Cataluña

“Cataluña vive el período más libre de su historia, más próspero. ¿[La independencia es la] solución a qué? Solución a los delirios”

[&hellip

Redacción
Jueves, 6 de septiembre de 2012 | 19:51

Arcadi Espada, periodista, este jueves en una tertulia en Catalunya Ràdio:

“[…] El único problema que tiene Cataluña es que tiene exactamente los mismos problemas que España, y probablemente los mismos problemas que Europa, con lo cual su hecho diferencial, evidentemente, pierde uno de sus principales valedores intelectuales, de alguna manera, porque, claro, ¿cómo va usted a hablar de hecho diferencial cuando usted ha hecho derroche, ha creado una administración ineficaz, incompetente, cuando -y atención a este dato- un land alemán recibe casi la mitad de la financiación por habitante que Cataluña. Pero bueno, ¿de qué estamos hablando? ¿Cúal es la solución vinculada a la independencia con esto? Cataluña vive el período más libre de su historia, más próspero. ¿[La independencia es la] solución a qué? Solución a los delirios. […] ¿Cree usted que el déficit fiscal es un problema catalán que se va a resolver con la independencia? La solución al déficit fiscal la tiene Europa, la tiene España y la tienen todos los países con problemas”.

Temas: ,

64 Comments en ““Cataluña vive el período más libre de su historia, más próspero. ¿[La independencia es la] solución a qué? Solución a los delirios””

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. BEJOTA - Sábado, 8 de septiembre de 2012 a las 14:40

    ARNAU: AIXÓ NO HO VEURÁS TU.JA T’HO DIC…L’UNICA DADA FIABLE ÉS EL 12% DE MITJANA DE LES “CONSULTES SOBEIRANISTES” AMB LA PRIORITAT DE FER TROÇOS L’ESTAT.UNA COSA ÉS QUE LA GENT S’ESTIME LA SEVA TERRA UNALTRE ÉS CREA UN PETIT ESTAT…PASSI-HO BÈ.

  2. Cierzo - Sábado, 8 de septiembre de 2012 a las 15:16

    Comella de Balançó (Cornellà de Llobregat) – Viernes, 7 de septiembre de 2012 a las 14:35

    A lo que dice DLM – Sábado, 8 de septiembre de 2012 a las 13:59,

    yo le añado la música de unos famosos hermanos nativos de Cornellà, ciudaDANOS DE LA Cataluña actual:

    ESTOPA:
    Homenajea a la selección española: Eurocopa 2012

    http://www.20minutos.tv/video/lnJPU....pa-2012/0/

    videoclip:

    http://www.youtube.com/watch?v=Y_RfesnovF4

    Que lo disfrute y a ver si le elimina el virus separatista inoculado, posiblemente por la inmersión doctrinaria catalanista

    Cierzo

  3. David TM - Domingo, 9 de septiembre de 2012 a las 00:30

    joanmas – Sábado, 8 de septiembre de 2012 a las 10:43

    No tenim res millor a fer. Si surts per la porta de casa teva ja estàs gastant calés, i la televisió, tant l’espanyola com la catalana no valen res. Llavors… que fas? Sortir al balcó a veure passar els cotxes i la gent?

    I el que no ho fa des de casa ho fa des de la feina, segú. Tanta feina no tindrà.

    Som aixì. Estem avorrits i entrem aquí a veure que diuem. Cadascu diu la seva i emprèn la seva batalla particular.

