Opinión

La izquierda capitalista

‘Con la etiqueta de izquierda, a modo de cliché, se articula y vehicula toda una serie de discursividades que, en ningún caso, se relacionan con la lógica socialista, y lo único que hacen es perpetuar la existencia del capitalismo. Un ejemplo de este hecho puede observarse en todos los movimientos de izquierda que pretenden una emancipación o independentismo’.

Oriol Alonso Cano
Domingo, 30 de septiembre de 2012 | 09:29

Desde hace varias décadas, en especial desde la caída del telón de acero y la profecía del final de la historia (ideológica) en 1989, la izquierda se ha visto sometida a continuas reformulaciones, debates y puntualizaciones. Poco a poco, esos ancestrales pretextos propugnados por los socialistas utópicos (Saint-Simon, Fourier…), reformulados magistralmente por Marx y Engels, y problematizados ulteriormente por Marcuse, Horkheimer, Adorno, Althusser, Bodieu, Laclau, Zizek, entre otros muchos, se han visto sometidos a todo un cúmulo de avatares que parecen deformar las tesis originarias.

De ahí que no nos extrañen, en el actual imaginario colectivo, el retorno a Marx en todos los contextos. De entre ellos, cabe destacar el materializado por parte de Eagleton, o la ingeniosa reformulación del comunismo que, próximamente, saldrá a la luz en nuestras librerías, de la mano de Gianni Vattimo y Santiago Zabala, pulcramente editado por el maestro Manuel Cruz para la editorial Herder, en su Comunismo Hermenéutico. La mayoría de estos discursos se enmarcan, simplificando un tanto la cuestión, en el intento, por un lado, de exhumar ciertas tesis marxistas que tienen su legítimo sentido en la lógica de la actualidad y, por otro, plantear y reformular nuevas propuestas de izquierda para que estas, de nuevo, tengan una cierta incidencia en el proceder de los acontecimientos.

Pero, más allá de estos intentos, venidos desde la teoría, lo que está claro es que, en la praxis, es decir, en la práctica política, el socialismo es deformado y mutilado por doquier. La deformación estriba en que, bajo el rótulo de socialdemocracia, se inscriben toda una serie de prácticas que, como poco, pueden ser calificadas de liberales y capitalistas. Expresado en otros términos, con la etiqueta de izquierda, a modo de cliché, se articula y vehicula toda una serie de discursividades que, en ningún caso, se relacionan con la lógica socialista, y lo único que hacen es perpetuar la existencia del capitalismo. Un ejemplo de este hecho puede observarse en todos los movimientos de izquierda que pretenden una emancipación o independentismo. Cualesquier prurito nacionalista es absolutamente antagónico a los ideales socialistas puesto que estos se rigen desde los parámetros de la universalidad y la internacionalización (¿les suena el fenómeno de La Internacional a nuestros queridos responsables políticos autodenominados eufemísticamente de izquierda?). Todo movimiento de izquierdas, que se intitule a sí mismo como independentista, está incurriendo en un grave error de principio que, para evitar mayores ridículos, debería subsanarse lo más rápidamente posible.

De ahí que, bajo esos ideales, presuntamente socialistas, se disperse una ideología puramente neoconservadora. Toda izquierda de nuestra maltrecha Europa es, en el fondo de la cuestión, derecha, puesto que adopta su ideología, sin réplica alguna. La única diferencia radica en la gestión más o menos social de los recursos públicos, pero la circulación y acumulación de capital, en manos de unos pocos, sigue su curso tanto con socialistas como con conservadores.

A su vez, se halla mutilado precisamente por lo que comentábamos con anterioridad: porque el socialismo, con su movimiento universal y omniabarcador (recuerden como finaliza el manifiesto comunista: ‘Trabajadores del mundo, uníos’), pretendía ser, al mismo tiempo, una posición de liberación y emancipación del sujeto. Su objetivo no es otro que eliminar la existencia de los modos de producción propiedad de unos pocos privilegiados, eliminar la opresión y, con ello, cortocircuitar esa circulación frenética del capital y su ulterior amasamiento.

