Opinión

Virtudes públicas

‘Deben diferenciarse claramente las conductas incívicas que generan un malestar al resto de la ciudadanía, de los comportamientos que, tal vez por cuestiones epocales, no tienen una buena audiencia, pero lo que está claro es que juzgar todas esas acciones bajo el mismo rasero peca de poco virtuosos, en términos aristotélicos’.

Oriol Alonso Cano
Lunes, 13 de agosto de 2012 | 19:07

Aristóteles, en su Ética a Nicómaco, formuló su célebre concepción acerca de la residencia de la virtud en el término medio. Para el filósofo griego, la correcta actuación estriba en la frónesis, en ese punto intermedio, que provoca que las acciones no degeneren en ningún tipo de extremismo.

Pues bien, parece ser que a nuestros dirigentes se les olvidó, en sus correspondientes facultades, la lectura del clásico ya que apuestan por unas políticas que, como poco, podrían calificarse de ineficientes, puesto que recaen constantemente en los perniciosos extremos. Podría mostrarse este hecho con un ingente número de ejemplos pero, para ser más cercanos a la ciudadanía, dirijamos la atención a un aspecto más micro que macro, expresado en términos sociológicos.

Hace alrededor de un mes, el Gobierno autonómico de Cataluña impulsó una idea necesaria, por lo que concierne al incivismo que se produce en sus transportes públicos. De acuerdo con ella, la Generalidad ponía al servicio de la ciudadanía un número de móvil para notificar cualesquier infracción que se cometiese en las entrañas de las disposiciones y vagones de trenes y metros.

Por consiguiente, todo acto, que alguno de nosotros ha tenido que soportar orientalmente, como verbigracia, escuchar música sin auriculares y a un volumen que intercepte la atención de los puntuales compañeros de viaje, o situar los pies sobre los aposentos, serán penalizados con multas de hasta 100 euros.

Hasta aquí, ninguna objeción ya que dicha medida era una pesquisa inveterada de muchos de los usuarios que consumimos esta modalidad de transporte. Ahora bien, las turbulencias irrumpen en el momento en que, junto a esas medidas que antes apuntábamos, se sitúan otras que penalizan conductas de dudosa mala reputación.

Para aligerar al lector de la carga de los ejemplos, sólo sacaré a la luz uno: se multa a la gente que se sienta en el suelo de las estaciones (no sólo en las cercanías de la vía, donde se puede molestar a los transeúntes, sino, incluso, en los rincones de las estaciones). Es posible que por cuestiones de convencionalismos, no sea bien visto que la gente se siente en los recovecos de las estaciones a devorar su libro o mientras sueña despierto mientras se toma audiencia de su banda sonora favorita, pero lo que es evidente es que no generan ninguna molestia a los usuarios.

Por ese motivo, deben diferenciarse claramente las conductas incívicas que generan un malestar al resto de la ciudadanía, de los comportamientos que, tal vez por cuestiones epocales, no tienen una buena audiencia, pero lo que está claro es que juzgar todas esas acciones bajo el mismo rasero peca de poco virtuosos, en términos aristotélicos. Y más cuando, en el otro extremo de la baraja, nos hallamos en un contexto en el que frecuentar estos lares resulta cada vez menos económico.

Dicho en otros términos, si se ahoga a la ciudadanía desde todos los puntos de vista -en el caso que nos ocupa, tanto económicamente como comportamentalmente-, puede alcanzarse una situación, expresada en términos físicos, de masa crítica, en el que las personas exploten y manifiesten su ira y frustración de un modo impredecible. Y, como es evidente para el lector atento, esta situación no se circunscribe única y exclusivamente al contexto de los transportes públicos sino que puede –y debe- generalizarse a todas las medidas que están ahorcando a la ciudadanía española.

Oriol Alonso Cano es docente de Filosofía y Epistemología en la UOC e investigador de la Facultad de Filosofía de la UB

Temas: ,

14 Comments en “Virtudes públicas”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. ERASMUS - Lunes, 13 de agosto de 2012 a las 19:23

    LA VOZ DE BARCELONA’ Y EL PERIÓDICO ÚNICO DE CATALUÑA

    La prensa editada en Cataluña configura un auténtico ‘periódico único’ controlado por el ‘partido oficial’, CiU, la fuerza que concurre a las elecciones como federación nacionalista y ocupa el gobierno autonómico.

    El periódico único incluye las 7 cabeceras principales editadas en Cataluña (las 4 primeras en papel y digital, La Vanguardia, El Periódico, El Punt Avui, Ara, junto con las 3 primeras solo digitales, Nació Digital, Vilaweb, E-noticies). La única excepción al control por el partido oficial de la prensa editada en Cataluña, que yo sepa, es el diario digital barcelonés en español LA VOZ DE BARCELONA, de orientación constitucionalista y liberal, que ocupa el 4º lugar de audiencia de los periódicos digitales tras los tres citados.

