España

“Si una parte [de España] se plantea irse a mí me afecta, por eso lo votamos entre todos. Todo nos afecta a todos. [En el referendo secesionista de Quebec] la decisión final no dependía solo de los quebequeses”

[&hellip

Redacción
Martes, 8 de mayo de 2012 | 20:27

Rosa Díez, líder de UPyD, en una entrevista publicada este martes en Jot Down:

Ahora que habla del sistema educativo, uno de sus temas recurrentes es el de la lengua en la escuela. ¿Puede ser que aferrándose a la letra de la ley se puedan provocar unas consecuencias negativas que traicionen el espíritu de la misma? Los informes PISA demuestran que los niños catalanes son igual de malos en todo que los del resto de España con el añadido de que hablan, los que la hablan, una segunda lengua.

No sé cuál es el espíritu del gobernante. A nosotros en ese tema nos persigue el prejuicio. Igual es algo nuestro, que no sabemos explicar bien las cosas. Nosotros lo que planteamos es que en las comunidades bilingües todos los ciudadanos tengan el derecho a decidir la lengua en la que educan a sus hijos, en cualquiera de las dos. Y que todos los ciudadanos tengan el derecho de dirigirse a la administración pública en cualquiera de las dos lenguas, lo cual no quiere decir que todos los funcionarios tengan que saber las dos porque el derecho a dirigirse en las dos lenguas y ser atendido no significa que todo el mundo tenga que hablarlas. No como un derecho del castellano, porque el castellano no tiene ningún derecho. La lengua española no tiene ningún derecho y la lengua catalana tampoco; los derechos los tienen las personas. Las leyes protegen el derecho del ciudadano a expresarse en las dos lenguas. Yo soy ciudadana española y vasca y tengo derecho a poderme dirigir a la administración en cualquiera de las dos lenguas. Tengo derecho a matricular a mis hijos en cualquiera de las dos lenguas. Es lo que he defendido toda la vida, por cierto, no sólo ahora. Esto lo hablo mucho particularmente con Joan Tardà y siempre me dice que por cada niño que encuentre en Cataluña que no hable castellano él encontrará doscientos que no hablen catalán. Pero eso es no entender que no es ese el debate. A mí que un nacionalista me diga, o alguien que defienda la inmersión: “oye, tienes razón, hay una discriminación positiva, limitamos el conocimiento en el aprendizaje reglado del castellano porque el castellano lo aprenderán en la calle, es la lengua dominante y la única manera de conseguir que se conozca el catalán es esta”. Dime eso, no me digas que todo el que quiera puede, porque no es verdad. Estás haciendo una ley para una discriminación positiva, dímelo y yo seguramente te voy a poner mil ejemplos de cómo esta protección no es necesaria, sobre todo para el catalán, que es un idioma con raíz latina y por lo tanto fácil de aprender, pero que además es mortal para el euskera. Porque en Euskadi es una lengua que habla muy poca gente y por eso no es útil, no la necesitas para entenderte con otros. Se convierte en un símbolo político, ideológico y además partidario, no en un símbolo cultural que pueda ser compartido por todos nosotros. La gente estudia euskera y luego no habla euskera. Estudia euskera un profesor para presentarse a la oposición pero luego no lo utiliza para sus relaciones y en cuanto puede, pide una plaza en castellano. Una lengua que no es útil en ese sentido o la quieres o se muere, no la necesitas. Se han cometido muchos errores precisamente por eso. Mira, mis hijos han sido siempre educados en modelo B en el País Vasco; mi hija que tiene 29 años estudiaba en un modelo B bastante fundamentalista, con sólo dos asignaturas en castellano, que eran castellano e inglés. Mi hija habla euskera perfectamente y no ha tenido ningún trauma, no ha tenido ningún rechazo. Mi hijo, que estudió lo mismo, le cogió tal manía a la obligación de jugar en vasco en el patio, a que le forzaran, a que le suspendieran porque sabía lo suficiente pero no se relacionaba en euskera, que no ha vuelto a decir ninguna palabra. ¿De qué ha servido el fundamentalismo, por ejemplo, en el sistema sanitario vasco? Posiblemente fuera el mejor sistema de salud de toda España durante mucho tiempo hasta que introdujeron en el sistema de selección de personal sanitario esta cuestión de una manera no razonable. Un médico, para obtener una plaza de especialista, puede tener las mejores titulaciones en las mejores universidades del mundo, puede haber hecho el MIR en el Monte Sinaí, y conseguirá hasta seis puntos. El nivel máximo de EGA da dieciocho. No puede ser. ¿Qué fue lo que sucedió? Que diecisiete especialidades se quedaron vacantes, que los mejores se van, ¿y quién lo paga? La gente que va al sistema público de salud, que es la gente que más lo necesita porque el que tiene dinero se va a la privada. ¿A quién le hacen el favor? ¿Le han hecho un favor a alguien? ¿Qué hemos hecho, aparte de patrioterismo pacato? ¿Hemos hecho algo por el idioma, por el euskera, por la patria vasca? No, hemos jodido a la gente que más necesita el mejor sistema público, hemos expulsado a muchos vascos que son muy buenos profesionales, hemos bajado la calidad del sistema. ¿Qué coño hemos hecho? ¿Es el derecho del idioma? No, hombre, no, ahí no estamos hablando de los derechos del idioma, estamos hablando de que se note quién manda.

