Opinión

Sobre la justicia

‘Hace poco oíamos la afirmación de un ‘ilustre’ político levantino, implicado en numerosos casos de corrupción, que el caso se había sobreseído por agotamiento temporal, por lo que había prescrito, lo que equivalía a una absolución. El cinismo no podía ser más ofensivo para el sentido común, ni más cruel, y muy especialmente, para los perjudicados’.

Olegario Ortega
Jueves, 24 de mayo de 2012 | 12:41

Hablar de la justicia es hablar de uno de los pilares básicos del Estado de derecho. Sin embargo, en nuestra realidad, hablar de justicia es hablar de insatisfacción popular. La percepción que tiene la gente es que la justicia real presenta graves carencias. En efecto, el ciudadano medio cree que la justicia es lenta, lo que la convierte en una solución ineficaz en muchos casos. Si la resolución llega con retraso, muchas veces ya no sirve, porque las circunstancias de los litigantes han cambiado, a veces demasiado; por ejemplo, ¿qué resuelve decidir sobre la tutela de un menor, si la sentencia llega cuando ya es mayor?

También existe el convencimiento de que la justicia es complicada. El hecho de que el ciudadano exista prácticamente como un ente pasivo, que toda manifestación de su existencia se deba sustanciar a través de abogados, procuradores y otros gestores e intermediarios, hace que los dispensadores de la justicia se perciban como seres distantes e inasequibles. Si se añade la existencia de un entramado organizativo complejo, jueces, secretarios, magistrados, salas, juzgados, tribunales, instancias, audiencias… especialmente, para los ciudadanos comunes, la realidad se vuelve laberíntica.

Además se percibe que, con frecuencia, la justicia es injusta. Ello no sólo ocurre porque sus sentencias muchas veces no gusten a los implicados, especialmente a los desfavorecidos en las resoluciones, sino porque las sentencias dependen de los profesionales que intervienen, del desarrollo de los procesos, de la dilación de los mismos, de los recursos, de las pruebas, de las defensas… lo que acaba llevando a la conclusión de que quien puede disponer de buenos abogados acaba llevándose el gato al agua.

Pero esos factores acabados de citar hacen que la justicia sea percibida como una prestación muy cara. En efecto, no basta con tener razón, ni haber actuado con un criterio honrado, un criterio justo. En caso de litigio, además debe contarse con recursos económicos para afrontar la del tiempo y los gastos derivados de su complejidad. Es un mal asunto que en bastantes ocasiones, para los poderosos, resulte más rentable afrontar un proceso por incumplimiento de la ley que cumplirla en sus estrictos términos.

Hace poco oíamos la afirmación de un ilustre político levantino, implicado en numerosos casos de corrupción, que el caso se había sobreseído por agotamiento temporal, por lo que había prescrito, lo que equivalía a una absolución. El cinismo no podía ser más ofensivo para el sentido común, ni más cruel, y muy especialmente, para los perjudicados.

Es obvio que algo no funciona. Si, como decíamos, la justicia es uno de los pilares del Estado de derecho, y este pilar se percibe como lento, complicado, injusto y muy caro podemos repetir aquello de “Houston, tenemos un problema”. Tenemos un problema con nuestro Estado.

Desde Ágora Socialista hemos convocado una conferencia (en la que participarán Vanessa González y Antonio Pavón) para el próximo martes, 29 de mayo, en el que trataremos estos temas y el turno de oficio, es decir, de una de las formas más frecuentes de afrontar la administración y prestación de justicia. Es la vía de urgencia, de los sin recursos, de los más necesitados, de los más expuestos a la precariedad.

Olegario Ortega es vicepresidente de Ágora Socialista

Temas: ,

9 Comments en “Sobre la justicia”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. AFOR - Jueves, 24 de mayo de 2012 a las 13:26

    Me parecen muy oportunos tanto este artículo como la conferencia convocada. Intentaré asistir y animo a todos a hacerlo.

  2. Pablito - Jueves, 24 de mayo de 2012 a las 15:15

    Sor Ortega, coincido y comparto plenamente sus tesis o comentarios sobre la justicia española. Pero agregaría que en España existen leyes. Si me apura, muchas leyes para todo, pero muy poca justicia. Pudiera parecer una incongruencia, pero tristemente en España es una realidad.
    Un pilar fundamental de nuestra convivencia pasa por tan calamitoso momento que nos está desmoralizando a la sociedad. Eso de que en muchos juzgados los jueces miran antes la VISA del acusado que el delito, ha dejado de ser un chiste y muchos pensamos que puede tener fundamento.
    El caso del político levantino es uno más. Todos conocemos en nuestro entorno algunos casos parecidos, donde incluso, presumen y se jactan los delincuentes de sus influencias.

  3. Pablito - Jueves, 24 de mayo de 2012 a las 15:19

    Sr Ortega, coincido y comparto plenamente sus tesis o comentarios sobre la justicia española. Pero agregaría que en España existen leyes. Si me apura, muchas leyes para todo, pero muy poca justicia. Pudiera parecer una incongruencia, pero tristemente en España es una realidad.
    Un pilar fundamental de nuestra convivencia pasa por tan calamitoso momento que nos está desmoralizando a la sociedad. Eso de que en muchos juzgados los jueces miran antes la visa del acusado que el delito, ha dejado de ser un chiste y muchos pensamos que puede tener fundamento.
    El caso del político levantino es uno más. Todos conocemos en nuestro entorno algunos casos parecidos, donde incluso, presumen y se jactan los delincuentes de sus influencias.