Nos hallamos ante la encrucijada de formular políticas que estén a la altura de los tiempos. Y, el nuestro, se encuentra en una fragmentación acuciante que urge de propuestas que realmente representen una alternativa al orden (maltrecho) existente. No se trata de recuperar el marxismo, sino de ofrecer otros puntos de visión, otras perspectivas, con las que poder columbrar un porvenir más lúcido y abierto. El auténtico meollo de la cuestión es exhumar propuestas que pongan en jaque la lógica del sistema capitalista, ya que ello muestra que el capitalismo no es el único sistema de gestión social. No vivimos, a modo de Leibniz, en el mejor de los mundos posibles, sino más bien, el capitalismo, más allá del Estado de bienestar, nos ha generado nuevas formas de explotación y de pobreza (las cuales, por cierto, cada vez afectan a un mayor número de personas).

Oriol Alonso Cano es docente de Filosofía y Epistemología en la UOC e investigador de la Facultad de Filosofía de la UB

Temas: , , ,

25 Comments en “La izquierda capitalista”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. ERASMUS - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 09:45

    CARACTERÍSTICAS DE LA CONCENTRACIÓN ANTISECESIONISTA DEL 12-O

    Se ha convocado para el 12 de Octubre, día de la Fiesta Nacional de España, a las 12h, en la Plaza de Cataluña de Barcelona, una gran concentración antisecesionista para expresar el rechazo de los catalanes a la separación de Cataluña de España. Es una afirmación pública necesaria después de la manifestación pública secesionista del pasado 11 de Septiembre.

    El acto se convoca con el lema SOY CATALÁN Y ESPAÑOL (implícito: Y LO QUIERO SEGUIR SIENDO). No será una marcha, sino una concentración. Busca la participación de todos los ciudadanos que se sienten catalanes y españoles y quieren seguir siéndolo. Por ello expresarán su rechazo a la secesión de Cataluña, que es mutilación de España.

    Pueden adherirse entidades (políticas, económicas, culturales, regionales, etc.) pero no podrán portar símbolos propios ni defender posiciones particulares. Solo defender la posición común expresada en la convocatoria.

    Los únicos símbolos que se admite que porten los congregados en el acto son las dos banderas constitucionales, esto es, la bandera nacional española y la bandera autonómica catalana. Ambas banderas figurarán en el estrado presidiendo el acto.

    También podrán llevarse pancartas de contenido respetuoso en cualquiera de las dos lenguas oficiales de Cataluña, español y catalán.

    Los símbolos o pancartas que no se ajusten a la convocatoria serán retirados por el servicio de orden interno que portará brazalete identificador.

    Se espera la adhesión (sin demandar protagonismo en la organización del acto, que asegurarán los convocantes con las asistencias que soliciten) del partido Ciudadanos y alguno más. E igualmente la de los líderes del movimiento cívico contra la discriminación escolar en Cataluña del idioma español (lengua común y nexo de unión de los españoles), como Francisco Caja (Convivencia Cívica Catalana), José Domingo (Impulso Ciudadano), Eduardo López-Dóriga (Asociación por la Tolerancia) y otros.

    El que se prepare por líderes del movimiento cívico contra la discriminación del español otra manifestación de carácter similar para el 6 de Diciembre (día de la Constitución), no es obstáculo para que nadie deje de adherirse a la del 12-O. Todos estaremos en las dos.

    La primera entidad que se ha adherido a la convocatoria del 12-O ha sido ‘Socialistas en Positivo’.

