Opinión

Del XIII Congreso del PP catalán

‘En este congreso del PP catalán hemos puesto las bases para convertirnos en la alternativa política, superando al PSC en diputados autonómicos, concejales y alcaldes, frente al separatismo y a la parálisis de reformas por parte del proyecto de Artur Mas (CiU). Hemos puesto de manifiesto la necesidad de poner en valor la Cataluña real frente a la Cataluña oficial que defiende el separatismo, así como la necesidad de unos medios de comunicación públicos como TV3 o Catalunya Ràdio que no sean separatistas y que representen la pluralidad política de Cataluña’.

José Antonio Coto Roquet
Viernes, 11 de mayo de 2012 | 11:21

El 5 y 6 de mayo se celebró el XIII Congreso del PP catalán, en el que renovamos el proyecto popular en Cataluña, creando las estructuras y equipos necesarios para incrementar nuestra presencia territorial y renovando los principios, ideas y convicciones que defiende nuestro partido, especialmente, en Cataluña.

En el PP catalán hemos reeligido a Alicia Sánchez-Camacho como presidenta con casi un 93% de los votos de los compromisarios, el resultado más elevado obtenido por un presidente del PP catalán en todos los congresos celebrados. Estamos en un momento trascendental en el que los que hacemos perfectamente compatible sentirnos catalanes y a la vez españoles, nos sentimos amenazados ante la escalada separatista de la CiU de Artur Mas, Josep Antoni Duran i Lleida, Oriol Pujol y Felip Puig, con el pasotismo e invisibilidad absoluta del PSC. Por ello, ahora más que nunca, debemos ir todos con una sola voz en defensa de la libertad, la legalidad y la Constitución (que fue aprobada por un 90% de catalanes) en Cataluña.

En esta línea, desde el PP catalán, que estamos en la mejor posición política de nuestra historia en Cataluña, con más diputados que nunca en el Parlamento autonómico, como tercera fuerza y a tan solo seis puntos porcentuales de superar al PSC, gobernando la Diputación de Barcelona, con las alcaldías de Badalona y Castelldefels (en Barcelona) y siendo decisivos en los ayuntamientos de Barcelona, Gerona, Tarragona, Reus o Cambrils, entre otros, estamos dispuestos, con más cohesión, unidad y fuerza que nunca, para seguir defendiendo nuestros principios y convicciones políticas.

Por todo esto, en este congreso del PP catalán hemos puesto las bases para convertirnos en la alternativa política, superando al PSC en diputados autonómicos, concejales y alcaldes, frente al separatismo y a la parálisis de reformas por parte del proyecto de Artur Mas (CiU). Hemos puesto de manifiesto, en las ponencias y en los diferentes comunicados, la necesidad de poner en valor la Cataluña real frente a la Cataluña oficial que defiende el separatismo, así como la necesidad de unos medios de comunicación públicos como TV3 o Catalunya Ràdio que no sean separatistas y que representen la pluralidad política de Cataluña.

Un bilingüismo real. La libertad de elegir entre la lengua oficial que se quiera utilizar, castellano o catalán, es otro de los ejes que hemos defendido y que nos hemos comprometido a seguir defendiendo, con más intensidad si cabe, con el fin de garantizar los derechos lingüísticos coartados por la Cataluña oficial separatista.

También la cultura del trabajo y la cultura del esfuerzo frente a la del subsidio y la subvención que defiende el socialismo, ha sido otro de los principios defendidos en el XIII Congreso del PP catalán. Las generaciones que viven de la subvención y del subsidio se atontan, especialmente en el ámbito juvenil. No queremos subsidios sino oportunidades para tener un mejor futuro.

Así mismo, hemos reforzado el proyecto popular con nuevas asociaciones anexas al proyecto político como la fundación de pensamiento del PP catalán, Col·labora, o la asociación de mujeres de apoyo a la presidenta Alicia Sánchez-Camacho, Temps de Dones, dirigida por la diputada autonómica María José García Cuevas.

Por tanto, del XIII Congreso del PP Catalán, nos hemos reforzado para seguir creciendo en Cataluña hasta conseguir ser gobierno, también en la Generalidad de Cataluña. Los populares catalanes no estamos aquí para ocupar sillas sino para cambiar Cataluña. Este es nuestro compromiso y así lo seguiremos haciendo.

