Barcelona

Trias renuncia a acudir al Supremo y ‘acepta’ el nuevo reglamento lingüístico

El TSJC comunica que ya es firme el fallo que rechaza el uso preferente del catalán por parte del Ayuntamiento de Barcelona. Fuentes del Gobierno municipal aseguran que “no afecta al uso habitual y al normal funcionamiento” lingüístico del Ayuntamiento, pese a que, en realidad, sí lo hace.

Alejandro Tercero
Martes, 26 de junio de 2012 | 10:14

Xavier Trias, alcalde de Barcelona (foto: CiU).

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha declarado firme su sentencia del pasado 23 de mayo (conocida una semana después) que anula dos artículos, corrige otros cinco, e interpreta otra veintena de preceptos del Reglamento de Uso de la Lengua Catalana del Ayuntamiento de Barcelona que establecía un uso preferente de esta lengua sobre el castellano.

A pesar de que el Ayuntamiento recurrió la suspensión cautelar inicialmente dictada por el TSJC y de que el primer teniente de alcalde de la ciudad, Joaquim Forn (CiU), no descartó recurrir la sentencia definitiva del TSJC ante el Tribunal Supremo, finalmente el Consistorio ha rehusado ejercer ese derecho.

Fuentes del Gobierno municipal han declarado a LA VOZ DE BARCELONA que entienden que “ya es un debate acabado” y han insistido que, a su juicio, el dictamen del tribunal “no afecta al uso habitual y al normal funcionamiento” lingüístico del Ayuntamiento, pese a que, en realidad, sí lo hace.

Por su parte, el presidente del PP de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, promotor del recurso que dio lugar a la sentencia, ha advertido de que “con sentencia o sin ella, el Ayuntamiento debe garantizar la pluralidad lingüística en Barcelona y dirigirse en los dos idiomas a los barceloneses”.

El Ayuntamiento deberá adaptarse a la lengua del ciudadano

El Reglamento de Uso de la Lengua Catalana fue aprobado a principios de 2010 por el Ayuntamiento de Barcelona con el voto favorable de todos los grupos municipales menos el PP. Esta normativa, similar a la que posteriormente aprobaron las diputaciones de Lérida y Gerona, relegaba el español a un uso meramente residual y establecía que, si un ciudadano quería que el Consistorio se le dirigiese en castellano, debía solicitarlo de forma explícita.

Sin embargo, el TSJC ha ordenado que ‘el derecho de preferencia lingüística la ejerce el ciudadano y es la Administración la que debe adaptarse a esta elección’, una opción que ‘no puede quedar sometida a una carga específica’, sino que ‘hay que entender que la exteriorización de la opción lingüística forma parte de la elección misma’.

Así, el tribunal advierte de que ‘no son aceptables las cargas de elección que resulten pesadas o que sitúen al ciudadano en una posición violenta o de incomodidad innecesaria’. Y ha concluido que ‘independientemente de que la Administración actúe inicialmente en una u otra lengua, debe estar atenta a las circunstancias que resultan indicativas de la opción lingüística efectuada por el ciudadano’.

El TSJC también ha sentenciado que ‘en los procedimientos incoados a instancia de parte, hay que respetar la elección del ciudadano que se manifiesta en la lengua empleada en la solicitud o el recurso, así como la lengua manifestada en los escritos presentados por el afectado en los procedimientos incoados de oficio, o en la lengua que utiliza oralmente en dirigirse a la Administración o a sus agentes’. Y ha subrayado que ‘en todos estos casos, resulta innecesario exigir una opción formal pues se puede deducir claramente una opción implícita del ciudadano en utilizar una u otra lengua en su interlocución con la administración’. Una práctica que, en el caso de los impresos, implica ofrecer las dos versiones: en castellano y en catalán.

Trias rechaza aplicar la sentencia

De esta forma, y al contrario de lo expresado por el alcalde, Xavier Trias (CiU), que aseguró tras conocer la sentencia su rechazo a ofrecer “toda la información en bilingüe” porque Barcelona “es la capital de Cataluña y de la catalanidad”, y de lo declarado por el quinto teniente de alcalde y responsable local de Cultura, Jaume Ciurana (CiU), que manifestó que mantendrían el reglamento lingüístico “aunque vengan jueces y sentencias”, el fallo del TSJC obliga a cambiar la práctica habitual del Ayuntamiento.

Por otra parte, el TSJC ha recordado que las señales viarias -que el reglamento municipal establece que deben estar rotuladas en catalán- también debe cumplir la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, y el Reglamento General de Circulación, que exigen su rotulación en castellano.

De hecho, el incumplimiento de estas normas nacionales hace que la mayoría de las multas de tráfico en Cataluña se puedan recurrir y sean devueltos los importes de las sancionescomo ha informado en varias ocasiones LA VOZ DE BARCELONA.

Temas: , , , , ,

55 Comments en “Trias renuncia a acudir al Supremo y ‘acepta’ el nuevo reglamento lingüístico”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. R. S. - Jueves, 28 de junio de 2012 a las 07:46

    Trias tiene razón. Basta de hacerles caso a los tribunales españoles. Dirán lo que dirán, CiU hará lo que la da la gana y ya. En España cuando no se aplican las sentencias no pasa nada.

  2. CCAA=CACA - Jueves, 28 de junio de 2012 a las 12:25

    Referéndum inmediato sobre el sistema autonómico

    Por ello, repito lo dicho al principio: hasta aquí hemos llegado. O acabamos con la casta política o ésta acaba con nuestras familias y nuestro futuro. Así de claro y dramático. Fíjense en el Congreso o en el Senado, órgano inútil, que se niega a ahorrar un solo céntimo mientras piden austeridad con una desvergüenza pasmosa. O la alcaldesa de Madrid, con 1.500 asesores y 137 coches oficiales, dado que todos los concejales tienen uno, y pretende recortar… ¡10 millones de euros! O la Comunidad de Madrid, definida como el “ejemplo de austeridad a seguir”, que mantiene el mismo nivel de gasto que en 2011 y cuyo déficit se incrementa en un 80%, de 1.435 a 2.583 millones. O Cataluña, donde el despilfarro y la corrupción alcanzan tales niveles que convierten los casos acaecidos en el resto de España en una broma. Hasta las subvenciones de la UE a los agricultores y el dinero de las infraestructuras se las queda la casta política para pagar embajadas y televisiones, coches oficiales y oficinas de lujo.

    Pero, sobre todo, fíjense en los gigantescos tentáculos de la clase política en comunidades y ayuntamientos, donde han colocado a dedo a dos millones de amigos y parientes, entre empleados públicos y asesores. La misma casta política que ha aniquilado sin piedad a decenas de miles de pymes y a cientos de miles de autónomos (33.000 solo en 2011) porque no les pagan (deben más de 70.000 millones de euros a proveedores), condenando a millones de españoles productivos al paro para que sus enchufados, totalmente improductivos, puedan seguir comiendo la sopa boba

  3. Scolanus - Jueves, 28 de junio de 2012 a las 15:23

    est tosut eh ,tu et creus que borran podras evitar la veritat i aixo no es aixis ,a un company teu li vaig dir algo una vegade personalment vols que et repeteixi la conversa ?

  4. peter delgado - Sábado, 30 de junio de 2012 a las 19:15

    que duro es vivir a repelo en estas tierras!!! con lo facil que nos lo ponen a los hispano-parlantes y lo comodo que se vive no buscando tres pies al gato.

  5. Jose Orgulloso - Domingo, 1 de julio de 2012 a las 19:11

    Acepta, acepta pero no aplicará. O sea que estaremos allá donde estábamos.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.