España

Luis María Linde, gobernador del Banco de España hasta 2015

El nuevo gobernador fue confirmado el viernes por el Consejo de Ministros. Sustituye a Fernández Ordóñez, que adelanta su salida del ente regulador.

Agencias / Redacción
Lunes, 11 de junio de 2012 | 14:33

El nuevo gobernador del Banco de España, conversando con los Reyes, el presidente del Gobierno y los ministros de Economía y Competitividad y Justicia (foto: vídeo TVE).

Luis María Linde, de 67 años, se ha convertido este lunes en el nuevo gobernador del Banco de España, en sustitución de Miguel Ángel Fernández Ordóñez. Linde ha prometido el cargo ante el Rey, y en presencia del presidente del Gobierno y los ministros de Economía y Competitividad y Justicia.

Linde se ha convertido en el sexagésimo noveno gobernador del Banco de España. Linde llega al cargo dos días después del acuerdo entre Mariano Rajoy (PP) y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, para designar como subgobernador al actual vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Fernando Restoy.

Un hombre de la institución

Linde, que deberá abandonar su nueva responsabilidad en 2015, cuando cumpla 70 años, ha ocupado diversos cargos en el Banco de España, institución en la que desempeñó el puesto de director general del Departamento de Internacional entre 1987 y 2000. Entre 2001 y 2005 fue jefe del Departamento de Riesgo de País en el Banco de España, consejero del Consejo de Administración de la Compañía Española de Seguro de Crédito a la Exportación (CESCE) y miembro del Comité Interministerial del Fondo de Ayuda al Desarrollo Español.

A partir de 2005 y hasta 2008, Linde fue director ejecutivo por España en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con sede en Washington (Estados Unidos).

Durante el corrillo posterior al nombramiento de Linde, Juan Carlos I ha dado la enhorabuena a Luis de Guindos y a Rajoy por el resultado de las negociaciones con el eurogrupo para inyectar hasta 100.000 millones de euros a la banca. El Rey ha felicitado a Linde con un: “Vaya momento…”. A lo que el nuevo gobernador del Banco de España ha respondido: “Aquí estamos; a ver qué pasa”. Mientras Juan Carlos I intercambiaba estas palabras con Linde, la reina Sofía ha conversado brevemente con Rajoy, De Guindos y Alberto Ruiz-Gallardón, según ha recogido Efe.

Temas: , , ,

3 Comments en “Luis María Linde, gobernador del Banco de España hasta 2015”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Erasmus - Lunes, 11 de junio de 2012 a las 15:42

    PRIMACÍA DE LA POLÍTICA

    La economía es muy importante pero, como decía el general De Gaulle, no deja de ser la ‘intendencia’. Los problemas de las sociedades en el fondo siempre son políticos y su solución es política. España tiene la gran ventaja sobre otros países europeos con problemas económicos similares, especialmente los que han sido intervenidos, de la gran solidez de su sistema político, es decir, de su sistema de fuerzas políticas. Los sistemas basados en dos grandes fuerzas políticas, una de centroderecha y otra de centroizquierda, que se relevan en el gobierno, son los mejor equipados políticamente para afrontar toda suerte de problemas y los más estables. Eso lo tenemos en España, con el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español, de ideologías popularista y socialdemócrata. Fuera de esas fuerzas solo existen, como fuerzas nacionales, el comunismo residual de IU (contaminado de nacionalismo local) y una fuerza liberalprogresista creciente (UPD-Ciudadanos) pero de techo limitado al de un partido bisagra, y en el plano regional, algunas fuerzas secesionistas que han tenido una influencia inmerecida en la política nacional porque se lo han permitido las dos grandes (a falta de fuerza propia, han podido ‘inclinar la balanza’) y han creado el mayor problema y que exige tratamiento más urgente de España hoy, esto es, el desmedulamiento de la nación.

    Las elecciones generales de 2011 han sido trascendentales, porque han fortalecido mucho a una de las dos grandes fuerzas, el PP, que casi ha doblado en votos a la segunda, el PSOE (11 millones de votos el PP, por 7 millones el PSOE). Eso ha fortalecido el sistema haciéndolo pasar, de un modelo electoral de 45%/45%, a uno de 60%/ 30%, lo que da un plus de fuerza al partido al que la historia ha encargado hacer la reforma estructural que necesita España sin que nadie pueda torcerle la mano. A la larga se restablecerá el equilibrio de las dos grandes fuerzas, pero el Partido Popular ya habrá tenido tiempo de realizar su misión histórica. En base al cambio político producido por las elecciones de 2011, el Partido Popular puede esperar gobernar 4 legislaturas seguidas con mayoría absoluta. Superará así la marca del PSOE de Felipe González, que tuvo 3 mayorías absolutas consecutivas.