José Antonio Coto Roquet es diputado autonómico y portavoz del PP en la Comisión de Empresa y Empleo

Temas:

5 Comments en “Del XIII Congreso del PP catalán”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Al pan pan y al vino vino - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 11:36

    Durante los últimos treinta años los españoles hemos sufrido un proceso de ingeniería social encaminado a transformar (deformar) la mentalidad de la población, eliminando su memoria y su sentimiento de pertenencia a una nación única con igualdad de derechos y deberes de todos sus ciudadanos, e inoculando la creencia de pertenecer a comunidades con diferencias tan importantes que necesitan gobiernos, leyes y derechos diferentes en cada región, como único medio para conseguir una convivencia pacífica y un sistema de funcionamiento más justo y eficaz.
    La tozuda realidad ha mostrado justamente lo contrario, produciéndose más enfrentamiento, insolidaridad y corrupción, con menos efectividad y mayor costo que en ninguna otra época de la historia reciente; y todo ello propiciado y diseñado por y para beneficio de la oligarquía económica mediante un sistema de partidocracia que solo tiene forma de democracia en apariencia. Ni el PP ni el PSOE se han librado de este proceso.

    Solo asumiendo la realidad de que las ideologías han muerto y solo importa lo económico y lo electoral, se entiende el actual funcionamiento del sistema, su corrupción generalizada y la progresiva autonomización de los partidos, unos por deseo de poder, de separatismo o de impunidad y otros por no ser menos.

    Evidentemente los responsables y beneficiados van a intentar conservar el poder y el sistema a costa de lo que sea. Solo queda una esperanza de cambio mediante la regeneración del Estado, si los ciudadanos toman conciencia de su problemática situación política (de la económica ya se están dando perfecta cuenta). Y si el poder judicial permite, naturalmente

  2. AFOR - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 11:49

    El PP nunca ha defendido los intereses de los ciudadanos no nacionalistas en Cataluña ya que ha antepuesto siempre los suyos de partido.

    De ahí que surgiera un movimiento ciudadano que cristalizó en diversos embriones políticos y fiinalmente en la asociación Ciutadans de Catalunya, de la que nació C’s y, más tarde, por desavenencias personales con la dirección de éste, UPyD.

    El último congreso del “PP català” va en la senda de la deriva que, hace ya años, siguió el PSC y que nos dejó huerfanos de opciones nacionales en Cataluña

  3. anonimous - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 12:43

    Sres del PP sois patéticos y ya no engáñáis a nadie. Podéis disfrazaros como el pobre hombre de Iznajar e incluso poneros de pérfil; sin embargo que sepáis que os seguiran despreciando y siendo de segunda división.

  4. Erasmus - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 18:40

    LA PRIORIDAD DE RAJOY CON CATALUÑA ES IMPULSAR EL CRECIMIENTO DEL PP CATALÁN

    ¿Pacto fiscal? ¿Derecho a decidir? ¿Transición nacional? ¿Estado propio? Esos son temas de la agenda catalana con el actual mapa político, pero no lo serán si el mapa político cambia. Por eso la prioridad del Gobierno del PP hacia Cataluña es conseguir que el PP Catalán se convierta en la primera fuerza política catalana. Es más fácil que conseguir Mas la consulta, o el pacto fiscal.

    Rajoy tratará excelentemente a Cataluña (sin darle el concierto, eso no lo hará ningún Gobierno de España), pero a diferencia de Zapatero con el PSC, Rajoy tendrá como su prioridad catalana impulsar el crecimiento del PP Catalán. Rajoy (o Soraya) harán con Camacho un seguimiento al día del PPC. Ya no se trata solo de adelantar al PSC, sino a CiU. Soraya dijo en la clausura del congreso del PP Catalán que esa fuerza tiene “vocación de convertirse en la fuerza mayoritaria en Cataluña”. El Gobierno se volcará en alcanzar ese objetivo.

    El factor ‘poder estatal’ será el decisivo en el crecimiento del PP Catalán, que así se beneficiará de formar parte de la fuerza que gobierna España apoyada en 11 millones de votos, frente a 7 millones de la 2ª fuerza. Con esa distancia el PP espera gobernar 4 legislaturas con mayoría absoluta. Los conservadores franceses pueden remontar, quizá, su derrota por 4 puntos del pasado domingo en una legislatura, pero los socialdemócrata españoles no pueden hacer lo mismo con una derrota por 16 puntos. El PSC no supo beneficiarse de formar parte de una fuerza estatal gobernante en España, pues se incapacitó para ello avergonzándose de esa pertenencia. No será el caso del PP Catalán, que busca crecer apoyado por el PP y el Gobierno.