    EL TRATAMIENTO POR LA PRENSA a la concentración antisecesionista del 12-O será un revelador de la ‘estructura’ real de la prensa que leen los catalanes, caracterizada por el control ‘norcoreano’ por el partido oficial, CiU, de la práctica totalidad de la prensa editada en Cataluña. Al ser la concentración del 12 de Octubre un acto antipático para el nacionalismo gobernante solo podrá tener, como apoyo de prensa, el que le presten las ediciones barcelonesas de los periódicos estatales madrileños (El Mundo, El País, La Razón, ABC) y los dos periódicos catalanes disidentes del oficialismo, esto es, los diarios digitales, LA VOZ DE BARCELONA (liberal-progresista) y EL DEBAT (socialdemócrata).

    Hay una llamada a hacer pegatinas, cada uno individualmente, con etiquetas autoadhesivas (a rotulador, o impresas en ordenador), lo más estéticas posible, como el mejor modo de hacer presente el 12-O en la calle y apoyar el acto. El 12-O tiene que estar presente en la calle, no basta que lo esté en la red.

    Se trata de sembrar Barcelona y su periferia de pegatinas del 12-O. Las pegatinas deben poner solo 12-O, o bien, el lema SOY CATALÁN Y ESPAÑOL junto a 12-O. Se recomienda no ponerlas en las lunas de los comercios, sino en árboles, paradas de autobuses, muros o similar. Poner cada uno 100 diarias en lugares elegidos. Invito a todos los lectores de LA VOZ DE BARCELONA a colaborar en la campaña de pegatinas. Es guay.

    Considero un gran acierto el lema SOY CATALÁN Y ESPAÑOL (implícito: Y QUIERO SEGUIR SIÉNDOLO), por ser un lema en positivo. Hubiera sido menos acertado el misma lema en negativo: ‘No a la secesión de Cataluña’.

    Varias webs trabajan por el éxito del 12-O. La más activa es ‘1.000.000 de personas en contra de la Independencia de Cataluña’ (https://www.facebook.com/pages/1000000-de-personas-en-contra-de-la-Independencia-de-Catalu%C3%B1a/210544555669045)

    El acto del 12-O es impulsado por un ‘comité promotor’ discreto (no secreto), que tramitará los permisos legales y que hará pública su composición antes del 12 de Octubre para garantía de todos.

    (Día 12 de octubre a las 12 en Plaza Cataluña y antes a las 10:30 en CCCB para voluntariado)

    Erasmus

  2. Sara - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 10:03

    Felicidades al autor por el texto que plantea. Izuquierda y nacionalismo son como el agua y el aceite.

  3. Lehman Sisters - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 12:04

    La izquierda es ideológica hasta que llega el momento de pagar un alquiler para dar un mítin .

  4. Daniel Grana - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 13:00

    Efectivamente, las reivindicaciones separatistas tienen más en común con un carlismo pasado de vueltas que con la izquierda clásica, pero en España todo es posible. Empezando por la ausencia de una identidad nacional española en la propia izquierda “española” (quizás debería decir “estatal española”), que se ha creído la Leyenda Negra hace ya muchos años.

    La fobia a la rojigualda, a lo “nacional español”, identificado invariablemente con la derecha o el “fascismo” -palabro tan gastado que ya no quiere decir nada-, es el principal lastre del PSOE. La razón por la que existe UPyD. Pero se lo merecen, por su estupidez. En el PP ya deben de estar frotándose las manos ante la perspectiva de ganar elección tras elección sin el granero catalán de los socialistas.

    El crecimiento del independentismo en Cataluña tiene mucho que ver con la división nacional izquierda-periferia/derecha-centro. Incluso CiU es un partido muy lejos de la “derecha”, con gran influencia socialdemócrata. En el fondo, lo que jode de Madrid en Cataluña es su derechismo sin complejos (“de derechas y del Madrid”). El PSOE e IU han sido incapaces de articular una idea de España desde la izquierda y ahora lo estamos pagando. Ni siquiera la tricolor la enarbolan como bandera nacional, sino como bandera ideológica.

  5. reset - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 13:51

    Volver a recordar los orígenes es un ejercicio sano y necesario para no perder el norte. En ese sentido te felicito por tu artículo, aunque me gustaría puntualizar algunas cosas.