[…] Mire, me ha convencido. Estoy dispuesto a cuestionarlo todo. A ver, un tema al azar… España. ¿España es cuestionable? ¿Es discutible? Discutida seguro, pero ¿discutible?

Yo creo que no.

¿Por qué no?

¿Y por qué sí? Dímelo tú.

Tengo una frase de un artículo de Arcadi Espada que quizá sirva: “El nacionalismo está basado en una idea simple: yo he llegado antes que tú, y por lo tanto tengo más derechos que tú”. Él obviamente habla de lo que habla, pero en este caso podemos aplicarla también a España. La idea de España existe y es indiscutible, ¿por qué?

No es que sea indiscutible que sea una nación, pero todo no se puede discutir. Tú eres un hombre y yo soy una mujer y no lo discutimos, ¿no? Discutimos pero a partir de una realidad. España es una nación constituida primero sin democracia, luego reconstituida. Mañana puede que una parte de España puede decidir que quiere ser independiente y hacemos un referéndum en el que votamos todos los españoles.

¿Esa es la condición?

No es una condición. La Constitución española, a diferencia de otras constituciones democráticas del mundo, no prohíbe los partidos independentistas. Aquí hay partidos independentistas y es legítimo el independentismo. Pero yo soy una ciudadana española de una nación que hoy es esta. Si una parte se plantea irse a mí me afecta, por eso lo votamos entre todos. Todo nos afecta a todos. En Canadá había una pregunta clara con una decisión aceptada por todos. Una decisión previa de lo que supone para el resto con un veto definitivo en manos del gobierno canadiense. La decisión final no dependía sólo de los quebequeses.

Por supuesto, pero ¿quién votó?

Pero aquello es un estado confederal realmente y, a pesar de todo, el gobierno de la confederación tomaba la decisión final. No sé qué hubiera pasado si hubiera habido un resultado aplastante, pero estaba previamente establecido quién tomaba la decisión final, quién hacía la pregunta y qué se ponía en la pregunta. ¿Por qué? Porque nos afecta a todos. En unos sitios se toma la decisión pero votan todos y en otros sitios la decisión final la toma quien representa a todos, que en este caso es el gobierno de Canadá. Hay una Constitución, que se puede revisar, las leyes se revisan. Creo que después de treinta y tres años de democracia hay que revisar la Constitución a la luz de las consecuencias que han tenido las leyes que la han desarrollado, pero no por aquello que decía Maragall de hacerlo por los que no la habían votado. ¿Para qué? Para que se cumplan aquellos artículos de la Constitución que no son negociables, aquellos títulos que garantizan la igualdad, la libertad, la cohesión. Aquellas cuestiones que no son negociables en ninguna constitución democrática del mundo porque son las que reconocen derechos fundamentales. Podemos revisarla para llegar a la conclusión de que España ha de ser una confederación o un estado jacobino, lo que sea. Mi propuesta es el estado federal, pero yo no considero como consideran algunos que sea más democrático el estado federal que el estado centralista. A mí me ha contestado algunas veces Zapatero en el Congreso que si hoy hay más libertad y más igualdad en España es por el Estado de las autonomías. ¡Es la soplapollez mundial! No es el modelo territorial el que garantiza más libertad o más igualdad sino las leyes que se aprueban y las consecuencias que tienen esas leyes. La diferencia entre esto y la España de Franco no es que aquello fuera un estado centralista y esto sea un estado descentralizado, es que aquello era una dictadura y esto es una democracia. Hay estados democráticos en el mundo y son estados centralistas, te gustará más o te gustará menos pero a mí para España me gusta más el federalismo, pero no porque sea socialista o porque tenga una visión socialdemócrata, sino porque me parece que para este país, para su pluralidad y su diversidad, lo mejor es la descentralización política.