  4. José - Domingo, 9 de septiembre de 2012 a las 14:03

    • Alwix – Viernes, 7 de septiembre de 2012 a las 15:22
    Vardulia, doncs si tant donava un rei com l’altre ja em diràs perquè collons van anar els nostres re-re-rebesavis a la guerra contra els exèrcits francesos i castellans.
    Alwix: hablo catalán y lo entiendo en sus formas hablada y escrita. Por eso, dando de lado alguna palabra malsonante que incluye usted en su escrito, la cual no añade nada a la comprensión de su duda de por qué algunos catalanes, no todos, tomaron partido en la guerra de la Sucesión por el archiduque Carlos de Austria en contra de Felipe V de Borbón, intentaré explicárselo.
    Como primera causa, yo diría con el debido respeto, que, cualquier actitud de los catalanistas que suene “rara” a cualquier ciudadano de Salamanca o de Villaconejos de Abajo, puede ser explicada porque la idiosincrasia de Cataluña es distinta al resto de las regiones españolas en su propia génesis mental, como ha quedado demostrado históricamente en múltiples ocasiones. No obstante, hay situaciones como esta de la actitud de gran parte de Cataluña durante la guerra de la Sucesión que pueden tener una explicación más particular y precisa. Hemos de remontarnos a la guerra europea que se llamó Guerra de los 30 años. Al final de mi escrito incluyo una sinopsis de la parte en que interviene Cataluña en dicha guerra, pero, para las personas que no gusten de leer tanta letra, previamente hago un resumen esquemático para procurar transmitir la información y ahorrarles el esfuerzo de leer.
    – Francia interviene en la Guerra de los 30 Años en 1635, siendo rey Luis XIII de francia.
    – Desde 1621 el conde-duque de Olivares, valido de Felipe IV intenta incorporar ideas de reparto y uniformidad fiscal en todo el reino de España; Cataluña nunca colaboró en esa idea solidaria.
    – En 1640, después de que por necesidades de defensa contra Francia, se impusiese a Cataluña la obligación de mantener en su territorio una tropa para luchar contra los franceses, los campesinos se sublevaron causando numerosos destrozos y muertes, habiendo sido azuzados previamente por las instituciones catalanas y parte del clero durante el otoño/invierno del año anterior.
    – En mayo de 1640 Pau Claris, canónigo de la catedral de Urgel, al frente de la Generalitat de Catalunya, declara la República independiente de Cataluña bajo el amparo de la República Francesa. Pacta con el rey de Francia, Luis XIII, en contra del rey de España, Felipe IV, también pide a Francia apoyo armamentístico para luchar contra España, permite a los barcos franceses utilizar los puertos catalanes y mantiene en su territorio un ejército de 3000 hombres franceses y nombra Conde de Barcelona, en sustitución del rey de España, al que tres años más tarde sería Luis XIV, rey de Francia. Luis XIV tenía en esa fecha 2 años.
    – El rey de Francia nombra un virrey francés para Cataluña, la llena de funcionarios franceses, y la convierte en un mercado para sus productos.
    – En 1648 se firma el tratado de Westfalia, mediante el cual la guerra pierde su dimensión europea, quedando reducida a la confrontación de Francia-Cataluña contra España, pero Francia pierde ya interés por Cataluña.
    – En 1652 se rinde el ejército catalano-frances: los soldados franceses se van a su casa, los catalanes se quedan en la suya, Dios en la de todos, y las instituciones y burguesía catalanas quedan con el culo al aire.
    – En 1659 se firma el TRATADO DE LOS PIRINEOS mediante el cual se restablece la paz entre España y Francia. Francia se apropia de los territorios del condado del Rosellón y la mitad del de la Cerdaña: España y Cataluña los pierden ¡Vaya chasco!.
    – Francia no respetó después el Tratado de los Pirineos en lo que se refiere a los territorios de los que se había apropiado, y prohibió el uso de la lengua catalana y suprimió sus fueros ancestrales..