    Efectivamente, tras algunos intentos utópicos, el socialismo se organizó en 1864 en la primera AIT, y se caracterizaba por buscar una sociedad mundial más justa, en la que los medios de producción de riqueza estuviera en manos de la comunidad, y no en la de unos pocos. En ese sentido, es completamente cierto que actualmente no existe ningún partido con representación parlamentaria que pueda ser calificado realmente de izquierdas (entendiendo esta palabra como sinónimo de lo que entonces se llamaba “socialista”). Lo más que hay actualmente son partidos que defienden un liberalismo atenuado.

    Sin embargo, ya en esa primera AIT hay posturas enfrentadas. Por un lado están los socialistas autoritarios de Marx y Engels, y por otro lado el socialismo democrático de Bakunin. Los pensadores próximos al marxismo tienden a olvidar esa diferencia fundamental, y tú en tu artículo también lo haces.

    Ya entrado el siglo XX aparece otro “socialismo” muy peculiar. Para los primeros socialistas la lucha de clases está por encima de las naciones y une a todos los trabajadores. Para estos nuevos socialistas, en cambio, la lucha de clases puede ser superada gracias al concepto de “nación”. Estos nuevos partidos entienden la nación como una unidad orgánica, con su cabeza, su cuerpo y extremidades, que han de ser cuidadas por igual. A este movimiento se le llamó “nacionalsocialismo” en Alemania y “fascismo” en Italia, España y otros sitios.

    De la misma manera que hoy en día es difícil poder calificar de verdadera izquierda a ningún partido importante, también es difícil poder etiquetarlo de nacionalsocialista; pero es suficiente con ver los programas de cada uno para ver quien está más cerca de cada cosa. Esto también sería un ejercicio sano que a mucha gente le sorprendería y le haría avergonzarse de sí mismo.

  6. mariachi loco - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 14:28

    Sembla mentida que un professor universitari pugui caure en un discurs tan simple i simplista.

    Senzillament confon ser internacionalista amb ser espanyolista.

    Per l’autor, ser d’esquerres implica acceptar els límits estatas que les guerres, conquestes o casaments reials hagin decidit.

    Segons ell, Gandhi hauria d’haver lluitat per una Índia britànica o tots els pobles de l’antiga URSS haurien de lluitar per la “mare Russia” o del contrari passarien a ser “conservadors”.

    Sacralitzar les actuals fronteres és una bejenada, però fer-ho en nom de l’internacionalisme i de la visió transformadora de l’esquerra és encara més patètic i fantàstic.

    És que l’autor desconeix com s’han mogut les fronteres al llarg de la història i la llista d’estats nous que han aparegut en els darrers cent anys?

    Senzillament patètic!

  7. Alberto Esparcia - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 15:29

    Sobre la cuestión del marxismo admito la honestidad de tu propuesta pero veo dificil que se pueda rescatar. Por otra parte, veo pocas posibilidades de que en la actualidad se pueda luchar por algo más que por el estado del bienestar. Pero bueno, la realidad siempre nos da sorpresas.
    Sobre lo del internacionalismo, totalmente de acuerdo, es un valor del movimiento obrero totalmente reivindicable, que la mayoría de la izquierda “real”, sobre todo la española, ha olvidado. Parte en base a la visión leninista de la autodeterminación, que se refería sobre todo a las colonias, pero que ha servido de coartada ideológica para toda suerte de micronacionalismos. Lo curioso es que esta consigna leninista sea adoptada incluso por socialdemócratas y anarquistas.
    Lo cierto es el nacionalismo ha metido mucho ‘venenito’ y mucha ‘pajilla mental’ en la izquierda de la piel de toro. Por ejemplo, los ‘borroquillas’ que en las universidades hacen de policía política del ‘Partit del Seny’.