¿Cree que sigue vigente el discurso orteguiano de 1932 “digo, pues, que el problema catalán no se puede resolver, que sólo se puede conllevar; que es un problema perpetuo, que ha sido siempre, antes de que existiese la unidad peninsular y seguirá siendo mientras España subsista; que es un problema perpetuo, y que a fuer de tal, repito, sólo se puede conllevar”?

Creo que son otros tiempos, pero nunca hablaría del problema catalán, creo que eso es el nacionalismo catalán, el nacionalismo vasco, el nacionalismo gallego; lo catalán es mucho más que el nacionalismo, a mi juicio. Desde mi punto de vista creo que al nacionalismo hay que conllevarlo, en el sentido de que es una ideología que no comparto fundamentalmente porque no es una ideología, es una religión. Sé que estas cosas hay quien las siente, yo creo que es una religión y por eso, como es un sentimiento, es difícil de racionalizar. Es difícil debatir sobre los sentimientos, es imposible. Para mí el nacionalismo es conservador per se, porque la tribu está por encima del ciudadano, porque no lo necesita. Tienes que tratar de constitucionalizarlo en ese sentido de respeto a las reglas de juego y a las instituciones derivadas de la Constitución, nada más. Yo no quiero que nadie salga a la calle y grite: “¡viva la Constitución!”, me la refanfinfla, no tengo ningún interés en ese sentido.

Ovejero dijo en la presentación de Contra Cromagnon: nacionalismo, ciudadanía, democracia [Montesinos, 2006] que desde el punto de vista intelectual el nacionalismo no tiene ni media torta y que mientras detrás de las ideologías están Hobbes, Marx y Locke, detrás de los nacionalismos no había nada. Y detrás del antinacionalismo, ¿qué hay?

No sé lo que hay detrás del antinacionalismo, porque yo no soy antinacionalista.

¿Nacionalista tampoco?

Pues no. ¿Tú no crees que se pueda ser catalán sin ser nacionalista? ¿Y por qué no se puede ser español sin ser nacionalista? Esto es muy común también. Es muy común que la gente piense que hay que ser nacionalista de algo. Normalmente un nacionalista periférico cree que o eres nacionalista de eso o tienes que ser nacionalista español. Y no, no hay que ser nacionalista de algo. Creo que hay una cosa que es pertinente, que hay que decir en este momento: no es lo mismo el patriotismo que el nacionalismo. Yo soy patriota en el sentido republicano del término, en el sentido jacobino francés. Se puede ser patriota sin ser nacionalista. Realmente el nacionalismo y el patriotismo son lo contrario. El patriotismo no requiere de enemigos, el nacionalismo, sí, porque eres nacionalista contra alguien. Decía Orwell que el nacionalismo es el patriotismo echado a perder y esa también, frase por frase, me la quedo. Yo defiendo la unidad de la nación española pero no por sentimentalismo, sino porque creo que es el único instrumento capaz de garantizar la igualdad. Hay quien la defiende por una operación sentimental pero en mi caso, ya lo dije antes, en mi casa nunca hubo banderas. A los nacionalistas les parece muy meritorio y muy loable ser nacionalista catalán o vasco, pero muy asqueroso ser nacionalista español. En cualquier caso, no soy nacionalista y no me gustan los nacionalismos, ni periféricos ni centrales, ni los nuevos ni los antiguos. Creo que todas las guerras de la humanidad vinieron del nacionalismo, de la religión o de las dos cosas juntas. Apelo al que se sienta nacionalista periférico que no le parezca mal que haya otro que se sienta nacionalista español porque eso sí que es una enorme contradicción. Pero a mí eso también me la refanfinfla. No me interesa este debate.

¿Qué opina de esos que con cierta maldad afirman que UPyD es el partido nacionalista madrileño?

