Opinión

El clavo ardiendo

‘El viento empieza a soplar a favor. Europa suspira por el crecimiento. Hasta Mariano Rajoy acabará bajándose del burro y, más pronto que tarde, deberá asumir que ese es el camino y aunque sea el porteador de Merkel deberá aproximarse a las tesis del socialismo galo’.

Bernardo Fernández
Viernes, 18 de mayo de 2012 | 10:18

Nunca es bueno vender la piel del oso antes de cazarlo, pero en política es una temeridad. Por eso, sería conveniente que los profetas de la catástrofe que habían vaticinado la muerte del socialismo, echaran un vistazo a los resultados de las elecciones a la Presidencia de Francia que se celebraron el pasado 6 de mayo.

Desde que se inició esta maldita crisis que nos tiene al borde del precipicio, todos los gobiernos que han convocado elecciones han sufrido castigo en las urnas, Nicolas Sarkozy no ha sido una excepción. Con ese panorama de fondo, la izquierda francesa y la europea por extensión han renacido de la mano de François Hollande.

Tras la confirmación de la victoria, Hollande pronunció un emotivo discurso que comenzó con el envío del saludo republicano a su, hasta entonces, rival Sarkozy. En el mismo parlamento prometió “ejemplaridad institucional” e invitó a los franceses a “sobrevolar las estrellas”. La igualdad, la justicia social, la educación y la reorientación de Europa hacia el crecimiento y el empleo, dijo, serán las prioridades sobre las que articulará su acción política.

Para empezar, Hollande deberá agrupar y pacificar el país. El escenario que queda tras el mandato de Sarkozy, que dijo que había que “refundar el capitalismo”, no es nada halagüeño. No será fácil. La crisis está ahí y no da tregua. El nuevo presidente, más que un ideólogo, es un socialdemócrata pragmático y quizás ese es el perfil que más conviene en esta coyuntura.

El primer gran reto que deberá afrontar el mandatario francés, fuera de sus fronteras, será revisar con Angela Merkel los planes de austeridad, el plan fiscal y el plan de crecimiento económico de la Unión Europea. Para ello, Hollande deberá actuar con inteligencia y no desgastarse en negociaciones estériles. Por ejemplo: de momento es innecesaria la renegociación del pacto fiscal europeo ya que las reglas de austeridad que en el mismo se propugnan no se han de aplicar antes de cinco años, por tanto, tiempo habrá y seguramente más favorable. Además, Francia puede posponer su equilibrio presupuestario hasta 2017, en vez de 2016 como había asumido Sarkozy. Asimismo, es una evidencia que muchos países no podrán cumplir con los compromisos adquiridos (léase compromisos impuestos), en consecuencia, sería bueno empezar a conjugar el concepto austeridad con el de estabilidad y el de crecimiento económico.

François Hollande debería plantear el avance hacia una unión fiscal real y, para ello, los eurobonos son una pieza clave. Seguro que en ese punto encontrará fuertes resistencias, pero es evidente que los mencionados eurobonos son preferibles a las intervenciones del Banco Central Europeo en el mercado secundario de bonos. De todos modos, una condición previa ha de ser la elaboración, con carácter de urgencia, de un plan de crecimiento para la zona euro y la UE. Europa sólo tiene razón de ser si mantiene su Estado de bienestar y éste es insostenible sin una economía competitiva.

El viento empieza a soplar a favor. Europa suspira por el crecimiento. Hasta Mariano Rajoy acabará bajándose del burro y, más pronto que tarde, deberá asumir que ese es el camino y aunque sea el porteador de Merkel deberá aproximarse a las tesis del socialismo galo. Hollande se ha convertido ya en el valedor de las nuevas políticas en la UE. Es verdad que no tiene una varita mágica. Pero no es menos cierto que las terapias que proponga para resolver los problemas no serán las mismas que las de Monti, en Italia, o Cameron, en el Reino Unido, y, desde luego, muy diferentes a las de la canciller alemana.

En clave interna, habrá que ver los resultados de las legislativas francesas que se celebrarán en junio. La derecha francesa está, tras la derrota en las presidenciales, en una situación difícil, eso hará que el Frente Nacional aproveche para sacar tajada y en esas circunstancias, es probable que la izquierda obtenga una cómoda victoria. En estos momentos ya controla el Senado y gran parte de instituciones locales. En consecuencia, Hollande podrá disfrutar de una amplia mayoría y eso le ha de permitir desenvolverse con holgura. Veremos.

Se empiezan a vislumbrar tiempos nuevos que no serán fáciles, pero que son posibles. Para no perder la esperanza la ciudadanía necesita aferrase a algo, aunque sea un clavo ardiendo y ese clavo ardiendo hoy se llama François Hollande.

Bernardo Fernández Martínez es ex diputado autonómico del PSC y consejero nacional de la Federación de Barcelona del PSC

Temas: ,

11 Comments en “El clavo ardiendo”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. AFOR - Viernes, 18 de mayo de 2012 a las 10:59

    Estoy de acuerdo.