  8. Alberto Esparcia - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 15:44

    Por suerte aquí en Valencia estos ‘paletos’ están en franca minoría. Solo dan un poco la murga en la Universidad y entre los profesores también hay mucho iluminado de la religión de Joan Fuster, cosa que no me resulta incómoda pues yo soy profesor y tengo convivir con el filisteismo cotidiano de la ‘cultureta’.

  9. Bernat - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 15:58

    Buen artículo. Entiendo que tiene que haber una alternativa al orden actual desde la izquierda (democrática), sin dogmas. En todo caso como comentas la izquierda es internacionalista. Y la izquierda que juega con la independencia lo que está haciendo es el juego a la oligarquía para repetir los modelos de explotación clásicos e incluso agudizarlos.

  10. reset - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 18:02

    mariachi,

    de vegades la visió més simple és la correcta. Marx ho deia ben clar al seu Manifest: «Als comunistes s’ens acusa també de voler abolir la pàtria. El proletariat no té pàtria. Difícilment se li pot treure el que no té.»

  11. Juan M. - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 19:47

    “¿Qué les debemos a los romanos?”

    Si en vez de por la independencia, el partido del Congreso hubiera luchado por la igualdad de representación, la India no habría conocido la Partición, seis guerras con Pakistan, no habrían conocido el auge del islamismo y el nacionalismo hindú, la guerra civil en Ceilán y en Bangla Desh… Ahora serían unos británicos morenos, pero más prósperos y libres, conb menos fanáticos.
    Lo mismo vale para las independencias de África. La Argelia de Camus murió para que naciese la del FLN y el FIS.
    La disolución de la Unión Soviética ha dado paso a estados autocráticos como los de Bielorussia, Ucrania, Kazakhstan, Uzbekistan…

    Hay una diferencia entre luchas por valores universales como la democracia, la igualdad, la libertad, y hacerlo por razones egoistas, como negar a unos grupos su participación en la política, o no compartir recursos, o negarse a la solidaridad con los más pobres por vivir en otras tierras.

    Entre luchar por abolir las fronteras y luchar por crear de nuevas hay una diferencia moral.

  12. enrique - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 19:59

    Yo tenía una frase, que utilizaba desde antes del comienzo de la crisis,: la izquierda empieza donde acaba el capitalismo, o al menos donde se difuminan sus contornos.
    El problema de la izquierda española es que ha aceptado el patrimonialismo de la derecha respecto a la idea de España como nación. Desde la creación del Psuc, que yo entiendo como una forma de atacar un estado considerado capitalista y no una patria, hasta la aceptación de la diferenciación del PSC como partido distinto del Psoe para aglutinar la socialdemocracia en cataluña bajo el paraguas del nacionalismo, la izquierda siempre ha sido vergonzante con la idea de España. Ese ha sido el problema puesto que ha laminado los derechos políticos,linguisticos y culturales de los trabajadores españoles de cataluña para no quedar tildados de reacionarios, derechistas y lerrouxistas.
    ¿Es todavía posible una rectificación? Si la hay solo es posible desde los congresos, tanto del PCE ( y despues de IU) como del PSOE rompiendo todo acuerdo electoral y de gobierno ( no por supuesto la cooperación en la defensa del estado del bienestar DE TODOS) con el secesionismo y el confederalismo aunque se llame de izquierdas.

  13. joel - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 20:32

    Jo sóc català, però un català de debó, i no un fals català. Per això sóc separatista dels de debó i vull que Catalunya es separi d’Espanya, Han de marxar-se d’ací per les bones o per la força tots els espanyols que ocupen Catalunya, tots els xarnegos, siguin ells xarnegos originals o fills o néts de xarnegos, doncs tots són la mateixa porqueria. Que se’n vagin inmediatament o els farem fora d’ací per la força.
    Només és català de debó qui porta a la seva sang al menys els quatre cognoms catalans, la resta són ocupants de la nosta terra, que s’han d’anar perquè, malgrat es facin passar per separatistas i catalanistes, no els creieu mai, són falsos, no tenen res que veure amb nosaltres, perque no porten a la seva sang arrels catalanes. No són de la nostra raça ¡¡¡ I prou!!!! ¡¡¡Visca Catalunya lliure de qualsevol arrel espanyola!!!