    Es importante tener en cuenta que en los últimos acontecimientos relatados, desde antes del tratado de Westfalia en 1648 hasta la anexión de los territorios catalanes y la prohibición de su lengua, no reinaba ya Luis XIII sino que lo hacía su hijo y heredero Luis XIV (el Rey Sol). Pues bien, con ambos reyes tuvo relación Cataluña durante su periodo de deslealtad. Cataluña fue a por lana y salió trasquilada, y el agravio lo sentía contra Francia, representada por esos dos reyes.
    Y ahora la información bomba, Alwix. 40 años después, en 1700, Felipe V aspira al trono de España y en 1701 comienza la guerra de Sucesión en la que Cataluña apoya al Archiduque Carlos de Austria en contra de Felipe V. No es raro; Felipe V era biznieto de Luis XIII de Francia, y nieto de Luis XIV, y este último, que además había sido Conde de Barcelona, aún reinaba en Francia durante la guerra de Sucesión.
    Espero, Alwix, que esta información haya aclarado tus dudas acerca del motivo que pudo tener Cataluña al elegir partido contra Felipe V.
    Guerra de los 30 años – Sublevación de Cataluña año 1640
    http://es.wikipedia.org/wiki/Sublev....B1a_(1640)
    La Sublevación de Cataluña, Revuelta de los catalanes, Guerra de Cataluña o Guerra de los Segadores (Guerra dels Segadors, en catalán) afectó a gran parte de Cataluña entre los años 1640 y 1652. Tuvo como efecto más duradero la firma de la Paz de los Pirineos entre la monarquía hispánica y el rey de Francia, pasando el condado del Rosellón y la mitad del de la Cerdaña, hasta aquel momento partes integrantes del principado de Cataluña, uno de los territorios de la monarquía hispánica, a soberanía francesa.
    La guerra comienza a raíz del malestar que generaba en la sociedad catalana la presencia de tropas, fundamentalmente castellanas, durante las guerras entre Francia y España, enmarcadas dentro de la Guerra de los Treinta Años (1618–1648). Los hechos del Corpus de Sangre de 1640, desencadenados por el amotinamiento de un grupo de unos 400 o 500 segadores que entraron en Barcelona y que conducirían a la muerte del conde de Santa Coloma, noble catalán y virrey de Cataluña, marcan el inicio del conflicto.
    Colapso de recursos procedentes de Castilla y disminución de los americanos
    La capacidad de Castilla para defender los intereses de la monarquía en Europa y el resto del mundo estaba llegando a un colapso con Felipe III y Felipe IV. La guerra de los Treinta Años estaba resultando una carga ya imposible de soportar. Los ingresos de la Corona, que habían sido soportados tradicionalmente por Castilla y América, estaban bajo mínimos, lo que llevó a buscarlos en las otras partes del reino.
    Desde 1620, el Consejo de Finanzas pedían un reparto más equitativo de la carga del imperio. Consideraban que Castilla contribuía en exceso a los gastos de defensa y pedían que el resto de reinos y provincias (corona de Aragón, Portugal, Navarra, Guipúzcoa y Vizcaya principalmente) contribuyeran al menos a sufragar sus propios gastos de defensa. Aragón y Valencia contribuían ocasionalmente. Portugal y Cataluña contribuían a su defensa, pero se negaban a financiar las guerras de la Corona, pues consideraban que lo que ocurría fuera de sus fronteras no era de su incumbencia.
    El conde-duque de Olivares con Felipe IV en 1621 incorpora las ideas de reparto y uniformidad fiscal en su idea de gobierno. En los planes de Olivares estaba una mayor unión del Imperio bajo leyes uniformes, lo cual supondría un recorte de los derechos forales del resto de reinos y provincias. Como contrapunto ofrecía repartir los beneficios del Imperio, junto con sus cargas, hasta entonces reservados principalmente a la Corona de Castilla. También propuso otra vía: La Unión de Armas, que proponía la creación de un ejército de 140.000 reservas reclutados y mantenidos por las diferentes provincias, reinos y virreinatos de acuerdo con sus necesidades y posibilidades.
    Las Cortes del Antiguo Régimen estaban compuestas estamentalmente, mediante sistemas de representación que se limitaban a las familias más poderosas de la nobleza, al alto clero y a un número limitado de ciudades (a través de representantes del patriciado urbano de nobles y caballeros y -en el caso catalán-, ciutadans honrats o alta burguesía urbana). Todos estos factores contribuían a sumir en una grave problemática el desarrollo de las negociaciones, dado que Cataluña experimentaba una situación de crisis económica y política patente desde el reinado de Fernando II el Católico, pero agravada por lo menos desde 1630.