    Una simple lectura, un día cualquiera, de las 7 cabeceras mencionadas permite comprobar que todas adoptan de modo militante la línea de apoyo a la secesión de Cataluña marcada por el partido oficial.

    Se trata de un modelo de prensa ‘dirigida’, insólito en una democracia. Propio de un régimen de tipo cubano o soviético. Cataluña no es una democracia, pues la prensa libre y plural es consustancial con la democracia. Cataluña es un híbrido de instituciones de democracia formal de tipo occidental y modelo mediático totalitario.

    El periódico único fue creado por Madí, como responsable de propaganda de CiU, para que CiU ganara las elecciones autonómicas de 2010. Tras el éxito alcanzado, se quiere que de carrerilla sirva para lograr la independencia de Cataluña.

    Tal situación de monopolio totalitario de la prensa editada en Cataluña es anómala y no debe prolongarse. Ni lo puede permitir el Estado, ni se lo merecen los catalanes.

    Propiciemos el cambio de la actual situación de la prensa en Cataluña, en el terreno de la prensa digital, leyendo y apoyando por todos los modos posibles a LA VOZ DE BARCELONA. El periódico de los que quieren informarse en español, con una óptica constitucionalista, sobre los asuntos de Cataluña y de Barcelona.

    Apoyemos a nuestro periódico para permitirle la necesaria promoción publicitaria. Tenemos que convertir a LA VOZ DE BARCELONA en el primer diario digital de Cataluña en audiencia. Ahora solo es el 4º. No es normal, en un sistema de mercado, dada la amplitud del sector del público al que se dirige.

    Hagamos de LA VOZ DE BARCELONA el diario de lectura imprescindible para todos los que se interesen por los asuntos de Cataluña y de Barcelona, ya residan en Barcelona, o en Figueras, en Asturias o en Andalucía, en Paris o en Nueva York, en Caracas o en Buenos Aires.

    Apoyar a LA VOZ DE BARCELONA es también rechazar el monopolio totalitario de CiU sobre la prensa editada en Cataluña. Es propio de cualquier demócrata. LA VOZ DE BARCELONA es el único periódico catalán que se sale del rebaño.

    “ERASMUS”

  2. Siberia - Lunes, 13 de agosto de 2012 a las 20:18

    Normal, hemos educado a nuestros hijos convirtiendolos en unos pequeños tiranos, consintiendoles todo lo consentible, convirtiendolos en pequeños monstruos, en algunos casos son ya incapaces de distinguir lo cívico de lo incívico, el bien del mal ¿ de qué nos quejamos si el problema es nuestro y solo nuestro ya que no tenemos ni idea de educar ni tampoco queremos ?

    Por cierto, el incivismo no es un problema nuevo que viene con la crisis ni de hace 2 años…es de bastante antes.

  3. Una opinión más - Lunes, 13 de agosto de 2012 a las 21:20

    Una de las condiciones esenciales o requisitos previos para que estalle una revolución es exacerbar a las masas. La educación desde hace décadas ha creado dos generaciones de analfabetos funcionales que se dejan llevar por la imagen manipulada por los expertos y siguen los iconos que convienen a los manipuladores. En los foros de internet se observa claramente la condición de esclavos seguidores de los reclamos y se aprecia que muchas personas son incapaces de leer y comprender lo leído.

  4. Juan - Lunes, 13 de agosto de 2012 a las 21:59

    Felicidades por el artículo. Es muy potente.

  5. Hispán de Galias - Martes, 14 de agosto de 2012 a las 08:24

    Muy bien pero añadiré que no es que se les olvidó de leer a Aristóteles, sino que nunca han sabido quién es ni lo que representa,
    No olvidemos que los del General Tat no han llegado al poder por estudios y aún menos por méritos sino por connivencias partidistas al estilo de de la Cosa Nostra, porque al fin y al cabo los secesionistas no son más que eso ” La Sagrada Mafia”

  6. Sonia - Martes, 14 de agosto de 2012 a las 12:48

    Muy buen artículo. La incompetencia de nuestros políticos es inaceptable. Esto petará tarde o temprano

  7. ERASMUS - Martes, 14 de agosto de 2012 a las 15:29

    INCIVISMO

    Hay comportamientos, públicos sobre todo, en Cataluña más condenables que los actos antisociales de carácter leve que llamamos incivismo. Pero el artículo trata del incivismo. Estoy de acuerdo con lo que dice.

    Todos debemos colaborar a librar a la sociedad de comportamientos incívicos (molestos es una buena definición), no solo llamando al teléfono de la policía sino también diciendo directamente al que pone música fuerte que haga el favor de bajarla.

    El problema, que señala bien el articulista, es que se puede caer en la intolerancia (no solo la Administración, también los particulares) y censurar lo no censurable. Muy buen ejemplo es algo tan absurdo como reprimir que los jóvenes (son los que suelen hacerlo y los que lo hacen con más gracia) se sienten en el suelo. ¿Qué daño hacen salvo quizá a ellos mismos manchándose los pantalones? Al contrario, pienso que los que hacen esas sentadas aportan al espacio en que lo hacen un gusto de sana libertad y una gracia y armonía que ennoblece tal espacio y deleita cualquier mirada no prejuiciada.