  14. gaya - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 22:00

    Daniel Grana:
    IU y PSOE han sido incapaces de articular una idea de España sencillamente porque históricamente les ha repelido España.
    Analiza la historia del PSOE y del PC y lo comprobarás. El motivo principal de muchos que nos fuimos del PSOE y del PC (PSUC) es ese antiespañolismo. Ese no reconocerse como españoles en nuestra cultura, idioma e historia. Ese identificar a España con el franquismo.

  15. gaya - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 22:04

    Joel.
    No me das miedo , me das pena.
    Mañana pide visita al psiquiatrra.

  16. gaya - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 22:07

    Alberto Esparcia.
    Cuidado porque se empieza así.
    Yo conocí a un valenciano muy catalanista y era patético su discurso.
    Todos los valencianos deberían leer los artículos de Vicente Blasco Ibañez sobre el catalanismo.

  17. mariachi loco - Domingo, 30 de septiembre de 2012 a las 23:51

    reset

    Doncs, comenceu donant exemple vosaltres. Si s’han d’abolir patries, comenceu vosaltres abolint espanya. Després ja ens pensarem que fem amb Catalunya.

    Jo vull per Catalunya el mateix que l’autor o tu mateix voleu per espanya, un estat.

    La idea de que voler que espanya o Russia o Xina (nacions de primera?) siguin estats és compatible amb ser d’esquerres, però voler el mateix per Catalunya, Escòcia o Ucrania (nacions de segona?) és conservador és a més de simple, si que es contrari als principis d’igualtat de l’esquerra (i al sentit comú).

  18. reset - Lunes, 1 de octubre de 2012 a las 00:11

    mariachi,

    Espanya, com Grècia i Portugal, ja estan mig abolides. I no m’atribueixis opinions i desitjos que mai m’hauràs vist defensar. El que si afirmo és que no es pot ser nacionalista i d’esquerres.

  19. mariachi loco - Lunes, 1 de octubre de 2012 a las 01:01

    reset

    Jo no t’atribueixo res. Em limito a dir que vull el mateix per Catalunya que tu vulguis per espanya. Si vols que sigui un estat, jo vull un estat. Si vols que sigui un estat federal d’un estat europeu, jo em conformaré amb el mateix. Fins i tot si vols que no hi hagi cap estat espanyol, em conformaria amb Catalunya. Si espanya està mig abolida, vull una Catalunya mig abolida, etc.

    El que jo vull és que la rel.lació entre Catalunya i espanya sigui entre iguals i no de subordinació. Així de senzill. I això no és d’esquerres ni de dretes. El que em sembla, com ja he dit, incompatible amb se d’esquerres és voler imposar-nos als catalans una subordinació amb els nostres veins, sense que aquesta sigui voluntària.

    I jo no he parlat de nacionalisme, sigui el que sigui el sentit que li dones a aquesta paraula, sino d’independentisme. És a dir, jo no vull que Catalunya depengui d’espanya més del que en depenen Grècia o Suècia,o la mateixa espanya depen de nosaltres.

    Jo vull una rel.lació entre iguals i tu una de subordinació.

  20. mariachi loco - Lunes, 1 de octubre de 2012 a las 01:53

    JuanM

    Me parece que no has reflexionado sobre tus palabras. Si la Índia no se hubiera independizado de Gran Bretaña, serían los britànicos los que serían unos indios paliduchos. Lo digo porque si el estado británico fuera democrático seguramente el partido más votado sería el el del Congreso.

    Y si Marruecos, Tunez o Argelia no se hubieran independizado, seguramente hoy los islamistas ganarían las elecciones en tu Francia de 200 millones de habitantes y el árabe sería la lengua oficial.