    Los virreyes que se encargaban de la seguridad de los caminos y las rutas comerciales a duras penas podían contener los embates del bandolerismo al servicio de clanes o facciones nobiliarias. Durante el mandato del duque de Lerma el orden público en el Principado estaba en situación muy precaria; entre 1611 y 1615, ya actuando como virrey el marqués de Almazán, incluso empeoró. Sin embargo, una acción más decidida de los dos siguientes virreyes (el duque de Alburquerque y el duque de Alcalá) mantuvo el orden a partir de 1616 por encima de una Generalidad que ni dominaba ni tenía capacidad de dominar la situación. La firme voluntad de estos virreyes de acabar con el bandolerismo (incluso prohibiendo la posesión de determinadas armas) levantó las susceptibilidades de las instituciones catalanas, que creían ver en ello una violación de sus prerrogativas en materia de gobierno autónomo, contribuyendo con clara intencionalidad política a la difusión del mito de la «conspiración castellana» que caló hondo entre las capas de la población.
    A esta situación enrarecida entre la Corona y el Principado hay que añadir la situación estratégica de Cataluña en la Guerra de los Treinta Años con la re-entrada de Francia en el conflicto en 1635, que cogió desprevenida a España y condujo a una mayor urgencia de tropas y dinero para mantenerlas, a lo cual el gobierno catalán se seguía oponiendo.
    Una serie de sucesos llevó a un mayor deterioro de la ya enrarecida relación entre Cataluña y la Corona, radicada en Madrid:
    • En 1638, tropas francesas sitiaron Fuenterrabía (Guipúzcoa), lo que supuso una rápida respuesta desde Castilla, las provincias vascas, Aragón y Valencia, pero la Diputación catalana mantuvo Cataluña al margen alegando su derecho a no intervenir fuera de sus fronteras.
    • En 1639 Olivares elige deliberadamente a Cataluña como frente para atacar a Francia e intentar que Cataluña contribuyese a los esfuerzos militares. Este esfuerzo militar estaba abocado al fracaso por la falta de apoyo, tanto desde Madrid como desde Barcelona, y Cataluña entera.
    • Un ejército de unos 9.000 soldados pasó el invierno en el frente catalán. Las leyes catalanas incluían un alojamiento de tropas que era insuficiente para el mantenimiento de las mismas. Las tropas infringieron estas leyes y se produjeron hacia la población unos excesos que el virrey, conde de Santa Coloma, se mostró incapaz de prevenir.
    • El Conde Duque de Olivares impuso medidas más duras sobre la estancia, pago y reclutamiento de tropas en Cataluña.
    La situación derivó en revuelta de los campesinos en mayo de 1640. El odio al virrey, a Olivares y a la administración virreinal crecieron en el Principado entre otoño e invierno de 1639, azuzados premeditadamente por las instituciones catalanas y un importante sector del clero (entre el que se destacaron el obispo de Gerona y un canónigo de la catedral de Urgel, Pau Claris).
    En mayo de 1640, campesinos gerundenses atacaron a los tercios que acogían. A finales de ese mismo mes, los campesinos llegaban a Barcelona, y a ellos se unieron los segadores en junio, de modo que pronto la revuelta se encontró con la ciudad a su merced. Fueron asesinados funcionarios y jueces reales. Asimismo, el virrey Dalmau de Queralt fue asesinado en una playa barcelonesa cuando intentaba huir por mar. Estos sucesos tuvieron lugar durante la festividad del Corpus Christi, que se celebra 60 días después del Domingo de Pascua.
    Pau Claris, al frente de la Generalidad de Cataluña, proclama la República Catalana. Pero la revuelta también escapa a este primer y efímero control de la oligarquía catalana. La sublevación derivó en una revuelta de empobrecidos campesinos contra la nobleza y ricos de las ciudades que también fueron atacados. La oligarquía catalana se encontró en medio de una auténtica revolución social entre la autoridad del rey y el radicalismo de sus súbditos más pobres.