Al que dice eso le digo que se informe. Que se informe cuantitativamente, que lo de cualitativo es una cosa que cada cual tiene su opinión. Nosotros en las primeras elecciones generales tuvimos trescientos y pico mil votos y el 50% en Madrid. En las elecciones autonómicas últimas y en las generales últimas, el 30% es Madrid y el 70% es el resto de España. Es el 30%, que es mucho, es cierto, pero el 20% de nuestros votantes es gente de Andalucía aunque no tengamos ni un solo diputado ahí. Somos un partido nacional, que tiene más fuerza representativa en Madrid porque el sistema electoral hace que sea más fácil entrar por ahí, pero fíjate qué progresión en 4 años. En las primeras elecciones el 55% del voto estaba en Madrid y en las segundas, sólo 4 años más tarde, ya no llega al 30%.

¿No le sorprende que donde su discurso debería calar más es donde, paradójicamente, su partido tiene más dificultades?

¿Por qué tendría que calar más? Yo no tengo un discurso antinacionalista. Nuestra debilidad presencial y política en las comunidades autónomas en las que hay partidos nacionalistas reproduce lo que le pasa al PP y al PSOE. PP y PSOE, en esas provincias, en esas comunidades autónomas donde hay nacionalistas, también tienen una dificultad mayor que en el del resto de España. Han tenido que ganar las elecciones generales, tanto el PP como el PSOE, para subir a dos dígitos tanto en Cataluña como en el País Vasco. Eso que se ha producido, que se produce en los partidos de ámbito nacional, estos dos que son tan grandes, se produce de la misma manera en los otros. Donde hay nacionalistas la competición es más complicada, hay muchos más que juegan, y de la misma manera que se castiga entre comillas y en minúsculas a los partidos nacionales; en nuestro caso se nota más porque nos impide entrar. El Partido Popular, siendo el partido líder de la oposición en España, hace nada no llegaba al 10% en Cataluña. Creo que tiene que ver con esto. Los partidos de ámbito nacional tienen más dificultades porque hay más competencia y porque hay un espectro bastante trasversal, cubierto por los partidos nacionalistas, más de derechas y más de izquierdas, porque dentro del nacionalismo también está cubierto todo eso. Los partidos de ámbito nacional tenemos muchas más dificultades para entrar y terminamos entrando con fuerza cuando somos ya grandes a nivel nacional. Le pasó en Euskadi al Partido Socialista y al Partido Popular y es porque el nacionalismo abarca mucho. Hay menos para repartir, menos espacio político.

¿A qué se debe que después de todo este tiempo ni siquiera hayan llegado a un mal acuerdo electoral con Ciudadanos? ¿Es que en eso también tiene que ser Cataluña diferente?

Es cierto que tenemos puntos en común, pero no somos lo mismo. No. Ellos son un partido catalán y nosotros, un partido nacional. Nunca jamás hubiéramos constituido un partido solo para el País Vasco, a pesar de que la mayoría de los promotores somos vascos, para después dar el salto al conjunto de España. Nosotros somos un partido de ámbito nacional, que tiene una posición nacional, que no nos planteamos ni de lejos hacer política a nivel regional.

Pero pagan un precio muy alto: no existir en Cataluña.

Ya existiremos. No puede ser una cuestión puramente logística o puramente instrumental. Para tener presencia en Cataluña no tenemos que ir allí con Ciudadanos, porque para tener presencia en Aragón tendríamos que ir con otros y en otro sitio, con otro. Somos un partido nacional que tiene una misma posición política en toda España, unas mismas siglas, una misma propuesta, y ya llegaremos, poco a poco. Y si no lo hacemos será porque la gente no lo necesitará. Tú puedes creer que somos un instrumento necesario para la política nacional en este momento, pero si la gente no lo piensa no te elegirá. Para esto es importante no tener un diputado que tenga otras fidelidades. Con Albert Rivera nos sentamos una vez, al principio, cuando constituimos el partido, y le dijimos esto mismo. No somos tan distintos, pero es que esa no es la cuestión. La cuestión es que ellos son un partido regional catalán y nosotros un partido nacional. Y esa es la distinción. Un partido con muchos años de historia de ámbito nacional puede hacer un acuerdo con un partido regional, aunque casi todo tiene un precio, como bien ha demostrado el PSC-PSOE o PSOE-PSC. Pero un partido recién nacido que empiece desdibujándose yendo con uno en un sitio y con otro en otro, pensando que eso le va a dar mejores resultados electorales… No merece la pena porque lo electoral es importante, pero no es lo más importante. Lo más importante es lo político, y en eso hay que ser coherente.

