Toros y trabajo

05.06.2012 | 11:57
 

La votación (que se produzca, en realidad, no tanto el resultado) de Guijo de Galisteo (Cáceres) es un motivo más para tomar cierta distancia de los referendos. El hecho que se vote entre ‘toros’ o ‘trabajo’ es pura perversión. La primera de las preguntas a responder es para qué sirve el Gobierno municipal de esta población si no es capaz de decidir el destino de 15.000 euros. Y la segunda, ¿qué ha pasado?

Los 15.000 euros estaban destinados para gastos varios entre los que no cuadraban ni los toros ni crear empleos (por cierto, ¿qué trabajos, cuántos y por cuánto tiempo se pueden crear con 15.000 euros?). Así, el Gobierno municipal se lavó las manos y no gobernó. Que hable el pueblo. Bien, pues tampoco mucho. Votó menos del 30% de la población. Legítimo, pero como para pensárselo.

Eso sí, como el pueblo es de Cáceres, todo vale. Que si Extremadura por aquí, que si Andalucía por allí, que si no son productivos, que si los toros… Preguntó Miquel Noguer, acertadamente, que qué hubiera pasado si esta propuesta se hubiera llevado a cabo en uno de las decenas de pueblos de Tarragona donde los toros son más que tradición y cultura. Interesante. Quizá no tardemos en verlo. De entrada, los vecinos de una población guipuzcoana votaron sí a las novilladas. Eso sí, con menos ruido mediático.

No hay comentarios en “Toros y trabajo”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.