Razones para los seis mitos sobre la inmersión lingüística (y 6): facha y anticatalán

04.07.2012 | 11:03
 

Continúo con las entradas, siguiendo el excelente ensayo de Mercè VilarrubiasSumar y no restar. Razones para introducir una educación bilingüe en Cataluña (Editorial Montesinos, 2012) elaborado desde el más escrupuloso punto de vista pedagógico, revisando las razones por las que se nos vende el modelo de inmersión lingüística como el más beneficioso contra toda evidencia empírica y técnica.

¿Por qué los políticos (nacionalistas) nos dicen lo que nos dicen sobre el sistema de inmersión? –se pregunta. Veamos en forma de conclusión las razones para la insistencia en los seis mitos:

Y 6. Presentar alternativas al sistema de inmersión implica, necesariamente, ser facha y anticatalán. No parece haber nada nuevo bajo el sol. La manera de asegurarse la continuidad del programa lingüístico actual es mantenerlo libre de críticas a partir de la descalificación del discrepante. Éste deja de ser un crítico, con más o menos razón, para convertirse en un facha que quiere destruir Cataluña y todo lo catalán. Algunas críticas son efectivamente malintencionadas y responden a posiciones ultraconservadoras y hostiles a todo lo catalán pero, a todas luces, no sólo el sistema de inmersión sino otros aspectos de la política lingüística de la Generalidad -como la exigencia de un certificado de catalán a los profesores universitarios o las multas a los comerciantes que rotulan [sólo] en español- son francamente cuestionables desde otros puntos de vista. Sin embargo, la crítica difícilmente tolerada y la respuesta automática frente a ella es la de calificar al discrepante de ir contra Cataluña. Esta práctica por parte de la Generalidad conduce irremediablemente a la autocensura, por lo que la crítica se reduce al mínimo. Esta manera de blindarse frente a cualquier cuestionamiento de su política lingüística por parte de la Generalidad es ajena a las sociedades democráticas, dos de cuyos pilares son la libertad de expresión y el respeto a la crítica.

Espero que este breve repaso -que se amplía en el propio libro referenciado- sirva para que los ciudadanos sepan y actúen en consecuencia, ejerciendo ese derecho a la libertad de expresión mediante la crítica al sistema de inmersión lingüística, por no ser el mejor de los posibles, pese a que a algunos antidemocráticos les pueda molestar; es su problema.

No hay comentarios en “Razones para los seis mitos sobre la inmersión lingüística (y 6): facha y anticatalán”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.

Aún no hay comentarios.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.