    Voy a poner otro ejemplo en el que sin duda tendré contradictores, quizá airados. Me parece una solemne majadería prohibir ir por la Rambla de Barcelona en verano con el torso desnudo, o incluso en bañador, aunque encuentro normal que lo prohiba la dirección de un local para entrar en el mismo.¿Por qué lo que es normal en un pueblo costero de la Costa Azul, o de Alicante, no ha de serlo en Barcelona?. También es un pueblo costero.

    “ERASMUS”

  8. David TM - Martes, 14 de agosto de 2012 a las 23:38

    Sonia
    No creo que vaya a petar nada. El pueblo no está unido, y los problemas de los demás les importan un carajo a los otros que no son esos demás… y viceversa. La hipocresía social está a la orden del día.

    Erasmus
    No sé como te lo montas pero aprovechas cualquier resquicio que tenga que ver con Cataluña para dejar un pellizco en ella. Tienes una obsesión enfermiza. Te lo digo de buen rollo. Ya sabes, o debieras saberlo, que yo soy más amigo de los entendimientos que de los enfrentamientos. ¡Pero es que eres muy cansino!

    David TM

  9. ERASMUS - Miércoles, 15 de agosto de 2012 a las 13:14

    SOBRE EL MONOPOPIO TOTALITARIO POR EL ‘PARTIDO OFICIAL’ (CIU) DE LA PRENSA EDITADA EN CATALUÑA

    Para: David TM – Martes, 14 de agosto de 2012 a las 23:38

    Cuelgo con frecuencia en el espacio de participación de LA VOZ DE BARCELONA, abierto a un uso libre para las diversas opiniones, un ‘post’ en el que denuncio el monopolio totalitario que ejerce CiU sobre la prensa editada en Cataluña, que comienza con el control de las 7 cabeceras de mayor audiencia, 4 de edición doble papel-digital y 3 de edición solo digital (La Vanguardia, El Periódico, El Punt Avui, Ara, dobles, Nació Digital, Vilaweb, e-Noticies, solo digitales). CiU dicta a todos esos periódicos una linea (de información y opinión) de apoyo a la secesión de Cataluña, lo que supone una la manipulación de la ciudadanía y el falseamiento de la democracia. Insistiré en mi denuncia lo que considere necesario. El tema lo merece.

    No recibo ningún trato privilegiado de LA VOZ DE BARCELONA. Uso su sistema. Usted puede hacer lo mismo que yo si tiene algo que decir y desea hacerlo.

    El post que usted me dedica es una agresión, que me ha molestado y me ha ofendido. Usted no expresa su desacuerdo con lo que publico de forma respetuosa y hablando claramente. Y usted no se limita a expresar tal desacuerdo, sino que me dedica expresiones como “obsesión enfermiza”, o “cansino”.

    Así no puede usted pensar que está de ‘buen rollo’ conmigo. Usted es simplemente un hipócrita.

    Ahórrese sus consejos. No son bien recibidos. Publicaré lo que desee.

    “ERASMUS”

  10. lia - Miércoles, 15 de agosto de 2012 a las 13:37

    Erasmus

    Somos muchos los que te agradecemos que, de cuando en cuando, nos recuerdes en qué país vivimos.

    Un saludo

  11. Marc - Miércoles, 15 de agosto de 2012 a las 16:38

    Estoy con Sonia: esto petará a partir de Octubre.
    Tiene mala pinta todo.

  12. ERASMUS - Miércoles, 15 de agosto de 2012 a las 17:48

    AGRADECIMIENTO

    Para: lia – Miércoles, 15 de agosto de 2012 a las 13:37

    Gracias por tu apoyo. Equilibra agresiones.

    “ERASMUS”

  13. reset - Jueves, 16 de agosto de 2012 a las 17:51

    Quizá sí se les haya ido la mano con lo que es denunciable y lo que no, pero el ejemplo que pones tampoco es muy adecuado. Los que se sientan en el suelo muchas veces lo hacen el lugares de paso, dentro del vagón ante las puertas, o en las escaleras (que son más cómodas que el suelo). Los de las escaleras impiden el uso del pasamanos y no se apartan ni aunque vean a una persona mayor que necesita apoyarse. Los otros pueden ocasionar algún que otro tropezón. Así que no es una cuestión sólo de que quede socialmente feo o no. La ira vendrá más bien al ver que el precio del billete se ha disparado y el servicio es cada vez peor.

  14. David TM - Jueves, 16 de agosto de 2012 a las 19:15

    Erasmus

    Si mis palabras te han ocasionado una sensación de agresión, no era esa mi intención. He utilizado términos coloquiales para ser más directo, pero en ningún momento he querido tirarme a tu yugular para desangrarte.
    Te pido disculpas.

    Un saludo.
    David TM

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.