¿Qué secesión? ¿Qué unidad?

05.10.2012 | 23:00
 

Muchos buenos amigos y grandes personas, cabales y honestos como nunca he conocido en política, me muestran su contrariedad por la convocatoria de manifestación prevista para el 12 de octubre.

Señalan, no sin razón que las normas de juego las ha puesto el nacionalismo que utilizando su estructura de Estado en esta Comunidad Autónoma promocionó y protegió el 11 de septiembre, aprovechándose de sus resultados para avanzar en sus postulados que llevan ineludiblemente a una división de la sociedad basada, fundamentalmente, en criterios etnolingüísticos.

Ahora, señalan, pretendemos oponernos con una mano atada a la espalda, con una venda en los ojos y cojeando de una pierna. El fracaso, en estas condiciones, está asegurado y pareciera hubiese sido organizado desde el mismísimo PUC (Partido Único de Cataluña, es decir, CiU, PSC, ERC, ICV-EUiA y SI; los defensores en el Parlamento autonómico de la nación política catalana, en oposición a la Constitución que ‘no conoce otra que la Nación española’ como se encargaba de recordarnos su intérprete supremo en la sentencia sobre el Estatuto en 2010).

Esgrimen, igualmente, que unas decenas de miles de personas serán vistas en el mundo como la prueba irrefutable que demostraría la disparidad de fuerzas entre unos y otros en unos momentos en que se nos mira con lupa –también fuera de Europa-, no sólo por el desafío secesionista, sino, sobre todo, por la crisis extremadamente difícil por la que atravesamos.

Entiendo las prevenciones y comparto la argumentación. No obstante, considero que la ciudadanía catalana no nacionalista debe salir a la calle. No importa el número, no importan las consecuencias; su silencio ha sido ya demasiado largo y está en el origen de la situación actual. El ciudadano contrario a la secesión lleva años siendo agredido mediante la discriminación que sufre: en el acceso y permanencia en el trabajo, en las escuelas públicas, en la administración, en los hospitales y centros de salud, en el Parlamento autonómico catalán, en los medios de comunicación públicos autonómicos, en las fiestas, en las costumbres… En fin, en todo el espacio público catalán e, incluso en ocasiones, como al rotular, en el privado.

Congregados por una mentira en sus propios términos, independencia, que queda vacía de contenido cuando se avanza, muy levemente, en un intento vano de conocer qué se esconde detrás y que impide, incluso, a sus promotores ponerse de acuerdo sobre su alcance, la secesión sólo se alimenta de rencor y de grandes mentiras, igual que todo ese horrible estado de cosas que llaman Estado propio. Debemos aprender de sus errores.

La unidad que pretendemos debe basarse en el respeto al otro (sus sentimientos, su personalidad, sus anhelos), pero, va indisolublemente unida al respeto a uno mismo como ciudadano igual y libre. El artículo 3 de La Declaración Universal de los Derechos del Hombre y del Ciudadano ya señalaba nada menos que en 1789 que ‘el principio de todo gobierno reside en la propia nación; ningún grupo, ningún individuo puede ejercer una autoridad que no emane, única y exclusivamente, del pueblo’.

Ha llegado el momento de hacernos oír. ¡Hazte oír! El día 12 de octubre… y todos los días del año; en tu casa; en tu trabajo o buscándolo: con tu familia, con tus amigos y con los que no piensan como tú; en la administración; al ir a hacer deporte; en tu tiempo libre; en la calle y en tu recogimiento. Con humildad y respeto a los que difieren; con valentía y orgullo pero sin soberbia; mostrando comprensión y tolerancia, buscando la convivencia; en paz.

“Un error no se convierte en verdad por el hecho de que todo el mundo crea en él” (Mohatma Gandhi).

3 Comments en “¿Qué secesión? ¿Qué unidad?”

NOTA: Sean respetuosos con sus comentarios. Se borrarán los comentarios cuyo contenido o enlaces puedan ser considerados difamatorios, vejatorios o insultantes. Recuerden siempre que las formas importan y que hay muchas formas de decir lo mismo. Gracias por participar.
  1. jose felipe - Sábado, 6 de octubre de 2012 a las 03:24

    vaya mierda de artículo, no se lo cree nadie.

  2. Federico Llosa Marsé - Sábado, 6 de octubre de 2012 a las 15:12

    No es mediante la descalificación del adversario sin aportar razones como conseguiremos cambiar la forma de pensar de la gente.

    Siempre agradeceré la participación constructiva y el debate argumentado. El resto ni debe ni tiene cabida en este blog.

  3. Dasein - Domingo, 7 de octubre de 2012 a las 12:03

    Eso es exactamente lo que yo intento hacer cada día. Un saludo.

Suscripción RSS a los comentarios de esta entrada.