Temas: , ,

67 Comments en ““Si una parte [de España] se plantea irse a mí me afecta, por eso lo votamos entre todos. Todo nos afecta a todos. [En el referendo secesionista de Quebec] la decisión final no dependía solo de los quebequeses””

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. vito - Jueves, 10 de mayo de 2012 a las 18:59

    “no COMPRENDES el significado de las palabras ni en inglés ni en español”

    Estic segur que vosté enten tan bé com jo el significat d’aquestes paraules: “The House of Commons has overwhelmingly passed a motion recognizing Québécois as a nation within Canada”

    I tant vosté com jo sabem que no sou capaços.

  2. vito - Jueves, 10 de mayo de 2012 a las 19:07

    “Para sacar un pais adelante se necesita la union del esfuerzo de todos sus habitantes.”

    Precisament, tirarem endavant el nostre pais quan el nostre esforç no serveixi per qué qui ens roba ens insulti i ens menysprei.

  3. vito - Jueves, 10 de mayo de 2012 a las 19:10

    “No creo que tu ITaca prometida tuviera muchos apoyos en los paises vecinos, lease España y Francia.”

    Aquesta colla d’espanyolistes encara no s’assabentat de com conviuen en pau a la Unió Europea pobles com l’alemany, polonès, txec, austriac, eslovè, finès, suec…..després d’abandonar el domini d’uns sobre els altres.

    Es pensen que els deixaran mostrar l’animadversió balcànica que ens tenen.

  4. Javier - Jueves, 10 de mayo de 2012 a las 20:00

    Vito

    “…tirarem endavant el nostre pais quan el nostre esforç no serveixi per qué qui ens roba ens insulti i ens menysprei.”
    Ese podria ser el eslogan de los castellanohablantes o hispanofilos en una Catalunya independiente monoidentitaria.

    Y no seas ingenuo, no hace falta declarar la guerra a nadie, el esrangulamiento economico es mucho mas efectivo. Vetar el ingreso en depende que club, insinuar que no conviene invertir en segun que sitios, etc …. Convertir un estado pequeño en inviable es de lo mas sencillo

  5. robertg - Jueves, 10 de mayo de 2012 a las 22:16

    Javier:

    Yo no te estoy invitando a irte, sino a quedarte, como uno más de nosotros.
    No como alguien que viene a sustituirnos.
    Si quieres ser uno más , tienes las puertas abiertas, aunque hables como te dé la gana.
    Pero hay que tener clara una cosa:

    no vamos a permitir, bajo ningún concepto, que convirtáis Catalunya en una comunidad con dos pueblos enfrentados: el vuestro y el nuestro.

    Y como nosotros no somos vosotros, y por tanto no renunciaremos a nuestra manera de ser y de pensar para agradaros, a vosotros, que habéis llegado hace cuatro días, en términos histórico-temporales, tendréis que empezar a aceptarnos o sino hacer las maletas.

    Es muy duro. Lo sé. Y suena odioso. También lo sé.

  6. R. S. - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 02:14

    [Xavi A.] Gracias por lo de las elecciones, pero mira, soy quebequés y vivo en Quebec, así que estoy bien informado sobre este tema. Los quebequeses generalmente no votan para ideas o un programa, sino que para el jefe que les parece más simpático: en el pasado ya votaron entusiasticamente para el PQ (centro-izquierda, independentista), el PLQ (centro, federalista), la ADQ (centro-derecha, autonomista) en las elecciones autonómicas, y el Bloc (PQ estatal), el PLC (PLQ estatal), el PC (ADQ estatal), y el NPD (izquierda, autonomista). Según los últimos sondeos, si hubiera unas elecciones autonómicas hoy, los indepes ganarían, tal vez por mayoría absoluta, así que es necesario ser muy prudente antes de decir “tal partido o tales ideas han muerto en Quebec”.
    En cualquier caso, la Ley de Claridad ha tenido poca influencia sobre la opinión política coyuntural o la opinión de la gente. Es lógico: una Ley estatal no va a hacerte cambiar de idea: votas Sí o No. La evolución es más bien una cuestión sociológica (inmigración, nueva generación de gente que no ha vivido la situación anterior a los años 70 (dominación y arrogancia del inglés, en Montreal muchos almacenes no te servían en francés, algo que ha desaparecido aunque amenaza con volver)).