  2. Angel - Viernes, 18 de mayo de 2012 a las 11:04

    La economia no entiende de ideologias,como no tiene ideologias las matematicas.Hollance entra con ilusion,pero las ilusiones no son las que haran cambiar los actuales problemas.Los problemas que tenemos son que tenemos una deuda que nos tiene hipotecados,esto quiere decir algo sencillo de entender y es que el dinero que ganamos,lo debemos gastar en pagar la deuda que tenemos,porque es el compromiso y la abligacion que tenemos.Por eso el primer objetivo y contra mas pronto lo logremos sera mejor es pagar la deuda.Hasta el mas analfabeto sabe que no se puede gastar mas de lo que uno no tiene.

    Hollan puede que sea socialista,pero dudo que sea socialista igual que Zapatero,porque si es igual,pobre de los franceses.Zapatero era un charlatan,por ignorar hasta ingnoro que habia una crisis,todo el mundo se entero,menos el.Zapatero lo unico que hizo es despilfarrar el dinero publico y dejarnos endeudados.Hollan tiene poco margen,dentro de un tiempo veremos lo que da de si.

  3. esto es lo normal - Viernes, 18 de mayo de 2012 a las 11:22

    Lo que escribe este hombre hoy es puro forofismo. Es forofo del PSOE, y por lo tanto para él todo lo que hagan los socialistas (de todos los países) está bien, y lo que hagan los demás está mal.

    Por culpa de estar en manos de personajes políticos como este estamos como estamos.

  4. robertg - Viernes, 18 de mayo de 2012 a las 18:35

    Crecimiento, crecimiento… Grandilocuente palabra
    ¿Pero se han preguntado como puede crecer Ejpaña?
    ¿Construyendo más edificios de apartamentos ?
    ¿Poniendo más restaurantes y cafeterías?
    ¿Más tablaos flamencos?
    o tal vez construyendo una nueva linea de AVE para conectar Fermoselle con Rio las Cabras
    No me hagan reir

  5. robertg - Viernes, 18 de mayo de 2012 a las 18:39

    Lo que quieren es que el choriceo les salga gratis a pagar Europa

  6. Romualdo - Viernes, 18 de mayo de 2012 a las 18:55

    Lo que dice es lo que Europa necesita y veremos si es verdad que Hollande va a luchar por ello desde la socialdemocracia. Pero no nos equivoquemos: en el triunfo socialdemócrata francés no hay ningún respaldo al socialismo español que no supo abordar la crisis ni anticiparse a ella.

    La defensa del estado de Casibienestar para Europa es el caballo de batalla y la de medidas orientadas a esa defensa y a relanzar el consumo, la inversión y por consiguiente el crecimiento también. No basarse en exclusiva en el objetivo déficit.

    Y naturalmente todo tipo de medidas que refuercen la unión política, fiscal y social de Europa.

    Dice textualmente Bernardo Fernández: “Para ello, Hollande deberá actuar con inteligencia y no desgastarse en negociaciones estériles”.

    Justamente lo que no ha hecho ningún gobierno en España con los nacionalistas. En España tanto el PSOE como el PP se han desgastado permanentemente en, no diré negociaciones, en DEBATES ESTÉRILES con los nacionalistas. Es hora de que se apliquen las recomendaciones que dan a Hollande.

    Es decir, tal como reconoce Bernardo Fernández que le ocurriría a Hollande, ellos se habrían estado gastando actuando SIN INTELIGENCIA.

    Este ha sido y es el caso español: Los debates estériles con el nacionalismo, el desgaste que suponen los mismos y la poca inteligencia que demuestran nuestros políticos cuando entran al trapo nacionalista. Pero claro: SON SUS PRISIONEROS POLÍTICOS. Que lo arreglen con la Reforma de la Ley Electoral y que hagan un Pacto de Estado.

    De lo contrario seguiremos actuando SIN INTELIGENCIA Y QUEMANDO ENERGÍAS EN DEBATES ESTÉRILES.

  7. Kim - Sábado, 19 de mayo de 2012 a las 15:46

    Fórmula:
    Devaluación interna (t) + Devaluación externa (t+1) + Ingresos públicos (t+2) – Gasto público (t)

  8. xdas - Sábado, 19 de mayo de 2012 a las 21:43

    Hay que dejar que el ahorro se convierta en inversión, eso llevará un tiempo, lamentablemente. Las etapas intermedias, que no son tan visibles, son muy importantes. Hay quien cuestiona el PIB como una medida indicativa porque no se tienen en cuenta esas etapas en las que no se genera producción directa, pero que son vitales. Prefiero eso a malgastar el dinero y tener otra burbuja. Y luego la gente, la gente tiene que aprender a organizarse, no a que la organicen desde arriba. Eso solo lleva a la compra de votos y la demagogia, algo de lo que el PSOE anda últimamente sobrado.

  9. DC - Sábado, 19 de mayo de 2012 a las 21:52

    El poder desgasta…a quien no lo tiene. Lo dijo Mario Andreotti, un político que consiguió sobrevivir a todas las turbulencias de la política italiana de la segunda mitad del siglo XX.

  10. DC - Sábado, 19 de mayo de 2012 a las 22:03

    Quise decir Giulio Andreotti.

  11. Mariacruz - Lunes, 21 de mayo de 2012 a las 06:28

    Los resultados de Francia,49 ; 51 aproximad.en tiempos de crisis,no son para presumir.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.