Una revista municipal como el nacionalismo manda

21.08.2012 | 21:08
 

“Es evidente que a algunos la realidad les resulta intolerable”
(Manuel Cruz, filósofo, ex director de la revista Barcelona Metrópolis)

Comenté en una entrada del mes de marzo cómo se había censurado el contenido de la revista Barcelona Metrópolis -una iniciativa promovida por el Ayuntamiento de la ciudad- por motivos homofóbicos; se temía que se provocara susceptibilidades en el seno de UDC, el partido del inefable Duran i Lleida.

Como no podía ser de otra manera, con la llegada a la Alcaldía de Xavier Trias, los antiguos responsables de la revista fueron cesados y sustituidos, una vez más, por personas afines al nacionalismo conservador.

El nuevo director de la citada revista es Bernat Puigtobella (1968) -poeta y editor del digital cultural en catalán Núvol (nube)-, cuyo nombre se debe a que, en su opinión, “a fuerza de condensarnos, los catalanes nos vamos convirtiendo en un fenómeno casi meteorológico, una gran nube sin Estado pero también sin fronteras”.

Al señor Puigtobella todo lo ‘nacional’ le supone, como a tantos otros aquí, abundantes réditos y, así, según su Facebook, trabaja también en el Teatre Nacional de Catalunya. Además vive entre Barcelona y Arkansas…; en cualquier sitio, pero, nunca más abajo del Ebro es lo que resulta políticamente correcto.

Ahora, siguiendo las directrices del alcalde y las de su director de Comunicación y Atención Ciudadana, Marc Puig, ya habla, por ejemplo, de ‘la lengua’ para referirse a Barcelona, olvidando la realidad sociolingüística bilingüe de la ciudad Condal y desacatando el Derecho vigente.

No es de extrañar, porque es conocido su talante afín al radicalismo nacionalista excluyente (valgan las redundancias). Estas palabras son suyas y están extraídas de un artículo de opinión del fuertemente subvencionado digital VilaWeb –donde habitualmente colabora- aparecido en marzo de este mismo año a propósito de una traducción de un libro efectuada por una editorial madrileña que no le pareció lo suficientemente buena:

‘¿Cuál es el resultado de todo? A corto plazo, unas editoriales madrileñas mojan en el mercado catalán con un retorno más o menos decepcionante. No siempre sacarán un rédito comparable al esfuerzo que habrán invertido. Mientras tanto, las agentes literarias extranjeras van haciendo caja, con la connivencia de subagentes literarias de aquí, de Barcelona, que en su supuesta mediación no son bastantes fuertes para hacer ver a las colegas extranjeras que los editores madrileños pueden hacer una vez de talonario, pero que raramente entregan un producto digno en una lengua que les es extraña y que, además, les repugna. Y el frágil ecosistema editorial catalán se va convirtiendo en un jardín olvidado, que con la avaricia de los unos y la desidia de los otros va llenándose de malas hierbas. Un jardín cada día menos visitado, donde muchos lectores han dejado de cultivar la lectura porque encuentran flores monstruosas que han perdido el aroma original’.

Madrid, siempre Madrid, como objeto de desprecio y catalizador del conflicto. ‘La imposición de conflictos es la más formidable de las armas políticas y, durante décadas, gracias a la pasividad del PSC, CiU ha conseguido imponer el conflicto nacional con España al social interno‘, señalaba José Luis Álvarez, doctor en Sociología por la Universidad de Harvard, en un brillante artículo aparecido en El País  esta misma semana del que recomiendo una atenta lectura.

Como dice Puigtobella, la revista lo es de “pensamiento urbano”…; lo que no dice es que el prisma de la misma ya es, indudablemente, nacionalista, como está mandado. ¡Para qué, si no, le han nombrado!

¡En fin, no se dejen engañar por la ‘edición trilingüe’ que se presenta a bombo y platillo! Siempre que el nacionalismo quiere trascender más allá del terruño, presenta sus versiones en castellano e inglés, equiparándolas, en este caso sí como lenguas respetables, pero, extrañas.

2 Comments en “Una revista municipal como el nacionalismo manda”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. Pasaba por aquí. - Martes, 21 de agosto de 2012 a las 21:48

    Otro “patriota” viviendo del presupuesto público. Qué bien se vive contra “el otro” sin necesidad de autocrítica o de tener que enfrentarse a los propios fracasos, en resumen, una estafa.

  2. desconcierto total - Martes, 21 de agosto de 2012 a las 22:20

    Matrix como siempre… pero pagado por todos los contribuyentes. Cuando los demás pagan y encima se gana un sueldo estupendo, es tan fácil decir estas cosas. Si fuera una empresa privada que arriesgara su dinero, ya veríamos que pasaría.
    Nos toman por tontos.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.