    Pero insisto: la democracia es la regla de la mayoría, y la mayoría, por definición, es 50 % + 1. Como dije, cuando el No ganó el referendo con 51 %, los del Sí lo respetaron escrupulosamente y nunca se plantearon decir “Oigan, 51 % no es una mayoría clara”. O las reglas del juego son las mismas para los dos lados (cada votante tiene el mismo peso), o no hay legitimidad: imagínate que, temiendo una victoria del Real Madrid, las instancias supremas del fútbol hubieran decidido que los goles del Bayern cuentan el doble de los goles del Real, en la ida como en la vuelta. ¡Vaya injusticia para los madrileños!

  7. vito - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 08:07

    “Ese podria ser el eslogan de los castellanohablantes o hispanofilos en una Catalunya independiente monoidentitaria.”

    Podria. Però els catalans estem vacunats contra l’odi ètnic. Sabeu perfectament que la pràctica totalitat dels catalans tenim al menys un avi no català. No necessitem ser com vosaltres.

    “Convertir un estado pequeño en inviable es de lo mas sencillo”

    La inquina que mostrarieu un cop més contra els catalans afegiria un gra més a la vostra monstruosa història d’odi al diferent.
    Ja sabem que no serà fàcil. Però encara és pitjor haver de compartir un estat amb una gent que ens detesta d’aquesta manera.

    No hi ha volta enrera.

  8. Javier - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 11:45

    Robertg:
    “Yo no te estoy invitando a irte, sino a quedarte, como uno más de nosotros”
    EL pensamiento unico de nuevo. Ya se ve que en una Catalunya independiente no habria la misma tolerancia con el diferente de la cual hoy disfrutais vosotros en una Cataluña parte de España.

    Te digo que nadie hara las maletas en contra de su voluntad, porque la comunidad internacional y el resto de España velarian para que eso no pase. Las deportaciones si que avalarian una sancion de la ONU y probablemente una guerra en las que tendriais las de perder.

    Y en cuanto a la asimilacion de los catalanes en el nuevo regimen, olvidate. Algunos habria que si pero un porcentaje del 30% como minimo radicalizara su discurso y estarian dando la misma tabarra que vosotros estais dando ahora pero al reves.

    Si de lo que se trata es de tiempo. Bienvenido a la republica islamica de AL-Catalanus

  9. Javier - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 11:58

    Vito:
    “Però els catalans estem vacunats contra l’odi ètnic.”

    Otra vez el discurso supremacista. Los catalanes somos como cualquier hijo de vecino. Y en el caso de los nacionalistas bastante moldeables ante proposicones demagogicas de una sociedad superior. De aqui a crear “escamots” de linchamiento contra el “xarnego” (como ya se hizo por parte de Estat Catala en la segunda Republica) hay un paso.

    Y por supuesto, no vendas mas victimismo. Estoy haciendo politica ficcion, que crea que pueda ocurrir eso no significa ni que lo desee y mucho menos que lo promueva. Y ten por seguro que tu destilas mas odio hacia mi que yo hacia ti.

    Afortunadamente, esto no ha hecho mas que empezar. Hay margen para el entendimiento.

  10. vito - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 12:24

    “Hay margen para el entendimiento.”

    Porteu segles sense entendre. Encara ara esteu convençuts de la superioritat de la vostra identitat, llengua i cultura sobre les nostres.

    Ja no hi ha cap marge. Se’ns ha acabat la paciència.

    “y estarian dando la misma tabarra que vosotros estais dando ahora pero al reves. ”

    Potser a la gent com vosté, les opinions diferents les considera “una tabarra”. No s’amoïni, a Catalunya no pensem en la legitimitat de cap exèrcit. Només en la de la democràcia.

    On tothom opina i el seu vot té el mateix valor. Sigui una “tabarra” o no.

    I no soc victimista. Senzillament, n’estic tip de gent com vosté.

  11. Rapso - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 16:03

    A ver Vito , ¿Puedes explicar un poco mas esto que afirmas ?

    “convençuts de la superioritat de la vostra identitat, llengua i cultura sobre les nostres”!