    Ese es el gran capital político que tiene España ahora y que no puede malbaratar. Podría hacerlo por dos vías. Una es olvidándose el PP de que su base de gobierno es una mayoría absoluta muy amplia y no gobernando apoyándose en ella sino compartiendo el protagonismo del gobierno con otras fuerzas. La mejor manera de perder la mayoría absoluta es no usarla, pues los electores no votarán lo que no sirve para nada. Otra vía de malbaratar el capital político surgido de los comicios de 2011, será no denunciar y abortar la doblez del actual comportamiento del PSOE, que por un lado busca a hacerse la ‘foto’ con el Gobierno, para ganar respetabilidad, mientras que por otro lado, instiga toda agitación y todo desorden callejeros, donde la pasada huelga general (que siempre es huelga política, ilícita en democracia, justificada solo para derribar a un Franco, o a un Pinochet, las que no fueron capaces de hacer, todas las huelgas generales en España han sido antidemocráticas sin excepción) ha representado el papel estelar. La agitación callejera es peligrosa, porque pone en relación y en movimiento a todas las potenciales fuerzas de desorden de una sociedad, que se unen en una negación aunque no puedan hacerlo en nada positivo, independientemente del partido que vaya a beneficiarse de tal desorden. A pocos meses de su derrota electoral por goleada, el PSOE casi se siente capaz de sentar en el banquillo al Gobierno. La calle contra las urnas.

    Los que dicen que la mayoría absoluta (que es sinónimo de decisión) es mala, o son pillos interesados, o son necios ignorantes, que no saben que en otras latitudes se llega a cambiar la ley electoral para dársela a la fuerza que se aproxima a ella sin alcanzarla, con el fin de otorgar estabilidad y fortaleza a los Gobiernos.

    “ERASMUS”

    (11/06/2012)

  2. Erasmus - Lunes, 11 de junio de 2012 a las 15:55

    EL LIBERALISMO PROGRESISTA (LIBERAL-PROGRESISMO) EN LA ESPAÑA ACTUAL

    Si tanto UPyD como Ciudadanos son liberal-progresistas (hay también la teoría de que ese es el verdadero liberalismo), están obligados a colaborar, porque la ideología tiene que prevalecer sobre los personalismos, aunque deban buscarse las tácticas más adecuadas para obviar las dificultades que han surgido en lo que respecta a la colaboración de esas dos ramas del liberalismo progresista español, que si no unen sus fuerzas para crear una corriente importante, pueden quedarse en dos modestos arroyuelos, madrileño y barcelonés.

    Hablamos del liberalismo progresista, que se diferencia de dos fronterizos políticos. Son liberal-progresistas frente a los liberal-conservadores del PP. Son progresistas no socialistas, frente a los socialdemócratas del PSOE. El liberalismo progresista se remonta a Stuart Mill, que expresó su posición política diciendo que era, “liberal de cabeza y socialista de corazón”.

    Si UPyD y Ciudadanos, por razones tácticas, en Cataluña, no quieren, ni comparecer juntos, ni hacerse la guerra, solo les queda un camino que es repartirse las convocatorias. Que en Cataluña UPyD no se presente en las elecciones autonómicas y que Ciudadanos no se presente en las elecciones generales. Ese desistimiento mutuo aseguraría una presencia liberal-progresista de Cataluña, tanto en el Parlamento autonómico, como en el Congreso. El liberal-progresismo como posición política, en España, puede lograr fácilmente entre 3 y 6 diputados al Congreso en cada una de las dos grandes circunscripciones españolas, que eligen más de 30 diputados cada una (Madrid y Barcelona), lo que una vez logrado visibilizará a esa fuerza suficientemente en España y será su plataforma de lanzamiento como opción nacional.

    El futuro de una fuerza liberal-progresista en España pasa por triunfar primero en las circunscripciones de Madrid y Barcelona, debido a la división circunscripcional existente en España que no va a cambiar. Tiene que ser en las dos circunscripciones, no basta con una. Mientras no haya triunfado en esas dos circunscripciones, olvídese de las otras. Solo tendrá, en el Congreso, los diputados por Madrid y uno más por Valencia. ¿Se ignora que, por ejemplo, obtener un diputado en una circunscripción de 5, exige el apoyo del 20% de una muestra de la población española, mientras que en Madrid o en Barcelona, se consigue un diputado por cada 3% de apoyo?

    “ERASMUS”

    (11/06/2012)

  3. Mariacruz - Lunes, 11 de junio de 2012 a las 23:42

    Mucha suerte!
    Y TRANSPARIENCIA .

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.