  4. Dando impulso - Jueves, 24 de mayo de 2012 a las 20:09

    Un publi-reportaje de la conferencia de Agora? Hubiera bastado la inserción del anuncio y nos hubiera evitado un montón de lugares comunes como

  5. wyt - Viernes, 25 de mayo de 2012 a las 12:41

    Gran oferta de empleo justiciera:
    Se necesita personal de limpieza para la sede del PSC
    Sueldo: 5000 euros mensuales (un poco menos que Montilla).
    Indemnización por despido: 80 días por año.
    Plazas ilimitadas.
    Interesados presentarse en calle Nicaragua, 75 BARCELONA.

    P.D.: Nosotros cumplimos, no como la UGT. Y pagamos de nuestro bolsillo.

  6. gfd12 - Viernes, 25 de mayo de 2012 a las 13:16

    1975: 0,5 millones de parados.
    1977: “PSOE, 100 años de honradez”
    1982: 2 millones de parados. Felipe: González: “el cambio”.
    1993: Corrupción, proyecto agotado. PSOE: “el cambio del cambio, impulso democrático”.
    ….
    No sé a quién pretenden tomar el pelo.

  7. Erasmus - Viernes, 25 de mayo de 2012 a las 15:39

    EL PODER DE CIU SE BASA EN EL MODELO MEDIÁTICO TOTALITARIO QUE HA IMPLANTADO EN CATALUÑA

    CiU ha creado en Cataluña un modelo mediático totalitario, de tipo cubano o soviético, que hace de Cataluña una caricatura de democracia. En ello se basa el poder de CiU, además de en la influencia lenta que logra por el dominio del sistema escolar al que ha impuesto la misión de educar en el odio a España. El aparato mediático propiamante dicho se amplia con otros instrumentos. igualmente de propaganda, como entidades ‘culturales’ (tipo Omnium Cultural) y centros manipuladores -cuando no directamente falseadores- de encuestas de opinión (tipo GESOP, Gabinete de Estudios Sociales y Opinión Pública, del que recientemente ha hecho pública El Periódico una encuesta, falseada de pies a cabeza, que prevé una fuerte caída electoral del PP catalán) que persiguen la realización de la clásica ‘profecía autocumplida’. Todo ello potencia al aparato mediático, al mismo tiempo que es potenciado por el mismo con causalidad circular. ¿Dónde están las contrapartes equilibradoras constitucionalistas de tales entidades ‘culturales’ y centros de ‘estudios de opinión’ nacionalistas?

    ¿Debe el Estado permitir el monopolio mediático y la educación sectaria, cuando son fuente de deterioro ciudadano y máquinas de guerra contra la estabilidad del propio Estado? Cataluña es una sociedad con instituciones formalmente occidentales, pero desvirtuadas por la dominación de un aparato totalitario de comunicación, dotado de una gran capacidad de manipulación de la opinión, controlado por CiU. Tal aparato fue creado por el dirigente de CiU, Madí, para que CiU ganara las elecciones autonómicas de 2010 y tras el éxíto logrado en ese objetivo, confirmado en elecciones posteriores de diferente tipo, ahora piensan que les servirá para imponer la secesión (“impulsada por los Pujol, padre e hijo, y por un coro de columnistas y tertulianos”, como ha señalado el profesor Carreras).

    Basta ver la seguridad, no exenta de arrogancia, con la que los dirigentes de CiU manifiestan que impondrán al Estado el régimen fiscal de concierto económico para Cataluña, con lo que piensan que probarán su capacidad de imponer su voluntad al Estado. Aunque para su sorpresa todo anuncia que precisamente esa operación fiscal les va a causar su primera gran derrota, que hará entrar en crisis el proyecto nacionalista. Ello abrirá un nuevo tiempo político en Cataluña, caracterizado por el avance del PP catalán, que puede convertirse en la primera fuerza catalana a favor de ser la fuerza gobernante del Estado.

    Hoy el primer objetivo democrático en Cataluña es lograr el pluralismo mediático. Sin pluralismo mediático no hay pluralismo político efectivo, por tanto, no hay democracia. El pluralismo mediático es especialmente significativo en la prensa, pues ella refleja en todas las sociedades la pluralidad política mejor que los medios en que predomina el entretenimiento. Es escandaloso que la práctica totalidad de la prensa creadora de opinión editada en Cataluña esté en manos de un partido, CiU. Pues CiU controla lo que puede designarse como el ‘periódico único’ de Cataluña, con 5 tentáculos: ‘La Vanguardia, El Periódico, E-Noticies, ElPunt/Avui, Ara’.

    “ERASMUS”

    (25/05/2012, 2ª revisión)

  8. carlos hospi - Sábado, 26 de mayo de 2012 a las 22:41

    PUBLICIDAD GRATUITA DE AGORA SOCIALISTA.

  9. Anónimo - Lunes, 17 de junio de 2013 a las 16:29

    ETA debería dejar la violencia armada, entregar las armas y pedir perdón a las víctimas del terrorismo, pero no debería entregar las armas al Estado español, sino entregar las armas a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) o a la Unión Europea (UE). La Justicia de Portugal, España, Italia o Grecia tiene muchísimas más posibilidades de corromperse, abusar de su autoridad o equivocarse condenando a personas inocentes que la Justicia de Suecia, Noruega, Finlandia, Dinamarca, Suiza, Estados Unidos o Canadá. Propongo crear asociaciones de víctimas del error judicial, administrativo, policial o de cualquier otra índole o de la prevaricación judicial, administrativa, policial o de cualquier otra índole, al igual que existen asociaciones de víctimas del terrorismo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.