    Conscientes de su incapacidad de reducir la revuelta y sus limitaciones para dirigir un estado independiente, los gobernantes catalanes se aliaron con el enemigo de Felipe IV: Luis XIII (pacto de Ceret). Richelieu no perdió una oportunidad tan buena para debilitar a la corona española. Olivares comienza a preparar un ejército para recuperar Cataluña con grandes dificultades ese mismo año de 1640 y, en septiembre, la Diputación catalana pide a Francia apoyo armamentístico.
    En octubre de 1640 se permitió a los navíos franceses usar los puertos catalanes y Cataluña accedió a pagar un ejército francés inicial de 3.000 hombres que Francia enviaría al condado. Cuando el ejército del marqués de los Vélez se acercaba a Barcelona, estalló una revuelta popular el 24 de diciembre, con una intensidad superior a la del Corpus, por lo que Claris tuvo que decidirse por una salida sin retorno, que tampoco era la deseable: Pactar la alianza con Francia en contra de Felipe IV. El 16 de enero de 1641 anunció que Cataluña se constituía en república independiente bajo la protección de Francia. Pero el 23 del mismo mes pasó a anunciar que el nuevo conde de Barcelona sería Luis XIII de Borbón, rememorando el antiguo vasallaje de los condados catalanes con el Imperio Carolingio. En enero de 1641, Cataluña se sometió voluntariamente al gobierno del rey de Francia y la Generalidad proclama conde de Barcelona y soberano de Cataluña al rey Luis XIII de Francia como Luis I de Barcelona. Ese mismo año, el 26 de enero, un ejército franco-catalán defendió Barcelona con éxito. El ejército de Felipe IV se retiró y no volvería hasta diez años más tarde. Poco tiempo después de esta defensa victoriosa moriría Pau Claris.
    Cataluña se encontró siendo el campo de batalla de la guerra entre Francia y España e, irónicamente, los catalanes padecieron la situación que durante tantas décadas habían intentado evitar: Sufragar el pago de un ejército y ceder parcialmente su administración a un poder extranjero, en este caso el francés. La política francesa respecto a Cataluña estaba dominada por la táctica militar y el propósito de atacar Valencia y Aragón.
    Tratado de los Pirineos.
    Luis XIII nombró entonces un virrey francés y llenó la administración catalana de conocidos pro-franceses. El coste del ejército francés para Cataluña era cada vez mayor, y mostrándose cada vez más como un ejército de ocupación. Mercantes franceses comenzaron a competir con los locales, pero favorecidos por el gobierno francés, que convirtió a Cataluña en un nuevo mercado para Francia. Todo esto, junto a la situación de guerra, la consecuente inflación, plagas y enfermedades llevó a un descontento que iría a más en la población, consciente de que su situación había empeorado con Luis XIII respecto a la que soportaban con Felipe IV.
    En 1643, el ejército francés de Luis XIII conquista el Rosellón, Monzón y Lérida. Un año después Felipe IV recupera Monzón y Lérida, donde el rey juró obediencia a las leyes catalanas. En 1648, con el Tratado de Westfalia y la retirada de sus aliados los Países Bajos de la guerra, Francia comienza a perder interés por Cataluña. Conocedor del descontento de la población catalana por la ocupación francesa, Felipe IV considera que es el momento de atacar y en 1651 un ejército dirigido por Juan José de Austria comienza un asedio a Barcelona. El ejército francocatalán de Barcelona se rinde en 1652 y se reconoce a Felipe IV como soberano y a Juan de Austria como virrey en Cataluña, si bien Francia conserva el control del Rosellón. Felipe IV por su parte firmó obediencia a las leyes catalanas. Esto da paso a la firma del Tratado de los Pirineos en 1659.
    Esta inestabilidad interna y su resultado final fue dañino para España, pero mucho más para Cataluña. Por otra parte, Francia aprovechó la oportunidad para explotar una situación que le rindió grandes beneficios a un coste prácticamente nulo.
    Como resultado final, Francia ocupó las tierras transpirenaicas de Cataluña e, incumpliendo el Tratado de los Pirineos, Luis XIV prohibió el uso del catalán así como sus fueros ancestrales.