    Hay que ser bastante cínico para negar que tanto ingleses como frances defienden la unidad siempre que sean ellos los que mandan y los morenos los que obedecen.

    Y guerras, supongo que habría habido las misma o más porque la mayoría las han empezado americanos y rusos.

  21. simiente - Lunes, 1 de octubre de 2012 a las 09:23

    De acuerdo con lo contradictorio de los términos izquierda y nacionalismo. Cuando convergen suele ser porque la burguesía, que sabe dónde está el cliente objetivo, que sabe que para hacerse con la mayoría no puede hacerlo sólo con una visión de derechas, impulsa un instrumento-zanahoria para que encauce al cliente, a la mayoría, a su redil. Es a la burguesía a la que le interesa tener rebaño propio.

    En cuanto al tema de la izquierda … Siguen en pie sus objetivos: acabar con la explotación (algo se libraron incluso los esclavos), la igualdad, la emancipación, … En definitiva, acabar con la opresión y establecer la cooperación y la confraternización entre las personas. Durante la historia han habido muchos que han aportado pora avanzar hacia esos objetivos, pero El Poder puede y manipula y controla y reprime y …. No todas las aportaciones tienen el mismo valor, incluso las hay que se equivocaron. Es cuestión de humanos. También los hay que trabajan para seguir explotando y sometiendo a la gente. Hoy incluso les quitan los impuestos a los ricos a la vez que les hacen pagar los medicamentos a los enfermos, la mayoría pensionistas con ingresos bastantes peores que los mileuristas. Y lo hacen quienes van por la independencia de su nación. Y éstos pagan bien a sus acólitos., como se acaba de decir

    Si vas en un avión donde todos los instrumentos de mando están en manos, en poder de la derecha, del capital, no se puede abrir ni una ventana (aunque lo diga el republicano que se presenta a presidente de los EEUU. Como gane ¡apañaos!!), y es difícil cambiar el rumbo. Es el sistema. En fin …. En cambio, si dejamos las grandes teorías y, empezamos por ir creando, frente a la propiedad pública y la privada (en realidad, la primera es coadyuvante de la segunda), la tercera propiedad, la propiedad cooperativa, y, a la vez, se van creando redes que hagan circular la información de las personas (no la de los poderes que tienen todos los medios), donde se cambien los valores (p.ej., en vez de competencia, cooperación, y así sucesivamente) junto con un funcionamiento autogestionado y con apoyo mutuo, donde la democracia representativa que anula al votante, se cambie por la representación mandataria, etc., etc. Pues a lo mejor el avión seguirá su marcha un tiempo, pero sus tripulantes (por lo menos los que funcionen, vivan así), estarán más a gusto, serán, se sentirán personas, no borregos a los que ordeñar. Lo otro es someterse, medrar, competir, egoísmo, avaricia e ir infectándolo todo. ¿No les parece que el presente lo muestra bien claro?

  22. Angel - Lunes, 1 de octubre de 2012 a las 12:18

    Gaya

    Lo curioso de muchos dirigentes del PSOE-PSC,es que eran franquistas.Maragall era franquista y por eso trabajaba en el Ayuntamiento de Barcelona,con Franco todo el que trabajaba en la administracion,debia demostrar que era simpatizante al regimen.Aqui en Cataluña los del PSC y IU,se transformaron en nacionalistas,son los causantes de que una mayoria de gente que se dice ser de izquierdas ahora desprecien a España,los han idiotizado.Yo tambien he dejado de votar a esta gentuza.

  23. Romualdo - Lunes, 1 de octubre de 2012 a las 16:25

    Simplificando mucho, la izquierda nació de la constatación de la explotación brutal a la que llevaron las revoluciones liberales a las clases más desfavorecidas. Con el nacimiento de una nueva clase social fruto de la industrialización que fue el proletariado y la sustitución de la vieja nobleza por los propietarios de los medios de producción: La burguesía sumada a la antigua nobleza a la que terminó absorbiendo.