  12. Javier - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 17:41

    Sr Vito

    Lo del entendiiento no iba con usted. Afortunadamente hay muchos mas catalanes que estamos por la convivencia de dos culturas y dos lenguas. Repito sin victimismos y con los mismos derechos. Aqui esta el punto de encuentro. Entre el solo en castellano y el solo en catalan estamos los del bilingüismo. Dos culturas señor mio.

    En cuanto a la palabra “tabarra” esta sacada de contexto de otra conversacion con otro forero, su respuesta no contraargumenta nada de lo dicho unicamente descontextualiza para intentar pescar algun argumento y poner en mi boca opiniones que nunca dije.

    Puedo comprender su hartazgo y fustracion, y me resulta muy penoso se lo aseguro. Esfuerzos y tiempo perdidos para generar mas fustracion y mas odio y mas hartazgo, y … en fin el mito de Sisifo. Pero …..

    “Daría la mitad de mi vida para que los nacionalistas pudieran defender sus tesis, pero la otra mitad la necesito para batallar para que los nacionalistas no consigan lo que pretenden.”
    Voltaire.

  13. vito - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 18:02

    “Entre el solo en castellano y el solo en catalan estamos los del bilingüismo. Dos culturas señor mio”

    Els que us queixeu contra la normalització del català, sou, en una amplíssima majoria, monolingües.
    Curiosament, en castellà.

    A qui vol enganyar? Bilingüistes, vosaltres?

    Encara estem esperant que demaneu la igualtat en els deures lingüístics dels catalans….
    que des de fa segles és només un: el castellà.

    I no hi ha odi, cap frustació, en reclamar que abandoneu la vostra negativa a que els catalans fem amb les nostra societat el que resulti de la nostra voluntat democràtica.

  14. robertg - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 21:51

    Javier:

    ¿quien ha hablado de deportaciones?
    ¿quien ha hablado de asimilaciones forzosas?
    ¿república Islámica de al-catalanus?
    ¿en que mundo vives?

  15. vito - Sábado, 12 de mayo de 2012 a las 09:17

    “En cuanto a la palabra “tabarra” esta sacada de contexto de otra conversacion con otro forero”

    No s’amagui: per vosté, les idees contràries a la unitat d’Espanya són “una tabarra”. I es pensa que a la Catalunya independent, els favorables a la unió amb Espanya serien la “nostra tabarra”.

    La gent com vosté té molt poca qualitat democràtica. Us ve de lluny.

    N’estem tips.

  16. Romualdo - Sábado, 12 de mayo de 2012 a las 11:31

    Javier:

    Lo de la tabarra es el término que empleé yo. Y es que llevo toda la vida oyendo la tabarra nacionalista. Una auténtica y machacona repetición goebbeliana. Diseñada precisamente para que la mentira cale.

    Y en cuanto a lo que te dicen de que no hay asimilaciones forzosas, deportaciones (sólo faltaría pero al tiempo), sólo hay que volver a leer su discurso: Nos podemos quedar si nos convertimos en “ellos”. Porque “ellos” “no son nosotros” y no van a permitir que les convirtamos en “nosotros”. Es decir, una auténtica masturbación mental que se viene a resumir en:

    Yo soy quién para decirte si te puedes quedar o no y cómo tienes que pensar y actuar políticamente para que yo te autorice a quedarte.

    Y luego dice que no habla de asimilaciones forzosas ni deportaciones. ¡Lo que hay que ver! Porque naturalmente si para quedarme tengo que coincidir con su forma de pensar en política y otras cuestiones…¿Qué va a hacer conmigo si no lo hago? ¡Ah, convertirme en extranjero, bueno para ellos ya lo soy! ¡Sólo faltaría que me deportase pero las bases ya están puestas porque si me consideran inmigrante “ilegal” igual me afectaba…!

    Lee uno unas barbaridades en este foro y encima dándoselas de “progresista” que aterran. Y no digamos nada de su probreza argumental que es la misma de sus líderes en las sedes del partido y en algunas ocasiones en que hablando en público bajan la guardia.

    Pero ni caso, Javier, aquí estamos y aquí seguiremos que Cataluña no pertenece a los nacionalistas ni a ideología alguna.

  17. El llop de CAN PIXA - Domingo, 13 de mayo de 2012 a las 01:29

    U diuen a Espanya ojito que ja bufa el vent

    http://www.cronica.cat/noticia/El_2….ndependent

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.