  5. José - Domingo, 9 de septiembre de 2012 a las 14:34

    Gasset – Viernes, 7 de septiembre de 2012 a las 19:37
    Vaya José, algo le debes a Ortega.

    Espero que el comentario no sea irónico.

    Efectivamente, José Ortega y Gasset, grande entre los grandes filósofos del siglo, fue un referente para los escritores de la llamada GENERACION DEL VEINTISIETE.

    No voy a ser pretencioso hasta afirmar haber leído todas las obras de Ortega, pero su influencia en tantos otros escritores se extiende como una ola expansiva y sus efectos, en mayor o menor medida, nos llega a todos los que tenemos costumbre de leer libros.

    Sí, creo que yo, y muchos españoles, algo le debemos a Ortega.

  6. José - Domingo, 9 de septiembre de 2012 a las 14:56

    joanmas – Sábado, 8 de septiembre de 2012 a las 10:38

    Ayyy esta gran España de Ortega Gaset que pocos años despues se desangro en una guerra civil.. ¿A esta España nos obligan pertenecer? El quejido de Cataluña como de Irlanda es estar ocupados

    Joanmas: No pretenderá usted que la guerra civil española del año 36 la provocó José Ortega y Gasset; éste fue un gran pensador y nos favoreció con sus análisis políticos y sociológicos. También es verdad que contribuyó al advenimiento de la República española, sistema que habría sido una gran cosa si hubiese sabido gobernar, mantener el orden y escaparse de la influencia de los grupos doctrinarios.

    Aquí está la cuestión, porque ni siquiera Franco, ni el general Mola, ni el general Sanjurjo provocaron la guerra civil; Los responsables que hicieron la guerra civil necesaria e inevitable fueron el PSOE, Largo Caballero, Indalecio Prieto, el Frente Popular e, incluso, Manuel Azaña, a quien un sacerdote perdonó a la hora de su muerte, pero yo, ante su petición de los sacramentos, le habría respondido que en la hora de la muerte lo honrado es ser consecuente con la forma en que se ha vivido. Pero creo que él no fue honrado nunca; ni cuando murió, ni cuando vivió.

  7. joanmas - Lunes, 10 de septiembre de 2012 a las 15:20

    José – Domingo, 9 de septiembre de 2012 a las 14:56

    En eso de que era inevitable quizas tengas razon, pero no habria sido peor de como nos fue si no hubiese este levantamiento de los militares, La solucion de las armas nunca han sido buenas ni nunca han beneficiado al pueblo. Mi abuelo fue asesinado e Cataluña por la CNT, como bastantes catalanes mas, pero acabada la guerra murieron muchos mas fusilados por las leyes de la dictadura militar

  8. Justo - Lunes, 10 de septiembre de 2012 a las 17:41

    Ojalá hagan un referéndum,no se atreven,Josep Plá ya habló de su cobardía.
    Es su negócio.En Valéncia y Baleares lo esperámos con ganas.

  9. Justo - Lunes, 10 de septiembre de 2012 a las 18:00

    Grácias José, buen resumen.

  10. Rockero - Lunes, 10 de septiembre de 2012 a las 20:22

    Con lo que ha dejado el Tripartit y con lo que está manipulando el partido del Sr. Mas y demás personajes de Huesca.¿ Que “pais” podemos construir?. ¿Para que vivan mejor quienes? ¿Los políticos?. Para esto no queremos la independencia sujeta a pedir,pedir y pedir, dinerito a papa estado.Porque los “cuartos” que maneja la Generalitat ya sabemos a que personajes van.