    Propuso la superación de las clases sociales y la toma del poder político y económico por parte del proletariado, siendo el Estado el encargado de producir y distribuir como propietario de los medios de producción.

    Hoy, caído el muro, la izquierda no tiene más propuesta que la defensa del Estado de Bienestar y su extensión por todo el mundo mediante una política keynesiana. Además cuidando por la conservación del planeta, defensa de los derechos humanos, paz, distensión…Poca diferencia con un partido de centro.

    Pero en España, como el nacionalismo ha visto a la izquierda disputarse el poder con la derecha para gobernar en Madrid, ha sido consciente de que no se iban a entender y que en ese no entenderse ellos debían tomar partido. Y lo tomaron:

    1) Presentando al nacionalismo como antifranquista aunque haya nacido con líderes totalmente vinculados y sometidos al franquismo como ha dicho Ángel.

    2) Como la izquierda sÍ que tenía un pasado antifranquista tenía necesariamente que apoyar al nacionalismo ya que de lo contrario sería sospechosa de no respetar la diversidad “identitaria” y cultural de España, y lo que es peor no tendría el apoyo del nacionalismo para gobernar en Madrid.

    Con eso le metieron el gol ideológico que reforzaba su distanciamiento del PP dividiendo cada vez más a la sociedad y presentando como progresista la doctrina más retrógrada que han conocido los siglos XIX y XX. Una doctrina de base étnica en sus orígenes reformada en cultural para adaptarla a los tiempos.

    Por eso el artículo es esclarecedor y correcto porque pone a la izquierda en el lugar que le corresponde y que nunca debió abandonar. Si tiene que replantear lucha y objetivos que los replantee pero no que traicione sus principios aliándose con una ideología insolidaria en su misma esencia.

    Alguno, en un grado de delirio digno de análisis, dijo en este foro que hoy la izquierda tiene además como misión la lucha por la liberación de los pueblos. Nada nuevo, ya la tenía. Siempre estuvo a favor de la descolonización.

    De la DESCOLONIZACIÓN para hacer a los hombres más libres y poder extender la revolución socialista. No de apoyar secesiones y menos de las regiones más ricas de los países desarrollados porque “están expoliadas por los pobres”.

    La chaladura izquierda/nacionalismo no tiene precio. Asombra hasta a aquellos que dicen que ya nada les sorprende, que ya lo han visto todo.

  24. Diego Vega - Lunes, 1 de octubre de 2012 a las 18:48

    Estoy de acuerdo con todo lo señalado por el autor. Es por ello que se hace urgente la necesidad de organizar una izquierda real en Cataluña y, en consecuencia, intolerante hacia los nacionalismos. No existe hasta la fecha en forma de partido político con posibilidades reales. Tenemos que ponernos manos a la obra.

  25. mariachi loco - Lunes, 1 de octubre de 2012 a las 18:55

    S’ha de distingir entre persones i partits o forces polítiques.

    Al PSC, CiU, ICV o ERC poden haber molts individus que provinguin del franquisme, de l’anarquisme o del budisme, però són forces polítques que deriven directament de l’oposició a franco.

    L’unic partit, encara que avui pugui tenir molts membres excomunistes, exnacionalistes o exsocialistes, que prové directament del poder franquista és el pp.

    No és tan difícil d’entendre. La gent entra i surt dels partits i es canvia de jaqueta tan com vol, però això no converteix un partit antifranquista en un partit franquista.

    I el cert és que Convergència es va fundar bàsicament per Jordi Pujol, Roca i Junyent, Trias Fargues, etc, que tots van ser antifranquistes. El primer empresonar per franco,els segon exiliat fins els 28, el tercer proviment del Front Obrer de Catalunya. I a més molta gent de Unió Democràtica.

    Aquesta és la gran diferència política entre Catalunya i espanya. Mentre que aquí el 85% de les forces provenen de partits antifranquistes a espanya la majoria absoluta dels vots van al partit hereu dels “siete magnificos” exministres de franco.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.