y su momento oportunos. Fuera de contexto sólo sirven para bailarle el agua a aquellos que oprimen al diferente. Al fin y al cabo con el AVE estás allí, en la real –no en la de pega-, en sólo unas horas.

Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace,
un andaluz tan claro, tan rico de aventura.
Yo canto su elegancia con palabras que gimen
y recuerdo una brisa triste por los olivos.
(Federico García Lorca, Alma ausente)

2 Comments en “Una feria condescendiente con el nacionalismo (dedicado a los andaluces claros)”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Juanc - Sábado, 28 de abril de 2012 a las 09:31

    Al leer el primer párrafo referente al libro de Jordi Pujol, me he quedado helado.
    Este señor no conoce ni conocía la realidad de Cataluña en 1976 ni en el momento actual.
    Yo llevo 40 años trabajando en la industria del metal en Cataluña que sobre todo exige disciplina,conocimientos, conceptos claros, curiosidad e ilusión por lo que se hace y debo de reconocer que los mejores especialistas que me he encontrado son andaluces. Además no consideran que el trabajo sea una condena bíblica sino que lo realizan con alegría y con humor y metiendo todas las horas necesarias para que todo funcione, sin mirar “el temp de plegar”. Es decir, con mucha responsablidad.
    El estereotipo andaluz se adapta a lo que los alemanes llaman el Fachreferent, técnico que es la referencia en su especialidad.
    A este señor le garantizo que si en la fábrica mas puntera de España en tecnología que está en Cataluña, envían a 80 señores procedentes de Almería , Málaga y Granada, de vacaciones todos a la vez, más de 5.000 robots se pararían y los de la barretina hasta las cejas no serían capaces de suplir su trabajo, sencillamente por desconocerlo.
    Cuanta ignorancia e irresponsabilidad tienen las que han dirigido y dirigen Cataluña!!!!!
    Con qué frivolidad insultan a los que les dan de comer!!!!

  2. ¿quién levanto cataluña? - Lunes, 30 de abril de 2012 a las 14:24

    Ayer estuve, tenia hambre, era la hora de comer a tope y eso que era de día.

    -Había caseta de UNIó, seguro que yo la ví
    -NO habia caseta de C’s
    Había caseta del PSUC, increiblemente… ponía vive

    -Había bares, restaurantes con aromas de España por todos los lados. Chatos de Aragón (vino fresco), rebujitos, queso mendizabal (vascos), cositas que alimentaban ya con el olor de Extremadura, empanadas de gallegos con unos pasteles para no engordan, dicen que engordan las personas…. miel de Granada así etc.

    Osea, aromas de España en el forum y a tope, era domingo

    alguna caipiriña tb, que esto se internacionaliza

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.