  11. PERIODISTA DE "EL DIARIO". NYC - Lunes, 10 de septiembre de 2012 a las 23:46

    BILINGUISMO ENTRE HISPANOS

    Muchos catalanoparlantes consideran que sólo ellos son bilingues,
    aceptando por arte de magia potagia que los castellanoparlantes
    son sólo monolingues.

    Como no conozco a todos los castellanoparlantes (500 millones)
    no puedo opinar cuántas lenguas son las que dominan.

    Lo que sí puedo decir es que en las escuelas de Madrid se está enseñando
    en castellano o español y en inglés. No está mal. Se trata de las dos primeras
    lenguas universales del mundo occidental, con la ventaja para el castellano
    que está acortando la ventaja del inglés a marchas forzadas.

    En Brasil, el gobierno ha conformado la enseñanza obligatoria del español
    como segunda lengua.

    En algunas escuelas de China enseñan el español como segunda lengua.
    Hay gran demanda de profesores de español en todo el mundo

    Según UNESCO el castellano es la segunda lengua universal (detrás del inglés)
    y la segunda lengua materna universal (detrás del chino) con una progresión
    que apabulla y arrasa, dada su formidable demografía.

    Nueve de cada diez castellanoparlantes no viven en España. Solo en EE.UU. se habla ya más español o castellano que en España, habiendo superado la comunidad hispana a la negra y muchos de ellos con cargos de importance como alcaldes, gobernadores, empresarios, etc.
    El norteamericano suele elegir el español como segunda lengua. El francés
    hace ya tiempo que perdió la batalla.

    Si se pasan por NYC pueden escuchar todos los domingos del año, a las 4 pm.
    misa en español en la Catedral de San Patricio (5th Avenue, frente al Rockefeller Center)
    y luego departir con el padre que sale hasta la puerta principal para platicar con sus
    feligreses, conoce España (Valencia, etc) y le gusta mucho la lengua espanola.

    Creo que en Madrid están haciendo las cosas bien. La juventud es también bilingue,
    pero con las dos principales lenguas universales. Gran ventaja.

    ADDENDUM: No encuentro la diéresis en mi teclado. Sorry.

  12. José - Martes, 11 de septiembre de 2012 a las 01:12

    PERIODISTA DE “EL DIARIO”. NYC – Lunes, 10 de septiembre de 2012 a las 23:46

    BILINGUISMO ENTRE HISPANOS

    ¡Qué cruel es usted!

    Menudo disgusto le ha dado a los catalanistas.

    Un saludo.

  13. ANS. HISPANO - Martes, 11 de septiembre de 2012 a las 03:39

    DELENDUS es tan bueno tu comentario que permíteme
    que lo repita.
    Lo de la aclaración de los ejércitos, definitivo y definitorio.

    Delendus est PSC – Viernes, 7 de septiembre de 2012 a las 18:48
    Alwyx, en la falacia incurres tú. No hubo ejército s franceses y castellanos.

    Hubo ejércitos borbónicos y austracistas.

    Catalanes los hubo en ambos.
    Y castellanos también. El defensor de Barcelona era un extremeño, Villarroel.
    Y Madrid lucho en el mismo bando que Barcelona.

    Por cierto, la del 11 de Septiembre fue la segunda toma de Barcelona. Porque primero había sido tomada por las tropas de Carlos de Austria. De hecho, las cortes no lo proclaman rey hasta despues de la ocupación austracista: Es decir, bajo ocupación militar.

    Y para no estar demasiado por el pasado, vivís en él: dejadnos en paz en el presente, por favor.

  14. Romualdo - Martes, 11 de septiembre de 2012 a las 16:36

    Joanmas:

    Los jubilados tenemos tiempo. Yo donde más veo y sospecho duplicidades de que habla el mismo con otro nick es en el nacionalismo.

    Y ahí el tiempo que le dedican es incomparablemente mayor. Observa, observa…

    ¿Tendrá algo que ver el pesebre?

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.