    El PPC de Camacho ya ha superado el listón de los 17 diputados autonómicos que logró Vidal Quadras en 1995, al lograr Camacho 18 en 2010. La lideresa lo considera una buena base de partida. El PP Catalán es la fuerza que más crece en Cataluña. Lo muestran los resultados de las tres últimas elecciones habidas aquí, autonómicas (2010), municipales (2011) y generales (2011). En las generales el electorado catalán se dividió ‘grosso modo’ en 3 tercios, 1/3 CiU, 1/3 PSC, 1/3 PPC. En las barcelonesas (municipales), donde se juega el control del ‘2º Ejecutivo de Cataluña’, el Ayuntamiento de Barcelona, los resultados en concejales en 2011 fueron (total 41): CiU 14, PSC 11, PPC 9, ICV 5, ERC 2.

    La radicalización soberanista de CiU ha dejado al PP Catalán como única fuerza moderada de centroderecha en Cataluña. El PPC ha perdido la imagen de partido ‘anti catalán’ que tuvo un tiempo creada por la propaganda nacionalista y aparece como la opción de centroderecha no nacionalista (constitucionalista) que necesita Cataluña para frenar al independentismo. Ante una eventual consulta independentista en Cataluña (si fuera posible) sería la fuerza que lideraría el ‘no’ y representaría primordialmente a la Cataluña que quiere seguir siendo española. El PP Catalán se ha propuesto como objetivo a corto plazo adelantar al PSC, pasando así de ser la 3ª fuerza catalana a la 2ª. Usa el recurso movilizador de citar con nombre y apellido al rival que se propone desbancar, que le ha descalificado pidiendo a CiU que ‘rompa con el PP’ por ser un socio indigno. Ahora el PP Catalán le desafía abiertamente. Adelantando al PSC, el PP Catalán estará más cerca de alcanzar a CiU. No se pone límites, se los pondrán los electores.

    “ERASMUS”

    (07/05/2012)

  5. Erasmus - Viernes, 11 de mayo de 2012 a las 22:14

    EL POPULARISMO (PPC) Y LA SOCIALDEMOCRACIA (PSC) SERÁN LAS DOS FUERZAS MÁS IMPORTANTES EN CATALUÑA, CON CIU COMO PARTIDO BISAGRA

    La irrupción del PP catalán en la carrera por ser la fuerza líder en Cataluña, cuando la progresión de su voto hace aparecer como un objetivo realista su apuesta por sobrepasar a corto plazo al PSC, sustituyéndolo como 2ª fuerza, está produciendo una mutación en el mapa político catalán. Quizá debe decirse que está normalizando el mapa. Pues normal es que, si se mantiene la estabilidad institucional, las grandes fuerzas de ámbito estatal se consoliden a medio plazo en Cataluña como las fuerzas más importantes, en detrimento de las regionales (nacionalistas, o regionalistas), proceso que se ha observado antes en otras Comunidades.

    Con esa hipótesis el PP catalán y el PSC, serían a medio plazo las fuerzas principales en Cataluña, con CiU como 3ª fuerza o partido-bisagra. Es cierto que el PSC está en ‘perte de vitesse’, lo que aprovechará el PP catalán para sustituirle como 2ª fuerza. Pero más adelante el PSC se recuperará, para volver a ser una de las dos primeras. La socialdemocracia será una de las dos fuerzas básicas del mapa político catalán junto al popularismo. El poderoso aparato mediático de CIU no será suficiente para impedir esa evolución.

    No hay que pensar que CiU no puede retroceder, pues es una fuerza como las demás (salvo en su aparato mediático). El retroceso de CiU ya se ha producido una vez, por su desgaste como fuerza de gobierno y el avance de otras fuerzas. CiU, antes de su segundo lanzamiento, fue la fuerza que más retrocedió en Cataluña entre su mayor auge alcanzado en 1984 y 2003. CiU llegó a tener en el Parlamento autonómico, 72 diputados en 1984, que todavía eran 70 en 1992, para llegar tras un prolongado descenso a 46 en 2003. Ahora ha conseguido 62 (2010), pero no ha alcanzado la mayoría absoluta (68) que llegó a tener. Creo que ha alcanzado su pico posible ahora y que desde ahí comenzará una nueva fase descendente.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.