Trias prevaricador: las señales viarias

26.06.2012 | 16:21
 

‘El artículo 27.1 [del Reglamento sobre el uso de la Lengua Catalana del Ayuntamiento de Barcelona] se refiere a los rótulos y señalización viaria y se limita a establecer la necesidad del catalán, sin que este planteamiento excluya por sí mismo el castellano. Por otra parte el precepto incluye una expresa remisión a la normativa de tránsito, que en efecto impone el uso del castellano -artículo 56 de la Ley de tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial aprobada por Real Decreto legislativo 339/90 y también el artículo 138 del reglamento general de circulación-. Por tanto, no se puede constatar una causa de nulidad en este precepto’ (sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de 23 de mayo de 2012).

Señal viaria, exclusivamente en catalán, instalada en Barcelona, este mes, en el entorno de la Sagrada Familia (foto: Federico Llosa Marsé).

Como vemos, el TSJC ha recordado que las señales viarias -que el reglamento municipal establece que deben estar rotuladas en catalán- también debe cumplir la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, y el Reglamento General de Circulación, que exigen su rotulación en castellano.

De hecho, el incumplimiento de estas normas nacionales hace que la mayoría de las multas de tráfico en Cataluña se puedan recurrir y sean devueltos los importes de las sanciones, como ha informado en varias ocasiones LA VOZ DE BARCELONA. Me hice eco de esta problemática en una entrada anterior en la que reclamaba la intervención de la Fiscalía, ante la evidente actitud prevaricadora de nuestras autoridades municipales.

Recordemos que la prevaricación, o prevaricato, es un delito que consiste en que una autoridad, juez u otro funcionario público dicte una resolución arbitraria en un asunto administrativo o judicial, a sabiendas de que dicha resolución es injusta. Es comparable al incumplimiento de los deberes de funcionario público. Dicha actuación es una manifestación de un abuso de autoridad. Está sancionada por el derecho penal, que busca la protección tanto del ciudadano como de la propia administración. Para que este delito sea punible, debe ser cometido por un funcionario o juez en el ejercicio de sus competencias (fuente: Wikipedia).

En el caso que nos ocupa sería de aplicación el artículo 404 del Código Penal que señala: ‘A la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo se le castigará con la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de siete a diez años’. Después de la reciente sentencia del TSJC aludiendo, una vez más, a la misma situación, creo ya inaplazable una intervención de la misma con todas las consecuencias.

Como vemos en la fotografía, hoy mismo se siguen instalando señales viarias exclusivamente en catalán en Barcelona siguiendo las directrices políticas nacionalistas, en una clara actitud delictiva, con el conocimiento de la Guardia Urbana -cómplice necesario de esta ilegalidad que, aunque sigue las órdenes que marcan sus superiores, no le exime de responsabilidad- contrariando todas las resoluciones judiciales al respecto de forma continuada.

Mientras Trias no respete la legislación y no acate las sentencias, no cabe sino concluir que el alcalde de Barcelona es un presunto prevaricador, un presunto criminal que no respeta las normas de juego democráticas basadas en la división de poderes. ¡Ya es hora de que se le incoen diligencias, se le juzgue criminalmente con todas las garantías del Estado de derecho y se le inhabilite, finalmente, para el cargo que ocupa!

2 Comments en “Trias prevaricador: las señales viarias”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Francisco - Martes, 19 de febrero de 2013 a las 13:07

    Pues yo recurri una multa por este motivo y ahora me ha venido la contestacion. Me dicenq en el informe emitido en fecha 18/11/2008 por la secretaria de politica lingüistica, sobre el marco legal vigente en relacción con la redacción en catalan y en castellano de las señales de trafico, obliga a usar almenos el catalan a las administraciones titulares de las diferentes vias, pero ni obliga al uso del castellano ni impide en la difusión información viaria.

    Por este motivo me echan para atras el recurso, me cierran la via administrativa y me dan muchas facilidades para que la pague. Es esto legal????

  2. Juan - Lunes, 25 de febrero de 2013 a las 14:05

    Yo estoy igual que tú Francisco. Ahora estoy recurriendo la desestimación de las alegaciones porque:

    – usan el articulo 55 de la LSV pero el 56 se ve que no les interesa
    – Me citan el artículo 25 de la ley 7/1985 para decirme que tienen competencias pero no mencionan que ese punto también dice que esas competencias no pueden entrar en conflicto con leyes autonómicas y estatales, y esto lo hace
    – Y me citan el estatut art. 6.1 cuando el 6.2 dice que ” Totes les persones tenen el dret d’utilitzar les dues llengües oficials i els ciutadans de Catalunya tenen el dret i el deure de conèixer-les”

    Vamos, que yo recurriré y si no, hasta donde haga falta. que dinero no tengo pero tiempo me sobra.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.